Agustín Pichot: de Los Pumas al hidrógeno verde

El excapitán de la Selección Argentina de rugby emerge como el principal impulsor de la millonaria inversión australiana en Río Negro.

El anuncio de la millonaria inversión de la empresa australiana Fortescue en la provincia de Río Negro, cotizada en 8.400 millones de dólares para producir energía renovable llamada "hidrógeno verde", tuvo una cara conocida que viene del mundo del deporte. Agustín Pichot fue, durante quince años entre 1995 y 2007, uno de los jugadores más carismáticos de la selección argentina de rugby. Con ellos, jugó cuatro mundiales y fue el capitán de la mejor actuación de la historia de Los Pumas: el histórico tercer puesto logrado en el Mundial de Francia 2007. Por encima de sus dotes de liderazgo en el vestuario, dentro del campo de juego era un hábil y cerebral medio scrum, capaz de organizar la defensa y el juego de pases del equipo. 

Retirado del rugby profesional, Pichot inició su carrera ejecutiva en una empresa familiar dedicada a la producción de vinos, aceto, aceite de oliva y dulce de leche, y luego desembarcó como presidente de una productora televisiva (ahora vinculada con Disney, a través de la cadena deportiva ESPN). A la par, se desarrolló como dirigente de rugby, nacional e internacional. Entre otras tareas, fue el principal impulsor del ingreso de la UAR (Unión Argentina de Rugby) a la liga Rugby Championship que integran las tres naciones más poderosas del hemisferio sur, Australia, Nueva Zelanda y Australia. Ocupó también el puesto de vicepresidente de la International Rugby Board (la FIFA del rugby).

Justamente por estas cuestiones del rugby internacional conoció al magnate Andrew Forrest, dueño de Fortescue. A partir de una creciente relación personal, se integró a a los proyectos de desarrollo sustentable de la empresa australiana para América latina. "Nos conocimos, me dijo que era un 'apasionado' por mi país, me dio un vino y me dijo que quería hacer algo por Argentina y que yo estuviera a cargo. Le dije que no entendía nada de energía pero lo fui a ver a Perth y me convenció de trabajar con él", contó Pichot en Glasgow luego del anuncio del hidrógeno verde para Rïo Negro. 

Quién es Andrew Forrest, el dueño de Fortescue

Forrest es un empresario australiano y actualmente ocupa el puesto 87 entre los ejecutivos más ricos del mundo, según la revista Forbes. Además, es el séptimo empresario australiano más rico del mundo. Conocido por su apodo de estudiante universitario, Twiggy, Forrest fue corredor de bolsa y boxeador amateur. Según los datos que brinda su empresa, Fortescue Metals Group ha invertido más de 30 mil millones de dólares en el desarrollo de diversos proyectos en distintos países y desembolsó más de 1.000 millones de dólares en la transición hacia la descarbonización de sus procesos. 

La empresa se encuentra en Sudamérica esde 2016, con inversiones en Chile, Colombia, Ecuador y Perú, además de Argentina donde adquirió la empresa Argentina Minera (AMINSA) y tiene concesiones mineras en San Juan. A punto de cumplir 60 años, Forrest también el más importante empresario ganadero de la zona oeste de Australia. Su llegada al mundo de la energía renovable se dio con el anuncio de inversión por mil millones de dólares para la creación de una central de hidrogeno verde en Queensland, Australia. 

Leer más
Placeholder de la imagen

El fin de la sociedad fósil: ¿Qué alternativas energéticas quedan?

El gas y el petróleo están empezando a escasear y, además, son la principal causa del cambio ambiental globa. Bruno Fornillo, especialista en geopolítica, conversó con Fernando Duclos sobre los problemas de este modelo de extractivismo y las alternativas que existen para la transición energética.

Esta era quizás sea conocida como el fin de la sociedad fósil. ¿Qué significa esto? que el gas y el petróleo están empezando a escasear y son estos hidrocarburos la principal causa del cambio ambiental global. 

Bruno Fornillo, especialista en geopolítica, conversó con Fernando Duclos sobre los problemas de este modelo de extractivismo y las alternativas que existen para la transición energética. 

