Alberto Fernández: "El triunfo es nunca darse por vencido"

Ante una multitud en Plaza de Mayo, el presidente convocó a la unidad del Frente de Todos para la "segunda etapa" del Gobierno.

El presidente Alberto Fernández encabezó el acto por el Día de la Militancia en Plaza de Mayo y aseguró que "el triunfo no es vencer, sino nunca darse por vencido"

"En estos días, todos venimos leyendo, viendo por televisión y escuchando por radio una pregunta repetida: 'si perdieron, ¿qué celebran?'. A cada uno de ellos, los compañeros les decimos que el triunfo no es vencer, sino nunca darse por vencido", afirmó Fernández, en lo que se entiende como una respuesta a la oposición.

El interbloque opositor le reclamó al Frente de Todos que acepten la derrota, luego de que el oficialismo festejara los resultados obtenidos durante los comicios del último domingo, en los cuales JxC ganó en 13 jurisdicciones mientras que el oficialismo en nueve. 

También reflexionó sobre la militancia presente frente a la Casa Rosada y le agradeció la tarea realizada durante la campaña electoral, por movilizarse en cada barrio, ciudad, municipio y provincia. "Militar en política es, por sobre todas las cosas, un enorme acto de amor", indicó.

"Las urnas del domingo pasado y de las PASO nos dejaron un mensaje y escuchamos. Corregimos cosas y dictamos medidas y mejoramos muchas cosas. Hubo compatriotas que reconocieron ese esfuerzo, y aunque nos acompañó mucha más gente, hay muchos que descreen y esperan que este gobierno haga mucho más", agregó.

Asimismo, apuntó contra los medios de comunicación por preparar "un estallido en la Argentina" tras los comicios legislativos, y expresó que "lo vio con mucho dolor". 

"Especularon con el dólar, nos avisaron que iban a terminar con la indemnización de los despidos, oímos  que buscaban tomar la presidencia de la Cámara de Diputados. Hasta un presunto periodista, de uno de esos grandes diarios, que se animó a decir que esta semana iba a haber una asamblea legislativa para destituir al presidente. El Presidente que está acá es el que eligió el pueblo", manifestó.

En tanto, el Jefe de Estado se refirió al expresidente Mauricio Macri y al nuevo diputado, Javier Milei. "Si macri no quiere hablar, que se quede solo con sus amigos haciendo negocios. Si Milei no quiere hablar que se quede encerrado con aquellos compañeros que tiene, que reniegan la diversidad, y niegan el terrorismo de estado. Nada tenemos que hablar con ellos", dijo.

Por otro lado, el Presidente señaló el plan para la segunda mitad de su gestión y pidió el acompañamiento de la militancia. "El primer objetivo es recuperar la economía, poner en marcha la industria y hacer crecer al campo. Y hacer que los ingresos y las riquezas se distribuyan igualitariamente", remarcó

Y añadió: "Debemos también trabajar con mucha firmeza y tenemos que reconstruir las fuerzas de seguridad, para que defiendan a los ciudadanos, que persigan al delincuente y que cuando lo atrapen, que los juzguen rápidamente con jueces dignos".

Para finalizar, Fernández reconoció que "si algo hizo bien el Partido Justicialista, fue la construcción del Frente de Todos" y llamó a los militantes que puedan convencer a otros ciudadanos que "hay otra Argentina posible". "Quiero que el tiempo que se inicia sea un tiempo de profundo debate, quiero que el Frente de Todos se abra y que cada uno pueda decir lo que piensa. Tenemos que hacer lo necesario para que el 2023, aseguremos un triunfo rotundo", insistió.

Y concluyó: "Les pido que recuerden, nadie nos ha vencido y solo es vencido el que pierde sus ganas de luchas, a convencer a todos y todas."

Cientos de personas esperaron alrededor del escenario que fue montado frente a Casa de Gobierno, para conmemorar la fecha histórica que recuerda el regreso al país en 1972 del exlíder del movimiento justicialista Juan Domingo Perón. A su vez, el acto fue una muestra de unidad luego de que el oficialismo sea superado en votos por Juntos por el Cambio (JxC) en las elecciones legislativas y que sea una muestra de “relanzamiento del Gobierno nacional”.

Leer más
Placeholder del video

Alejandro Garfagnini: "Milagro no es culpable de nada"

Con el apoyo de movimientos políticos y sociales se lleva adelante un acampe en Plaza de Mayo para pedir por la liberación de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala. La medida se origina en el marco de los 2 mil días de prisión que cumple Sala, por una condena de fraude a la administración pública, que fue apelada. En este contexto, el vocero de la Tupac Amaru, Alejandro Garfagnini, resaltó el éxito de la actividad que finaliza el viernes. "El acampe superó nuestras expectativas. Logramos constituir una enorme asamblea militante para discutir entre nosotros, con mucha fortaleza. No lo vemos como una forma de presión al Gobierno, sino todo lo contrario. Es la posibilidad de juntarnos, construir poder y transferirlo a nuestro presidente, para que tome las decisiones que tiene que tomar para terminar con la prisión ilegal y arbitraria de Milagro", remarcó el dirigente, en diálogo con Nicolás Artusi y Paloma Bokser, en Imagen Positiva.

