Alberto Fernández visitó a Milagro Sala: las críticas de la oposición y el apoyo del kirchnerismo

El presidente Alberto Fernández viajó a Jujuy para encontrarse con la dirigente social que sufrió una trombosis venosa. Las críticas de la oposición y el apoyo del kirchnerismo.

Placeholder del video

El presidente Alberto Fernández visitó a la dirigente social Milagro Sala, quien permanece internada en un hospital jujeño por un cuadro de trombosis venosa. La reunión tuvo repercusión en el arco político local con opiniones cruzadas.

Por su parte, Fernández solicitó que la Corte Suprema resuelva la situación de Sala, que permanece detenida desde 2016 en causas impulsadas por el gobernador Gerardo Morales.

El entorno de Sala denuncia que la dirigente lleva más de 2300 días como presa política. "Prolongar las prisiones preventivas es una forma de violar los derechos humanos", remarcó el primer mandatario en su visita.  

El apoyo del Frente de Todos

La dirigencia del Frente de Todos respaldó el viaje del Presidente en declaraciones públicas. 

"Me pareció un muy buen gesto por la situación que atraviesa Milagro. Hay mucha gente que no conoce la obra que ella hizo. Eso sucede porque consume información falsa y genera la estigmatización", dijo el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés "El Cuervo" Larroque.

En este caso, el dirigente de La Cámpora, que suele ser crítico de la gestión presidencial, avaló el viaje y lo calificó de "un excelente gesto". En declaraciones radiales, Larroque agregó que "no se vive solamente de gestos así que ojalá que no se quede solamente en la gestualidad” en referencia a la posibilidad que tiene el Presidente de indultar a Sala.

Respecto a la posibilidad de indulto, Fernández aclaró que no es posible llevarlo a cabo porque significaría "contradecir la Constitución". "Yo no puedo indultar a Milagro Sala, les pido a todos los compañeros y compañeras que piden que la indulte que lean la Constitución. Milagro Sala ha sido juzgada por tribunales provinciales y quien puede indultarla es el gobernador de la provincia", afirmó el primer mandatario. 

"No me pidan que haga un gesto político y que ese gesto sea contradecir la Constitución, porque soy un respetuoso de los derechos constitucionales. Estoy al lado de Milagro y siempre lo estuve. Están cometiendo una injusticia con ella", concluyó el Presidente. 

Otro de los dirigentes que apoyó la visita fue senador Oscar Parrilli, que pidió analizar la posibilidad de intervenir la Justicia jujeña porque, opinó, "está al servicio del gobernador Morales". Además, le pidió a la Corte "que resuelven con urgencia las cosas que atañen a sus intereses, que por favor le impriman la misma urgencia al recurso de Queja presentado por Milagro Sala".

Estas críticas a la Corte se encolumnaron detrás de los dichos de Fernández, quien pidió al máximo tribunal "enmendar las barrabasadas que se hicieron" respecto a las causas contra Sala. 

Críticas en la oposición

Por otro lado, la oposición criticó el reunión del Presidente con la dirigente de la Túpac Amaru. "El gesto presidencial va más allá y contiene una peligrosa amenaza a todo el orden democrático", escribió el expresidente Mauricio Macri en Twitter.

En la misma línea, el gobernador Gerardo Morales calificó la visita de "una falta de respeto a Jujuy". También se manifestaron en contra la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, el senador Alfredo Cornejo y los diputados Mario Negri y Emilio Monzó. 

“Visitar a condenados por corrupción no puede ser prioridad del Presidente cuando los argentinos sufren las consecuencias de una economía en llamas", dijo Monzó en Twitter.

“Con el dólar paralelo en su máximo histórico y más de medio país sin gasoil, en lugar de estar reunido con su gabinete o, de mínima, con su equipo económico, el presidente abandonó sus responsabilidades y viajó para apoyar a una presa por corrupción”, remarcó Bullrich desde sus redes. 

Alberto Fernández visitó a Milagro Sala: las críticas de la oposición y el apoyo del kirchnerismo

El presidente Alberto Fernández visitó a la dirigente social Milagro Sala, quien permanece internada en un hospital jujeño por un cuadro de trombosis venosa. La reunión tuvo repercusión en el arco político local con opiniones cruzadas.

Por su parte, Fernández solicitó que la Corte Suprema resuelva la situación de Sala, que permanece detenida desde 2016 en causas impulsadas por el gobernador Gerardo Morales.

El entorno de Sala denuncia que la dirigente lleva más de 2300 días como presa política. "Prolongar las prisiones preventivas es una forma de violar los derechos humanos", remarcó el primer mandatario en su visita.  

El apoyo del Frente de Todos

La dirigencia del Frente de Todos respaldó el viaje del Presidente en declaraciones públicas. 

"Me pareció un muy buen gesto por la situación que atraviesa Milagro. Hay mucha gente que no conoce la obra que ella hizo. Eso sucede porque consume información falsa y genera la estigmatización", dijo el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés "El Cuervo" Larroque.

En este caso, el dirigente de La Cámpora, que suele ser crítico de la gestión presidencial, avaló el viaje y lo calificó de "un excelente gesto". En declaraciones radiales, Larroque agregó que "no se vive solamente de gestos así que ojalá que no se quede solamente en la gestualidad” en referencia a la posibilidad que tiene el Presidente de indultar a Sala.

Respecto a la posibilidad de indulto, Fernández aclaró que no es posible llevarlo a cabo porque significaría "contradecir la Constitución". "Yo no puedo indultar a Milagro Sala, les pido a todos los compañeros y compañeras que piden que la indulte que lean la Constitución. Milagro Sala ha sido juzgada por tribunales provinciales y quien puede indultarla es el gobernador de la provincia", afirmó el primer mandatario. 

