"Hay una necesidad de que a Nisman lo hayan matado"

El especialista informático, coprotagonista de uno de los casos más misteriosos de la historia política reciente, fue protagonista de "Identidades".

Diego Lagomarsino, el asistente y perito informático que trabajó con el fiscal Alberto Nisman, muerto de un balazo en la cabeza, sostuvo en Identidades la hipótesis de que el fiscal de la causa que investigaba el atentado a la AMIA y denunció a Cristina Fernández por encubrimiento, se "autodisparó", aunque no quiere decir que se haya querido suicidar. La Justicia investiga lo contrario: que a Nisman lo mataron, en la madrugada del 18 de enero de 2015.

Lagomarsino aseguró que: "Para la Justicia soy un caso rarísimo: le di un arma registrada a mi nombre a un comando asesino, para que mate un fiscal de la Nación que acaba de denunciar al presidente. ¿ Quién puede ser tan estúpido?".

También sostuvo que "hay una necesidad de que a Nisman lo hayan matado. Eso está clarísimo. Pero esa necesidad en el expediente no se ve". Y también sostuvo que le cuesta creer en la relación entre la muerte del fiscal y la denuncia contra la entonces presidenta. "La voté en 2011 porque me lo pidió Alberto Nisman. Alberto me convenció de que la vote", contó.

Lagomarsino es el único imputado como "participe necesario" en lo que para la Justicia es un homicidio, dado que fue un arma a su nombre con la cual se efectuó el disparo que terminó con su vida. Fue imputado en 2017 y desde hace poco más de un año, ya no tiene tobillera electrónica para monitorear su ubicación, aunque sigue con custodia en a puerta de su casa.

"En siete años no pudieron encontrar quién mató a Nisman, quién organizó el asesinato, a quién le di el arma, un arma registrada a mi nombre", tira contra la Justicia. Y escribe un libro sobre su visión de lo ocurrido que se llamará "El día que Nisman mató a Lagomarsino", contó.

También, aseguró que había una "relación de confianza", pero no de amistad, al menos para él. ". En terapia llegué a entender cómo era la relación", afirmó. Aunque alguna vez, ante los medios, definió que su relación con el fiscal era de "amo-esclavo".

Otras definiciones:

  • Lagomarsino aseguró que tiene "muchísima, muchísima bronca, pero no contra Alberto. Eso es increíble. Mi analista no entiende cómo no le tengo odio Alberto. me jode la situación. Claramente, no es una situación cómoda, pero no le tengo bronca".
  • "Tengo bronca con la familia que dice cosas que no son. Tengo bronca con los abogados de la familia que dicen cosas que no son. Tengo bronca con la justicia, que dice cosas que no son. Tengo bronca con Gendarmería. Las cosas que escribió Gendarmería para decir que a Nisman lo mataron y la justicia se basa en eso. Eso le corresponde al juez".
  • "Tranquilamente (puedo ir preso) con una justicia que toma una pericia falsa como válida. Cualquiera pensaría eso. Claro que sí. Sería injusto, claro que es injusto. Porque yo me hago cargo de lo que hice, yo le dije a Alberto Nisman a pedido de él .me hago cargo, qué tengo que ir preso por prestar un arma a un tipo que tiene cerebro? Me haré cargo. Yo me hago cargo de lo que hago, lo que no hago".  

Servicios de inteligencia

Lagomarsino que podría haber tenido un trabajo en los servicios de inteligencia, pero "no tuve ninguno". Y agregó: "Todos lo que estaban alrededor de Alberto Nisman eran servicios. La mujer que limpiaba en la casa de Alberto era de los servicios. Trabajaba con un fiscal de los servicios". 

En cuanto a su relación con el agente Carlo "Moro" Rodríguez dijo: "No era un inorgánico. El tipo laburaba en la PC de inteligencia. Ahora si por eso yo soy de inteligencia, bueno. En dos gobiernos totalmente opuestos, el de Cristina y el de Macri, declararon los de la AFI y los de la SIDE. Nadie me conoce. Los agentes que están declarando ahora ninguno me conoce. El único que me conoció después de la muerte de Alberto fue uno que vive en mi barrio ".

Cruces telefónicos

En cuanto a qué tipo de trabajo realizó par Nisman: "Hice los cruces telefónicos de AMIA. A mí, la Fiscalía me dio la base de la sábana que dice, qué día, de qué hora, a qué hora, quién, con qué número hicieron intercambio de comunicaciones. Eso yo lo manejé. Lo mismo tenía de la casa de Fino Palacios. Pero otra cosa de datos no tuve. De hecho, me preguntaban si yo tenía alguna idea sobre lo que había denunciado Alberto, que en su momento me dijo: "Con esto me llevo puesta a Cristina", pero no me mostró el contenido. Yo no trabajé sobre el contenido. Que si me lo hubiera pedido, tal vez hubiera trabajado, claro".

