Mes de la Pachamama: Las catástrofes naturales alertan sobre la sobreexplotación del planeta

Placeholder del video

En el mes de la Pachamama el recuento es desalentador: los desastres naturales relacionados al cambio climático crecen sin pausa. Según una investigación de la Universidad de Oregon publicada en la revista especializada BioScience, las recientes catástrofes ecológicas de los últimos años tienen relación directa con el proceso de explotación de los recursos naturales llevado a cabo por el hombre. De acuerdo con el estudio, la sobreexplotación del planeta trajo consecuencias visibles como las recientes temperaturas récord, el deshielo polar y las concentraciones de gases del efecto invernadero. Además, se estima que la explotación animal en granjas y mercados es una consecuencia directa de la pandemia de COVID-19.

Inundaciones sin freno

Europa sufrió inundaciones sin precedentes que causaron la muerte de unas 120 personas y otro centenar de desapariciones. Los aumentos en niveles de agua nunca vistos fueron continuados en países como Alemania, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Además de los cuantiosos daños materiales, las poblaciones sufrieron cortes de energía y deslizamientos de tierras.

Lo mismo sucedió con Asia, en territorios como China y Japón. La nación insular nipona se vio arrasada por un "tsunami de barro" en la ciudad costera de Atami, cercana a Tokio, que provocó más de 80 muertes y daños irreparables.

En India ocurrió algo similar: más de mil personas quedaron atrapadas en Raigad, al sur de Bombay, con un saldo de 138 fallecimientos por las inundaciones en el estado de Maharashtra. También existen movimientos internos asociados a las placas tectónicas, como el reciente terremoto en Alaska, con alerta de tsunami.

Calor y frío extremos

El cambio climático producido por la mano del hombre también afectó las temperaturas de la Tierra. Científicos norteamericanos indicaron que el 2020 fue el segundo año más caluroso en la historia de Estados Unidos. Alertaron que desde 2015 se sucedieron las cinco temperaturas más elevadas que se hayan registrado. Esto, junto con las concentraciones récord de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, generó un récord de emisiones de efecto invernadero durante los últimos dos años.

Un estudio de la Universidad de Ecología de Oregon arrojó que en el país del norte se incendiaron 4 millones de hectáreas solo en 2020. En el Amazonas, la situación es similar, con un millón de hectáreas perdidas por año. A esto se suma el calor extremo en India y Canadá, con temperaturas superiores a los 40 grados. Por otra parte, el frío también es un exponente de esta realidad. La reciente nevada histórica en el sur de Brasil, luego de una ola polar sin precedentes en la región, registró temperaturas de hasta 7 grados bajo cero. 

Según Global Footprint Network, una organización internacional encargada de medir la explotación de recursos naturales, el planeta entró en "default ecológico", a partir del 29 de julio de este año. "Con casi medio año restante, ya habremos agotado nuestra cuota de recursos biológicos de la Tierra del año 2021", declaró en su cuenta de Instagram el Licenciado en Ciencias Ambientales, Inti Bonomo. La advertencia de los ecologistas respecto a estas causas visibles residen en el aumente del 6,6% de la huella de carbono en un año y la disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial. 

 

 

Mes de la Pachamama: Las catástrofes naturales alertan sobre la sobreexplotación del planeta

En el mes de la Pachamama el recuento es desalentador: los desastres naturales relacionados al cambio climático crecen sin pausa. Según una investigación de la Universidad de Oregon publicada en la revista especializada BioScience, las recientes catástrofes ecológicas de los últimos años tienen relación directa con el proceso de explotación de los recursos naturales llevado a cabo por el hombre. De acuerdo con el estudio, la sobreexplotación del planeta trajo consecuencias visibles como las recientes temperaturas récord, el deshielo polar y las concentraciones de gases del efecto invernadero. Además, se estima que la explotación animal en granjas y mercados es una consecuencia directa de la pandemia de COVID-19.

Inundaciones sin freno

Europa sufrió inundaciones sin precedentes que causaron la muerte de unas 120 personas y otro centenar de desapariciones. Los aumentos en niveles de agua nunca vistos fueron continuados en países como Alemania, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Además de los cuantiosos daños materiales, las poblaciones sufrieron cortes de energía y deslizamientos de tierras.

Lo mismo sucedió con Asia, en territorios como China y Japón. La nación insular nipona se vio arrasada por un "tsunami de barro" en la ciudad costera de Atami, cercana a Tokio, que provocó más de 80 muertes y daños irreparables.

En India ocurrió algo similar: más de mil personas quedaron atrapadas en Raigad, al sur de Bombay, con un saldo de 138 fallecimientos por las inundaciones en el estado de Maharashtra. También existen movimientos internos asociados a las placas tectónicas, como el reciente terremoto en Alaska, con alerta de tsunami.

