Impuesto a la "renta inesperada": ¿De qué se trata la iniciativa?

El Gobierno impulsa un impuesto extraordinario para las empresas que tuvieron grandes ganancias debido al reciente contexto mundial de guerra y pandemia.

Placeholder del video

El Gobierno Nacional expresó la intención de crear un impuesto especial extraordinario para las empresas que obtuvieron altas ganancias debido al contexto de guerra y pandemia. El llamado impuesto a la "renta inesperada", ya estaría en la agenda próxima del Ejecutivo, con el impulso del ministro de Economía, Martín Guzmán. Fuentes cercanas a la cartera económica indicaron que Guzmán se reunirá con sectores sindicales y empresarios para buscar consenso sobre un proyecto de ley que avale la iniciativa. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se habría mostrado a favor de la creación de "impuestos temporales más altos" en las circunstancias extraordinarias (salida de la pandemia e invasión rusa en Ucrania) que atraviesa el mundo en la actualidad.

De todas formas, aun se trata de una iniciativa a futuro ya que no se desarrolló ningún proyecto al respecto. Tras la reunión del Gobierno con los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, admitió que no existe el documento del proyecto y que se trata de una idea del Gobierno. 

Una medida planeada por Guzmán

La "renta inesperada" es un impuesto anunciado por el ministro de Economía a principios de abril, junto con la distribución de un bono para jubilados, monotributistas y trabajadores informales. “En las próximas semanas vamos a convocar a las fuerzas productivas, laborales y políticas para la construcción de un mecanismo que permita capturar parte de la renta inesperada de ciertos sectores y que vaya a un desarrollo equitativo”, dijo Guzmán en aquel momento.

Además, detalló: “Será en la renta inesperada que no es producto de inversiones adicionales, sino del shock que provoca la guerra y que hace que ciertos sectores hoy tengan la posibilidad de tener una renta extraordinaria. Se plantea una alícuota sobre ese componente, que se enfoca en empresas que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos, superiores a los mil millones de pesos en el año”.

Guzmán afirmó que el impuesto sería para las empresas que registren ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos. En tanto explicó que esto abarcaría un 3.2% de las compañías. En esto, la iniciativa se diferencia de lo que se conoce como retenciones a la exportación.

Distribución del ingreso

La idea del Gobierno tiene como objetivos principales bajar la inflación y lograr una mejor distribución del ingreso, sobre todo para los sectores que tienen menor poder adquisitivo. “Estas medidas son muy necesarias por el impacto de la inflación en el primer trimestre. Debemos garantizar que no recaiga en el bolsillo de los argentinos y fundamentalmente de los sectores más vulnerables, que se mueven en el marco de la informalidad”, declaró el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al presentar un nuevo paquete de medidas que contenían el anuncio de Guzmán.

Por otra parte, el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, expresó estar en contra de la creación del impuesto: "Nuestra posición es de no más impuestos, pero no entramos en el análisis de un proyecto que no conocemos".

Impuesto a la "renta inesperada": ¿De qué se trata la iniciativa?

El Gobierno Nacional expresó la intención de crear un impuesto especial extraordinario para las empresas que obtuvieron altas ganancias debido al contexto de guerra y pandemia. El llamado impuesto a la "renta inesperada", ya estaría en la agenda próxima del Ejecutivo, con el impulso del ministro de Economía, Martín Guzmán. Fuentes cercanas a la cartera económica indicaron que Guzmán se reunirá con sectores sindicales y empresarios para buscar consenso sobre un proyecto de ley que avale la iniciativa. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se habría mostrado a favor de la creación de "impuestos temporales más altos" en las circunstancias extraordinarias (salida de la pandemia e invasión rusa en Ucrania) que atraviesa el mundo en la actualidad.

De todas formas, aun se trata de una iniciativa a futuro ya que no se desarrolló ningún proyecto al respecto. Tras la reunión del Gobierno con los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, admitió que no existe el documento del proyecto y que se trata de una idea del Gobierno. 

Una medida planeada por Guzmán

La "renta inesperada" es un impuesto anunciado por el ministro de Economía a principios de abril, junto con la distribución de un bono para jubilados, monotributistas y trabajadores informales. “En las próximas semanas vamos a convocar a las fuerzas productivas, laborales y políticas para la construcción de un mecanismo que permita capturar parte de la renta inesperada de ciertos sectores y que vaya a un desarrollo equitativo”, dijo Guzmán en aquel momento.

