Gatillo fácil: víctimas del pasado y del presente

Un informe de Telenueve e IP Noticias detallas casos de violencia institucional ejercidos por fuerzas de seguridad y sin resolución judicial.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires, según la Coordinadora contra la Represión Policial (CORREPI), fue acusada de 121 fusilamientos por "gatillo fácil" en los últimos cinco años. En términos de violencia institucional, las víctimas más comunes tienen entre 15 a 25 años y pertenecen a las clases más humildes

Según el CELS, las fuerzas federales son responsables del 38,10% de los casos, la Policía de la provincia de Buenos Aires acumula un 31,75% y la Policía de la Ciudad un 25,40%. 

"Son muchos casos, desgraciadamente desde que empezó la democracia tampoco hemos podido terminar con este avasallamiento de la policía y la fuerza; deberíamos debatir mucho de la seguridad que queremos", dijo Roxana Cainzos, la mamá de Nehuén Rodríguez, quien fue atropellado por oficiales de la metropolitana.

Casos de gatillo fácil

Nehuén estaba conduciendo una motocicleta de regreso a su casa, cuando con luz verde a su favor, fue atropellado por un móvil policial que lo arrastró más de 20 metros. Su madre declaró que las cámaras de seguridad mostraron cómo los oficiales cercaron el lugar durante 45 minutos antes de llevarlo al Hospital Argerich, donde falleció por sus heridas.

"Pudimos ver cómo el oficial que estaba a cargo, salió hasta la esquina, fríamente y sin ver a mi hijo", atestiguó Cainzos.

En septiembre del 2002 también se dio uno de los casos más reconocidos de violencia institucional: Ezequiel Demonty fue detenido y obligado por agentes de la Policía Federal Argentina a cruzar el Riachuelo desde Pompeya hasta Valentín Alsina. El joven, quien tenía 18 años, murió ahogado en el recorrido ya que no sabía nadar. La Policía sostuvo que Demonty y sus amigos habían sido denunciados por el robo de una bicicleta, pero este cargo fue pronto desmentido. Tres agentes involucrados fueron condenados a prisión perpetua, mientras otros seis involucrados recibieron penas de entre 3 y 5 años por omisión de evitar los delitos cometidos.

"El recorrido es muy duro. Seguimos sintiendo el mismo dolor del primer día. La invención de causas es una práctica de las fuerzas de seguridad en el tiempo que sea, ya sea dictadura o gobierno neoliberal. A Ezequiel le inventaron que se quiso robar una bicicleta, un taxi, después que le quiso robar a alguien que salía de trabajar. Siempre que hay un pibe de barrio se lo quiere culpar", había declarado en entrevista Leonardo Demonty, hermano de la víctima.

Ver más
Ver más
Placeholder del video

Las claves de la alta desocupación en Argentina

Un conjunto de jóvenes sub 25 cuenta su historia en el mercado de trabajo en "Empleo Joven: una deuda pendiente", un informe de TL9 e IP.
Un conjunto de jóvenes sub 25 cuenta su historia en el mercado de trabajo en "Empleo Joven: una deuda pendiente", un informe de TL9 e IP.
Ver más
Ver más

¿Quién regula los precios en las verdulerías?

La cronista Lupita Rolón recorrió todas las aristas de la producción frutihortícola para tratar de entender por qué los precios en las verdulerías aumentan de manera exponencial. En el recorrido indagó en la historia de Juan Carlos Ruiz, pequeño productor en una granja; Fabián Zeta, presidente de la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas del Mercado Central; y Franco Ramirez, empleado de una verdulería minorista.

"El formador de precio siempre son los mercados. La gran culpa la tienen los supermercados, porque son los deformadores de precios", sostiene el representante Zeta. En contrapartida, Ruiz piensa que la fijación de precios no tiene control: "En mi opinión, a veces se les va la mano al remarcar los precios, porque nosotros vemos la diferencia sobre lo que nos pagan a nosotros y lo que le llega al argentino a su mesa", comenta.

Desde un punto vista microeconómico, Ramírez entiende bien los comentarios: "Sabemos que cuando sube la nafta, en una semana vas a tener más arriba los impuestos, vas a tener más arriba la comida y todos los negocios", concluye. Los precios de las verdulerías minoristas saben que tienen que competir con los parámetros de los precios que imponen los grandes productores y que todo produce un efecto dominó que termina en el sobreprecio de la mayoría de los productos perecederos.

La cronista Lupita Rolón recorrió todas las aristas de la producción frutihortícola para tratar de entender por qué los precios en las verdulerías aumentan de manera exponencial. En el recorrido indagó en la historia de Juan Carlos Ruiz, pequeño productor en una granja; Fabián Zeta, presidente de la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas del Mercado Central; y Franco Ramirez, empleado de una verdulería minorista.

"El formador de precio siempre son los mercados. La gran culpa la tienen los supermercados, porque son los deformadores de precios", sostiene el representante Zeta. En contrapartida, Ruiz piensa que la fijación de precios no tiene control: "En mi opinión, a veces se les va la mano al remarcar los precios, porque nosotros vemos la diferencia sobre lo que nos pagan a nosotros y lo que le llega al argentino a su mesa", comenta.

Desde un punto vista microeconómico, Ramírez entiende bien los comentarios: "Sabemos que cuando sube la nafta, en una semana vas a tener más arriba los impuestos, vas a tener más arriba la comida y todos los negocios", concluye. Los precios de las verdulerías minoristas saben que tienen que competir con los parámetros de los precios que imponen los grandes productores y que todo produce un efecto dominó que termina en el sobreprecio de la mayoría de los productos perecederos.

Ver más
Ver más