Plaza Once: vecinos y vendedores ambulantes polemizan sobre el comercio callejero

Placeholder del video

La Asociación de Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO) y comerciantes y vecinos del barrio ocupan la avenida Pueyrredón, separados por la policía, y manifiestan sus posiciones divergentes sobre el comercio callejero en el popular barrio porteño.

Los vendedores ambulantes se movilizaron temprano en la mañana para denunciar ataques y amenazas de vecinos y comerciantes de la zona. También le exigieron al gobierno porteño que colabore en la regularización de sus actividades. Los propietarios de comercios y vecinos, por su parte, acusan que ese tipo de comercio callejero se maneja a través de "mafias".

 

La protesta de los manteros

"Hoy nos volvemos a movilizar contra todas las mentiras y difamaciones, por todo lo que se salen a decir contra los trabajadores que pertenecemos a la economía popular", afirmó en declaraciones a la agencia Télam Luzmery Villanueva, titular de VAIO. Asimismo, el titular de la asociación se quejó por los prejuicios que sufren los manteros y vendedores ambulantes, a quienes -dijo- los tratan como una "mafia" y les señalan que no tienen "ningún derecho a luchar". La Asociación cuenta con el apoyo de la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), sindicato que aglutina a las distintas ramas del sector y busca ocupar un lugar en la CGT "para pelear junto al movimiento obrero organizado".

Antecedentes del conflicto

La tensa situación entre manteros y comerciantes del barrio de Once lleva varios años de enfrentamientos. Los vecinos denunciaron en varias oportunidades que la actividad que los vendedores ambulantes ejercen en las calles perjudica a los comercios de la zona. El 12 de octubre pasado, los comerciantes de Plaza Once llevaron adelante una protesta para pedir una solución al conflicto.

"El principal motivo es el uso indebido del espacio público por parte de mafias que organizan a los manteros y los explotan", declaró en aquella ocasión una de las dueñas de un negocio de la zona. "No solo nos importa el espacio público sino nos importa el nivel de delito que hay en este barrio. Hay organizaciones mafiosas que se han apoderado de las veredas, están loteadas y le cobran a los manteros, les cobran por usar el lugar", aseguró Gloria Llopiz, presidenta de la ONG "Buenos Vecinos". Según esta organización vecinal, los manteros crecieron de 1.500 a 7 mil ocupando siete manzanas del barrio y sin regulaciones sobre lo que venden. 

Golpes en medio de la calle

En este mes también se vivió un estado de conflicto mayúsculo, cuando unos comerciantes ubicados sobre Sarmiento y Pueyrredón, se trenzaron a golpes contra manteros que ocuparon la vereda de sus negocios. La discusión verbal fue elevando el tono hasta que el dueño de una lencería de esa zona intervino y recibió golpes de unos 15 manteros que vinieron a defender el puesto callejero. La pelea terminó con varios heridos de golpes de puño y uno de los hijos del dueño de la lencería sufrió una quebradura de tabique. Según fuentes vecinales, las zonas de mayor conflicto son: las intersecciones de Perón, entre Pueyrredón y Larrea, Bartolomé Mitre a esa misma altura, junto con la calle Valentín Gómez, entre Pueyrredón y Paso.  

 

 

 

Plaza Once: vecinos y vendedores ambulantes polemizan sobre el comercio callejero

La Asociación de Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO) y comerciantes y vecinos del barrio ocupan la avenida Pueyrredón, separados por la policía, y manifiestan sus posiciones divergentes sobre el comercio callejero en el popular barrio porteño.

Los vendedores ambulantes se movilizaron temprano en la mañana para denunciar ataques y amenazas de vecinos y comerciantes de la zona. También le exigieron al gobierno porteño que colabore en la regularización de sus actividades. Los propietarios de comercios y vecinos, por su parte, acusan que ese tipo de comercio callejero se maneja a través de "mafias".

 

La protesta de los manteros

"Hoy nos volvemos a movilizar contra todas las mentiras y difamaciones, por todo lo que se salen a decir contra los trabajadores que pertenecemos a la economía popular", afirmó en declaraciones a la agencia Télam Luzmery Villanueva, titular de VAIO. Asimismo, el titular de la asociación se quejó por los prejuicios que sufren los manteros y vendedores ambulantes, a quienes -dijo- los tratan como una "mafia" y les señalan que no tienen "ningún derecho a luchar". La Asociación cuenta con el apoyo de la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), sindicato que aglutina a las distintas ramas del sector y busca ocupar un lugar en la CGT "para pelear junto al movimiento obrero organizado".

Antecedentes del conflicto

La tensa situación entre manteros y comerciantes del barrio de Once lleva varios años de enfrentamientos. Los vecinos denunciaron en varias oportunidades que la actividad que los vendedores ambulantes ejercen en las calles perjudica a los comercios de la zona. El 12 de octubre pasado, los comerciantes de Plaza Once llevaron adelante una protesta para pedir una solución al conflicto.

