El vínculo de "los copitos" con asesores de Juntos por el Cambio

¿Cuál es el vínculo de los detenidos por atentar contra Cristina Kirchner con legisladores de Juntos por el Cambio?

Placeholder del video

El atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abrió el debate sobre los discursos de odio y la responsabilidad política en el hecho. Más aún, luego de que se conociera que la banda de "los copitos" tenía vínculos con sectores de la oposición.

En concreto, la defensa de Nicolás Gabriel Carrizo, uno de los detenidos y líder de "los copitos", figuraban como asesores de distintos legisladores de Juntos por el Cambio. Se trata de los abogados Brenda Salva y Gastón Marano. La primera, asesoraba a la diputada del PRO Karina Bachey y en las últimas horas fue despedida por pedido del bloque del Frente de Todos. El segundo, era asesor del macrista Ignacio Torres ante la Comisión Bicameral de Inteligencia.

La defensa de Carrizo

Gabriel Carrizo fue el cuarto detenido en la causa que investiga el atentado contra la vicepresidente. Es señalado como el dueño de la maquina de hacer copos de azúcar y el líder del grupo. El peritaje en su celular sacó a la luz que también planeaban asesinar al diputado Máximo Kirchner. 

El joven viene siendo protagonista en la investigación que llevan adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. Sus abogados no se quedan atrás: ambos asumieron la defensa sin recibir una retribución económica a cambio, al menos no de Carrizo.

Gastón Marano contó ante la prensa que llegó a Carrizo a través de un colega con el que se habría contactado con el hermano de Carrizo. Según explicó, el expediente por el intento de magnicidio es un reto que cualquier penalista quisiera tomar y una buena pantalla para mostrar su destreza.

Sin embargo, la explicación del letrado quedó floja de papeles y crece aún más la hipótesis de que existe algún tipo de financiamiento al grupo de "los copitos". De hecho, la propia Fernández de Kirchner en su rol de querellante pidió que se investigue si la banda recibió fondos para concretar el ataque. 

Marano y sus vínculos con inteligencia

El abogado Gastón Marano es reconocido en el ámbito de la seguridad. Durante años trabajó en la embajada de Estados Unidos en la oficina de Ciudadanía y hay quienes lo vinculan con el extitular de la Secretaría de Inteligencia (SI) Miguel Ángel Toma, relación que él desmiente.

También mantiene vínculos con la política: en 2011, fue candidato a diputado suplente en una lista que era colectora de la que llevaba como candidato a presidente a Eduardo Duhalde. En 2019, presentó una denuncia contra Marcelo Sebastián D’Alessio por usurpación de título después de que se supiera que no era abogado.

En los últimos meses, asesoró al legislador de La Libertad Avanza Ramiro Marra en su cruzada contra partidos de izquierda y movimientos sociales por los planes sociales.

A la Comisión Bicameral de Inteligencia (CBI), área sensible del Congreso, llegó en mayo de este año como asesor de Torres, pero ambos nunca aclararon del todo cómo se conocieron. Afirman que los presentaron, pero no trascendió en qué contexto ni quién ofició de presentador. 

En junio pasado, en la CBI advirtieron de su presencia cuando se iba a realizar un plenario para discutir la situación el avión venezolano-iraní. Era una instancia en la que solo podían participar senadores y diputados y fue Oscar Parrili (FdT) quien le pidió que se retirara del Recinto. 

Los copitos habrían actuado con inteligencia previa

La hipótesis de que la banda de los copitos tenía terminales en algún sector de inteligencia sigue creciendo. El propio ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, informó que las cámaras de seguridad detectaron movimientos previos de alguien con entrenamiento en inteligencia. 

Las dudas se incrementaron cuando se supo que Marano había autorizado a Salva y Fernando Sicilia a compulsar el expediente de la causa. Sicilia es abogado defensor de dos de los insignes integrantes de los Súper Mario Bros (los miembros de la AFI que se dedicaban al espionaje político, el abogado Facundo Melo y el policía porteño Leandro Araque).

Sicilia también es defensor del perito David Cohen (que truchó informes en la causa del Gas Natural Licuado (GNL) para perjudicar al exministro de Planificación Federal Julio De Vido) e interviene en la causa de la secta de Villa Crespo.

