Boca campeón de la Copa Argentina

Le ganó a Talleres de Córdoba 5 a 4 por penales. Y se aseguró un lugar en la edición 2022 de la Copa Libertadores, su máximo objetivo.

Boca se consagró campeón de la Copa Argentina en Santiago del Estero: por penales le ganó 5 a 4 a Talleres de Córdoba, luego de empatar 0 a 0 en el tiempo reglamentario. Con la obtención de este título, el equipo dirigido por Sebastián Battaglia se aseguró un lugar en la fase de grupos de la Copa Libertadores 2022.  El arquero Agustín Rossi atajó el segundo remate de la serie de penales al delantero Héctor Fértoli y en Boca no falló ningún jugador. El último tiro desde los 12 pasos lo convirtió el Eduardo "Toto" Salvio y la Copa fue para el club de la Ribera

El plantel xeneize regresó esta madrugada a Buenos Aires y el próximo sábado celebrará ante su público en la Bombonera cuando reciba a Central Córdoba de Santiago del Estero, en el partido que cierre la temporada 2021. 

En la tanda de penales Boca no falló ninguna ejecución, y anotó por intermedio de Rojo, Izquierdoz, Pavón, Sández y Salvio; mientras que para Talleres marcaron Retegui, Méndez, Díaz y Santos. El partido fue trabado desde el inicio, muy disputado en el mediocampo y con pocas situaciones de peligro. Así se mantuvo durante todo su desarrollo. Los nervios de uno y otro lado empezaban a pesar con el correr de los minutos del segundo tiempo, que comenzó con los dos equipos imprecisos y una vez más, sin acciones de riesgo cerca de los arcos. 

La expulsión del mediocampista de Boca Juan Ramírez, a los 21 minutos del complemento, condicionó el desarrollo del resto del partido. Con un hombre más, el equipo cordobés tuvo una oportunidad muy clara cuando Santos se lo perdió abajo del arco tras un gran centro de Díaz desde la izquierda. Boca intentó hacerse fuerte en el medio para aprovechar algún contragolpe con la velocidad del colombiano Sebastián Villa, que dispuso su oportunidad a los 40 minutos pero se quedó sin ángulo para definir. Ya en la definición por penales, la atajada de Rossi y las infalibilidad de sus 5 rematadores le dieron el triunfo a Boca.

La continuidad de Sebastián Battaglia como DT no está asegurada

El entrenador de Boca, Sebastián Battaglia, afirmó que "solamente este es momento de disfrutar" tras la obtención de su primer título como técnico al ganar la Copa Argentina en la final ante Talleres, y advirtió que él nunca habló de su continuidad, "porque mañana será otro día y el tiempo dirá que es lo que vendrá".

"Esto se disfruta mucho porque uno siempre quiere que las cosas vayan bien. Nosotros sabemos internamente lo que somos como grupo y uno de los objetivos que teníamos se cumplió en esta final. La otra era sumar puntos para entrar a la Libertadores por la Tabla Anual y también se había logrado", indicó Battaglia al término del encuentro. "Nosotros nos hicimos cargo del equipo en un momento difícil y tuvimos algunos buenos, otros regulares y otros malos, pero seguimos adelante. Lo que pasa es que en nuestra etapa como jugadores conseguimos muchas cosas y eso dejó la vara alta, pero también sabemos que hay cosas que mejorar", afirmó. "Lo que pasa es que se dicen demasiadas cosas y hay que trabajar mirando para delante. Yo solamente pensaba en ganar esta final y mañana será otro día", reflexionó.

Qué dijo Riquelme sobre la continuidad de Battaglia como DT

El vicepresidente y titular del Consejo de Fútbol de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, aseguró que "nunca" habló con ningún entrenador para reemplazar a Sebastián Battaglia, pero se negó a hablar de su continuidad y solamente refrendó que su permanencia fue acordada "hasta el 31 de diciembre".

"Esto es raro, porque tenemos más títulos que nadie y pocas finales jugadas en estos dos años de gestión", destacó Riquelme después de la final. "Boca es muy grande, tanto que hasta hizo a un presidente de la Nación como en su momento ocurrió con Mauricio Macri. Pero nosotros hoy estamos contentos, porque el hincha también lo está. Por eso ahora vamos a sentarnos con el cuerpo técnico a analizar el futuro, como corresponde", explicó.