"No me pidan que haga un gesto político y que ese gesto sea contradecir la Constitución, porque soy un respetuoso de los derechos constitucionales. Estoy al lado de Milagro y siempre lo estuve. Están cometiendo una injusticia con ella", concluyó el Presidente. 

Otro de los dirigentes que apoyó la visita fue senador Oscar Parrilli, que pidió analizar la posibilidad de intervenir la Justicia jujeña porque, opinó, "está al servicio del gobernador Morales". Además, le pidió a la Corte "que resuelven con urgencia las cosas que atañen a sus intereses, que por favor le impriman la misma urgencia al recurso de Queja presentado por Milagro Sala".

Estas críticas a la Corte se encolumnaron detrás de los dichos de Fernández, quien pidió al máximo tribunal "enmendar las barrabasadas que se hicieron" respecto a las causas contra Sala. 

Críticas en la oposición

Por otro lado, la oposición criticó el reunión del Presidente con la dirigente de la Túpac Amaru. "El gesto presidencial va más allá y contiene una peligrosa amenaza a todo el orden democrático", escribió el expresidente Mauricio Macri en Twitter.

En la misma línea, el gobernador Gerardo Morales calificó la visita de "una falta de respeto a Jujuy". También se manifestaron en contra la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, el senador Alfredo Cornejo y los diputados Mario Negri y Emilio Monzó. 

“Visitar a condenados por corrupción no puede ser prioridad del Presidente cuando los argentinos sufren las consecuencias de una economía en llamas", dijo Monzó en Twitter.

“Con el dólar paralelo en su máximo histórico y más de medio país sin gasoil, en lugar de estar reunido con su gabinete o, de mínima, con su equipo económico, el presidente abandonó sus responsabilidades y viajó para apoyar a una presa por corrupción”, remarcó Bullrich desde sus redes. 

El presidente Alberto Fernández visitó a la dirigente social Milagro Sala, quien permanece internada en un hospital jujeño por un cuadro de trombosis venosa. La reunión tuvo repercusión en el arco político local con opiniones cruzadas.

Por su parte, Fernández solicitó que la Corte Suprema resuelva la situación de Sala, que permanece detenida desde 2016 en causas impulsadas por el gobernador Gerardo Morales.

El entorno de Sala denuncia que la dirigente lleva más de 2300 días como presa política. "Prolongar las prisiones preventivas es una forma de violar los derechos humanos", remarcó el primer mandatario en su visita.  

El apoyo del Frente de Todos

La dirigencia del Frente de Todos respaldó el viaje del Presidente en declaraciones públicas. 

"Me pareció un muy buen gesto por la situación que atraviesa Milagro. Hay mucha gente que no conoce la obra que ella hizo. Eso sucede porque consume información falsa y genera la estigmatización", dijo el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés "El Cuervo" Larroque.

En este caso, el dirigente de La Cámpora, que suele ser crítico de la gestión presidencial, avaló el viaje y lo calificó de "un excelente gesto". En declaraciones radiales, Larroque agregó que "no se vive solamente de gestos así que ojalá que no se quede solamente en la gestualidad” en referencia a la posibilidad que tiene el Presidente de indultar a Sala.

Respecto a la posibilidad de indulto, Fernández aclaró que no es posible llevarlo a cabo porque significaría "contradecir la Constitución". "Yo no puedo indultar a Milagro Sala, les pido a todos los compañeros y compañeras que piden que la indulte que lean la Constitución. Milagro Sala ha sido juzgada por tribunales provinciales y quien puede indultarla es el gobernador de la provincia", afirmó el primer mandatario. 

"No me pidan que haga un gesto político y que ese gesto sea contradecir la Constitución, porque soy un respetuoso de los derechos constitucionales. Estoy al lado de Milagro y siempre lo estuve. Están cometiendo una injusticia con ella", concluyó el Presidente. 

Otro de los dirigentes que apoyó la visita fue senador Oscar Parrilli, que pidió analizar la posibilidad de intervenir la Justicia jujeña porque, opinó, "está al servicio del gobernador Morales". Además, le pidió a la Corte "que resuelven con urgencia las cosas que atañen a sus intereses, que por favor le impriman la misma urgencia al recurso de Queja presentado por Milagro Sala".

Estas críticas a la Corte se encolumnaron detrás de los dichos de Fernández, quien pidió al máximo tribunal "enmendar las barrabasadas que se hicieron" respecto a las causas contra Sala. 

Críticas en la oposición

Por otro lado, la oposición criticó el reunión del Presidente con la dirigente de la Túpac Amaru. "El gesto presidencial va más allá y contiene una peligrosa amenaza a todo el orden democrático", escribió el expresidente Mauricio Macri en Twitter.

En la misma línea, el gobernador Gerardo Morales calificó la visita de "una falta de respeto a Jujuy". También se manifestaron en contra la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, el senador Alfredo Cornejo y los diputados Mario Negri y Emilio Monzó. 

“Visitar a condenados por corrupción no puede ser prioridad del Presidente cuando los argentinos sufren las consecuencias de una economía en llamas", dijo Monzó en Twitter.

“Con el dólar paralelo en su máximo histórico y más de medio país sin gasoil, en lugar de estar reunido con su gabinete o, de mínima, con su equipo económico, el presidente abandonó sus responsabilidades y viajó para apoyar a una presa por corrupción”, remarcó Bullrich desde sus redes. 

Ver más
Ver más