Placeholder de la imagen

Boca Juniors declaró el 23 de junio como Día de Duelo por las víctimas de la tragedia de la Puerta 12

La Asamblea de Representantes declaró el 23 de junio como Día de Duelo del Club Atlético Boca Juniors, en homenaje a las 71 personas que perdieron la vida en el suceso fatal ocurrido en 1968, en el estadio de River Plate, recordado como la tragedia de la Puerta 12. 

El hecho sucedió a la salida de un partido, cuando quienes se iban del estadio no encontraron liberado el sector de salida a la calle, lo cual encerró a los primeros que estaban en la cola y provocó un aplastamiento masivo contra los muros que se desenlazó en el cruento episodio.

«En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca", dijo Miguel Durrieu, sobreviviente de 46 años, entrevistado por un diario nacional en el 2000.​

En 2018, al cumplirse 50 años de las muertes, el Club Boca Juniors pidió perdón por no haber recordado a las víctimas, comprometiéndose a hacerlo en adelante. Ese mismo año, el presidente Jorge Amor Ameal ordenó la creación de una Comisión de Homenaje y Memoria: "Cada año será una jornada que nos ayudará a honrar a esas inconcebibles 71 muertes en la mayor tragedia de la historia del fútbol argentino. Siempre presentes junto a Boca", publicó Jorge Amor Ameal en su cuenta de Twitter.

 

Boca Juniors declaró el 23 de junio como Día de Duelo por las víctimas de la tragedia de la Puerta 12

La Asamblea de Representantes declaró el 23 de junio como Día de Duelo del Club Atlético Boca Juniors, en homenaje a las 71 personas que perdieron la vida en el suceso fatal ocurrido en 1968, en el estadio de River Plate, recordado como la tragedia de la Puerta 12. 

El hecho sucedió a la salida de un partido, cuando quienes se iban del estadio no encontraron liberado el sector de salida a la calle, lo cual encerró a los primeros que estaban en la cola y provocó un aplastamiento masivo contra los muros que se desenlazó en el cruento episodio.

«En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca", dijo Miguel Durrieu, sobreviviente de 46 años, entrevistado por un diario nacional en el 2000.​

En 2018, al cumplirse 50 años de las muertes, el Club Boca Juniors pidió perdón por no haber recordado a las víctimas, comprometiéndose a hacerlo en adelante. Ese mismo año, el presidente Jorge Amor Ameal ordenó la creación de una Comisión de Homenaje y Memoria: "Cada año será una jornada que nos ayudará a honrar a esas inconcebibles 71 muertes en la mayor tragedia de la historia del fútbol argentino. Siempre presentes junto a Boca", publicó Jorge Amor Ameal en su cuenta de Twitter.

 

La Asamblea de Representantes declaró el 23 de junio como Día de Duelo del Club Atlético Boca Juniors, en homenaje a las 71 personas que perdieron la vida en el suceso fatal ocurrido en 1968, en el estadio de River Plate, recordado como la tragedia de la Puerta 12. 

El hecho sucedió a la salida de un partido, cuando quienes se iban del estadio no encontraron liberado el sector de salida a la calle, lo cual encerró a los primeros que estaban en la cola y provocó un aplastamiento masivo contra los muros que se desenlazó en el cruento episodio.

«En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca", dijo Miguel Durrieu, sobreviviente de 46 años, entrevistado por un diario nacional en el 2000.​

En 2018, al cumplirse 50 años de las muertes, el Club Boca Juniors pidió perdón por no haber recordado a las víctimas, comprometiéndose a hacerlo en adelante. Ese mismo año, el presidente Jorge Amor Ameal ordenó la creación de una Comisión de Homenaje y Memoria: "Cada año será una jornada que nos ayudará a honrar a esas inconcebibles 71 muertes en la mayor tragedia de la historia del fútbol argentino. Siempre presentes junto a Boca", publicó Jorge Amor Ameal en su cuenta de Twitter.

 

Leer más