Placeholder del video

Rodrigo de Loredo: "Córdoba es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar"

Según el titular del bloque Evolución Radical de la Cámara de Diputados, Rodrigo de Loredo, "Córdoba es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar". Dijo que va a trabajar "para que mi partido tenga un candidato a presidente" de cara a las elecciones de 2023. Durante una entrevista en el programa Identidades, en canal IP, el legislador cordobés consideró que su objetivo es "defender esa mirada del país con fuerza, que es el interior productivo".

Sobre Alberto Fernández

También hizo referencia a la gestión de Alberto Fernández: "Tenemos un presidente que ha destruido la palabra presidencial, que se encargó de destruir esa credibilidad. Tenemos un gobierno improvisado, que un día dice una cosa y después la cambia”.

“La política se habla a sí misma, y el 40% de quienes participan en la democracia y que votan son personas de menos de 35 años que tienen realidades absolutamente distintas. Por mi parte he hecho muchas cosas extrovertidas o políticamente incorrectas, y espero seguir haciéndolas”, explicó.

En esta coalición no sabemos bien qué es el albertismo. Está claro que las decisiones se toman desde el Instituto Patria. Al peronismo los une el poder, y cuando tienen expectativa de perderlo, empieza a crujir", dijo. En ese sentido, reconoció que “nosotros también tenemos nuestros quilombos cuando gobernamos, pero Argentina también tiene que encontrar su cauce y ponernos de acuerdo porque hace 70 años que venimos involucionando”.

Sobre Juntos por el Cambio

En alusión a la situación actual de Juntos por el Cambio, el diputado cordobés analizó que “hoy la coalición está muy bien. Las coaliciones llegaron para quedarse en las democracias. Ser una coalición significa ser plural, que tenés matices y miradas distintas”.

De todas formas, admitió que “se cometieron muchos aciertos y muchos errores, por eso la gente nos dejó de votar. Había quejas sobre el funcionamiento cuando se gobernó, pero no se ven los conflictos que vemos actualmente de una coalición que está unida con contradicciones que son extremadamente profundas”.

Argentina tiene un circuito cíclico de crisis que si no se predispone todo el arco político en encontrar una solución tenemos una decadencia a la que nos vamos acostumbrando. Yo felicito que rechacemos el roscódromo −haciendo referencia a las internas en el Congreso− porque necesitamos dirigentes contemporáneos que logren interpretar las nuevas realidades”, remarcó.

De Loredo sostuvo sobre la gestión de Cambiemos: “No creo que haya sido un error el aumento de tarifas. Pudo haber sido un error electoral. Había que disminuir el déficit, pero no podías avanzar sobre los haberes previsionales o por las asistencias sociales”.

Acuerdo con el FMI

Al referirse a la deuda tomada por la administración del expresidente Mauricio Macri ante el FMI por $44 mil millones de dólares, de Loredo manifestó que en estos momentos “el Fondo sabía que el gobierno tenía un plan, de ordenamiento en la gestión de la administración del Estado y empresas públicas. Había confianza porque había un staff gubernamental que, a pesar de plantear cosas erradas o no erradas, había credibilidad porque había predisposición, estrategia, una política internacional de ganar mercado y una condena a países que violaban derechos humanos”.

En ese sentido, criticó los diferentes puntos de vista del oficialismo y ejemplificó que “Alberto Fernández estaba tomando café en el patio Bullrich puteando a Cristina y a las 48 horas era el presidente de los argentinos. Además, los ministerios están todos entrecruzados con expresiones políticas que se rivalizan entre sí con problemas profundos”.

Máximo Kirchner

Sobre la decisión de Máximo Kirchner de renunciar a la presidencia del bloque de Diputados del Frente de Todos, el legislador dijo que “la propia inestabilidad que él genera es una profecía autocumplida de que esto no va a salir bien. Ellos prefieren salvar su relato y su construcción narrativa que la propia realidad”. Agregó que “el kirchnerismo ha tenido una actitud especulativa, y electoralmente no creo que sea desacertada”.

"Me parecería muy preocupante que el sector más duro del kirchnerismo crea que pueda ser una salida defaultear. Si vos defaulteás, para que la economía siga funcionando, la única salida que te queda es una fuerte devaluación. La salida romántica y épica de que no le pagamos al Fondo se carga la pobreza, a los sectores más carecientes del país se los lleva puestos y los que tienen capacidad de ahorro se hacen millonarios".