"Para modificar esta situación en la que nos encontramos hay que darle más poder al Estado. El neoliberalismo propició una reforma constitucional, un código de minería y una ley de inversiones mineras que otorgó la primacía de los recursos mineros a las provincias. Lo que sucedió es que no hay regulaciones de gran escalas" explicó Fornillo. 

El litio: ¿Una alternativa sustentable?

El Litio es un recurso que sirve para hacer baterías. La clave de este recurso tiene que ver con por un lado, la electro movilidad. La combustión fósil es la principal causa de la contaminación y, el con las baterías de litio se vendría a subsanar este problema a través del transporte eléctrico: Por otro lado, la energía fósil es energía reservada en sí. En cambio, la electricidad, generada por paneles solares o molinos eólicos, no se reserva sino que se consume o se disipa. El principal almacenamiento de esto son las baterías de litio. Por lo tanto, "las baterías de litio están en el corazón de la transición energética que habrá que encarar" afirma el especialista. 

Según explicó Bruno, el Foro de Especialistas de Litio en Argentina que reúne a investigadores del CONICET, propuso declarar al Litio como "un recurso estratégico". Esto es porque debe estar "controlado por el Estado Nacional y en mano de todos y todas. Es clave para la transición energética".

 

Podés ver IP Global, conducido por Fernando Duclos, todos los sábados a las 21 por la pantalla de IP.

Leer más

Martínez: "Las tarifas deben aumentar muy por debajo de los salarios"

El secretario de Energía de la Nación pasó por IP Noticias Edición Central.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, analizó en IP Noticias Edición Central el panorama de su sector, los posibles aumentos tarifarios que pueda haber en lo que queda de este año y su exposición en el Senado por el proyecto de Ley de Hidrocarburos.

En diálogo con Noelia Barral Grigera y Gabriel Sued, el funcionario se refirió además a la discusión en el Frente de Todos por el déficit fiscal y la ayuda social, con la contracara de lo que fue la derrota electoral. "Creo que el electorado leyó que hubo un ajuste fiscal y me parece que Cristina lee mejor que nadie lo que la sociedad argentina demanda. Por eso el resultado de las elecciones", dijo.

¿Cómo se le explica al ciudadano o a la ciudadana que no está tan metida en temas energéticos qué relevancia tiene esta decisión que se tomó en Estados Unidos sobre el biodiesel y el proyecto de ley de producción hidrocarburífera?

—Me parece que esa y cualquier decisión que vaya en contra de la producción nacional nunca es buena. Nunca es buena porque eso significa imposibilidad de ampliar las fuentes de trabajo. Y creo, estoy convencido, que la salida de Argentina es con trabajadores cobrando un salario y con ese salario consumiendo bienes y servicios. Entonces, todo aquello que vaya contra la producción nacional no es una buena noticia. De hecho, y uniendo las dos preguntas, acabamos de presentar en el Congreso, en el Senado, un proyecto de promoción de inversiones para incrementar la producción, en este caso de gas y petróleo. Pero digo, cualquier producción nacional que se incremente siempre es bueno para la Argentina. Además, esa producción tiene posibilidad de exportación, además de ser bueno para los puestos de trabajo, además de ser bueno para las Pymes, para la industria, en este caso de la promoción de inversión de hidrocarburos para las provincias que van a percibir regalías. También es bueno para las arcas del Banco Central de la República Argentina, porque al poder tener saldos exportables eso fortalece las arcas. Así que digo, son dos noticias totalmente contrarias, pero lo que necesita la Argentina es producir más, tener argentinos y argentinas que puedan trabajar y a su vez garantizar el autoabastecimiento energético. Y si además de eso logramos saldos, deportarlo y conseguir divisas.

—Este proyecto que acaban de presentarnos en el Senado, de promoción de inversiones hidrocarburíferas es estructural, pero es un poco alejado de la gente. ¿Por qué sería algo importante?

