¿Por qué necesitamos el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+?

Parece muy lejano el episodio de Stonewall Inn en el que la policía de Nueva York reprimió una manifestación pacífica del colectivo LGBTIQ+. El 28 de junio de 1969 marcó un quiebre y la palabra "orgullo" se utilizó como bandera para romper la estigmatización y la opresión que sufrían todas las personas que no se identificaban con la cisheteronormatividad.

Unos años antes, "Nuestro Mundo" se animó a ser el primer grupo de diversidad sexual del país y América Latina. En los '70, la agrupación se transformó en el Frente de Liberación Homosexual (FLH) como parte de la resistencia ante los grupos que promovían la violencia contra las personas del colectivo. Sin ir muy lejos en el tiempo, un articulo del '75 de la publicación El Caudillo, que tenía una profunda relación con el Ministerio de Bienestar Social, llamaba a brigadas callejeras para ocuparse de secuestrar y colocar en campos de reeducación a aquellos que se "salían de las normas". Si bien el FLH se disolvió para proteger a los miembros, el ensañamiento siguió en los años siguientes de dictadura militar donde solo por ser homosexual había excusa de orden de captura.

Fue el miedo lo que hizo que miles de personas del colectivo eligieran esconderse y pregonar la discreción. Inclusive en épocas de plena democracia, salir del closet era un acto de valentía pero de suicidio social. Tuvieron que pasar casi 20 años para que los colectivos nacionales se animaran a alzar la voz: la primera marcha del orgullo gay-lésbico-trans se realizó el 2 de julio de 1992 y muchos todavía salían a celebrar con máscaras para no ser reconocidos. 

Otros 20 años pasaron y la lucha por la representación se trasladó a la Legislatura, donde se comenzó a crear un nuevo paradigma para la comunidad LGBTQI+. En 2010, se promulgó la Ley de Matrimonio Igualitario, en 2012 se reglamentó la Ley de Identidad de Género y en 2015 la Unión Convivencial reconoció a las parejas del mismo sexo. Hace unos días, el Senado también aprobó la Ley de Cupo laboral travesti-trans.

El Día del Orgullo LGBTIQ+ siempre defendió el derecho inherente de todas las personas a existir y ser respetadas. Pero en este día, también se visibiliza que esta lucha no se termina. Según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+, en 2020 ocurrieron 152 crímenes de odio incitados por discriminación a la orientación sexual, y el 43% de los casos fueron crímenes contra la integridad física. También se recuerda que recién a principios de este año Mariana Gómez fue absuelta por besar a su esposa en el subte, y también se reclamará que aún no hay rastros de Tehuel De la Torre, el joven trans que desapareció el pasado 11 de marzo cuando viajó a una entrevista de trabajo.

 

¿Por qué necesitamos el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+?

Parece muy lejano el episodio de Stonewall Inn en el que la policía de Nueva York reprimió una manifestación pacífica del colectivo LGBTIQ+. El 28 de junio de 1969 marcó un quiebre y la palabra "orgullo" se utilizó como bandera para romper la estigmatización y la opresión que sufrían todas las personas que no se identificaban con la cisheteronormatividad.

Unos años antes, "Nuestro Mundo" se animó a ser el primer grupo de diversidad sexual del país y América Latina. En los '70, la agrupación se transformó en el Frente de Liberación Homosexual (FLH) como parte de la resistencia ante los grupos que promovían la violencia contra las personas del colectivo. Sin ir muy lejos en el tiempo, un articulo del '75 de la publicación El Caudillo, que tenía una profunda relación con el Ministerio de Bienestar Social, llamaba a brigadas callejeras para ocuparse de secuestrar y colocar en campos de reeducación a aquellos que se "salían de las normas". Si bien el FLH se disolvió para proteger a los miembros, el ensañamiento siguió en los años siguientes de dictadura militar donde solo por ser homosexual había excusa de orden de captura.

