A 38 años de la vuelta a la democracia a nuestras vidas

El 10 de diciembre de 1983, Raúl Alfonsín asumió la presidencia de la Nación y cerró una de las etapas más oscuras de la historia argentina.

El 10 de diciembre de 1983, una multitud acompañó al presidente electo Raúl Ricardo Alfonsín desde el Congreso -allí habló ante la Asamblea Legislativa- hasta la Casa Rosada, donde el presidente de facto Reynaldo Bignone le entregó los atributos del mando. Así Alfonsín asumió su cargo: era el primer civil elegido presidente a través del voto popular el 30 de octubre de 1983, luego de más de 7 años de represión y penurias económicas que vivieron amplios sectores de la sociedad argentina. Luego, desde los balcones del histórico Cabildo, el primer mandatario pronunció un breve discurso ante la nutrida concurrencia, mientras que muchos argentinos escuchaban por radio o seguían los acontecimientos por televisión.

¿Quién fue Raúl Alfonsín?

Conocido como "El Padre de la Democracia Moderna Argentina", Raúl Alfonsín fue una de las figuras centrales en la vuelta y mantenimiento de las instituciones democráticas del país. Elegido como presidente de la Nación para el período 1983-1989, se encargó de afianzar las instituciones y pactar con los diferentes actores sociales en el complejo entramado de una democracia naciente. Alfonsín es recordado por ciertos momentos bisagra en la conformación de la Argentina moderna, como el Juicio a las Juntas que juzgó y condenó a las cúpulas militares por el genocidio cometido durante la última dictadura cívico militar. Su postura moderada pero firme supo llevar los destinos del país frente a las presiones internas de los militares y la complicada situación económica con una deuda externa sin precedentes. Esto provocó un período inflacionario creciente que bajó su popularidad y obligó a entregar el poder cinco meses antes de la finalización de su mandato, el 8 de julio de 1989. 

El rol de los partidos políticos

El gobierno alfonsinista reivindicó el diálogo con los distintos sectores políticos para el sostenimiento de la democracia recién ganada. En un contexto de posguerra de Malvinas (1982), crisis económica y reordenamiento social, Alfonsín eligió escuchar todas las campanas para lograr consensos. La consolidación del sistema político estuvo dada por el accionar conjunto de los partidos políticos y sindicatos que en principio apoyaron las medidas alfonsinistas pero luego comenzaron a pedir cambios, frente a la inflación que llegó a convertirse en hiperinflación, en 1989. Además, las principales fuerzas confrontaron en el Congreso donde vetaron mutuamente varias propuestas, en la pugna política histórica. La UCR tenía mayoría en Diputados y el PJ en Senadores, por lo que fue complejo llegar a acuerdos conjuntos. 

Claros y oscuros del gobierno de Raúl Alfonsín

El período de concordia entre las fuerzas sociales se quebró con la Ley de Punto Final, en 1986, que establecía el perdón contra los acusados de haber torturado y desaparecido personas, durante los años de la dictadura. Las heridas del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional salieron a la luz nuevamente, cuando gran parte de la sociedad reprobó la Ley de Obediencia Debida, en 1987, que otorgaba perdones a militares de menor rango durante el genocidio de la dictadura. La reputación ganada por Alfonsín por los Juicios a las Juntas cayó en picada en lo que fue una idea fallida por unificar sectores de la sociedad. 

 

 

Ver más
Ver más
Placeholder del video

Alfonsín, el presidente que devolvió la democracia

El 12 de marzo de 1927 nacía en Chascomús, provincia de Buenos Aires, Raúl Alfonsín. Abogado y dirigente de la Unión Cívica Radical, encarnó a uno de los personajes más importantes de la Historia argentina.

En 1950 se egresó de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Plata (UNLP) y fue allí donde comenzó a militar y ganar su espacio en la UCR, partido con el que llegó a la presidencia en 1983, poniéndole fin al gobierno de las Juntas Militares, y ganándole al justicialismo por primera vez en la historia. 

Una de las grandes razones por las que Alfonsín fue electo fue por su lucha y defensa de los Derechos Humanos, vulnerados por el terrorismo de Estado. Creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) y promovió la investigación de los crímenes de lesa humanidad. 

Aun así, las tensiones con los militares fueron constantes durante su gobierno y la amenaza de un nuevo golpe de Estado lo llevó a firmar las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. No obstante, fue la debacle económica, la hiperinflación y el aumento de la pobreza lo que lo llevó a renunciar y llamar a elecciones antes de tiempo.
 