—Sí, es un régimen de promoción de inversiones y lo que busca es primero garantizar el autoabastecimiento. Si logramos garantizar abastecimiento, por ejemplo, en gas, dejaríamos de importar de traer barcos. Eso es no solamente la energía que se paga en dólares, sino que es mucho más cara que producirlo en la Argentina con trabajadores argentinos, con Pymes argentinas que se sumen al proceso de producción, con industria argentina que produce los bienes necesarios y esa industria está distribuida a lo largo y ancho de nuestro país. No es solo las cuencas productoras, porque mucha de esa industria está en el conurbano, está en Santa Fe, está en Córdoba, que genera los bienes necesarios. Con lo cual, ahí hay un círculo virtuoso. Ahora, por supuesto que estamos hablando de un proceso de mediano y largo plazo. Y los problemas de Argentina hoy pasan más por los problemas que tenemos para llegar a fin de mes, por los problemas que tenemos para resolverlos. Además de una pandemia que nos tiene angustiados, hay una pandemia, hay angustia e incertidumbre. Son dos cosas muy compleja angustia, porque todos nos ha pasado de algún familiar, un conocido, un pariente o solamente una Argentina, una Argentina que se contagie o que hayamos perdido. Y estamos angustiados porque eso está pasando y la incertidumbre de no saber cuándo termina. Porque eso es otro proceso. Sí te puedo hacer una relación directa de que va a haber un beneficio concreto. Primero es el hecho de no importar energía. Es más barato, con lo cual no impacta en el esquema en cuanto a los costos. Segundo, todo el círculo virtuoso de generar empleo, como te decía, esto es con los trabajadores adentro, en vez de estar suspendidos, están en los equipos perforando y generando. Además, en el caso de gas puntualmente bueno, más producción de gas para que todos los argentinos tengan la misma calidad y cantidad de servicio, vivas frente al Obelisco o vivan miles de kilómetros del mismo. Nos merecemos tener el mismo servicio. Y en la Argentina todavía hay muchas regiones sin gas. Hay provincias completas, todavía sin gas. Y en el caso de petróleo, bueno, también la posibilidad de tener nuestra propia producción. Y si logramos autoabastecernos, que es lo principal, donde no solamente tener un mandato del presidente, la vicepresidenta, sino también lo que establece la Ley de Hidrocarburos primero. Asegurar autoabastecimiento y luego lograr saldos, incrementar la producción para lograr saldos exportables y de esta manera fortalecer el Banco Central. Y si tenemos dólares, también podemos resolver algunos otros problemas estructurales que tiene la Argentina.

—¿En qué plazos podríamos llegar al auto abastecimiento en gas y en petróleo? 

Nosotros estamos en el tema del gas. La verdad es que hemos lanzado el plan GaseAr hace muy poquito y ya está dando excelentes resultados, pero tenemos un problema de infraestructura. Para sacar ese gas hay que tener un gasoducto que nos permita llevar esa producción a los grandes centros de consumo. Primero a reemplazar todo. Todo lo que importamos para generar electricidad, para tener energía. También importamos gas que traemos en barcos o quemamos combustibles, que es todavía más agresivo con respecto al medio ambiente. Y la verdad es que hace falta esa infraestructura para poder llegar con el gas argentino. Y en el caso del petróleo estamos a niveles interesantes. Hemos venido aumentando el nivel de producción, ya estamos en un esquema que producimos más de lo que el mercado demanda, pero bueno, entendemos que hay una ventana para ir más arriba todavía en este nivel de producción. 

—¿Las tarifas van a acompañar la inflación, como se dijo al principio de este año, o tienen que estar por debajo de la inflación?

—Primero dejame decirte que el régimen de promoción de inversiones no está relacionado con la tarifa porque no fija precio por ahí. Es una redundancia. Pero sí quiero aclararlo, son dos temas. Las tarifas de ninguna manera pueden evolucionar por arriba del salario. Siempre debe que ser por debajo. Nosotros lo que necesitamos es que cada vecino y cada vecina, en términos porcentuales, no tenga que destinar cada vez más dinero a pagar las tarifas y por ende dejar de consumir otros bienes y servicios. Porque estamos hablando de salarios, que no es que sobra. El Presidente de la Vicepresidenta tomará una decisión de que la evolución de las tarifas sea menor a la evolución del salario. Me parece que esas decisiones acertadas por supuesto que no pueden estar congeladas eternamente. Pero también es muy claro que depende cómo está la situación económica en el país. 