Córdoba

“Tengo sobre mis espaldas también una responsabilidad muy concreta. Córdoba para mí es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar”, destacó el titular del Bloque Evolución Radical sobre su provincia natal. “Córdoba es el 8% de la población argentina y le damos al país el 18% de sus estudiantes universitarios y el 30% de la producción. Es una provincia forjada en la cultura del trabajo”, comentó.

Populismo

De Loredo cuestionó al populismo y aseguró que esos sectores “ganan elecciones con políticas que construyen pobreza”. “¿Cómo las ganan? Con una lógica distinta, que es la narrativa y el relato. Entonces alguien tiene que ser el culpable del fracaso de mis políticas”, consideró. En ese sentido, enumeró a “los medios porque llenan la cabeza, el Poder Judicial porque se han puesto de acuerdo para meterlos en cana o los sectores de la producción agrícola. Esa es la faceta autoritaria; los populismos no necesitarían ser autoritarios si sus políticas fueses exitosas”.

Economía

De Loredo reconoció que “lo más serio” que tiene este gobierno es el ministro de Economía Martín Guzmán. Al respecto, dijo que “más que un ministro de Economía es un encargado de la deuda”. “Salvo un sector duro, todos los sectores de la política argentina están de acuerdo sobre cuáles son las cuatro o cinco reformas estructurales que necesitamos. La reforma impositiva, la modernización de la legislación del trabajo, la reforma educativa, un plan de infraestructura y de conectividad que el país necesita”, ejemplificó.

La Cámpora

El diputado criticó con dureza a la agrupación La Cámpora al decir que “hacen un planteo anacrónico de un mundo que ya no está”. “Creo que ya ni siquiera es un planteo ideológico, porque los pensadores en el mundo que están más o menos de acuerdo con sus cosmovisiones están más modernos que ellos”, subrayó.

“Hay que ponernos de acuerdo porque esta es una oportunidad para el impacto tecnológico de las reformas en el mundo. El paso de la pandemia para arrancar de vuelta con trazo grueso es mi obsesión”, destacó el cordobés.

Radicalismo

No le tengo miedo a las competencia dentro de los espacios, porque son sanas y fructíferas en crecimiento”, reconoció De Loredo sobre la UCR, y aclaró que “nosotros trajimos la democracia en 1916 y la recuperamos en 1983, no por una carambola del destino”.

El legislador definió al radicalismo como “un partido que siempre ha convivido con miradas, incluso en sus troncos históricos, ha tenido puntos de vista más liberales y menos liberales. Y yo tengo una obsesión que tiene que ver con lo que está pasando en el mundo. Veo en términos generales a la dirigencia política no actualizada en algunos problemas y sigue priorizando agendas viejas”.

Candidaturas presidenciales

Al ser consultado sobre sus preferencias dentro de la coalición sobre las futuras candidaturas presidenciales del 2023, De Loredo expresó que opta “primero por Martín Lousteau”. “Es un amigo e integramos un espacio político. Me parece que es un dirigente que hace un intelectual que sea aportes conceptuales a la discusión”, manifestó sobre el senador radical.

De todas maneras, el presidente del Bloque Evolución Radical anunció que “yo voy a trabajar para que mi partido tenga un candidato presidente”. Sobre el expresidente Mauricio Macri, comentó que “lo veo actualizado, con los pies en la tierra y muy bien de la cabeza, que eso es todo un tema para dirigencia política. Coincido en lo que dijo él mismo que sus aciertos van a ser más reconocidos y ponderados con el paso del tiempo, como le pasa a muchos”.

En el caso de Horacio Rodríguez Larreta, De Loredo fue crítico y aseguró que “representa el atributo de no improvisar, de planificar y de gestionar, y me parece que es muy fuerte eso”. “Argentina necesita planes de gestión, no chamuyar ni vender más humo. Hasta acá llegamos a la viveza criolla. Los cordobeses lo ven como un pelado que parece un robot”, puntualizó sobre el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Al referirse a Patricia Bullrich, definió a la presidenta del PRO como una “topadora”. “Transmite ese coraje necesario para salir de las presiones corporativas y por eso es una de las dirigentes más prestigiosos”, sostuvo.

También calificó como “prestigiosos” al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, al presidente del bloque de Diputados de la UCR, Mario Negri, y al cordobés diputado nacional de Juntos por el Cambio, Gustavo Santos.

Identidades, conducido por Mariana Verón, se transmite todos los sábados a las 22 por la pantalla de IP.