Sobre el porvenir, resaltó que para Boca "será importante el amistoso con Barcelona en Arabia. "Nosotros queremos mejorar siempre, aunque este semestre fue muy largo por todo lo que nos pasó en la Copa Libertadores", sostuvo. "Pero el hincha sabe que vamos a cuidar al club. Aunque como cuando jugaba hace 10 años, cada cosa mala que pasaba en Boca era culpa mía y ahora parece que pasa lo mismo", apuntó.

 

Ver más
Ver más
Placeholder del video

Riquelme, simplemente "Román", cumple 43

Hoy cumple 43 años Juan Román Riquelme, simplemente "Román". Como varios de los grandes jugadores de fútbol de la historia, basta su nombre de pila para saber quién es. Nació en San Fernando, al norte del Gran Buenos Aires, el 24 de junio de 1978, es decir el día previo a la final que consagraría campeona del mundo a la selección argentina en el Mundial organizado en el país. Comenzó a jugar al futbol infantil para luego ser formado en las inferiores de Argentinos Juniors como mediocampista central. En 1996, como parte de un grupo de jóvenes jugadores, fue traspasado a Boca y allí debutó en primera división el 10 de noviembre de 1996 en un partido frente a Unión de Santa Fe. Se fue ovacionado de la Bombonera con un canto que celebraba su apellido y que habría de transformarse en himno con el paso de los años. Era el inicio de una historia de grandes alegrías con la camiseta azul y oro: con Boca ganó 11 títulos, entre ellos las muy recordadas Copas Libertadores de 2000, 2001 y 2007, la Copa Intercontinental de 2000 frente a Real Madrid -su obra maestra dentro de un campo de juego- y los campeonatos locales de 1998, 1999, 2000, 2009 y 2012

Mediocampista de creación y distribución de juego, "enganche" según la simplificación futbolera que así señala a quien recibe la pelota en mitad de la cancha y con habilidad y claridad superior al resto de sus compañeros, idea y ejecuta jugadas de ataque hasta llegar al gol. En ese sentido, se trata de uno los más grandes talentos que en esa especialidad tuvo el fútbol argentino a lo largo de su historia. Identificado con la camiseta número 10, Riquelme representa un tipo de jugador exquisito y cerebral que despertó admiración en todo el mundo en sus años de carrera, ya sea en América o Europa, desde mediados de los años 90 del siglo pasado hasta 2015. El eco de su juego, de sus pases geométricos y la claridad conceptual para tener en su cabeza el movimiento de jugadores y rivales dentro de un campo de juego, todavía siguen vivos en la memoria de los amantes del buen fútbol. 

 

 

Hoy cumple 43 años Juan Román Riquelme, simplemente "Román". Como varios de los grandes jugadores de fútbol de la historia, basta su nombre de pila para saber quién es. Nació en San Fernando, al norte del Gran Buenos Aires, el 24 de junio de 1978, es decir el día previo a la final que consagraría campeona del mundo a la selección argentina en el Mundial organizado en el país. Comenzó a jugar al futbol infantil para luego ser formado en las inferiores de Argentinos Juniors como mediocampista central. En 1996, como parte de un grupo de jóvenes jugadores, fue traspasado a Boca y allí debutó en primera división el 10 de noviembre de 1996 en un partido frente a Unión de Santa Fe. Se fue ovacionado de la Bombonera con un canto que celebraba su apellido y que habría de transformarse en himno con el paso de los años. Era el inicio de una historia de grandes alegrías con la camiseta azul y oro: con Boca ganó 11 títulos, entre ellos las muy recordadas Copas Libertadores de 2000, 2001 y 2007, la Copa Intercontinental de 2000 frente a Real Madrid -su obra maestra dentro de un campo de juego- y los campeonatos locales de 1998, 1999, 2000, 2009 y 2012

Mediocampista de creación y distribución de juego, "enganche" según la simplificación futbolera que así señala a quien recibe la pelota en mitad de la cancha y con habilidad y claridad superior al resto de sus compañeros, idea y ejecuta jugadas de ataque hasta llegar al gol. En ese sentido, se trata de uno los más grandes talentos que en esa especialidad tuvo el fútbol argentino a lo largo de su historia. Identificado con la camiseta número 10, Riquelme representa un tipo de jugador exquisito y cerebral que despertó admiración en todo el mundo en sus años de carrera, ya sea en América o Europa, desde mediados de los años 90 del siglo pasado hasta 2015. El eco de su juego, de sus pases geométricos y la claridad conceptual para tener en su cabeza el movimiento de jugadores y rivales dentro de un campo de juego, todavía siguen vivos en la memoria de los amantes del buen fútbol. 

 

 

Ver más
Ver más