Denunciaron a Macri y Bullrich en la Justicia federal por supuesto apoyo al golpe en Bolivia

A través de la ministra de Seguridad Sabina Frederic y el excamarista Eduardo Freiler, el Gobierno nacional denunció en la Justicia federal al expresidente Mauricio Macri y a exfuncionarios de su gobierno, entre ellos a Patricia Bullrich y Oscar Aguad, por enviar material bélico a Bolivia en medio del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales. La denuncia es por contrabando agravado y tráfico ilícito de armas de fuego y municiones, entre otros delitos. 

La supuesta colaboración de la gestión de Macri para el golpe en Bolivia no solo constituye delitos federales, sino que además viola normativas internacionales, por lo que para Freile se trata de crímenes de lesa humanidad. De esta manera, acusó al expresidente, a la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el exministro de Defensa, Oscar Aguad, el exministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, el Secretario Consejero Presidencial de Seguridad, Fulvio Pomeo, el exembajador argentino Normando Álvarez García, el exdirector de Gendarmería Gerardo Otero y el exjefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Enrique Amrein. 

Qué dijo Patricia Bullrich en su carta

La presidenta del PRO difundió una carta, bajo el título “Dolor y vergüenza”, dirigida a Alberto Fernández en respuesta al “informe del Ministerio de Seguridad sobre la colaboración humanitaria del país con Bolivia en 2019”. El texto publicado en Twitter hace referencia a las palabras que usó el Presidente el pasado 8 de julio para disculparse con su par boliviano, Luis Arce. "Dolor y vergüenza causa la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba, por el solo hecho de que en ese momento gobernaba el país un presidente de un partido diferente al suyo", afirmó Bullrich en su documento.

"En ese clima, el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales”, añadió. "Era necesario brindar protección a los periodistas argentinos destacados en La Paz a fin de dar cobertura a la información y refugiarlos en la embajada. A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo “Alacrán” de la Gendarmería Nacional, conforme evaluación del director de esa fuerza, porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación”, explicó la exministra de Seguridad.

La respuesta del ministro Martín Soria

El ministro de Justicia, Martín Soria, aseguró que el gobierno de Macri, bajo el argumento de "defender la embajada argentina y al embajador en Bolivia", intentó "avalar un golpe de estado en otro país". Y consideró que por el envío de armas a esa nación vecina, al exmandatario y sus funcionarios "el código penal les queda chico".
 

Denunciaron a Macri y Bullrich en la Justicia federal por supuesto apoyo al golpe en Bolivia

A través de la ministra de Seguridad Sabina Frederic y el excamarista Eduardo Freiler, el Gobierno nacional denunció en la Justicia federal al expresidente Mauricio Macri y a exfuncionarios de su gobierno, entre ellos a Patricia Bullrich y Oscar Aguad, por enviar material bélico a Bolivia en medio del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales. La denuncia es por contrabando agravado y tráfico ilícito de armas de fuego y municiones, entre otros delitos. 

La supuesta colaboración de la gestión de Macri para el golpe en Bolivia no solo constituye delitos federales, sino que además viola normativas internacionales, por lo que para Freile se trata de crímenes de lesa humanidad. De esta manera, acusó al expresidente, a la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el exministro de Defensa, Oscar Aguad, el exministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, el Secretario Consejero Presidencial de Seguridad, Fulvio Pomeo, el exembajador argentino Normando Álvarez García, el exdirector de Gendarmería Gerardo Otero y el exjefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Enrique Amrein. 

Qué dijo Patricia Bullrich en su carta

La presidenta del PRO difundió una carta, bajo el título “Dolor y vergüenza”, dirigida a Alberto Fernández en respuesta al “informe del Ministerio de Seguridad sobre la colaboración humanitaria del país con Bolivia en 2019”. El texto publicado en Twitter hace referencia a las palabras que usó el Presidente el pasado 8 de julio para disculparse con su par boliviano, Luis Arce. "Dolor y vergüenza causa la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba, por el solo hecho de que en ese momento gobernaba el país un presidente de un partido diferente al suyo", afirmó Bullrich en su documento.

"En ese clima, el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales”, añadió. "Era necesario brindar protección a los periodistas argentinos destacados en La Paz a fin de dar cobertura a la información y refugiarlos en la embajada. A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo “Alacrán” de la Gendarmería Nacional, conforme evaluación del director de esa fuerza, porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación”, explicó la exministra de Seguridad.

La respuesta del ministro Martín Soria

El ministro de Justicia, Martín Soria, aseguró que el gobierno de Macri, bajo el argumento de "defender la embajada argentina y al embajador en Bolivia", intentó "avalar un golpe de estado en otro país". Y consideró que por el envío de armas a esa nación vecina, al exmandatario y sus funcionarios "el código penal les queda chico".
 

A través de la ministra de Seguridad Sabina Frederic y el excamarista Eduardo Freiler, el Gobierno nacional denunció en la Justicia federal al expresidente Mauricio Macri y a exfuncionarios de su gobierno, entre ellos a Patricia Bullrich y Oscar Aguad, por enviar material bélico a Bolivia en medio del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales. La denuncia es por contrabando agravado y tráfico ilícito de armas de fuego y municiones, entre otros delitos. 

La supuesta colaboración de la gestión de Macri para el golpe en Bolivia no solo constituye delitos federales, sino que además viola normativas internacionales, por lo que para Freile se trata de crímenes de lesa humanidad. De esta manera, acusó al expresidente, a la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el exministro de Defensa, Oscar Aguad, el exministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, el Secretario Consejero Presidencial de Seguridad, Fulvio Pomeo, el exembajador argentino Normando Álvarez García, el exdirector de Gendarmería Gerardo Otero y el exjefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Enrique Amrein. 

Qué dijo Patricia Bullrich en su carta

La presidenta del PRO difundió una carta, bajo el título “Dolor y vergüenza”, dirigida a Alberto Fernández en respuesta al “informe del Ministerio de Seguridad sobre la colaboración humanitaria del país con Bolivia en 2019”. El texto publicado en Twitter hace referencia a las palabras que usó el Presidente el pasado 8 de julio para disculparse con su par boliviano, Luis Arce. "Dolor y vergüenza causa la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba, por el solo hecho de que en ese momento gobernaba el país un presidente de un partido diferente al suyo", afirmó Bullrich en su documento.

"En ese clima, el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales”, añadió. "Era necesario brindar protección a los periodistas argentinos destacados en La Paz a fin de dar cobertura a la información y refugiarlos en la embajada. A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo “Alacrán” de la Gendarmería Nacional, conforme evaluación del director de esa fuerza, porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación”, explicó la exministra de Seguridad.

La respuesta del ministro Martín Soria

El ministro de Justicia, Martín Soria, aseguró que el gobierno de Macri, bajo el argumento de "defender la embajada argentina y al embajador en Bolivia", intentó "avalar un golpe de estado en otro país". Y consideró que por el envío de armas a esa nación vecina, al exmandatario y sus funcionarios "el código penal les queda chico".
 

Leer más