"El principal motivo es el uso indebido del espacio público por parte de mafias que organizan a los manteros y los explotan", declaró en aquella ocasión una de las dueñas de un negocio de la zona. "No solo nos importa el espacio público sino nos importa el nivel de delito que hay en este barrio. Hay organizaciones mafiosas que se han apoderado de las veredas, están loteadas y le cobran a los manteros, les cobran por usar el lugar", aseguró Gloria Llopiz, presidenta de la ONG "Buenos Vecinos". Según esta organización vecinal, los manteros crecieron de 1.500 a 7 mil ocupando siete manzanas del barrio y sin regulaciones sobre lo que venden. 

Golpes en medio de la calle

En este mes también se vivió un estado de conflicto mayúsculo, cuando unos comerciantes ubicados sobre Sarmiento y Pueyrredón, se trenzaron a golpes contra manteros que ocuparon la vereda de sus negocios. La discusión verbal fue elevando el tono hasta que el dueño de una lencería de esa zona intervino y recibió golpes de unos 15 manteros que vinieron a defender el puesto callejero. La pelea terminó con varios heridos de golpes de puño y uno de los hijos del dueño de la lencería sufrió una quebradura de tabique. Según fuentes vecinales, las zonas de mayor conflicto son: las intersecciones de Perón, entre Pueyrredón y Larrea, Bartolomé Mitre a esa misma altura, junto con la calle Valentín Gómez, entre Pueyrredón y Paso.  

 

 

 

La Asociación de Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO) y comerciantes y vecinos del barrio ocupan la avenida Pueyrredón, separados por la policía, y manifiestan sus posiciones divergentes sobre el comercio callejero en el popular barrio porteño.

Los vendedores ambulantes se movilizaron temprano en la mañana para denunciar ataques y amenazas de vecinos y comerciantes de la zona. También le exigieron al gobierno porteño que colabore en la regularización de sus actividades. Los propietarios de comercios y vecinos, por su parte, acusan que ese tipo de comercio callejero se maneja a través de "mafias".

 

La protesta de los manteros

"Hoy nos volvemos a movilizar contra todas las mentiras y difamaciones, por todo lo que se salen a decir contra los trabajadores que pertenecemos a la economía popular", afirmó en declaraciones a la agencia Télam Luzmery Villanueva, titular de VAIO. Asimismo, el titular de la asociación se quejó por los prejuicios que sufren los manteros y vendedores ambulantes, a quienes -dijo- los tratan como una "mafia" y les señalan que no tienen "ningún derecho a luchar". La Asociación cuenta con el apoyo de la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), sindicato que aglutina a las distintas ramas del sector y busca ocupar un lugar en la CGT "para pelear junto al movimiento obrero organizado".

Antecedentes del conflicto

La tensa situación entre manteros y comerciantes del barrio de Once lleva varios años de enfrentamientos. Los vecinos denunciaron en varias oportunidades que la actividad que los vendedores ambulantes ejercen en las calles perjudica a los comercios de la zona. El 12 de octubre pasado, los comerciantes de Plaza Once llevaron adelante una protesta para pedir una solución al conflicto.

"El principal motivo es el uso indebido del espacio público por parte de mafias que organizan a los manteros y los explotan", declaró en aquella ocasión una de las dueñas de un negocio de la zona. "No solo nos importa el espacio público sino nos importa el nivel de delito que hay en este barrio. Hay organizaciones mafiosas que se han apoderado de las veredas, están loteadas y le cobran a los manteros, les cobran por usar el lugar", aseguró Gloria Llopiz, presidenta de la ONG "Buenos Vecinos". Según esta organización vecinal, los manteros crecieron de 1.500 a 7 mil ocupando siete manzanas del barrio y sin regulaciones sobre lo que venden. 

Golpes en medio de la calle

En este mes también se vivió un estado de conflicto mayúsculo, cuando unos comerciantes ubicados sobre Sarmiento y Pueyrredón, se trenzaron a golpes contra manteros que ocuparon la vereda de sus negocios. La discusión verbal fue elevando el tono hasta que el dueño de una lencería de esa zona intervino y recibió golpes de unos 15 manteros que vinieron a defender el puesto callejero. La pelea terminó con varios heridos de golpes de puño y uno de los hijos del dueño de la lencería sufrió una quebradura de tabique. Según fuentes vecinales, las zonas de mayor conflicto son: las intersecciones de Perón, entre Pueyrredón y Larrea, Bartolomé Mitre a esa misma altura, junto con la calle Valentín Gómez, entre Pueyrredón y Paso.  

 

 

 

Ver más
Ver más