Quién es Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, el cerebro jurídico del macrismo

La situación judicial de Fabián “Pepín” Rodríguez Simón se convirtió en uno de los temas políticos de esta semana. Es uno de los principales operadores de Mauricio Macri y exfuncionario durante su gestión presidencial. Luego de que haya pedido asilo político en Uruguay para impedir que se concrete su indagatoria en la causa que investiga las "mesas judiciales", este miércoles fue emitido un pedido de captura nacional e internacional y declarado por la jueza federal María Servini de Cubría en "rebeldía". El caso, liderado por la magistrada, está en la búsqueda de los jueces y fiscales que participaron en decisiones contra la expresidenta Cristina Fernández y otros exfuncionarios de su gobierno que revestían especial interés para el macrismo y que hizo del uso de las causas judiciales una herramienta central de ataque a sus oponentes políticos. "Pepín" era el principal operador judicial de Macri y era conocido como el "cerebro jurídico de Cambiemos".

Rodriguez Simón fue director de YPF durante el gobierno de Cambiemos. Además, fue diputado del Parlasur y asesor legal del grupo Clarín cuando entró en disputa por la Ley de Servicios de Comunicación AudiovisualTambién fue el principal promotor de la designación de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, los dos jueces en la Corte Suprema elegidos por decreto. "Pepín" está siendo activamente investigado por formar parte de una asociación ilícita que tenía el fin de perseguir a empresarios de medios de comunicación que no siguieran la línea editorial a favor de Cambiemos.

Había sido citado formalmente el 26 de mayo para declarar en la causa de la “Mesa judicial M” e inclusive su riesgo de fuga llevó a la Corte a prohibirle la salida al exterior. Para entonces, Rodríguez Simón ya estaba fuera del país y su representante legal, Gustavo De Urquieta, presentó un pasaje de Buquebús como prueba que tenía previsto su regreso a Buenos Aires. Pero, a pocos días, “Pepín” hizo público su pedido de asilo político al gobierno de Uruguay, alegando que tenía razones para creer que no estaría seguro al regresar a Argentina: "Tengo temores fundados de que si lo hiciera sería privado indebidamente de mi libertad, con peligro para mi seguridad personal, en el marco de causas judiciales amañadas como pretexto para encarcelarme", escribió Rodríguez Simón en una carta.

La Comisión de Refugiados (CORE), el organismo estatal uruguayo encargado de determinar la condición de “refugiado”, tiene 90 días para expedirse en tanto su pedido, durante el plazo por el cual no puede ser extraditado. Aún así, el Parlamento del Mercosur lo destituyó de su Comisión de Asuntos Jurídicos y fue declarado  en “rebeldía” de la causa de la “Mesa judicial M” por no cumplir los parámetros de la investigación. A continuación, también fue expedido su pedido de captura internacional y nacional, además de disponer su inhibición general de bienes y el congelamiento de todos sus productos bancarios.

El Presidente Alberto Fernández manifestó que "toda la Justicia sabe que operaba mañana, tarde y noche en las causas judiciales" y Cristina Fernández se mostró “indignada, pero con la convicción de que, tarde temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo” y lo definió como “el apretador serial de jueces y empresarios”.

Quién es Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, el cerebro jurídico del macrismo

La situación judicial de Fabián “Pepín” Rodríguez Simón se convirtió en uno de los temas políticos de esta semana. Es uno de los principales operadores de Mauricio Macri y exfuncionario durante su gestión presidencial. Luego de que haya pedido asilo político en Uruguay para impedir que se concrete su indagatoria en la causa que investiga las "mesas judiciales", este miércoles fue emitido un pedido de captura nacional e internacional y declarado por la jueza federal María Servini de Cubría en "rebeldía". El caso, liderado por la magistrada, está en la búsqueda de los jueces y fiscales que participaron en decisiones contra la expresidenta Cristina Fernández y otros exfuncionarios de su gobierno que revestían especial interés para el macrismo y que hizo del uso de las causas judiciales una herramienta central de ataque a sus oponentes políticos. "Pepín" era el principal operador judicial de Macri y era conocido como el "cerebro jurídico de Cambiemos".

Rodriguez Simón fue director de YPF durante el gobierno de Cambiemos. Además, fue diputado del Parlasur y asesor legal del grupo Clarín cuando entró en disputa por la Ley de Servicios de Comunicación AudiovisualTambién fue el principal promotor de la designación de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, los dos jueces en la Corte Suprema elegidos por decreto. "Pepín" está siendo activamente investigado por formar parte de una asociación ilícita que tenía el fin de perseguir a empresarios de medios de comunicación que no siguieran la línea editorial a favor de Cambiemos.

