La expareja del fallecido exjuez Oyarbide desea utilizar su esperma para quedar embarazada

Luego de dos meses de fallecido el exjuez federal, Daniela Battelli, su amiga y expareja, comunicó a los medios que desea continuar el tratamiento de fertilización asistida que habían iniciado juntos en 2020. ¿Es posible el procedimiento?

Luego de dos meses de fallecido el exjuez federal Norberto Oyarbide, Daniela Battelli, su amiga y expareja, informó que desea continuar el tratamiento de fertilización asistida que habían iniciado juntos en 2020.

"Esto no surgió ahora. Cuando nos pusimos de novios, yo tenía 16 y el 33, nos comprometimos y nos íbamos a casar. La idea de formar una familia no es que surgió ahora, pero ocurrieron muchas adversidades", comentó en una entrevista televisiva.

El Dr. Fernando Neuspiller, ginecólogo especialista en medicina reproductiva y presidente de WeFIV, aclaró en Somos PM que este nuevo tratamiento que propone Battelli no sería un caso de donación al menos que exista un consentimiento informado firmado por parte de Oyarbide.

"Si hubiera sido una donación, quien va a recibir ese semen, lo recibirá luego de fallecido quien lo donó, porque lo hizo para ese tratamiento en específico", estableció el doctor especialista.

En este caso, el médico Neuspiller establece que inclusive aunque se haya iniciado previamente un tratamiento de esta índole, no se puede continuar si no existe un documento que especifique la voluntad a someterse al procedimiento post mórtem. En el caso de cumplir con esta normativa, la herencia del patrimonio de quien participó en el proceso también tiene que demostrar la "voluntad procreacional" de la persona donante de óvulos o esperma. "Si el consentimiento informado que firmó el juez Oyarbide dice que se puede utilizar la muestra una vez él fallecido, también puede ser heredero. Ahora si ese consentimiento no existe, ya no debería ocurrir", aclaró.

Podés ver Somos PM con Pía Slapka y Maximiliano Legnani de lunes a viernes de 14 a 17 por IP Noticias.

Leer más
Placeholder del video

Día de la obstetricia y la embarazada

La fecha celebra el trabajo de los especialistas médicos en la salud, el cuidado y el trato de la mujer embarazada y el bebé recién nacido.

Este día, 31 de agosto, celebra y reconoce el trabajo de los y las obstetras, parteros y parteras, fundamentales en la contención psicológica y el tratamiento humano durante el embarazo, parto y postparto. 

En ese contexto, hay también métodos y conductas vinculadas a la "violencia obstétrica", que afecta a la mujer y a su bebé durante el embarazo, el parto e incluso, el postparto. Se manifiesta mediante prácticas, conductas, acciones y omisiones ejercidas de manera directa e indirecta, en el ámbito público y privado, sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres. Constituye una forma de violencia y discriminación, muchas veces naturalizada y sufrida a diario por las mujeres. Se manifiesta en el maltrato de diversas maneras durante el paro, el abuso de la medicalización y la toma de decisiones sin el consentimiento de la madre. En Argentina, la Ley N° 25.929 de Parto Humanizado garantiza los derechos para que el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible, en consonancia con las necesidades y deseos de cada familia.

El tratamiento mediático de las embarazadas y el posparto

La editorial británica especializada en publicaciones académicas Taylor & Francis, publicó una investigación con interesantes conclusiones sobre la representación de las mujeres embarazadas y el posparto en los medios de comunicación. En base a un cuestionario realizado a 50 mujeres, se buscó establecer sus percepciones y el impacto que tenían en ellas este tipo de representación: en general, las participantes describieron impactos negativos sobre la imagen corporal, pidieron un mensaje más "realista" y menos idealizado, y el papel unidireccional que toman las redes sociales cuando simplifican la complejidad emocional de ese momento. Del total de participantes, más del 50% comentó que el exponerse a imágenes que no son realistas provocaban una serie de emociones negativas -sentirse inseguras acerca de sus cuerpos, manifestar sentimientos depresivos. Y sobre todo, sienten frustración y desánimo cuando no han podido recuperar su figura después de tener hijos tan rápido como lo hacen las celebridades, así como lo muestran los medios. 

 

 

Leer más

Ariana Harwicz reflexionó sobre la maternidad

La escritora Ariana Harcwicz habló con Maximiliano Legnani en Biblioteca IP sobre sus novelas La débil mental y Matate amor, que fueron llevadas al teatro. Además, reflexionó sobre su vínculo con la maternidad, una temática frecuente en sus novelas. “Cada vez la entiendo menos”, señaló.

Sobre esta cuestión que se hace presente en sus textos, la autora manifestó que ser madre es algo que ejerce “fatalmente”: “Elegí la maternidad porque es algo muy teatral”, declaró. “Una madre y un hijo, es un lazo teñido de teatralidad, no porque la maternidad sea impostura, sino porque hay que actuar la maternidad; hay poses, hay que armar infancias, es como un dicurso, un gran teatro”, expresó.