Además, detalló: “Será en la renta inesperada que no es producto de inversiones adicionales, sino del shock que provoca la guerra y que hace que ciertos sectores hoy tengan la posibilidad de tener una renta extraordinaria. Se plantea una alícuota sobre ese componente, que se enfoca en empresas que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos, superiores a los mil millones de pesos en el año”.

Guzmán afirmó que el impuesto sería para las empresas que registren ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos. En tanto explicó que esto abarcaría un 3.2% de las compañías. En esto, la iniciativa se diferencia de lo que se conoce como retenciones a la exportación.

Distribución del ingreso

La idea del Gobierno tiene como objetivos principales bajar la inflación y lograr una mejor distribución del ingreso, sobre todo para los sectores que tienen menor poder adquisitivo. “Estas medidas son muy necesarias por el impacto de la inflación en el primer trimestre. Debemos garantizar que no recaiga en el bolsillo de los argentinos y fundamentalmente de los sectores más vulnerables, que se mueven en el marco de la informalidad”, declaró el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al presentar un nuevo paquete de medidas que contenían el anuncio de Guzmán.

Por otra parte, el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, expresó estar en contra de la creación del impuesto: "Nuestra posición es de no más impuestos, pero no entramos en el análisis de un proyecto que no conocemos".

El Gobierno Nacional expresó la intención de crear un impuesto especial extraordinario para las empresas que obtuvieron altas ganancias debido al contexto de guerra y pandemia. El llamado impuesto a la "renta inesperada", ya estaría en la agenda próxima del Ejecutivo, con el impulso del ministro de Economía, Martín Guzmán. Fuentes cercanas a la cartera económica indicaron que Guzmán se reunirá con sectores sindicales y empresarios para buscar consenso sobre un proyecto de ley que avale la iniciativa. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se habría mostrado a favor de la creación de "impuestos temporales más altos" en las circunstancias extraordinarias (salida de la pandemia e invasión rusa en Ucrania) que atraviesa el mundo en la actualidad.

De todas formas, aun se trata de una iniciativa a futuro ya que no se desarrolló ningún proyecto al respecto. Tras la reunión del Gobierno con los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, admitió que no existe el documento del proyecto y que se trata de una idea del Gobierno. 

Una medida planeada por Guzmán

La "renta inesperada" es un impuesto anunciado por el ministro de Economía a principios de abril, junto con la distribución de un bono para jubilados, monotributistas y trabajadores informales. “En las próximas semanas vamos a convocar a las fuerzas productivas, laborales y políticas para la construcción de un mecanismo que permita capturar parte de la renta inesperada de ciertos sectores y que vaya a un desarrollo equitativo”, dijo Guzmán en aquel momento.

Además, detalló: “Será en la renta inesperada que no es producto de inversiones adicionales, sino del shock que provoca la guerra y que hace que ciertos sectores hoy tengan la posibilidad de tener una renta extraordinaria. Se plantea una alícuota sobre ese componente, que se enfoca en empresas que tienen ganancias netas imponibles altas en términos absolutos, superiores a los mil millones de pesos en el año”.

Guzmán afirmó que el impuesto sería para las empresas que registren ganancias netas imponibles altas superiores a los 1.000 millones de pesos. En tanto explicó que esto abarcaría un 3.2% de las compañías. En esto, la iniciativa se diferencia de lo que se conoce como retenciones a la exportación.

Distribución del ingreso

La idea del Gobierno tiene como objetivos principales bajar la inflación y lograr una mejor distribución del ingreso, sobre todo para los sectores que tienen menor poder adquisitivo. “Estas medidas son muy necesarias por el impacto de la inflación en el primer trimestre. Debemos garantizar que no recaiga en el bolsillo de los argentinos y fundamentalmente de los sectores más vulnerables, que se mueven en el marco de la informalidad”, declaró el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al presentar un nuevo paquete de medidas que contenían el anuncio de Guzmán.

Por otra parte, el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, expresó estar en contra de la creación del impuesto: "Nuestra posición es de no más impuestos, pero no entramos en el análisis de un proyecto que no conocemos".

Ver más
Ver más