Rodrigo de Loredo: "Córdoba es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar"

Según el titular del bloque Evolución Radical de la Cámara de Diputados, Rodrigo de Loredo, "Córdoba es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar". Dijo que va a trabajar "para que mi partido tenga un candidato a presidente" de cara a las elecciones de 2023. Durante una entrevista en el programa Identidades, en canal IP, el legislador cordobés consideró que su objetivo es "defender esa mirada del país con fuerza, que es el interior productivo".

Sobre Alberto Fernández

También hizo referencia a la gestión de Alberto Fernández: "Tenemos un presidente que ha destruido la palabra presidencial, que se encargó de destruir esa credibilidad. Tenemos un gobierno improvisado, que un día dice una cosa y después la cambia”.

“La política se habla a sí misma, y el 40% de quienes participan en la democracia y que votan son personas de menos de 35 años que tienen realidades absolutamente distintas. Por mi parte he hecho muchas cosas extrovertidas o políticamente incorrectas, y espero seguir haciéndolas”, explicó.

En esta coalición no sabemos bien qué es el albertismo. Está claro que las decisiones se toman desde el Instituto Patria. Al peronismo los une el poder, y cuando tienen expectativa de perderlo, empieza a crujir", dijo. En ese sentido, reconoció que “nosotros también tenemos nuestros quilombos cuando gobernamos, pero Argentina también tiene que encontrar su cauce y ponernos de acuerdo porque hace 70 años que venimos involucionando”.

Sobre Juntos por el Cambio

En alusión a la situación actual de Juntos por el Cambio, el diputado cordobés analizó que “hoy la coalición está muy bien. Las coaliciones llegaron para quedarse en las democracias. Ser una coalición significa ser plural, que tenés matices y miradas distintas”.

De todas formas, admitió que “se cometieron muchos aciertos y muchos errores, por eso la gente nos dejó de votar. Había quejas sobre el funcionamiento cuando se gobernó, pero no se ven los conflictos que vemos actualmente de una coalición que está unida con contradicciones que son extremadamente profundas”.

Argentina tiene un circuito cíclico de crisis que si no se predispone todo el arco político en encontrar una solución tenemos una decadencia a la que nos vamos acostumbrando. Yo felicito que rechacemos el roscódromo −haciendo referencia a las internas en el Congreso− porque necesitamos dirigentes contemporáneos que logren interpretar las nuevas realidades”, remarcó.

De Loredo sostuvo sobre la gestión de Cambiemos: “No creo que haya sido un error el aumento de tarifas. Pudo haber sido un error electoral. Había que disminuir el déficit, pero no podías avanzar sobre los haberes previsionales o por las asistencias sociales”.

Acuerdo con el FMI

Al referirse a la deuda tomada por la administración del expresidente Mauricio Macri ante el FMI por $44 mil millones de dólares, de Loredo manifestó que en estos momentos “el Fondo sabía que el gobierno tenía un plan, de ordenamiento en la gestión de la administración del Estado y empresas públicas. Había confianza porque había un staff gubernamental que, a pesar de plantear cosas erradas o no erradas, había credibilidad porque había predisposición, estrategia, una política internacional de ganar mercado y una condena a países que violaban derechos humanos”.

En ese sentido, criticó los diferentes puntos de vista del oficialismo y ejemplificó que “Alberto Fernández estaba tomando café en el patio Bullrich puteando a Cristina y a las 48 horas era el presidente de los argentinos. Además, los ministerios están todos entrecruzados con expresiones políticas que se rivalizan entre sí con problemas profundos”.

Máximo Kirchner

Sobre la decisión de Máximo Kirchner de renunciar a la presidencia del bloque de Diputados del Frente de Todos, el legislador dijo que “la propia inestabilidad que él genera es una profecía autocumplida de que esto no va a salir bien. Ellos prefieren salvar su relato y su construcción narrativa que la propia realidad”. Agregó que “el kirchnerismo ha tenido una actitud especulativa, y electoralmente no creo que sea desacertada”.

"Me parecería muy preocupante que el sector más duro del kirchnerismo crea que pueda ser una salida defaultear. Si vos defaulteás, para que la economía siga funcionando, la única salida que te queda es una fuerte devaluación. La salida romántica y épica de que no le pagamos al Fondo se carga la pobreza, a los sectores más carecientes del país se los lleva puestos y los que tienen capacidad de ahorro se hacen millonarios".

