Dibu Martínez: "Siempre confié en que llegaría a la Selección"

El arquero contó su experiencia en la albiceleste a horas de la Finalissima 2022 que Argentina jugará contra Italia.

El arquero titular de la Selección, Emiliano "Dibu" Martínez, contó cómo fue el proceso que lo llevó a ser un jugador determinante en la albiceleste. En diálogo con Hernán Castillo para IP, el canal de la Argentina, Martínez dejó algunas reflexiones sobre su paso por el conjunto mayor, en la previa de la Finalissima 2022 que jugó contra Italia, el miércoles 1 de junio.

Con respecto al furor que se vive actualmente por la Selección Argentina y su lugar dentro del equipo, Emiliano contó: "Fui hace poco a Buenos Aires, no con la Selección, fui más a ver un partido y me di cuenta lo que siente el hincha desde afuera. Fui a ver Venezuela (en La Bombonera) desde la tribuna y me contagiaban a cantar y eso, como uno más. Cuando estás adentro, estás tan metido en lo que tenés que ganar y generar para la Selección que realmente te pasa el tiempo por delante".

"Dibu" Martínez en la Selección

"Siempre confié en que podía llegar", le contó a Castillo el arquero figura del Aston Villa en la Premier League. Martínez fue uno de los jugadores confirmados para enfrentar a la selección de Italia, que no estará en Qatar 2022 pero cuenta con figuras como Giorgio Chiellini, Marco Verratti y Lorenzo Insigne.

Por otra parte, Dibu recordó cómo fue vivir el primer partido con público en Argentina, cuando ya se había consagrado campeón de la Copa América 2021. "En el partido contra Uruguay tenía chuchos de frío y cuando vi a la gente en el estadio alentándome fue increíble. Jugar con público en Argentina, después de diez años de haberme ido del país y con mi familia de Mar del Plata presente fue algo muy especial para mí", explicó. 

Más adelante en la charla, el arquero reflexionó sobre sus primeras apariciones en el equipo de Lionel Scaloni. "Yo me estuve preparando 10 años para esto. Jugué en juvelines, jugué en Europa toda mi vida, nací en Argentina. A mí no me iba a pesar estar en el arco de la Selección, lo sabía desde el día uno. Por eso cuando empecé a jugar era como si ya hubiera jugado muchos partidos. Realmente trabajé para eso y soy un enfermo en crecer", relató.
 

Seguí Selección de Noticias, camino a Qatar con Hernán Castillo todos los sábados 23:00 a 00:00

Ver más
Ver más
Placeholder del video

Copa América: el festejo de “la vieja guardia” en las redes

Después de 28 años sin títulos, la selección argentina volvió a consagrarse en un campeonato. Fue una Copa América que se convirtió en el primer título del plantel de mayores para cuatro jugadores que llevan más de una década en el equipo y tenían la espina clavada de las derrotas en tres finales seguidas: Lionel Messi, Sergio Agüero, Ángel Di María y Nicolás Otamendi.

En sus redes sociales, los cuatro se encargaron de expresar la alegría del triunfo en el Maracaná. “¡Qué hermosa locura! ¡Esto es increíble, gracias, Dios!”, escribió el capitán argentino en el posteo que subió abrazado a la copa. Además, Messi compartió una imagen en el vestuario junto a sus tres históricos compañeros, y los definió como “la vieja guardia”. La imagen fue replicada por todos a excepción de Di María.

El autor del gol prefirió mostrarse primero con la copa que “tanto deseaba” y luego con el 10 argentino. “Era esta amigo. Te lo mereces más que nadie. Sos el mejor del mundo. Lo eras antes de esta final y lo sos ahora después de ser campeón”, le dedicó.

Agüero también se acordó de saludar a su compañero del Barcelona. Para hacerlo, eligió subir una foto en la que se los veía abrazados en 2008, después de obtener la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Beijing, y este sábado, con la de la Copa América 2021. “Y un día se nos dio”, señaló.