Fue el miedo lo que hizo que miles de personas del colectivo eligieran esconderse y pregonar la discreción. Inclusive en épocas de plena democracia, salir del closet era un acto de valentía pero de suicidio social. Tuvieron que pasar casi 20 años para que los colectivos nacionales se animaran a alzar la voz: la primera marcha del orgullo gay-lésbico-trans se realizó el 2 de julio de 1992 y muchos todavía salían a celebrar con máscaras para no ser reconocidos. 

Otros 20 años pasaron y la lucha por la representación se trasladó a la Legislatura, donde se comenzó a crear un nuevo paradigma para la comunidad LGBTQI+. En 2010, se promulgó la Ley de Matrimonio Igualitario, en 2012 se reglamentó la Ley de Identidad de Género y en 2015 la Unión Convivencial reconoció a las parejas del mismo sexo. Hace unos días, el Senado también aprobó la Ley de Cupo laboral travesti-trans.

El Día del Orgullo LGBTIQ+ siempre defendió el derecho inherente de todas las personas a existir y ser respetadas. Pero en este día, también se visibiliza que esta lucha no se termina. Según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+, en 2020 ocurrieron 152 crímenes de odio incitados por discriminación a la orientación sexual, y el 43% de los casos fueron crímenes contra la integridad física. También se recuerda que recién a principios de este año Mariana Gómez fue absuelta por besar a su esposa en el subte, y también se reclamará que aún no hay rastros de Tehuel De la Torre, el joven trans que desapareció el pasado 11 de marzo cuando viajó a una entrevista de trabajo.

 

Parece muy lejano el episodio de Stonewall Inn en el que la policía de Nueva York reprimió una manifestación pacífica del colectivo LGBTIQ+. El 28 de junio de 1969 marcó un quiebre y la palabra "orgullo" se utilizó como bandera para romper la estigmatización y la opresión que sufrían todas las personas que no se identificaban con la cisheteronormatividad.

Unos años antes, "Nuestro Mundo" se animó a ser el primer grupo de diversidad sexual del país y América Latina. En los '70, la agrupación se transformó en el Frente de Liberación Homosexual (FLH) como parte de la resistencia ante los grupos que promovían la violencia contra las personas del colectivo. Sin ir muy lejos en el tiempo, un articulo del '75 de la publicación El Caudillo, que tenía una profunda relación con el Ministerio de Bienestar Social, llamaba a brigadas callejeras para ocuparse de secuestrar y colocar en campos de reeducación a aquellos que se "salían de las normas". Si bien el FLH se disolvió para proteger a los miembros, el ensañamiento siguió en los años siguientes de dictadura militar donde solo por ser homosexual había excusa de orden de captura.

Fue el miedo lo que hizo que miles de personas del colectivo eligieran esconderse y pregonar la discreción. Inclusive en épocas de plena democracia, salir del closet era un acto de valentía pero de suicidio social. Tuvieron que pasar casi 20 años para que los colectivos nacionales se animaran a alzar la voz: la primera marcha del orgullo gay-lésbico-trans se realizó el 2 de julio de 1992 y muchos todavía salían a celebrar con máscaras para no ser reconocidos. 

Otros 20 años pasaron y la lucha por la representación se trasladó a la Legislatura, donde se comenzó a crear un nuevo paradigma para la comunidad LGBTQI+. En 2010, se promulgó la Ley de Matrimonio Igualitario, en 2012 se reglamentó la Ley de Identidad de Género y en 2015 la Unión Convivencial reconoció a las parejas del mismo sexo. Hace unos días, el Senado también aprobó la Ley de Cupo laboral travesti-trans.

El Día del Orgullo LGBTIQ+ siempre defendió el derecho inherente de todas las personas a existir y ser respetadas. Pero en este día, también se visibiliza que esta lucha no se termina. Según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+, en 2020 ocurrieron 152 crímenes de odio incitados por discriminación a la orientación sexual, y el 43% de los casos fueron crímenes contra la integridad física. También se recuerda que recién a principios de este año Mariana Gómez fue absuelta por besar a su esposa en el subte, y también se reclamará que aún no hay rastros de Tehuel De la Torre, el joven trans que desapareció el pasado 11 de marzo cuando viajó a una entrevista de trabajo.

 

Leer más