Sin embargo, Marano desmiente que Sicilia intervenga en la defensa de Carrizo. Dice que su inclusión en un escrito se debió a un error burocrático porque comparten otros casos en otras jurisdicciones.

El vínculo de "los copitos" con asesores de Juntos por el Cambio

El atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abrió el debate sobre los discursos de odio y la responsabilidad política en el hecho. Más aún, luego de que se conociera que la banda de "los copitos" tenía vínculos con sectores de la oposición.

En concreto, la defensa de Nicolás Gabriel Carrizo, uno de los detenidos y líder de "los copitos", figuraban como asesores de distintos legisladores de Juntos por el Cambio. Se trata de los abogados Brenda Salva y Gastón Marano. La primera, asesoraba a la diputada del PRO Karina Bachey y en las últimas horas fue despedida por pedido del bloque del Frente de Todos. El segundo, era asesor del macrista Ignacio Torres ante la Comisión Bicameral de Inteligencia.

La defensa de Carrizo

Gabriel Carrizo fue el cuarto detenido en la causa que investiga el atentado contra la vicepresidente. Es señalado como el dueño de la maquina de hacer copos de azúcar y el líder del grupo. El peritaje en su celular sacó a la luz que también planeaban asesinar al diputado Máximo Kirchner. 

El joven viene siendo protagonista en la investigación que llevan adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. Sus abogados no se quedan atrás: ambos asumieron la defensa sin recibir una retribución económica a cambio, al menos no de Carrizo.

Gastón Marano contó ante la prensa que llegó a Carrizo a través de un colega con el que se habría contactado con el hermano de Carrizo. Según explicó, el expediente por el intento de magnicidio es un reto que cualquier penalista quisiera tomar y una buena pantalla para mostrar su destreza.

Sin embargo, la explicación del letrado quedó floja de papeles y crece aún más la hipótesis de que existe algún tipo de financiamiento al grupo de "los copitos". De hecho, la propia Fernández de Kirchner en su rol de querellante pidió que se investigue si la banda recibió fondos para concretar el ataque. 

Marano y sus vínculos con inteligencia

El abogado Gastón Marano es reconocido en el ámbito de la seguridad. Durante años trabajó en la embajada de Estados Unidos en la oficina de Ciudadanía y hay quienes lo vinculan con el extitular de la Secretaría de Inteligencia (SI) Miguel Ángel Toma, relación que él desmiente.

También mantiene vínculos con la política: en 2011, fue candidato a diputado suplente en una lista que era colectora de la que llevaba como candidato a presidente a Eduardo Duhalde. En 2019, presentó una denuncia contra Marcelo Sebastián D’Alessio por usurpación de título después de que se supiera que no era abogado.

En los últimos meses, asesoró al legislador de La Libertad Avanza Ramiro Marra en su cruzada contra partidos de izquierda y movimientos sociales por los planes sociales.

A la Comisión Bicameral de Inteligencia (CBI), área sensible del Congreso, llegó en mayo de este año como asesor de Torres, pero ambos nunca aclararon del todo cómo se conocieron. Afirman que los presentaron, pero no trascendió en qué contexto ni quién ofició de presentador. 

En junio pasado, en la CBI advirtieron de su presencia cuando se iba a realizar un plenario para discutir la situación el avión venezolano-iraní. Era una instancia en la que solo podían participar senadores y diputados y fue Oscar Parrili (FdT) quien le pidió que se retirara del Recinto. 

Los copitos habrían actuado con inteligencia previa

La hipótesis de que la banda de los copitos tenía terminales en algún sector de inteligencia sigue creciendo. El propio ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, informó que las cámaras de seguridad detectaron movimientos previos de alguien con entrenamiento en inteligencia. 

Las dudas se incrementaron cuando se supo que Marano había autorizado a Salva y Fernando Sicilia a compulsar el expediente de la causa. Sicilia es abogado defensor de dos de los insignes integrantes de los Súper Mario Bros (los miembros de la AFI que se dedicaban al espionaje político, el abogado Facundo Melo y el policía porteño Leandro Araque).

Sicilia también es defensor del perito David Cohen (que truchó informes en la causa del Gas Natural Licuado (GNL) para perjudicar al exministro de Planificación Federal Julio De Vido) e interviene en la causa de la secta de Villa Crespo.

Sin embargo, Marano desmiente que Sicilia intervenga en la defensa de Carrizo. Dice que su inclusión en un escrito se debió a un error burocrático porque comparten otros casos en otras jurisdicciones.

El atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abrió el debate sobre los discursos de odio y la responsabilidad política en el hecho. Más aún, luego de que se conociera que la banda de "los copitos" tenía vínculos con sectores de la oposición.

En concreto, la defensa de Nicolás Gabriel Carrizo, uno de los detenidos y líder de "los copitos", figuraban como asesores de distintos legisladores de Juntos por el Cambio. Se trata de los abogados Brenda Salva y Gastón Marano. La primera, asesoraba a la diputada del PRO Karina Bachey y en las últimas horas fue despedida por pedido del bloque del Frente de Todos. El segundo, era asesor del macrista Ignacio Torres ante la Comisión Bicameral de Inteligencia.

La defensa de Carrizo

Gabriel Carrizo fue el cuarto detenido en la causa que investiga el atentado contra la vicepresidente. Es señalado como el dueño de la maquina de hacer copos de azúcar y el líder del grupo. El peritaje en su celular sacó a la luz que también planeaban asesinar al diputado Máximo Kirchner. 

El joven viene siendo protagonista en la investigación que llevan adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. Sus abogados no se quedan atrás: ambos asumieron la defensa sin recibir una retribución económica a cambio, al menos no de Carrizo.

Gastón Marano contó ante la prensa que llegó a Carrizo a través de un colega con el que se habría contactado con el hermano de Carrizo. Según explicó, el expediente por el intento de magnicidio es un reto que cualquier penalista quisiera tomar y una buena pantalla para mostrar su destreza.

Sin embargo, la explicación del letrado quedó floja de papeles y crece aún más la hipótesis de que existe algún tipo de financiamiento al grupo de "los copitos". De hecho, la propia Fernández de Kirchner en su rol de querellante pidió que se investigue si la banda recibió fondos para concretar el ataque. 

Marano y sus vínculos con inteligencia

El abogado Gastón Marano es reconocido en el ámbito de la seguridad. Durante años trabajó en la embajada de Estados Unidos en la oficina de Ciudadanía y hay quienes lo vinculan con el extitular de la Secretaría de Inteligencia (SI) Miguel Ángel Toma, relación que él desmiente.

También mantiene vínculos con la política: en 2011, fue candidato a diputado suplente en una lista que era colectora de la que llevaba como candidato a presidente a Eduardo Duhalde. En 2019, presentó una denuncia contra Marcelo Sebastián D’Alessio por usurpación de título después de que se supiera que no era abogado.

En los últimos meses, asesoró al legislador de La Libertad Avanza Ramiro Marra en su cruzada contra partidos de izquierda y movimientos sociales por los planes sociales.

A la Comisión Bicameral de Inteligencia (CBI), área sensible del Congreso, llegó en mayo de este año como asesor de Torres, pero ambos nunca aclararon del todo cómo se conocieron. Afirman que los presentaron, pero no trascendió en qué contexto ni quién ofició de presentador. 

En junio pasado, en la CBI advirtieron de su presencia cuando se iba a realizar un plenario para discutir la situación el avión venezolano-iraní. Era una instancia en la que solo podían participar senadores y diputados y fue Oscar Parrili (FdT) quien le pidió que se retirara del Recinto. 

Los copitos habrían actuado con inteligencia previa

La hipótesis de que la banda de los copitos tenía terminales en algún sector de inteligencia sigue creciendo. El propio ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, informó que las cámaras de seguridad detectaron movimientos previos de alguien con entrenamiento en inteligencia. 

Las dudas se incrementaron cuando se supo que Marano había autorizado a Salva y Fernando Sicilia a compulsar el expediente de la causa. Sicilia es abogado defensor de dos de los insignes integrantes de los Súper Mario Bros (los miembros de la AFI que se dedicaban al espionaje político, el abogado Facundo Melo y el policía porteño Leandro Araque).

Sicilia también es defensor del perito David Cohen (que truchó informes en la causa del Gas Natural Licuado (GNL) para perjudicar al exministro de Planificación Federal Julio De Vido) e interviene en la causa de la secta de Villa Crespo.

Sin embargo, Marano desmiente que Sicilia intervenga en la defensa de Carrizo. Dice que su inclusión en un escrito se debió a un error burocrático porque comparten otros casos en otras jurisdicciones.

Ver más
Ver más