Informe de la UCA: 43,8% de la población se encuentra bajo la línea de pobreza

También se desprende que la indigencia superó los niveles de 2019 y alcanza al 8,8% de las personas que habitan el país.

Placeholder del video

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió los resultados de su informe anual, en el que registra al 43,8% de la población por debajo de la línea de la pobreza, con un índice de la indigencia que llega al 8,8% de total de los habitantes del país. 

De acuerdo a la investigación de la UCA, en el informe “Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021”, ese 43,8% surge de la suma de dos categorías. Por un lado, un 35% de pobreza, sector cuyos ingresos cubren la Canasta Básica Alimentaria (CBA) de acuerdo al Indec, pero no logran alcanzar cubrir otros gastos como vivienda, salud, educación, entre otras cosas. Por el otro, un 8,8% de indigencia, como referencia al sector de la población más relegado en términos socioeconómicos y que no puede satisfacer necesidades básicas de vivienda, alimentos, salud y educación.

Las cifras son levemente mejores a las del 2020, un año casi completo de pandemia en el que habían registrado un 44,7% de pobreza y un 9,8% de indigencia. Del informe se desprende también que el 72,9% de los trabajadores marginales son pobres mientras entre los trabajadores integrados lo es el 53,7%. Según rango etario, son los niños de entre 0 a 17 los que más padecen la pobreza (el 64,9%) y la indigencia (el 14,7%).

La región con mayor indigencia es el conurbano bonaerense con 11,2%, levemente mejor que en el 2020 cuando fue del 13,6%. Lo mismo sucede con la pobreza, donde es pobre el 51,5% de la población, mientras que en el 2020 lo era el 56,6%.

Clases medias en la pobreza

En otro aspecto, el informe de la UCA concluyó que hubo una caída de la clase media hacia la pobreza. El repunte de 2021 todavía no alcanza para recuperar lo perdido de los niveles previos a la pandemia. La mejora de ingresos se ve licuada por la inflación, que elevó el costo de vida. El deterioro de la clase media se evalúa desde la capacidad de ahorro: hace diez años un 13,9% podía hacerlo de acuerdo a sus ingresos. Hoy esa cifra bajó a un 8,4%, por lo que menos trabajadores asalariados no tienen a posibilidad de hacerlo.

Otro punto que relevó el trabajo es la trayectoria de la pobreza. En el período 2019-2021, un 36,6% nunca estuvo en la pobreza, de acuerdo a su nivel de ingresos. Mientras tanto, un 29,6% no pudo salir de esa situación.

 

Informe de la UCA: 43,8% de la población se encuentra bajo la línea de pobreza

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió los resultados de su informe anual, en el que registra al 43,8% de la población por debajo de la línea de la pobreza, con un índice de la indigencia que llega al 8,8% de total de los habitantes del país. 

De acuerdo a la investigación de la UCA, en el informe “Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021”, ese 43,8% surge de la suma de dos categorías. Por un lado, un 35% de pobreza, sector cuyos ingresos cubren la Canasta Básica Alimentaria (CBA) de acuerdo al Indec, pero no logran alcanzar cubrir otros gastos como vivienda, salud, educación, entre otras cosas. Por el otro, un 8,8% de indigencia, como referencia al sector de la población más relegado en términos socioeconómicos y que no puede satisfacer necesidades básicas de vivienda, alimentos, salud y educación.

Las cifras son levemente mejores a las del 2020, un año casi completo de pandemia en el que habían registrado un 44,7% de pobreza y un 9,8% de indigencia. Del informe se desprende también que el 72,9% de los trabajadores marginales son pobres mientras entre los trabajadores integrados lo es el 53,7%. Según rango etario, son los niños de entre 0 a 17 los que más padecen la pobreza (el 64,9%) y la indigencia (el 14,7%).

La región con mayor indigencia es el conurbano bonaerense con 11,2%, levemente mejor que en el 2020 cuando fue del 13,6%. Lo mismo sucede con la pobreza, donde es pobre el 51,5% de la población, mientras que en el 2020 lo era el 56,6%.

Clases medias en la pobreza

En otro aspecto, el informe de la UCA concluyó que hubo una caída de la clase media hacia la pobreza. El repunte de 2021 todavía no alcanza para recuperar lo perdido de los niveles previos a la pandemia. La mejora de ingresos se ve licuada por la inflación, que elevó el costo de vida. El deterioro de la clase media se evalúa desde la capacidad de ahorro: hace diez años un 13,9% podía hacerlo de acuerdo a sus ingresos. Hoy esa cifra bajó a un 8,4%, por lo que menos trabajadores asalariados no tienen a posibilidad de hacerlo.

Otro punto que relevó el trabajo es la trayectoria de la pobreza. En el período 2019-2021, un 36,6% nunca estuvo en la pobreza, de acuerdo a su nivel de ingresos. Mientras tanto, un 29,6% no pudo salir de esa situación.

 

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió los resultados de su informe anual, en el que registra al 43,8% de la población por debajo de la línea de la pobreza, con un índice de la indigencia que llega al 8,8% de total de los habitantes del país. 

De acuerdo a la investigación de la UCA, en el informe “Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021”, ese 43,8% surge de la suma de dos categorías. Por un lado, un 35% de pobreza, sector cuyos ingresos cubren la Canasta Básica Alimentaria (CBA) de acuerdo al Indec, pero no logran alcanzar cubrir otros gastos como vivienda, salud, educación, entre otras cosas. Por el otro, un 8,8% de indigencia, como referencia al sector de la población más relegado en términos socioeconómicos y que no puede satisfacer necesidades básicas de vivienda, alimentos, salud y educación.

Las cifras son levemente mejores a las del 2020, un año casi completo de pandemia en el que habían registrado un 44,7% de pobreza y un 9,8% de indigencia. Del informe se desprende también que el 72,9% de los trabajadores marginales son pobres mientras entre los trabajadores integrados lo es el 53,7%. Según rango etario, son los niños de entre 0 a 17 los que más padecen la pobreza (el 64,9%) y la indigencia (el 14,7%).

La región con mayor indigencia es el conurbano bonaerense con 11,2%, levemente mejor que en el 2020 cuando fue del 13,6%. Lo mismo sucede con la pobreza, donde es pobre el 51,5% de la población, mientras que en el 2020 lo era el 56,6%.

Clases medias en la pobreza

En otro aspecto, el informe de la UCA concluyó que hubo una caída de la clase media hacia la pobreza. El repunte de 2021 todavía no alcanza para recuperar lo perdido de los niveles previos a la pandemia. La mejora de ingresos se ve licuada por la inflación, que elevó el costo de vida. El deterioro de la clase media se evalúa desde la capacidad de ahorro: hace diez años un 13,9% podía hacerlo de acuerdo a sus ingresos. Hoy esa cifra bajó a un 8,4%, por lo que menos trabajadores asalariados no tienen a posibilidad de hacerlo.

Otro punto que relevó el trabajo es la trayectoria de la pobreza. En el período 2019-2021, un 36,6% nunca estuvo en la pobreza, de acuerdo a su nivel de ingresos. Mientras tanto, un 29,6% no pudo salir de esa situación.

 

Ver más
Ver más