Su familia

"Me costó mucho volver a ser feliz. Tengo el apoyo de mi mujer, de mis hijos, de mis amigos. No es fácil. Dios sabe que lo que yo digo es verdad. Después, el resto de la gente está lo que me cree, lo que no me creen. Ellos dos saben que yo digo la verdad. Soy creyente, no ritualista. No soy de ir a la Iglesia, no soy de rezar mucho, pero creo en Dios".

"Los chicos desde el primer día saben todo. La tienen muy clara. Es moneda corriente acá hablar de Nisman. Es hablar de que comemos a la noche", contó sobre sus hijos.

"Les prometí a mis viejos, gracias a Dios están vivos los dos, que voy a pelear hasta que lo metan preso por lo que hicieron. Algún día va a pasar. Tal vez no sea el momento", afirmó.

Hipótesis de la muerte

El arma que mató al fiscal Nisman era suya y estaba a su nombre. "Muchos que manejan armas, me dicen "para mí se la pegó boludeando; boludeando el término que usan", contó respecto a las circunstancias en las que pudo haber muerto Nisman, si no fue asesinado como sostiene la Justicia. "Me cuesta creerlo, pero era una opción. Que me cueste creerlo no significa que no pueda pasar", aseguró.

De acuerdo a esa hipótesis:  "Fue un auto disparo. Creo que la diferencia entre suicidio y el accidente, es que el suicidio es  con conciencia si me voy a pegar un tiro en la cabeza. El otro es un accidente. La mecánica es la misma".

Sobre un posible suicidio inducido, dijo: "Necesitas la acción de un tercero, sos vos el que te disparás bajo una amenaza. No sé cuál sería la motivo, pero es mecánicamente muy distinto. Hay una necesidad de que a Nisman lo hayan matado. Eso está clarísimo. Pero esa necesidad en el expediente no se ve"  

Sobre Cristina Fernández 

De acuerdo a la relación entre la muerte del exfiscal y la expresidenta aseguró: "No sé, denunció a Cristina y lo mataron, entonces no sé. Yo no soy cristinista ni por cerca, pero de ahí a pensar que un presidente, el que sea, que haya tenido que ver con la muerte de otra persona, me cuesta creerlo".  

En cuanto a declaraciones ofensivas en contra de la expresidenta en ese momento, sostuvo: "Todo tiene que tener un contexto. Yo entiendo que estuve mal en decir lo que dije, porque está mal decírselo a una mujer o al que sea. Pero, el contexto daba para estar caliente. Recontra caliente".  

El sábado previo a la muerte

En cuanto al sábado previo a la muerte del fiscal, recordó que Nisman lo llamó, que le pidió un arma y que él fue a buscar una que tenía en su casa, que la había usado dos veces para ir a tirar a un polígono de San Fernando.

Ese día el fiscal estaba terminando de trabajar en la denuncia que llevaría a la Justicia, y que antes había realizado en el canal TN. "Le pregunté cómo le había pegado el tema de los medios, más que nada porque era un caos. Y ahí me dice que él no se animó a salir a la calle y que la madre tuvo que ir al supermercado por él. "Vos tenés un arma", me dice. Qué raro. Sí, ¿por qué? Yo, pensando que nos estaban amenazando. No, no sabía que me iba a preguntar. Me dice: ¿me lo prestás?", relató.

"Yo tenía miedo que me pare la cana y cómo explico que tengo un arma encima. Mi preocupación era esa. Y después que Alberto no haga cagadas. Mi miedo era que lastime a alguien. Por eso, lo que yo le quería transferirle a él era Alberto, esto se carga y se descarga de esta manera", sostuvo.

"(La justicia dice que hay dos personas), una que le tiene las dos manos abajo y lo abraza. Otra que le agarra la cabeza y le pega un tiro. Antes los drogan y lo muelen a palos. Una pelea que ningún vecino escuchó. En plena madrugada. Nadie escuchó ni pelea ni nada por el estilo. Dos personas dentro de baño contra una. Alberto con las dos manos abajo. Alberto con el arma en la mano. ¿Por qué aceptó eso? ", cuestiona

La madre de Nisman

"Hubo una cantidad de pasos que ocurrieron después de la muerte de Alberto Nisman, que ejecutó la madre, que dan a entender que Alberto dejó un instructivo. Ir a los bancos a vaciar la caja de seguridad y llamar a Merrill Lynch por el tema de la cuenta. Eso llamó al banco que ella y la hermana, o sea la otra hija, Sandra Nisman, y ahí le avisan a Sandra Arroyo que había una cuenta a nombre de Diego Lagomarsino en un banco de Estados Unidos", aseguró.