Había sido citado formalmente el 26 de mayo para declarar en la causa de la “Mesa judicial M” e inclusive su riesgo de fuga llevó a la Corte a prohibirle la salida al exterior. Para entonces, Rodríguez Simón ya estaba fuera del país y su representante legal, Gustavo De Urquieta, presentó un pasaje de Buquebús como prueba que tenía previsto su regreso a Buenos Aires. Pero, a pocos días, “Pepín” hizo público su pedido de asilo político al gobierno de Uruguay, alegando que tenía razones para creer que no estaría seguro al regresar a Argentina: "Tengo temores fundados de que si lo hiciera sería privado indebidamente de mi libertad, con peligro para mi seguridad personal, en el marco de causas judiciales amañadas como pretexto para encarcelarme", escribió Rodríguez Simón en una carta.

La Comisión de Refugiados (CORE), el organismo estatal uruguayo encargado de determinar la condición de “refugiado”, tiene 90 días para expedirse en tanto su pedido, durante el plazo por el cual no puede ser extraditado. Aún así, el Parlamento del Mercosur lo destituyó de su Comisión de Asuntos Jurídicos y fue declarado  en “rebeldía” de la causa de la “Mesa judicial M” por no cumplir los parámetros de la investigación. A continuación, también fue expedido su pedido de captura internacional y nacional, además de disponer su inhibición general de bienes y el congelamiento de todos sus productos bancarios.

El Presidente Alberto Fernández manifestó que "toda la Justicia sabe que operaba mañana, tarde y noche en las causas judiciales" y Cristina Fernández se mostró “indignada, pero con la convicción de que, tarde temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo” y lo definió como “el apretador serial de jueces y empresarios”.

La situación judicial de Fabián “Pepín” Rodríguez Simón se convirtió en uno de los temas políticos de esta semana. Es uno de los principales operadores de Mauricio Macri y exfuncionario durante su gestión presidencial. Luego de que haya pedido asilo político en Uruguay para impedir que se concrete su indagatoria en la causa que investiga las "mesas judiciales", este miércoles fue emitido un pedido de captura nacional e internacional y declarado por la jueza federal María Servini de Cubría en "rebeldía". El caso, liderado por la magistrada, está en la búsqueda de los jueces y fiscales que participaron en decisiones contra la expresidenta Cristina Fernández y otros exfuncionarios de su gobierno que revestían especial interés para el macrismo y que hizo del uso de las causas judiciales una herramienta central de ataque a sus oponentes políticos. "Pepín" era el principal operador judicial de Macri y era conocido como el "cerebro jurídico de Cambiemos".

Rodriguez Simón fue director de YPF durante el gobierno de Cambiemos. Además, fue diputado del Parlasur y asesor legal del grupo Clarín cuando entró en disputa por la Ley de Servicios de Comunicación AudiovisualTambién fue el principal promotor de la designación de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, los dos jueces en la Corte Suprema elegidos por decreto. "Pepín" está siendo activamente investigado por formar parte de una asociación ilícita que tenía el fin de perseguir a empresarios de medios de comunicación que no siguieran la línea editorial a favor de Cambiemos.

Había sido citado formalmente el 26 de mayo para declarar en la causa de la “Mesa judicial M” e inclusive su riesgo de fuga llevó a la Corte a prohibirle la salida al exterior. Para entonces, Rodríguez Simón ya estaba fuera del país y su representante legal, Gustavo De Urquieta, presentó un pasaje de Buquebús como prueba que tenía previsto su regreso a Buenos Aires. Pero, a pocos días, “Pepín” hizo público su pedido de asilo político al gobierno de Uruguay, alegando que tenía razones para creer que no estaría seguro al regresar a Argentina: "Tengo temores fundados de que si lo hiciera sería privado indebidamente de mi libertad, con peligro para mi seguridad personal, en el marco de causas judiciales amañadas como pretexto para encarcelarme", escribió Rodríguez Simón en una carta.

La Comisión de Refugiados (CORE), el organismo estatal uruguayo encargado de determinar la condición de “refugiado”, tiene 90 días para expedirse en tanto su pedido, durante el plazo por el cual no puede ser extraditado. Aún así, el Parlamento del Mercosur lo destituyó de su Comisión de Asuntos Jurídicos y fue declarado  en “rebeldía” de la causa de la “Mesa judicial M” por no cumplir los parámetros de la investigación. A continuación, también fue expedido su pedido de captura internacional y nacional, además de disponer su inhibición general de bienes y el congelamiento de todos sus productos bancarios.

El Presidente Alberto Fernández manifestó que "toda la Justicia sabe que operaba mañana, tarde y noche en las causas judiciales" y Cristina Fernández se mostró “indignada, pero con la convicción de que, tarde temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo” y lo definió como “el apretador serial de jueces y empresarios”.

Leer más