Calor y frío extremos

El cambio climático producido por la mano del hombre también afectó las temperaturas de la Tierra. Científicos norteamericanos indicaron que el 2020 fue el segundo año más caluroso en la historia de Estados Unidos. Alertaron que desde 2015 se sucedieron las cinco temperaturas más elevadas que se hayan registrado. Esto, junto con las concentraciones récord de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, generó un récord de emisiones de efecto invernadero durante los últimos dos años.

Un estudio de la Universidad de Ecología de Oregon arrojó que en el país del norte se incendiaron 4 millones de hectáreas solo en 2020. En el Amazonas, la situación es similar, con un millón de hectáreas perdidas por año. A esto se suma el calor extremo en India y Canadá, con temperaturas superiores a los 40 grados. Por otra parte, el frío también es un exponente de esta realidad. La reciente nevada histórica en el sur de Brasil, luego de una ola polar sin precedentes en la región, registró temperaturas de hasta 7 grados bajo cero. 

Según Global Footprint Network, una organización internacional encargada de medir la explotación de recursos naturales, el planeta entró en "default ecológico", a partir del 29 de julio de este año. "Con casi medio año restante, ya habremos agotado nuestra cuota de recursos biológicos de la Tierra del año 2021", declaró en su cuenta de Instagram el Licenciado en Ciencias Ambientales, Inti Bonomo. La advertencia de los ecologistas respecto a estas causas visibles residen en el aumente del 6,6% de la huella de carbono en un año y la disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial. 

 

 

En el mes de la Pachamama el recuento es desalentador: los desastres naturales relacionados al cambio climático crecen sin pausa. Según una investigación de la Universidad de Oregon publicada en la revista especializada BioScience, las recientes catástrofes ecológicas de los últimos años tienen relación directa con el proceso de explotación de los recursos naturales llevado a cabo por el hombre. De acuerdo con el estudio, la sobreexplotación del planeta trajo consecuencias visibles como las recientes temperaturas récord, el deshielo polar y las concentraciones de gases del efecto invernadero. Además, se estima que la explotación animal en granjas y mercados es una consecuencia directa de la pandemia de COVID-19.

Inundaciones sin freno

Europa sufrió inundaciones sin precedentes que causaron la muerte de unas 120 personas y otro centenar de desapariciones. Los aumentos en niveles de agua nunca vistos fueron continuados en países como Alemania, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Además de los cuantiosos daños materiales, las poblaciones sufrieron cortes de energía y deslizamientos de tierras.

Lo mismo sucedió con Asia, en territorios como China y Japón. La nación insular nipona se vio arrasada por un "tsunami de barro" en la ciudad costera de Atami, cercana a Tokio, que provocó más de 80 muertes y daños irreparables.

En India ocurrió algo similar: más de mil personas quedaron atrapadas en Raigad, al sur de Bombay, con un saldo de 138 fallecimientos por las inundaciones en el estado de Maharashtra. También existen movimientos internos asociados a las placas tectónicas, como el reciente terremoto en Alaska, con alerta de tsunami.

Calor y frío extremos

El cambio climático producido por la mano del hombre también afectó las temperaturas de la Tierra. Científicos norteamericanos indicaron que el 2020 fue el segundo año más caluroso en la historia de Estados Unidos. Alertaron que desde 2015 se sucedieron las cinco temperaturas más elevadas que se hayan registrado. Esto, junto con las concentraciones récord de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, generó un récord de emisiones de efecto invernadero durante los últimos dos años.

Un estudio de la Universidad de Ecología de Oregon arrojó que en el país del norte se incendiaron 4 millones de hectáreas solo en 2020. En el Amazonas, la situación es similar, con un millón de hectáreas perdidas por año. A esto se suma el calor extremo en India y Canadá, con temperaturas superiores a los 40 grados. Por otra parte, el frío también es un exponente de esta realidad. La reciente nevada histórica en el sur de Brasil, luego de una ola polar sin precedentes en la región, registró temperaturas de hasta 7 grados bajo cero. 

Según Global Footprint Network, una organización internacional encargada de medir la explotación de recursos naturales, el planeta entró en "default ecológico", a partir del 29 de julio de este año. "Con casi medio año restante, ya habremos agotado nuestra cuota de recursos biológicos de la Tierra del año 2021", declaró en su cuenta de Instagram el Licenciado en Ciencias Ambientales, Inti Bonomo. La advertencia de los ecologistas respecto a estas causas visibles residen en el aumente del 6,6% de la huella de carbono en un año y la disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial. 

 

 

Leer más