Y agregó: "Me llaman por teléfono desde Estados Unidos. De Merrill Lynch. Era de bienes abandonados. Era por la cuenta que no tenía movimiento desde el año 2015. Ahí le explico: la muerte del apoderado y otra por posible lavado de activos que está siendo investigada. Dame datos o se lo voy a pasar a mi abogado para que lo informe del expediente. Y así fue al día siguiente. Presentaron un escrito tanto el juzgado de Bonadío, en ese momento de lo que era e  informan de lo que había pasado. Hay una cuenta que debería estar bloqueada y no está bloqueada, está de libre disponibilidad". 

Identidades, conducido por Mariana Verón, se transmite todos los sábados a las 22 por la pantalla de IP.

 

Ver más
Ver más

Diego Lagomarsino: dudas y certezas de la causa Nisman

Diego Lagomarsino, perito informático vinculado a Alberto Nisman y específicamente a la causa judicial que investiga -todavía sin conclusiones ni fallo definitivo- dialogó con Alejandra Martínez y Ariel Aleart en la primera edición de IP Noticias, al cumplirse 6 años de la muerte del fiscal de la causa AMIA. Entre otras cosas contó que el 18 de enero de 2014 se estaba preparando para ir al supermercado, sin imaginar todo lo que vendría en su vida a partir de ese día. "Me enteré al día siguiente, porque el celular me explotaba de mensajes.

Sobre la causa en particular y la controversia que la rodea (suicidio o asesinato, el eje central) dijo que "el asesinato lo determina Gendarmería Nacional, cuya pericia es una animalada". "En un primer momento, todos teníamos dudas. Pero después con las pericias, encontramos cuestiones que demuestran que de homicidio no hay nada", aseguró. "Sin ver el expediente ni tener idea de nada, uno puede pensar que Alberto Nisman es imposible que se suicide. Yo estuve a punto de hacer la misma estupidez. Es muy difícil darse cuenta cuando una persona está en esa situación. Se autodisparó, seguro..."

En otro tramo de la entrevista, Lagomarsino aclaró su relación con Nisman: "no era su amigo. Tener afecto a una persona no significa que sea amigo".

Diego Lagomarsino, perito informático vinculado a Alberto Nisman y específicamente a la causa judicial que investiga -todavía sin conclusiones ni fallo definitivo- dialogó con Alejandra Martínez y Ariel Aleart en la primera edición de IP Noticias, al cumplirse 6 años de la muerte del fiscal de la causa AMIA. Entre otras cosas contó que el 18 de enero de 2014 se estaba preparando para ir al supermercado, sin imaginar todo lo que vendría en su vida a partir de ese día. "Me enteré al día siguiente, porque el celular me explotaba de mensajes.

Sobre la causa en particular y la controversia que la rodea (suicidio o asesinato, el eje central) dijo que "el asesinato lo determina Gendarmería Nacional, cuya pericia es una animalada". "En un primer momento, todos teníamos dudas. Pero después con las pericias, encontramos cuestiones que demuestran que de homicidio no hay nada", aseguró. "Sin ver el expediente ni tener idea de nada, uno puede pensar que Alberto Nisman es imposible que se suicide. Yo estuve a punto de hacer la misma estupidez. Es muy difícil darse cuenta cuando una persona está en esa situación. Se autodisparó, seguro..."

En otro tramo de la entrevista, Lagomarsino aclaró su relación con Nisman: "no era su amigo. Tener afecto a una persona no significa que sea amigo".

Ver más
Ver más

El misterio Nisman, a seis años de su muerte

El 18 de enero de 2015, el fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en el baño de su departamento en Puerto Madero. Desde entonces, la investigación sobre el asesinato o posible suicidio está abierta y a 6 años de su fallecimiento, todavía no hay un dictamen judicial que hayan concluido qué fue lo que realmente ocurrió. Esto dio lugar a un intenso debate que permanece hasta el día de hoy, y que incluso llevó a la realización del documental de Netflix, “Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía” con testimonios divergentes.

Nisman tenía 51 años y llevaba 10 investigando lo que fue el peor atentado de la historia argentina, el ataque contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, que dejó 85 muertos. Unos días antes de su muerte, el Fiscal había denunciado a la por entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros integrantes de su gobierno, por supuesto encubrimiento de los responsables en el ataque terrorista.

El 18 de enero de 2015, el fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en el baño de su departamento en Puerto Madero. Desde entonces, la investigación sobre el asesinato o posible suicidio está abierta y a 6 años de su fallecimiento, todavía no hay un dictamen judicial que hayan concluido qué fue lo que realmente ocurrió. Esto dio lugar a un intenso debate que permanece hasta el día de hoy, y que incluso llevó a la realización del documental de Netflix, “Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía” con testimonios divergentes.

Nisman tenía 51 años y llevaba 10 investigando lo que fue el peor atentado de la historia argentina, el ataque contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, que dejó 85 muertos. Unos días antes de su muerte, el Fiscal había denunciado a la por entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros integrantes de su gobierno, por supuesto encubrimiento de los responsables en el ataque terrorista.

Ver más
Ver más