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17 a 18 con la conducción de Maximiliano Legnani.

La escritora Ariana Harcwicz habló con Maximiliano Legnani en Biblioteca IP sobre sus novelas La débil mental y Matate amor, que fueron llevadas al teatro. Además, reflexionó sobre su vínculo con la maternidad, una temática frecuente en sus novelas. “Cada vez la entiendo menos”, señaló.

Sobre esta cuestión que se hace presente en sus textos, la autora manifestó que ser madre es algo que ejerce “fatalmente”: “Elegí la maternidad porque es algo muy teatral”, declaró. “Una madre y un hijo, es un lazo teñido de teatralidad, no porque la maternidad sea impostura, sino porque hay que actuar la maternidad; hay poses, hay que armar infancias, es como un dicurso, un gran teatro”, expresó.

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17 a 18 con la conducción de Maximiliano Legnani.

Leer más

JJ.OO.: Ona Carbonell, la nadadora a la que no le permiten llevar a su hijo en período de lactancia

La nadadora y capitana española de la selección de nado sincronizado, Ona Carbonell, denunció en sus redes sociales que las estrictas medidas impuestas por el gobierno japonés en los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) le imposibilitan viajar con su hijo de 11 meses, que está en período de lactancia. "Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él", escribió en sus redes donde sumó un video que explica qué medidas se lo imposibilitan.

"Juegos Olímpicos y conciliación familiar. Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí", agregó Carbonell.

Según sus declaraciones, las disposiciones del gobierno japonés en el marco de la pandemia "son incompatibles con rendir en los Juegos Olímpicos o pasar tiempo con su familia". La deportista decidió finalmente que no viajará con su familia y subrayó la necesidad de que "la conciliación familiar y el deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".

Los Juegos Olímpicos no aceptan madres

Semanas antes, Kimberley Gaucher, basquetbolista canadiense, había denunciado que los protocolos no le permitían asistir con su bebé de 3 meses y que la organización la obligaba a elegir "entre ser una madre lactante o una deportista olímpica". Y lo mismo ocurrió con otras atletas, de distintas nacionalidades. 

"En este momento me veo obligada a decidir entre ser una madre que amamanta o una atleta olímpica. No puedo tener a los dos", había dicho Gaucher en Instagram el 23 de junio.

"Tokio ha dicho que sin amigos, sin familia, sin excepciones. Los fanáticos japoneses estarán presentes, los estadios estarán medio llenos, pero ¿no tendré acceso a mi hija?", había denunciado entonces.

Tras esa denuncia, los organizadores de Tokio 2020 dijeron que los "niños lactantes" pueden acompañar a las atletas olímpicas "cuando sea necesario". Sin embargo, las familias de las competidoras deberían alojarse en un hotel fuera de la Villa Olímpica y las deportistas no podrían salir de la habitación por 20 días para conservar la "inmunidad de la burbuja del equipo".

 

La nadadora y capitana española de la selección de nado sincronizado, Ona Carbonell, denunció en sus redes sociales que las estrictas medidas impuestas por el gobierno japonés en los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) le imposibilitan viajar con su hijo de 11 meses, que está en período de lactancia. "Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él", escribió en sus redes donde sumó un video que explica qué medidas se lo imposibilitan.

"Juegos Olímpicos y conciliación familiar. Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí", agregó Carbonell.

Según sus declaraciones, las disposiciones del gobierno japonés en el marco de la pandemia "son incompatibles con rendir en los Juegos Olímpicos o pasar tiempo con su familia". La deportista decidió finalmente que no viajará con su familia y subrayó la necesidad de que "la conciliación familiar y el deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".

Los Juegos Olímpicos no aceptan madres

Semanas antes, Kimberley Gaucher, basquetbolista canadiense, había denunciado que los protocolos no le permitían asistir con su bebé de 3 meses y que la organización la obligaba a elegir "entre ser una madre lactante o una deportista olímpica". Y lo mismo ocurrió con otras atletas, de distintas nacionalidades. 

"En este momento me veo obligada a decidir entre ser una madre que amamanta o una atleta olímpica. No puedo tener a los dos", había dicho Gaucher en Instagram el 23 de junio.

"Tokio ha dicho que sin amigos, sin familia, sin excepciones. Los fanáticos japoneses estarán presentes, los estadios estarán medio llenos, pero ¿no tendré acceso a mi hija?", había denunciado entonces.

Tras esa denuncia, los organizadores de Tokio 2020 dijeron que los "niños lactantes" pueden acompañar a las atletas olímpicas "cuando sea necesario". Sin embargo, las familias de las competidoras deberían alojarse en un hotel fuera de la Villa Olímpica y las deportistas no podrían salir de la habitación por 20 días para conservar la "inmunidad de la burbuja del equipo".

 

Leer más