Córdoba

“Tengo sobre mis espaldas también una responsabilidad muy concreta. Córdoba para mí es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar”, destacó el titular del Bloque Evolución Radical sobre su provincia natal. “Córdoba es el 8% de la población argentina y le damos al país el 18% de sus estudiantes universitarios y el 30% de la producción. Es una provincia forjada en la cultura del trabajo”, comentó.

Populismo

De Loredo cuestionó al populismo y aseguró que esos sectores “ganan elecciones con políticas que construyen pobreza”. “¿Cómo las ganan? Con una lógica distinta, que es la narrativa y el relato. Entonces alguien tiene que ser el culpable del fracaso de mis políticas”, consideró. En ese sentido, enumeró a “los medios porque llenan la cabeza, el Poder Judicial porque se han puesto de acuerdo para meterlos en cana o los sectores de la producción agrícola. Esa es la faceta autoritaria; los populismos no necesitarían ser autoritarios si sus políticas fueses exitosas”.

Economía

De Loredo reconoció que “lo más serio” que tiene este gobierno es el ministro de Economía Martín Guzmán. Al respecto, dijo que “más que un ministro de Economía es un encargado de la deuda”. “Salvo un sector duro, todos los sectores de la política argentina están de acuerdo sobre cuáles son las cuatro o cinco reformas estructurales que necesitamos. La reforma impositiva, la modernización de la legislación del trabajo, la reforma educativa, un plan de infraestructura y de conectividad que el país necesita”, ejemplificó.

La Cámpora

El diputado criticó con dureza a la agrupación La Cámpora al decir que “hacen un planteo anacrónico de un mundo que ya no está”. “Creo que ya ni siquiera es un planteo ideológico, porque los pensadores en el mundo que están más o menos de acuerdo con sus cosmovisiones están más modernos que ellos”, subrayó.

“Hay que ponernos de acuerdo porque esta es una oportunidad para el impacto tecnológico de las reformas en el mundo. El paso de la pandemia para arrancar de vuelta con trazo grueso es mi obsesión”, destacó el cordobés.

Radicalismo

No le tengo miedo a las competencia dentro de los espacios, porque son sanas y fructíferas en crecimiento”, reconoció De Loredo sobre la UCR, y aclaró que “nosotros trajimos la democracia en 1916 y la recuperamos en 1983, no por una carambola del destino”.

El legislador definió al radicalismo como “un partido que siempre ha convivido con miradas, incluso en sus troncos históricos, ha tenido puntos de vista más liberales y menos liberales. Y yo tengo una obsesión que tiene que ver con lo que está pasando en el mundo. Veo en términos generales a la dirigencia política no actualizada en algunos problemas y sigue priorizando agendas viejas”.

Candidaturas presidenciales

Al ser consultado sobre sus preferencias dentro de la coalición sobre las futuras candidaturas presidenciales del 2023, De Loredo expresó que opta “primero por Martín Lousteau”. “Es un amigo e integramos un espacio político. Me parece que es un dirigente que hace un intelectual que sea aportes conceptuales a la discusión”, manifestó sobre el senador radical.

De todas maneras, el presidente del Bloque Evolución Radical anunció que “yo voy a trabajar para que mi partido tenga un candidato presidente”. Sobre el expresidente Mauricio Macri, comentó que “lo veo actualizado, con los pies en la tierra y muy bien de la cabeza, que eso es todo un tema para dirigencia política. Coincido en lo que dijo él mismo que sus aciertos van a ser más reconocidos y ponderados con el paso del tiempo, como le pasa a muchos”.

En el caso de Horacio Rodríguez Larreta, De Loredo fue crítico y aseguró que “representa el atributo de no improvisar, de planificar y de gestionar, y me parece que es muy fuerte eso”. “Argentina necesita planes de gestión, no chamuyar ni vender más humo. Hasta acá llegamos a la viveza criolla. Los cordobeses lo ven como un pelado que parece un robot”, puntualizó sobre el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Al referirse a Patricia Bullrich, definió a la presidenta del PRO como una “topadora”. “Transmite ese coraje necesario para salir de las presiones corporativas y por eso es una de las dirigentes más prestigiosos”, sostuvo.

También calificó como “prestigiosos” al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, al presidente del bloque de Diputados de la UCR, Mario Negri, y al cordobés diputado nacional de Juntos por el Cambio, Gustavo Santos.

Identidades, conducido por Mariana Verón, se transmite todos los sábados a las 22 por la pantalla de IP.