—¿Este año volverá a haber aumentos?

—Este año se van a quedar ahí y es un esquema razonable. Por eso digo, hace falta que evolucione el bolsillo de los argentinos y evolucione la capa del salario real. Quiero decir, la capacidad de adquirir bienes y servicios. Ahí podemos estar pensando en otro esquema, pero mientras tanto creemos que ha sido una buena decisión del presidente y la vicepresidenta de que sea de un dígito.

—¿Podemos pensar que el año que viene el aumento va a ser mayor al de este año?

—Tiene que ser por debajo de la evolución de los salarios. Hay bordes que tienen que ver con ver con las definiciones que va tomando el Presidente, la Vicepresidenta, el Ministro de Economía. Pero digo, está muy claro en este proyecto y, para llevar tranquilidad a la ciudadanía, tiene que ser muy por debajo del salario.

—Venimos de una semana muy intensa en cuanto a discusión interna en el oficialismo. ¿Cómo viviste esta semana tan fuerte con el cruce entre el Presidente y la Vicepresidenta?

—Estábamos presentando este proyecto de promoción de inversiones. La verdad es que lo, si me permiten, no es eso, sino el resultado electoral. Esto es lo que nosotros tenemos que analizar y recibir ese llamado de atención del electorado. El electorado nos votó porque les dijimos a los argentinos que iban a estar mejor y la verdad que luego vino la pandemia. Una situación que por supuesto que es global, de incertidumbre generalizado y hay que adecuar y determinar algunos objetivos para que la gente esté mejor. Y creo que eso ha sido lo grave de estos días, ha sido ese resultado electoral. Y creo que vamos a poder, antes de las generales, poder llegar con un mensaje mucho más claro y más contundente para que el entorno entienda hacia dónde vamos. Por supuesto que en Pandemia no es fácil, pero no es la excusa. Como te decía al comienzo, es con trabajo, con trabajadores y trabajadoras que puedan tener la oportunidad que con su salario elegir los bienes de consumo que quieren consumir. 

—Te puedo meter en un problema para la despedida. Cristina dijo que hubo un ajuste fiscal. Guzmán dice no hubo un ajuste fiscal, ¿cuál es tu visión?

—Yo creo que el electorado leyó eso. Me parece que Cristina lee mejor que nadie lo que la sociedad argentina demanda y el electorado leyó eso. Por eso el resultado de las elecciones.

IP Noticias Edición Central se emite por la pantalla de IP de lunes a viernes de 20 a 22, con la conducción de Noelia Barral Grigera y Gabriel Sued.

Leer más

Guzmán anunció la ampliación del Programa Hogar

El Gobierno nacional pasará a subsidiar el 80% del valor de las garrafas en los sectores más vulnerables.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció este jueves junto al secretario de Energía, Darío Martínez, y la directora ejecutiva de la Anses, Fernanda Raverta, la ampliación del monto que se transfiere por garrafa a cada beneficiario del programa Hogar, el cual aumentará de $338 a $414. Esta iniciativa del Gobierno subsidia parte del costo de la garrafa de gas. Con este aumento, el porcentaje subsidiado para una garrafa de 10 kilos pasa del 65 al 80 por ciento.

"La ampliación del Programa Hogar permitirá reducir el costo de acceso a la garrafa de gas y alcanzar con el beneficio a más hogares. Se trata de una política progresiva que cuida a los sectores más vulnerables, al mismo tiempo que trabajamos en mejorar la infraestructura para la provisión de gas natural en todo el territorio nacional", sostuvo Guzmán a través de un comunicado.

La ampliación del subsidio significa un aumento de 23% respecto al monto subsidiado hasta el momento en materia de gas envasado (GLP) y representa la recuperación y puesta en valor del dicho programa, destinado a los sectores más vulnerables de la sociedad. De esta manera, se garantiza el derecho y el acceso a la energía a los hogares y Entidades de Bien Público que no cuentan con conexión a la red de gas.