El 12 de marzo de 1927 nacía en Chascomús, provincia de Buenos Aires, Raúl Alfonsín. Abogado y dirigente de la Unión Cívica Radical, encarnó a uno de los personajes más importantes de la Historia argentina.

En 1950 se egresó de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Plata (UNLP) y fue allí donde comenzó a militar y ganar su espacio en la UCR, partido con el que llegó a la presidencia en 1983, poniéndole fin al gobierno de las Juntas Militares, y ganándole al justicialismo por primera vez en la historia. 

Una de las grandes razones por las que Alfonsín fue electo fue por su lucha y defensa de los Derechos Humanos, vulnerados por el terrorismo de Estado. Creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) y promovió la investigación de los crímenes de lesa humanidad. 

Aun así, las tensiones con los militares fueron constantes durante su gobierno y la amenaza de un nuevo golpe de Estado lo llevó a firmar las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. No obstante, fue la debacle económica, la hiperinflación y el aumento de la pobreza lo que lo llevó a renunciar y llamar a elecciones antes de tiempo.
 

Ver más
Ver más

Mónica Gutierrez: "Aquel 30 de octubre fue inolvidable"

La periodista y conductora Mónica Gutierrez recuerda sus vivencias personales y profesionales, hace 37 años: el 30 de octubre de 1983, día de las elecciones presidenciales que iniciaron el camino de regreso a la democracia y la libertad en Argentina. Cómo fue su cobertura para Argentina Televisora Color, lo que pasaba en la calle, la expectativa y los festejos, y un recuerdo especial sobre la personalidad de Raúl Alfonsín, en un diálogo imperdible con Alejandra Martínez.

 

La periodista y conductora Mónica Gutierrez recuerda sus vivencias personales y profesionales, hace 37 años: el 30 de octubre de 1983, día de las elecciones presidenciales que iniciaron el camino de regreso a la democracia y la libertad en Argentina. Cómo fue su cobertura para Argentina Televisora Color, lo que pasaba en la calle, la expectativa y los festejos, y un recuerdo especial sobre la personalidad de Raúl Alfonsín, en un diálogo imperdible con Alejandra Martínez.

 

Ver más
Ver más

37 años de democracia y libertad

Hace 37 años, las argentinas y los argentinos recuperábamos la herramienta ciudadana más importante: el derecho al voto. Después de 7 años de terrorismo de Estado y tras la derrota en la Guerra de Malvinas, la dictadura cívico-militar ya veía venir su fin.

Con un país destrozado, el 30 de octubre de 1983 floreció la Primavera democrática y se llevaron a cabo las elecciones con las que Raúl Alfonsín, de la Unión Cívica Radical (UCR), se convirtió en el Presidente electo, dejando atrás a su opositor peronista, Ítalo Luder. 

Primavera democrática 

La elección fue histórica: con casi el 52% de los votos, el radicalismo derrotó al peronismo que venía debilitado después del caótico período que siguió a la muerte de Juan Domingo Perón y en que gobernó María Estela Martínez de Perón.

Después de negociar con los militares, Alfonsín decidió que el traspaso de mando sería el 10 diciembre, el Día Internacional de los Derechos Humanos, un símbolo para las víctimas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura. Ese día fue el General Reynaldo Bignone, último dictador, quien le colocó la banda presidencial al jefe de Estado electo.


 

Hace 37 años, las argentinas y los argentinos recuperábamos la herramienta ciudadana más importante: el derecho al voto. Después de 7 años de terrorismo de Estado y tras la derrota en la Guerra de Malvinas, la dictadura cívico-militar ya veía venir su fin.

Con un país destrozado, el 30 de octubre de 1983 floreció la Primavera democrática y se llevaron a cabo las elecciones con las que Raúl Alfonsín, de la Unión Cívica Radical (UCR), se convirtió en el Presidente electo, dejando atrás a su opositor peronista, Ítalo Luder. 

Primavera democrática 

La elección fue histórica: con casi el 52% de los votos, el radicalismo derrotó al peronismo que venía debilitado después del caótico período que siguió a la muerte de Juan Domingo Perón y en que gobernó María Estela Martínez de Perón.

Después de negociar con los militares, Alfonsín decidió que el traspaso de mando sería el 10 diciembre, el Día Internacional de los Derechos Humanos, un símbolo para las víctimas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura. Ese día fue el General Reynaldo Bignone, último dictador, quien le colocó la banda presidencial al jefe de Estado electo.


 

Ver más
Ver más