El héroe de la semifinal

Si hubo un jugador al que la Copa América le cambió la vida, ése fue Emiliano “Dibu” Martínez. El arquero de la selección ganó notoriedad en la tanda de penales frente a Colombia y en la final tuvo dos intervenciones sustanciales.

En sus redes, “Dibu” compartió varias imágenes del festejo: una con el trofeo, una con Messi y otra después de recibir el premio al Mejor Arquero del torneo. “Lo hicimos para todos los argentinos, orgulloso de ser argentino, Leo Messi, toda tuya animal”, le señaló al capitán argentino, quien también posteó una instantánea con él en donde lo definió como un “crack”.

 

Después de 28 años sin títulos, la selección argentina volvió a consagrarse en un campeonato. Fue una Copa América que se convirtió en el primer título del plantel de mayores para cuatro jugadores que llevan más de una década en el equipo y tenían la espina clavada de las derrotas en tres finales seguidas: Lionel Messi, Sergio Agüero, Ángel Di María y Nicolás Otamendi.

En sus redes sociales, los cuatro se encargaron de expresar la alegría del triunfo en el Maracaná. “¡Qué hermosa locura! ¡Esto es increíble, gracias, Dios!”, escribió el capitán argentino en el posteo que subió abrazado a la copa. Además, Messi compartió una imagen en el vestuario junto a sus tres históricos compañeros, y los definió como “la vieja guardia”. La imagen fue replicada por todos a excepción de Di María.

El autor del gol prefirió mostrarse primero con la copa que “tanto deseaba” y luego con el 10 argentino. “Era esta amigo. Te lo mereces más que nadie. Sos el mejor del mundo. Lo eras antes de esta final y lo sos ahora después de ser campeón”, le dedicó.

Agüero también se acordó de saludar a su compañero del Barcelona. Para hacerlo, eligió subir una foto en la que se los veía abrazados en 2008, después de obtener la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Beijing, y este sábado, con la de la Copa América 2021. “Y un día se nos dio”, señaló.

El héroe de la semifinal

Si hubo un jugador al que la Copa América le cambió la vida, ése fue Emiliano “Dibu” Martínez. El arquero de la selección ganó notoriedad en la tanda de penales frente a Colombia y en la final tuvo dos intervenciones sustanciales.

En sus redes, “Dibu” compartió varias imágenes del festejo: una con el trofeo, una con Messi y otra después de recibir el premio al Mejor Arquero del torneo. “Lo hicimos para todos los argentinos, orgulloso de ser argentino, Leo Messi, toda tuya animal”, le señaló al capitán argentino, quien también posteó una instantánea con él en donde lo definió como un “crack”.

 

Ver más
Ver más

El papá de “Dibu Martínez” no pudo creer la reacción de su hijo

El papá de Emiliano “Dibu” Martínez, Beto Martínez, contó en Somos PM cómo vivió la semifinal de la Copa América. “Emiliano no es así, es muy raro, me extrañó”, aseguró, sorprendido por la forma en la que se dirigió a sus rivales en la tanda de penales. De todas formas, remarcó que suele hablar mucho en la cancha y que la diferencia es que cuando un estadio está repleto, sus gritos no se escuchan tanto.

El padre de “Dibu” explicó que la situación pudo haberse dado por “alguna rivalidad”, aunque descartó que tuviera que ver con la lesión que Yerry Mina le provocó en el partido por eliminatorias del 8 de junio. “Emi es profesional, sabe que capaz no fue intencional. Me parece que todo el partido se peleó con Messi, con los compañeros. Algo pasó, todavía no hablé con él”, explicó.

Beto Martínez contó que vivió con muchos “nervios” la semifinal de la Copa pero sabe que su hijo forma parte de un buen grupo y eso lo deja más “tranquilo”. En este contexto, afirmó: “Compartí mucho con él desde los seis años. Ahora está en lo máximo y jugar a ese nivel es muy emotivo. Te llena tanto de alegría que no sabés qué hacer”.