Por su parte, Darío Martínez precisó: “Hemos tomado la decisión de volver a la cobertura del 80%, que era el nivel de subsidio aplicado por el gobierno de Cristina Fernández a partir del año 2015, pero que luego se fue reduciendo y llegó a estar por debajo del 50 por ciento en 2019. También estamos recuperando a casi un millón de hogares a los que se les había quitado el beneficio durante la gestión anterior, llegando hoy a más de 2,8 millones por mes”.

Del anuncio, también participó Ricardo Ramírez, director nacional de Desarrollo Tecnológico y Relaciones con la Comunidad de la Secretaría de Energía.

Leer más

Récord en el precio del petróleo

El precio del barril de petróleo alcanza este martes un precio de 77,58 dólares, el máximo registrado desde octubre de 2018, después del fracaso en las negociaciones entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus asociados, Rusia entre ellos. El barril de crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, llega a marcar un precio de 76,77 dólares. En lo que va de 2020, el precio del barril de crudo ya aumentó un 51% en su variedad Brent y un 58% en la clase WTI.

Los ministros de petróleo de la OPEP+ debían volver a reunirse el lunes tras no haber logrado un acuerdo frente a la intransigente posición de los Emiratos Árabes, el cuarto mayor exportador de petróleo del mundo. Las conversaciones no lograron superar el estancamiento y alcanzar la unanimidad necesaria antes del inicio de una reunión formal. La reunión fue "suspendida", según declaró Mohammed Barkindo, secretario general de la OPEP. "La fecha de la próxima reunión se decidirá a su debido tiempo".

"El aplazamiento de la reunión de la OPEP+ acerca al mercado a un agosto sin barriles extra, y por eso los precios del petróleo subieron inmediatamente con la noticia", dijo Louise Dickson, de la consultora Rystad Energy. Arabia Saudita y Rusia impulsan una propuesta para aumentar la producción en 400.000 barriles diarios cada mes desde agosto hasta diciembre y para ampliar el acuerdo de suministro OPEP+, acordado el año pasado, más allá de su fecha de finalización prevista para abril de 2022. Aunque los Emiratos Árabes apoyan aumento de la producción, han exigido que la producción de referencia -a partir de la cual se calculan los recortes de suministro- tenga en cuenta su mayor capacidad de producción y se revise antes de acordar la ampliación del acuerdo.

 

El precio del barril de petróleo alcanza este martes un precio de 77,58 dólares, el máximo registrado desde octubre de 2018, después del fracaso en las negociaciones entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus asociados, Rusia entre ellos. El barril de crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, llega a marcar un precio de 76,77 dólares. En lo que va de 2020, el precio del barril de crudo ya aumentó un 51% en su variedad Brent y un 58% en la clase WTI.

Los ministros de petróleo de la OPEP+ debían volver a reunirse el lunes tras no haber logrado un acuerdo frente a la intransigente posición de los Emiratos Árabes, el cuarto mayor exportador de petróleo del mundo. Las conversaciones no lograron superar el estancamiento y alcanzar la unanimidad necesaria antes del inicio de una reunión formal. La reunión fue "suspendida", según declaró Mohammed Barkindo, secretario general de la OPEP. "La fecha de la próxima reunión se decidirá a su debido tiempo".

"El aplazamiento de la reunión de la OPEP+ acerca al mercado a un agosto sin barriles extra, y por eso los precios del petróleo subieron inmediatamente con la noticia", dijo Louise Dickson, de la consultora Rystad Energy. Arabia Saudita y Rusia impulsan una propuesta para aumentar la producción en 400.000 barriles diarios cada mes desde agosto hasta diciembre y para ampliar el acuerdo de suministro OPEP+, acordado el año pasado, más allá de su fecha de finalización prevista para abril de 2022. Aunque los Emiratos Árabes apoyan aumento de la producción, han exigido que la producción de referencia -a partir de la cual se calculan los recortes de suministro- tenga en cuenta su mayor capacidad de producción y se revise antes de acordar la ampliación del acuerdo.

 

Leer más