Joe Biden y Xi Jinping conversaron por más de tres horas en un encuentro virtual

Los presidentes de EE.UU. y China mantuvieron una reunión de más de tres horas por videollamada, en donde hablaron del status político de Taiwán y la pulseada comercial que mantienen ambas potencias.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par chino, Xi Jinping, mantuvieron un encuentro virtual en el que tocaron distintos temas de coyuntura internacional. La primera reunión formal entre ambos líderes se extendió por más de tres horas y la conversación fue "respetuosa y sincera", según informaron voceros del mandatario norteamericano a la agencia AFP. Además, fuentes de la Casa Blanca indicaron que el acercamiento se dio en el marco de un clima de tensión entre ambos países respecto a la guerra comercial que libran, la situación de los derechos humanos en China y la postura norteamericana sobre Taiwán. 

¿Qué pasó en la reunión?

Durante la extensa charla virtual, Biden y Xi Jinping debatieron alternativas para administrar responsablemente la rivalidad entre ambos países. "Necesitamos establecer salvaguardas de sentido común", marcó el presidente de Estados Unidos durante el encuentro. Además, China reclamó su autoridad por la isla autogobernada de Taiwán. Por otra parte, la Casa Blanca emitió un comunicado donde aseguró que Estados Unidos "se opone fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán". Las mismas fuentes en Washington detallaron el intercambio entre ambos mandatarios no produjo ningún avance significativo o acuerdo remarcable. En tanto, la agencia de noticias china Xinhua comunicó que el presidente asiático remarcó la importancia de apoyar la recuperación económica mundial y "protegerse contra los riesgos económicos y financieros".

Los puntos centrales: economía y derechos humanos

El presidente norteamericano insistió en que China aplique una política abierta de derechos humanos y de explicaciones sobre los casos de supuestas torturas y encarcelamientos a opositores. Fuentes de la Casa Blanca detallaron que Biden "fue bastante claro y sincero con la variedad de preocupaciones" planteadas en relación a los derechos humanos. Además, los líderes mundiales conversaron sobre la situación dispar que ambos países mantienen con Irán. Mientras que China es uno de los principales compradores de petróleo crudo al país iraní, Estados Unidos mantiene un conflicto debido al programa nuclear que lleva a delante ese país. En el plano económico, se responsabilizaron a buscar opciones para lograr un "manejo responsable de la competencia". Luego, la conversación viró a temas de distinta índole económica y social como el suministro de energías renovables, la crisis climática y la posibilidad de competir en mercados internacionales con prácticas justas para ambos. 

 

 

Joe Biden y Xi Jinping conversaron por más de tres horas en un encuentro virtual

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par chino, Xi Jinping, mantuvieron un encuentro virtual en el que tocaron distintos temas de coyuntura internacional. La primera reunión formal entre ambos líderes se extendió por más de tres horas y la conversación fue "respetuosa y sincera", según informaron voceros del mandatario norteamericano a la agencia AFP. Además, fuentes de la Casa Blanca indicaron que el acercamiento se dio en el marco de un clima de tensión entre ambos países respecto a la guerra comercial que libran, la situación de los derechos humanos en China y la postura norteamericana sobre Taiwán. 

¿Qué pasó en la reunión?

Durante la extensa charla virtual, Biden y Xi Jinping debatieron alternativas para administrar responsablemente la rivalidad entre ambos países. "Necesitamos establecer salvaguardas de sentido común", marcó el presidente de Estados Unidos durante el encuentro. Además, China reclamó su autoridad por la isla autogobernada de Taiwán. Por otra parte, la Casa Blanca emitió un comunicado donde aseguró que Estados Unidos "se opone fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán". Las mismas fuentes en Washington detallaron el intercambio entre ambos mandatarios no produjo ningún avance significativo o acuerdo remarcable. En tanto, la agencia de noticias china Xinhua comunicó que el presidente asiático remarcó la importancia de apoyar la recuperación económica mundial y "protegerse contra los riesgos económicos y financieros".

Los puntos centrales: economía y derechos humanos

El presidente norteamericano insistió en que China aplique una política abierta de derechos humanos y de explicaciones sobre los casos de supuestas torturas y encarcelamientos a opositores. Fuentes de la Casa Blanca detallaron que Biden "fue bastante claro y sincero con la variedad de preocupaciones" planteadas en relación a los derechos humanos. Además, los líderes mundiales conversaron sobre la situación dispar que ambos países mantienen con Irán. Mientras que China es uno de los principales compradores de petróleo crudo al país iraní, Estados Unidos mantiene un conflicto debido al programa nuclear que lleva a delante ese país. En el plano económico, se responsabilizaron a buscar opciones para lograr un "manejo responsable de la competencia". Luego, la conversación viró a temas de distinta índole económica y social como el suministro de energías renovables, la crisis climática y la posibilidad de competir en mercados internacionales con prácticas justas para ambos. 

 

 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par chino, Xi Jinping, mantuvieron un encuentro virtual en el que tocaron distintos temas de coyuntura internacional. La primera reunión formal entre ambos líderes se extendió por más de tres horas y la conversación fue "respetuosa y sincera", según informaron voceros del mandatario norteamericano a la agencia AFP. Además, fuentes de la Casa Blanca indicaron que el acercamiento se dio en el marco de un clima de tensión entre ambos países respecto a la guerra comercial que libran, la situación de los derechos humanos en China y la postura norteamericana sobre Taiwán. 

¿Qué pasó en la reunión?

Durante la extensa charla virtual, Biden y Xi Jinping debatieron alternativas para administrar responsablemente la rivalidad entre ambos países. "Necesitamos establecer salvaguardas de sentido común", marcó el presidente de Estados Unidos durante el encuentro. Además, China reclamó su autoridad por la isla autogobernada de Taiwán. Por otra parte, la Casa Blanca emitió un comunicado donde aseguró que Estados Unidos "se opone fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán". Las mismas fuentes en Washington detallaron el intercambio entre ambos mandatarios no produjo ningún avance significativo o acuerdo remarcable. En tanto, la agencia de noticias china Xinhua comunicó que el presidente asiático remarcó la importancia de apoyar la recuperación económica mundial y "protegerse contra los riesgos económicos y financieros".

Los puntos centrales: economía y derechos humanos

El presidente norteamericano insistió en que China aplique una política abierta de derechos humanos y de explicaciones sobre los casos de supuestas torturas y encarcelamientos a opositores. Fuentes de la Casa Blanca detallaron que Biden "fue bastante claro y sincero con la variedad de preocupaciones" planteadas en relación a los derechos humanos. Además, los líderes mundiales conversaron sobre la situación dispar que ambos países mantienen con Irán. Mientras que China es uno de los principales compradores de petróleo crudo al país iraní, Estados Unidos mantiene un conflicto debido al programa nuclear que lleva a delante ese país. En el plano económico, se responsabilizaron a buscar opciones para lograr un "manejo responsable de la competencia". Luego, la conversación viró a temas de distinta índole económica y social como el suministro de energías renovables, la crisis climática y la posibilidad de competir en mercados internacionales con prácticas justas para ambos. 

 

 

Leer más