Según el titular del bloque Evolución Radical de la Cámara de Diputados, Rodrigo de Loredo, "Córdoba es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar". Dijo que va a trabajar "para que mi partido tenga un candidato a presidente" de cara a las elecciones de 2023. Durante una entrevista en el programa Identidades, en canal IP, el legislador cordobés consideró que su objetivo es "defender esa mirada del país con fuerza, que es el interior productivo".

Sobre Alberto Fernández

También hizo referencia a la gestión de Alberto Fernández: "Tenemos un presidente que ha destruido la palabra presidencial, que se encargó de destruir esa credibilidad. Tenemos un gobierno improvisado, que un día dice una cosa y después la cambia”.

“La política se habla a sí misma, y el 40% de quienes participan en la democracia y que votan son personas de menos de 35 años que tienen realidades absolutamente distintas. Por mi parte he hecho muchas cosas extrovertidas o políticamente incorrectas, y espero seguir haciéndolas”, explicó.

En esta coalición no sabemos bien qué es el albertismo. Está claro que las decisiones se toman desde el Instituto Patria. Al peronismo los une el poder, y cuando tienen expectativa de perderlo, empieza a crujir", dijo. En ese sentido, reconoció que “nosotros también tenemos nuestros quilombos cuando gobernamos, pero Argentina también tiene que encontrar su cauce y ponernos de acuerdo porque hace 70 años que venimos involucionando”.

Sobre Juntos por el Cambio

En alusión a la situación actual de Juntos por el Cambio, el diputado cordobés analizó que “hoy la coalición está muy bien. Las coaliciones llegaron para quedarse en las democracias. Ser una coalición significa ser plural, que tenés matices y miradas distintas”.

De todas formas, admitió que “se cometieron muchos aciertos y muchos errores, por eso la gente nos dejó de votar. Había quejas sobre el funcionamiento cuando se gobernó, pero no se ven los conflictos que vemos actualmente de una coalición que está unida con contradicciones que son extremadamente profundas”.

Argentina tiene un circuito cíclico de crisis que si no se predispone todo el arco político en encontrar una solución tenemos una decadencia a la que nos vamos acostumbrando. Yo felicito que rechacemos el roscódromo −haciendo referencia a las internas en el Congreso− porque necesitamos dirigentes contemporáneos que logren interpretar las nuevas realidades”, remarcó.

De Loredo sostuvo sobre la gestión de Cambiemos: “No creo que haya sido un error el aumento de tarifas. Pudo haber sido un error electoral. Había que disminuir el déficit, pero no podías avanzar sobre los haberes previsionales o por las asistencias sociales”.

Acuerdo con el FMI

Al referirse a la deuda tomada por la administración del expresidente Mauricio Macri ante el FMI por $44 mil millones de dólares, de Loredo manifestó que en estos momentos “el Fondo sabía que el gobierno tenía un plan, de ordenamiento en la gestión de la administración del Estado y empresas públicas. Había confianza porque había un staff gubernamental que, a pesar de plantear cosas erradas o no erradas, había credibilidad porque había predisposición, estrategia, una política internacional de ganar mercado y una condena a países que violaban derechos humanos”.

En ese sentido, criticó los diferentes puntos de vista del oficialismo y ejemplificó que “Alberto Fernández estaba tomando café en el patio Bullrich puteando a Cristina y a las 48 horas era el presidente de los argentinos. Además, los ministerios están todos entrecruzados con expresiones políticas que se rivalizan entre sí con problemas profundos”.

Máximo Kirchner

Sobre la decisión de Máximo Kirchner de renunciar a la presidencia del bloque de Diputados del Frente de Todos, el legislador dijo que “la propia inestabilidad que él genera es una profecía autocumplida de que esto no va a salir bien. Ellos prefieren salvar su relato y su construcción narrativa que la propia realidad”. Agregó que “el kirchnerismo ha tenido una actitud especulativa, y electoralmente no creo que sea desacertada”.

"Me parecería muy preocupante que el sector más duro del kirchnerismo crea que pueda ser una salida defaultear. Si vos defaulteás, para que la economía siga funcionando, la única salida que te queda es una fuerte devaluación. La salida romántica y épica de que no le pagamos al Fondo se carga la pobreza, a los sectores más carecientes del país se los lleva puestos y los que tienen capacidad de ahorro se hacen millonarios".