 

Podés ver Somos PM con Pía Slapka, Anita Sicilia y Maximiliano Legnani de lunes a viernes de 14 hs a 17 hs por IP Noticias

El papá de Emiliano “Dibu” Martínez, Beto Martínez, contó en Somos PM cómo vivió la semifinal de la Copa América. “Emiliano no es así, es muy raro, me extrañó”, aseguró, sorprendido por la forma en la que se dirigió a sus rivales en la tanda de penales. De todas formas, remarcó que suele hablar mucho en la cancha y que la diferencia es que cuando un estadio está repleto, sus gritos no se escuchan tanto.

El padre de “Dibu” explicó que la situación pudo haberse dado por “alguna rivalidad”, aunque descartó que tuviera que ver con la lesión que Yerry Mina le provocó en el partido por eliminatorias del 8 de junio. “Emi es profesional, sabe que capaz no fue intencional. Me parece que todo el partido se peleó con Messi, con los compañeros. Algo pasó, todavía no hablé con él”, explicó.

Beto Martínez contó que vivió con muchos “nervios” la semifinal de la Copa pero sabe que su hijo forma parte de un buen grupo y eso lo deja más “tranquilo”. En este contexto, afirmó: “Compartí mucho con él desde los seis años. Ahora está en lo máximo y jugar a ese nivel es muy emotivo. Te llena tanto de alegría que no sabés qué hacer”.

 

Podés ver Somos PM con Pía Slapka, Anita Sicilia y Maximiliano Legnani de lunes a viernes de 14 hs a 17 hs por IP Noticias

Ver más
Ver más

“Dibu” Martínez: la perseverancia como bandera

Con tres penales atajados sobre cuatro que le patearon en la serie, Damián Emiliano Martínez, conocido como “Dibu”, se convirtió en la figura del partido. Argentina venció 3 a 2 a Colombia en la tanda definitoria de las semifinales de la Copa América, después del empate en los 90 minutos regulares, y su nombre ganó popularidad inmediata. Fotos del partido, memes y familiares suyos fueron la comidilla de las redes sociales y los medios desde la noche del martes.

En septiembre de 2020 se convirtió en el arquero más caro de la historia del fútbol argentino, cuando el Aston Villa desembolsó 21 millones de euros para comprarle su pase al Arsenal. La transacción dio sus frutos: “Dibu” fue titular en los 38 partidos de su club en la liga inglesa, una de las más importantes del mundo, y recibió 46 goles. Solo tres equipos concedieron menos tantos que él, que además terminó con la valla invicta en 15 encuentros. Como resultado, se quedó con el “Guante de Oro” de la competición.

Con 28 años, Martínez entró tarde en el radar de los argentinos menos estudiosos del fútbol. Por eso, fue una sorpresa la convocatoria de Lionel Scaloni, que lo llamó para el comienzo de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022, en octubre de 2020. Ocho meses más tarde, hacía su debut frente a Chile en un partido que terminó empatado 1 a 1. Esa presentación y la siguiente, fueron suficientes para que el entrenador argentino confiara en él para la competencia que se avecinaba, la Copa América, donde partido a partido acrecentó su figura.

De Mar del Plata al mundo

Con apenas 14 años, Emiliano armó un bolso y fue a probarse a tres de los clubes más importantes del país: River, Boca e Independiente. Fue este último el que le dio lugar, después de que fuera rechazado por las otras dos instituciones. Allí pudo cruzarse con Miguel “Pepé” Santoro, una eminencia del conjunto de Avellaneda que se desempeñó como arquero y ayudó a Martínez a pulir su estilo. Además, fue el responsable de ponerle su apodo, “Dibu”, en honor a la recordada novela argentina de los 90. “‘Pepé’ fue para mí como una madre que enseña a caminar a un hijo”, llegó a decir Emiliano. Con Santoro viajó a Inglaterra, luego de que el Arsenal pagara una suma inicial de 500 mil euros por él. 

