Placeholder del video

Raúl Eugenio Zaffaroni: "Tres jueces deciden la institucionalidad del país"

Tras el nombramiento de Horacio Rosatti como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), consideró que la Corte tiene tres grandes problemas, uno de ellos es que "tres jueces deciden la institucionalidad del país".

En diálogo con AM750, el magistrado agregó que el segundo problema es la jurisprudencia de la Corte que "solo sirve para el caso" y después "cada juez sigue haciendo lo que se le da la gana". Finalmente, el tercer problema diagnosticado por Zaffaroni es la falta de una Cámara de Casación Nacional, por este motivo Argentina tiene "códigos únicos con 25 posibles interpretaciones diferentes".

"El modelo no funciona, pero para eso habría que cambiar la Constitución", evaluó el exmiembro de la Corte Suprema. Sin embargo, destacó que para ampliar la cantidad de jueces que componen la Corte sólo es necesario el visto bueno del Poder Legislativo. 

"Se podría ampliar el número de la corte con 15 0 17 ministros, como tienen muchos países de América Latina", propuso el magistrado, pero aseguró que esos cambios no se motorizan porque "se quiere seguir manipular la Corte" y con una Corte de 15 integrantes "es más difícil".

Por último, recordó que durante su paso por el máximo tribunal "no dejaba de haber diferencias" entre sus integrantes, pero los conflictos se resolvían en internamente y para afuera "estaba todo bien". En cambio, con la actual composición "las tensiones internas salen para afuera" y con el último nombramiento quedó "una presidencia decorativa".

Raúl Eugenio Zaffaroni: "Tres jueces deciden la institucionalidad del país"

Tras el nombramiento de Horacio Rosatti como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), consideró que la Corte tiene tres grandes problemas, uno de ellos es que "tres jueces deciden la institucionalidad del país".

En diálogo con AM750, el magistrado agregó que el segundo problema es la jurisprudencia de la Corte que "solo sirve para el caso" y después "cada juez sigue haciendo lo que se le da la gana". Finalmente, el tercer problema diagnosticado por Zaffaroni es la falta de una Cámara de Casación Nacional, por este motivo Argentina tiene "códigos únicos con 25 posibles interpretaciones diferentes".

"El modelo no funciona, pero para eso habría que cambiar la Constitución", evaluó el exmiembro de la Corte Suprema. Sin embargo, destacó que para ampliar la cantidad de jueces que componen la Corte sólo es necesario el visto bueno del Poder Legislativo. 

"Se podría ampliar el número de la corte con 15 0 17 ministros, como tienen muchos países de América Latina", propuso el magistrado, pero aseguró que esos cambios no se motorizan porque "se quiere seguir manipular la Corte" y con una Corte de 15 integrantes "es más difícil".

Por último, recordó que durante su paso por el máximo tribunal "no dejaba de haber diferencias" entre sus integrantes, pero los conflictos se resolvían en internamente y para afuera "estaba todo bien". En cambio, con la actual composición "las tensiones internas salen para afuera" y con el último nombramiento quedó "una presidencia decorativa".

Tras el nombramiento de Horacio Rosatti como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Eugenio Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), consideró que la Corte tiene tres grandes problemas, uno de ellos es que "tres jueces deciden la institucionalidad del país".

En diálogo con AM750, el magistrado agregó que el segundo problema es la jurisprudencia de la Corte que "solo sirve para el caso" y después "cada juez sigue haciendo lo que se le da la gana". Finalmente, el tercer problema diagnosticado por Zaffaroni es la falta de una Cámara de Casación Nacional, por este motivo Argentina tiene "códigos únicos con 25 posibles interpretaciones diferentes".

"El modelo no funciona, pero para eso habría que cambiar la Constitución", evaluó el exmiembro de la Corte Suprema. Sin embargo, destacó que para ampliar la cantidad de jueces que componen la Corte sólo es necesario el visto bueno del Poder Legislativo. 

"Se podría ampliar el número de la corte con 15 0 17 ministros, como tienen muchos países de América Latina", propuso el magistrado, pero aseguró que esos cambios no se motorizan porque "se quiere seguir manipular la Corte" y con una Corte de 15 integrantes "es más difícil".

Por último, recordó que durante su paso por el máximo tribunal "no dejaba de haber diferencias" entre sus integrantes, pero los conflictos se resolvían en internamente y para afuera "estaba todo bien". En cambio, con la actual composición "las tensiones internas salen para afuera" y con el último nombramiento quedó "una presidencia decorativa".

Leer más