Placeholder del video

Mario Benedetti, poeta universal dueño de una exquisita sensibilidad

El escritor, poeta y traductor uruguayo Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en la ciudad de Paso de los Toros, al margen del Río Negro. Su padre y su madre, de origen italiano y muy arraigados a su tradición, lo bautizaron -era el primogénito- con los nombres de cinco generaciones de la familia: Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009, a sus 89 años. Dejó un legado de más de 80 obras literarias y sobre todo, un montón de poemas, algunas de cuyas frases sueltas resuenan en el inconsciente colectivo de América latina. Y de ahí, al mundo. 

Con su familia se mudó primero a Tacuarembó y después a Montevideo. Ahí comenzó la escuela primaria en la Deutsche Schule, en donde aprendió el idioma alemán que años después le serviría para convertirse en el primer traductor de Kafka en Uruguay. Su padre lo sacó de esa escuela cuando empezaron a impartir principios del nazismo como parte del plan de estudios y entró a un liceo. Estuvo ahí dos años y después decidió acabar la escuela por sí mismo, en sistema abierto.

Empezó a trabajar desde los 14 años en una empresa de repuestos para automóviles en la que fue vendedor, cajero, taquígrafo y contable. Hasta que en 1939 se fue a Buenos Aires y luego de desistir de la academia, encontró su vocación como poeta. Como tal, ha dejado un legado único y extraordinario. Sus obras abarcan todo tipo de géneros, desde la poesía, hasta el teatro —entre ellos, la crítica, el cuento o la novela— y han sido traducidas a más de 20 idiomas. En sus páginas, deja oír un alma severa con la dictadura de los años 70 y 80 en Uruguay y también una voz disidente con el autoritarismo y defensora de los derechos humanos universales.

Con una prolífica obra literaria, obtuvo numerosos premios y reconocimientos. Entre ellos destacan: el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005). Sus poesías han sido cantadas por autores como Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Luis Pastor o Pedro Guerra. Y sus novelas más famosas, como “La tregua” (1974) o “Gracias por el fuego” (1985) fueron trasladadas al cine con singular éxito.

Gente que nos hace bien es una sección de "Somos PM", conducido por Pía Slapka, Maxi Legnani y Ana Sicilia de lunes a viernes de 14 a 17 hs.

Mario Benedetti, poeta universal dueño de una exquisita sensibilidad

El escritor, poeta y traductor uruguayo Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en la ciudad de Paso de los Toros, al margen del Río Negro. Su padre y su madre, de origen italiano y muy arraigados a su tradición, lo bautizaron -era el primogénito- con los nombres de cinco generaciones de la familia: Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009, a sus 89 años. Dejó un legado de más de 80 obras literarias y sobre todo, un montón de poemas, algunas de cuyas frases sueltas resuenan en el inconsciente colectivo de América latina. Y de ahí, al mundo. 

Con su familia se mudó primero a Tacuarembó y después a Montevideo. Ahí comenzó la escuela primaria en la Deutsche Schule, en donde aprendió el idioma alemán que años después le serviría para convertirse en el primer traductor de Kafka en Uruguay. Su padre lo sacó de esa escuela cuando empezaron a impartir principios del nazismo como parte del plan de estudios y entró a un liceo. Estuvo ahí dos años y después decidió acabar la escuela por sí mismo, en sistema abierto.

Empezó a trabajar desde los 14 años en una empresa de repuestos para automóviles en la que fue vendedor, cajero, taquígrafo y contable. Hasta que en 1939 se fue a Buenos Aires y luego de desistir de la academia, encontró su vocación como poeta. Como tal, ha dejado un legado único y extraordinario. Sus obras abarcan todo tipo de géneros, desde la poesía, hasta el teatro —entre ellos, la crítica, el cuento o la novela— y han sido traducidas a más de 20 idiomas. En sus páginas, deja oír un alma severa con la dictadura de los años 70 y 80 en Uruguay y también una voz disidente con el autoritarismo y defensora de los derechos humanos universales.

Con una prolífica obra literaria, obtuvo numerosos premios y reconocimientos. Entre ellos destacan: el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005). Sus poesías han sido cantadas por autores como Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Luis Pastor o Pedro Guerra. Y sus novelas más famosas, como “La tregua” (1974) o “Gracias por el fuego” (1985) fueron trasladadas al cine con singular éxito.

Gente que nos hace bien es una sección de "Somos PM", conducido por Pía Slapka, Maxi Legnani y Ana Sicilia de lunes a viernes de 14 a 17 hs.

El escritor, poeta y traductor uruguayo Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en la ciudad de Paso de los Toros, al margen del Río Negro. Su padre y su madre, de origen italiano y muy arraigados a su tradición, lo bautizaron -era el primogénito- con los nombres de cinco generaciones de la familia: Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009, a sus 89 años. Dejó un legado de más de 80 obras literarias y sobre todo, un montón de poemas, algunas de cuyas frases sueltas resuenan en el inconsciente colectivo de América latina. Y de ahí, al mundo. 

Con su familia se mudó primero a Tacuarembó y después a Montevideo. Ahí comenzó la escuela primaria en la Deutsche Schule, en donde aprendió el idioma alemán que años después le serviría para convertirse en el primer traductor de Kafka en Uruguay. Su padre lo sacó de esa escuela cuando empezaron a impartir principios del nazismo como parte del plan de estudios y entró a un liceo. Estuvo ahí dos años y después decidió acabar la escuela por sí mismo, en sistema abierto.

Empezó a trabajar desde los 14 años en una empresa de repuestos para automóviles en la que fue vendedor, cajero, taquígrafo y contable. Hasta que en 1939 se fue a Buenos Aires y luego de desistir de la academia, encontró su vocación como poeta. Como tal, ha dejado un legado único y extraordinario. Sus obras abarcan todo tipo de géneros, desde la poesía, hasta el teatro —entre ellos, la crítica, el cuento o la novela— y han sido traducidas a más de 20 idiomas. En sus páginas, deja oír un alma severa con la dictadura de los años 70 y 80 en Uruguay y también una voz disidente con el autoritarismo y defensora de los derechos humanos universales.

Con una prolífica obra literaria, obtuvo numerosos premios y reconocimientos. Entre ellos destacan: el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005). Sus poesías han sido cantadas por autores como Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Luis Pastor o Pedro Guerra. Y sus novelas más famosas, como “La tregua” (1974) o “Gracias por el fuego” (1985) fueron trasladadas al cine con singular éxito.

Gente que nos hace bien es una sección de "Somos PM", conducido por Pía Slapka, Maxi Legnani y Ana Sicilia de lunes a viernes de 14 a 17 hs.

Leer más