Además, Garfagnini repasó los caminos judiciales para que el reclamo por la libertad de Sala pueda concretarse. "Los pasos formales los tiene nuestro gobierno. El indulto no, porque no corresponde. Milagro tiene causas provinciales armadas por Morales, no tiene causas federales. El indulto tiene que ver con cuestiones federales y nosotros no lo pedimos en ningún momento. Además, no nos beneficiaría porque Milagro no es culpable de nada, así que no tiene por qué ser indultada. Hay mecanismos que la política podría resolver como la intervención de la provincia de Jujuy", sintetizó. 

Podés ver Imagen Positiva de lunes a viernes con Paloma Bosker y Nicolás Artusi de 9 hs a 12 hs por IP Noticias

 

Con el apoyo de movimientos políticos y sociales se lleva adelante un acampe en Plaza de Mayo para pedir por la liberación de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala. La medida se origina en el marco de los 2 mil días de prisión que cumple Sala, por una condena de fraude a la administración pública, que fue apelada. En este contexto, el vocero de la Tupac Amaru, Alejandro Garfagnini, resaltó el éxito de la actividad que finaliza el viernes. "El acampe superó nuestras expectativas. Logramos constituir una enorme asamblea militante para discutir entre nosotros, con mucha fortaleza. No lo vemos como una forma de presión al Gobierno, sino todo lo contrario. Es la posibilidad de juntarnos, construir poder y transferirlo a nuestro presidente, para que tome las decisiones que tiene que tomar para terminar con la prisión ilegal y arbitraria de Milagro", remarcó el dirigente, en diálogo con Nicolás Artusi y Paloma Bokser, en Imagen Positiva.

Además, Garfagnini repasó los caminos judiciales para que el reclamo por la libertad de Sala pueda concretarse. "Los pasos formales los tiene nuestro gobierno. El indulto no, porque no corresponde. Milagro tiene causas provinciales armadas por Morales, no tiene causas federales. El indulto tiene que ver con cuestiones federales y nosotros no lo pedimos en ningún momento. Además, no nos beneficiaría porque Milagro no es culpable de nada, así que no tiene por qué ser indultada. Hay mecanismos que la política podría resolver como la intervención de la provincia de Jujuy", sintetizó. 

Podés ver Imagen Positiva de lunes a viernes con Paloma Bosker y Nicolás Artusi de 9 hs a 12 hs por IP Noticias

 

Leer más

A 66 años del bombardeo a Plaza de Mayo

A las 12:40 del 16 de junio de 1955 se escuchó el rugido de las turbinas de los aviones que sobrevolarían Plaza de Mayo: un par de horas después, un grupo de escuadrones de más de 30 aviones ametrallaron y bombardearon la Casa de Gobierno y Plaza de Mayo. El ataque tenía por objetivo acabar con el gobierno y asesinar al entonces presidente Juan Domingo Perón. El grupo que encabezó la autodenominada Revolución Libertadora masacró a la población civil que transitaba la zona y convirtió a la fecha como una de las heridas más terribles del país.

El episodio que fue desatado entre la Marina, la Fuerza Aérea y grupos extremistas fue el inicio del golpe de Estado que se materializaría tres meses después. Luego de bombardear la Plaza y dirigir comandos civiles armados para comenzar ataques y disturbios, se sumó un segundo bombardeo de la Fuerza Aérea con objetivos como la sede de la central sindical, el Departamento Central de Policía, el Edificio de Obras Públicas, la Fundación Eva Perón y la residencia presidencial (en ese momento ubicada en el Palacio Unzué; lo que hoy es la Biblioteca Nacional). Otro grupo de choque tomó las instalaciones de Radio Mitre para proclamar que el "tirano" Perón había muerto.

El saldo final fue mayoritariamente de civiles trabajadores que circulaban una de las zonas más importantes de la Capital argentina. El ataque resultó en un total de 308 personas muertas, más de 700 heridos y daños edilicios en el casco histórico de la ciudad de Buenos Aires.

 

A las 12:40 del 16 de junio de 1955 se escuchó el rugido de las turbinas de los aviones que sobrevolarían Plaza de Mayo: un par de horas después, un grupo de escuadrones de más de 30 aviones ametrallaron y bombardearon la Casa de Gobierno y Plaza de Mayo. El ataque tenía por objetivo acabar con el gobierno y asesinar al entonces presidente Juan Domingo Perón. El grupo que encabezó la autodenominada Revolución Libertadora masacró a la población civil que transitaba la zona y convirtió a la fecha como una de las heridas más terribles del país.

El episodio que fue desatado entre la Marina, la Fuerza Aérea y grupos extremistas fue el inicio del golpe de Estado que se materializaría tres meses después. Luego de bombardear la Plaza y dirigir comandos civiles armados para comenzar ataques y disturbios, se sumó un segundo bombardeo de la Fuerza Aérea con objetivos como la sede de la central sindical, el Departamento Central de Policía, el Edificio de Obras Públicas, la Fundación Eva Perón y la residencia presidencial (en ese momento ubicada en el Palacio Unzué; lo que hoy es la Biblioteca Nacional). Otro grupo de choque tomó las instalaciones de Radio Mitre para proclamar que el "tirano" Perón había muerto.

El saldo final fue mayoritariamente de civiles trabajadores que circulaban una de las zonas más importantes de la Capital argentina. El ataque resultó en un total de 308 personas muertas, más de 700 heridos y daños edilicios en el casco histórico de la ciudad de Buenos Aires.

 

Leer más