Córdoba

“Tengo sobre mis espaldas también una responsabilidad muy concreta. Córdoba para mí es un espejo en el que Argentina se tiene que mirar”, destacó el titular del Bloque Evolución Radical sobre su provincia natal. “Córdoba es el 8% de la población argentina y le damos al país el 18% de sus estudiantes universitarios y el 30% de la producción. Es una provincia forjada en la cultura del trabajo”, comentó.

Populismo

De Loredo cuestionó al populismo y aseguró que esos sectores “ganan elecciones con políticas que construyen pobreza”. “¿Cómo las ganan? Con una lógica distinta, que es la narrativa y el relato. Entonces alguien tiene que ser el culpable del fracaso de mis políticas”, consideró. En ese sentido, enumeró a “los medios porque llenan la cabeza, el Poder Judicial porque se han puesto de acuerdo para meterlos en cana o los sectores de la producción agrícola. Esa es la faceta autoritaria; los populismos no necesitarían ser autoritarios si sus políticas fueses exitosas”.

Economía

De Loredo reconoció que “lo más serio” que tiene este gobierno es el ministro de Economía Martín Guzmán. Al respecto, dijo que “más que un ministro de Economía es un encargado de la deuda”. “Salvo un sector duro, todos los sectores de la política argentina están de acuerdo sobre cuáles son las cuatro o cinco reformas estructurales que necesitamos. La reforma impositiva, la modernización de la legislación del trabajo, la reforma educativa, un plan de infraestructura y de conectividad que el país necesita”, ejemplificó.

La Cámpora

El diputado criticó con dureza a la agrupación La Cámpora al decir que “hacen un planteo anacrónico de un mundo que ya no está”. “Creo que ya ni siquiera es un planteo ideológico, porque los pensadores en el mundo que están más o menos de acuerdo con sus cosmovisiones están más modernos que ellos”, subrayó.

“Hay que ponernos de acuerdo porque esta es una oportunidad para el impacto tecnológico de las reformas en el mundo. El paso de la pandemia para arrancar de vuelta con trazo grueso es mi obsesión”, destacó el cordobés.

Radicalismo

No le tengo miedo a las competencia dentro de los espacios, porque son sanas y fructíferas en crecimiento”, reconoció De Loredo sobre la UCR, y aclaró que “nosotros trajimos la democracia en 1916 y la recuperamos en 1983, no por una carambola del destino”.

El legislador definió al radicalismo como “un partido que siempre ha convivido con miradas, incluso en sus troncos históricos, ha tenido puntos de vista más liberales y menos liberales. Y yo tengo una obsesión que tiene que ver con lo que está pasando en el mundo. Veo en términos generales a la dirigencia política no actualizada en algunos problemas y sigue priorizando agendas viejas”.

Candidaturas presidenciales

Al ser consultado sobre sus preferencias dentro de la coalición sobre las futuras candidaturas presidenciales del 2023, De Loredo expresó que opta “primero por Martín Lousteau”. “Es un amigo e integramos un espacio político. Me parece que es un dirigente que hace un intelectual que sea aportes conceptuales a la discusión”, manifestó sobre el senador radical.

De todas maneras, el presidente del Bloque Evolución Radical anunció que “yo voy a trabajar para que mi partido tenga un candidato presidente”. Sobre el expresidente Mauricio Macri, comentó que “lo veo actualizado, con los pies en la tierra y muy bien de la cabeza, que eso es todo un tema para dirigencia política. Coincido en lo que dijo él mismo que sus aciertos van a ser más reconocidos y ponderados con el paso del tiempo, como le pasa a muchos”.

En el caso de Horacio Rodríguez Larreta, De Loredo fue crítico y aseguró que “representa el atributo de no improvisar, de planificar y de gestionar, y me parece que es muy fuerte eso”. “Argentina necesita planes de gestión, no chamuyar ni vender más humo. Hasta acá llegamos a la viveza criolla. Los cordobeses lo ven como un pelado que parece un robot”, puntualizó sobre el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Al referirse a Patricia Bullrich, definió a la presidenta del PRO como una “topadora”. “Transmite ese coraje necesario para salir de las presiones corporativas y por eso es una de las dirigentes más prestigiosos”, sostuvo.

También calificó como “prestigiosos” al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, al presidente del bloque de Diputados de la UCR, Mario Negri, y al cordobés diputado nacional de Juntos por el Cambio, Gustavo Santos.

Identidades, conducido por Mariana Verón, se transmite todos los sábados a las 22 por la pantalla de IP.

Ver más
Ver más