El club londinense había visto su desempeño en el Sudamericano Sub 17 del 2009, en donde Argentina salió subcampeón después de perder por penales con Brasil. “Dibu” demostró su valía y esa vez también atajó tres disparos durante la tanda que definió la competencia. Claro que, por su edad, el Arsenal lo tenía en cuenta más por su proyección a futuro que por su presente futbolístico, y Emiliano tuvo que esperar para debutar. En el medio comenzaron a llegar los préstamos a clubes de menor peso como Oxford United, Sheffield Wednesday, Wolverhampton y Reading, en Inglaterra, y el Getafe en España.

Cuando descubrió el valor de la salud mental y el yoga

Diez años después de su llegada a Inglaterra, a “Dibu” le llegó la oportunidad en el Arsenal. Tras la lesión de Bernd Leno, el arquero titular, defendió el arco en las dos copas ganadas en Inglaterra: la FA y la Community Shield. El nivel de exposición fue el que despertó el interés del Aston Villa mencionado anteriormente, pero no fue ése el mayor logro de esa época.

En los años en el club de Londres, Martínez conoció una práctica que lo ayudó mucho. La institución daba talleres gratuitos de yoga y de pilates, y después de probar ambos se quedó con el primero. “Es algo muy bueno, sirve para estirar los músculos, para cuidarte. Sobre todo porque acá las temporadas son muy largas y éste es un equipo que tiene un desgaste de tres partidos por semana”, afirmó. 

También fue en Arsenal cuando sintió que necesitaba terapia para superar los “malos momentos”, como los definió en una entrevista con Página/12. "Cuando me fui del club nos propusimos trabajar juntos porque creo que superamos la frustración juntos y ahora estamos sacando los frutos. Crezco año a año, y es por él", aseguró.

La fortaleza mental, la clave

Las sesiones con su psicólogo dieron sus frutos. Argentina necesitaba un arquero con presencia, que diera confianza en el arco y la transmisión del partido contra Colombia evidenció ese trabajo de años en Londres. "Yo te conozco, yo te conozco. Sé la posición y te lo atajo", le dijo a Yerry Mina antes de que le pateara. “Te como”, le repitió al jugador que lo lesionó un mes antes en el cruce por eliminatorias con Colombia.

Cuando el defensor colombiano pateó, “Dibu” se tiró hacia su izquierda y cumplió. Ni la presión de su primera definición por penales con la selección mayor, ni la extrañeza de haber conocido por videollamada a su hija recién nacida, cinco días antes del encuentro, lo quebraron en el trascendental momento. “Nosotros tenemos un gran entrenador y al mejor del mundo", dijo al finalizar el partido, completamente emocionado.

El sábado le llegará su primera final con la selección mayor, nada más y nada menos que contra Brasil, el gran favorito.

Con tres penales atajados sobre cuatro que le patearon en la serie, Damián Emiliano Martínez, conocido como “Dibu”, se convirtió en la figura del partido. Argentina venció 3 a 2 a Colombia en la tanda definitoria de las semifinales de la Copa América, después del empate en los 90 minutos regulares, y su nombre ganó popularidad inmediata. Fotos del partido, memes y familiares suyos fueron la comidilla de las redes sociales y los medios desde la noche del martes.

En septiembre de 2020 se convirtió en el arquero más caro de la historia del fútbol argentino, cuando el Aston Villa desembolsó 21 millones de euros para comprarle su pase al Arsenal. La transacción dio sus frutos: “Dibu” fue titular en los 38 partidos de su club en la liga inglesa, una de las más importantes del mundo, y recibió 46 goles. Solo tres equipos concedieron menos tantos que él, que además terminó con la valla invicta en 15 encuentros. Como resultado, se quedó con el “Guante de Oro” de la competición.

