Santa Fe: capturaron a dos presos del ataque de la Unidad Penitenciaria de Piñero

La policía de Santa Fe logró recapturar a dos de los ocho presos que escaparon el domingo de la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero, ubicada a 30 kilómetros al sudoeste de Rosario. Los presos, internos del Pabellón 14, lograron fugarse tras un ataque externo con ametralladoras cuyo procedimiento estaba organizado para habilitar su escape. Los dos reclusos que fueron recapturados estaban viajando ocultos en el baúl de un auto conducido por una mujer identificada como Elisa A., que también fue detenida. Mientras tanto, los otros seis internos que lograron escapar siguen siendo buscados en numerosos operativos que rastrillan la región.

El Pabellón 14 es conocido por ser el lugar donde se encuentran alojados los integrantes de la banda que lidera René Ungaro, el jefe narco aliado con el clan mafioso de los Funes (condenado por homicidios y ataques sicarios). El grupo de penitenciarios había organizado un motín momentos antes de darse a la fuga, para luego dirigirse al vallado perimetral y cortarlo con amoladoras. Según apuntan las fuentes penitenciarias, el procedimiento premeditado demuestra que el escape había sido orquestado y su organización había sido realizado con bastante tiempo de antelación. 

Cuando comenzó el tiroteo entre las fuerzas policiales y la banda que atacaba la cárcel desde el exterior, tres vehículos esperaban a los internos en fuga y se alejaron por la ruta tirando miguelitos con el fin de detener a las unidades presidiarias.

Santa Fe: capturaron a dos presos del ataque de la Unidad Penitenciaria de Piñero

La policía de Santa Fe logró recapturar a dos de los ocho presos que escaparon el domingo de la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero, ubicada a 30 kilómetros al sudoeste de Rosario. Los presos, internos del Pabellón 14, lograron fugarse tras un ataque externo con ametralladoras cuyo procedimiento estaba organizado para habilitar su escape. Los dos reclusos que fueron recapturados estaban viajando ocultos en el baúl de un auto conducido por una mujer identificada como Elisa A., que también fue detenida. Mientras tanto, los otros seis internos que lograron escapar siguen siendo buscados en numerosos operativos que rastrillan la región.

El Pabellón 14 es conocido por ser el lugar donde se encuentran alojados los integrantes de la banda que lidera René Ungaro, el jefe narco aliado con el clan mafioso de los Funes (condenado por homicidios y ataques sicarios). El grupo de penitenciarios había organizado un motín momentos antes de darse a la fuga, para luego dirigirse al vallado perimetral y cortarlo con amoladoras. Según apuntan las fuentes penitenciarias, el procedimiento premeditado demuestra que el escape había sido orquestado y su organización había sido realizado con bastante tiempo de antelación. 

Cuando comenzó el tiroteo entre las fuerzas policiales y la banda que atacaba la cárcel desde el exterior, tres vehículos esperaban a los internos en fuga y se alejaron por la ruta tirando miguelitos con el fin de detener a las unidades presidiarias.

La policía de Santa Fe logró recapturar a dos de los ocho presos que escaparon el domingo de la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero, ubicada a 30 kilómetros al sudoeste de Rosario. Los presos, internos del Pabellón 14, lograron fugarse tras un ataque externo con ametralladoras cuyo procedimiento estaba organizado para habilitar su escape. Los dos reclusos que fueron recapturados estaban viajando ocultos en el baúl de un auto conducido por una mujer identificada como Elisa A., que también fue detenida. Mientras tanto, los otros seis internos que lograron escapar siguen siendo buscados en numerosos operativos que rastrillan la región.

El Pabellón 14 es conocido por ser el lugar donde se encuentran alojados los integrantes de la banda que lidera René Ungaro, el jefe narco aliado con el clan mafioso de los Funes (condenado por homicidios y ataques sicarios). El grupo de penitenciarios había organizado un motín momentos antes de darse a la fuga, para luego dirigirse al vallado perimetral y cortarlo con amoladoras. Según apuntan las fuentes penitenciarias, el procedimiento premeditado demuestra que el escape había sido orquestado y su organización había sido realizado con bastante tiempo de antelación. 

Cuando comenzó el tiroteo entre las fuerzas policiales y la banda que atacaba la cárcel desde el exterior, tres vehículos esperaban a los internos en fuga y se alejaron por la ruta tirando miguelitos con el fin de detener a las unidades presidiarias.

Leer más