Placeholder de la imagen

JJ.OO.: Ona Carbonell, la nadadora a la que no le permiten llevar a su hijo en período de lactancia

La nadadora y capitana española de la selección de nado sincronizado, Ona Carbonell, denunció en sus redes sociales que las estrictas medidas impuestas por el gobierno japonés en los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) le imposibilitan viajar con su hijo de 11 meses, que está en período de lactancia. "Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él", escribió en sus redes donde sumó un video que explica qué medidas se lo imposibilitan.

"Juegos Olímpicos y conciliación familiar. Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí", agregó Carbonell.

Según sus declaraciones, las disposiciones del gobierno japonés en el marco de la pandemia "son incompatibles con rendir en los Juegos Olímpicos o pasar tiempo con su familia". La deportista decidió finalmente que no viajará con su familia y subrayó la necesidad de que "la conciliación familiar y el deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".

Los Juegos Olímpicos no aceptan madres

Semanas antes, Kimberley Gaucher, basquetbolista canadiense, había denunciado que los protocolos no le permitían asistir con su bebé de 3 meses y que la organización la obligaba a elegir "entre ser una madre lactante o una deportista olímpica". Y lo mismo ocurrió con otras atletas, de distintas nacionalidades. 

"En este momento me veo obligada a decidir entre ser una madre que amamanta o una atleta olímpica. No puedo tener a los dos", había dicho Gaucher en Instagram el 23 de junio.

"Tokio ha dicho que sin amigos, sin familia, sin excepciones. Los fanáticos japoneses estarán presentes, los estadios estarán medio llenos, pero ¿no tendré acceso a mi hija?", había denunciado entonces.

Tras esa denuncia, los organizadores de Tokio 2020 dijeron que los "niños lactantes" pueden acompañar a las atletas olímpicas "cuando sea necesario". Sin embargo, las familias de las competidoras deberían alojarse en un hotel fuera de la Villa Olímpica y las deportistas no podrían salir de la habitación por 20 días para conservar la "inmunidad de la burbuja del equipo".

 

JJ.OO.: Ona Carbonell, la nadadora a la que no le permiten llevar a su hijo en período de lactancia

La nadadora y capitana española de la selección de nado sincronizado, Ona Carbonell, denunció en sus redes sociales que las estrictas medidas impuestas por el gobierno japonés en los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) le imposibilitan viajar con su hijo de 11 meses, que está en período de lactancia. "Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él", escribió en sus redes donde sumó un video que explica qué medidas se lo imposibilitan.

"Juegos Olímpicos y conciliación familiar. Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí", agregó Carbonell.

Según sus declaraciones, las disposiciones del gobierno japonés en el marco de la pandemia "son incompatibles con rendir en los Juegos Olímpicos o pasar tiempo con su familia". La deportista decidió finalmente que no viajará con su familia y subrayó la necesidad de que "la conciliación familiar y el deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".

Los Juegos Olímpicos no aceptan madres

Semanas antes, Kimberley Gaucher, basquetbolista canadiense, había denunciado que los protocolos no le permitían asistir con su bebé de 3 meses y que la organización la obligaba a elegir "entre ser una madre lactante o una deportista olímpica". Y lo mismo ocurrió con otras atletas, de distintas nacionalidades. 

"En este momento me veo obligada a decidir entre ser una madre que amamanta o una atleta olímpica. No puedo tener a los dos", había dicho Gaucher en Instagram el 23 de junio.

"Tokio ha dicho que sin amigos, sin familia, sin excepciones. Los fanáticos japoneses estarán presentes, los estadios estarán medio llenos, pero ¿no tendré acceso a mi hija?", había denunciado entonces.

Tras esa denuncia, los organizadores de Tokio 2020 dijeron que los "niños lactantes" pueden acompañar a las atletas olímpicas "cuando sea necesario". Sin embargo, las familias de las competidoras deberían alojarse en un hotel fuera de la Villa Olímpica y las deportistas no podrían salir de la habitación por 20 días para conservar la "inmunidad de la burbuja del equipo".

 

La nadadora y capitana española de la selección de nado sincronizado, Ona Carbonell, denunció en sus redes sociales que las estrictas medidas impuestas por el gobierno japonés en los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) le imposibilitan viajar con su hijo de 11 meses, que está en período de lactancia. "Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él", escribió en sus redes donde sumó un video que explica qué medidas se lo imposibilitan.

"Juegos Olímpicos y conciliación familiar. Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí", agregó Carbonell.

Según sus declaraciones, las disposiciones del gobierno japonés en el marco de la pandemia "son incompatibles con rendir en los Juegos Olímpicos o pasar tiempo con su familia". La deportista decidió finalmente que no viajará con su familia y subrayó la necesidad de que "la conciliación familiar y el deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".

Los Juegos Olímpicos no aceptan madres

Semanas antes, Kimberley Gaucher, basquetbolista canadiense, había denunciado que los protocolos no le permitían asistir con su bebé de 3 meses y que la organización la obligaba a elegir "entre ser una madre lactante o una deportista olímpica". Y lo mismo ocurrió con otras atletas, de distintas nacionalidades. 

"En este momento me veo obligada a decidir entre ser una madre que amamanta o una atleta olímpica. No puedo tener a los dos", había dicho Gaucher en Instagram el 23 de junio.

"Tokio ha dicho que sin amigos, sin familia, sin excepciones. Los fanáticos japoneses estarán presentes, los estadios estarán medio llenos, pero ¿no tendré acceso a mi hija?", había denunciado entonces.

Tras esa denuncia, los organizadores de Tokio 2020 dijeron que los "niños lactantes" pueden acompañar a las atletas olímpicas "cuando sea necesario". Sin embargo, las familias de las competidoras deberían alojarse en un hotel fuera de la Villa Olímpica y las deportistas no podrían salir de la habitación por 20 días para conservar la "inmunidad de la burbuja del equipo".

 

Leer más