Con 28 años, Martínez entró tarde en el radar de los argentinos menos estudiosos del fútbol. Por eso, fue una sorpresa la convocatoria de Lionel Scaloni, que lo llamó para el comienzo de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022, en octubre de 2020. Ocho meses más tarde, hacía su debut frente a Chile en un partido que terminó empatado 1 a 1. Esa presentación y la siguiente, fueron suficientes para que el entrenador argentino confiara en él para la competencia que se avecinaba, la Copa América, donde partido a partido acrecentó su figura.

De Mar del Plata al mundo

Con apenas 14 años, Emiliano armó un bolso y fue a probarse a tres de los clubes más importantes del país: River, Boca e Independiente. Fue este último el que le dio lugar, después de que fuera rechazado por las otras dos instituciones. Allí pudo cruzarse con Miguel “Pepé” Santoro, una eminencia del conjunto de Avellaneda que se desempeñó como arquero y ayudó a Martínez a pulir su estilo. Además, fue el responsable de ponerle su apodo, “Dibu”, en honor a la recordada novela argentina de los 90. “‘Pepé’ fue para mí como una madre que enseña a caminar a un hijo”, llegó a decir Emiliano. Con Santoro viajó a Inglaterra, luego de que el Arsenal pagara una suma inicial de 500 mil euros por él. 

El club londinense había visto su desempeño en el Sudamericano Sub 17 del 2009, en donde Argentina salió subcampeón después de perder por penales con Brasil. “Dibu” demostró su valía y esa vez también atajó tres disparos durante la tanda que definió la competencia. Claro que, por su edad, el Arsenal lo tenía en cuenta más por su proyección a futuro que por su presente futbolístico, y Emiliano tuvo que esperar para debutar. En el medio comenzaron a llegar los préstamos a clubes de menor peso como Oxford United, Sheffield Wednesday, Wolverhampton y Reading, en Inglaterra, y el Getafe en España.

Cuando descubrió el valor de la salud mental y el yoga

Diez años después de su llegada a Inglaterra, a “Dibu” le llegó la oportunidad en el Arsenal. Tras la lesión de Bernd Leno, el arquero titular, defendió el arco en las dos copas ganadas en Inglaterra: la FA y la Community Shield. El nivel de exposición fue el que despertó el interés del Aston Villa mencionado anteriormente, pero no fue ése el mayor logro de esa época.

En los años en el club de Londres, Martínez conoció una práctica que lo ayudó mucho. La institución daba talleres gratuitos de yoga y de pilates, y después de probar ambos se quedó con el primero. “Es algo muy bueno, sirve para estirar los músculos, para cuidarte. Sobre todo porque acá las temporadas son muy largas y éste es un equipo que tiene un desgaste de tres partidos por semana”, afirmó. 

También fue en Arsenal cuando sintió que necesitaba terapia para superar los “malos momentos”, como los definió en una entrevista con Página/12. "Cuando me fui del club nos propusimos trabajar juntos porque creo que superamos la frustración juntos y ahora estamos sacando los frutos. Crezco año a año, y es por él", aseguró.

La fortaleza mental, la clave

Las sesiones con su psicólogo dieron sus frutos. Argentina necesitaba un arquero con presencia, que diera confianza en el arco y la transmisión del partido contra Colombia evidenció ese trabajo de años en Londres. "Yo te conozco, yo te conozco. Sé la posición y te lo atajo", le dijo a Yerry Mina antes de que le pateara. “Te como”, le repitió al jugador que lo lesionó un mes antes en el cruce por eliminatorias con Colombia.

Cuando el defensor colombiano pateó, “Dibu” se tiró hacia su izquierda y cumplió. Ni la presión de su primera definición por penales con la selección mayor, ni la extrañeza de haber conocido por videollamada a su hija recién nacida, cinco días antes del encuentro, lo quebraron en el trascendental momento. “Nosotros tenemos un gran entrenador y al mejor del mundo", dijo al finalizar el partido, completamente emocionado.

El sábado le llegará su primera final con la selección mayor, nada más y nada menos que contra Brasil, el gran favorito.

Ver más
Ver más