Placeholder del video

Sylvia Iparraguirre sobre "La vida invisible", Cortázar y su vínculo con Abelardo Castillo en Biblioteca IP

Un libro absolutamente fascinante. Así describe Maxi Legnani a "La vida invisible", una entrega de Sylvia Iparraguirre que expone aquello que permaneció oculto durante tantos años. La verdadera lectura se construye, sostiene en Biblioteca IP la escritora cuyas palabras transgreden los límites del papel: "Cuando sos chico y te dan un libro, es necesaria una red de contexto. 'El juguete rabioso', de Roberto Arlt, le llega a un joven con toda la fuerza del escritor pero puede quedar solo, flotando en el espacio, si no se le da un contexto". Es necesario establecer relaciones entre los libros, asegura Iparraguirre, y es justamente por esto que "este libro no es solo la historia de mi relación con la lectura, sino la red que yo pude con armar con el tiempo".

¿Qué se puede decir de Cortázar? Todo se puede. O al menos Sylvia Iparraguirre tiene mucho por escribir al respecto. Junto a Liliana Heker, novelista, cuentista y ensayista argentina, preparan un libro que no solo explora el mundo de Julio Cortázar, sino que también se aventura en aquel vínculo que sostenía con Abelardo Castillo. "Yo tomé la decisión de publicar las cartas de Cortázar a Abelardo", dice Sylvia. Pero esto se da en un libro y contexto oportuno, asegura Maxi Legnani, en relación a la red de lectura a la cual se refiere Sylvia a lo largo de toda la entrevista. "No solo es parte de la historia de la literatura, sino de la camaradería entre dos escritores que han marcado un tiempo para siempre", reflexiona el periodista y conductor de Biblioteca IP.

La fuerza de la literatura y la política en Latinoamérica en la década del 70

'El Ornitorrinco', una de las obras maestras de Abelardo Castillo, fue publicado con la firme idea de luchar contra la censura. Una editorial del escritor se refiere a la guerra con Chile y habla de "la lógica de los imbéciles". Fueron estas algunas de las ideas, algunos de los libros y palabras que llevaron a Europa, como a tantas partes del mundo, la voz de lo que ocurría en América Latina durante la década del '70. Pero en este momento es una otra la generación que digiere estas piezas: "para una nueva generación, que lo ve con tanta distancia, va a ser muy interesante ver a los actores hablando. Por eso le puse 'Cortázar a cuatro voces'". 

En una novela no cabe todo

En lo que a Sylvia respecta, quien aclara ser consciente del "privilegio de tener una biblioteca inmensa y una casa cómoda", la cuarentena fue una instancia de pura producción. "Es el estado natural del escritor. En esta circunstancia terminé una nueva novela: 'Antes de que desaparezca'", una obra que alude a la memoria y a dos mujeres que recuerdan su paso por un pensionado de monjas a fines de los '60, con un componente jocoso: vivir bajo la mirada cristiana y asistir, a la noche, a la Facultad de Filosofía y Letras.

Sobre la memoria, Iparraguirre tradujo lo que fue, o es, "el después" de Castillo. "Hay un diálogo permanente con Abelardo. Mental y físico. Voy a su escritorio como si fuera una biblioteca". Tras que falleciera en 2017, Sylvia pasó a tutelar toda su obra. Una relación que se construyó durante muchísimos años se transformó a partir de aquel momento: "Escribir es estar en contacto permanente con Abelardo".

Biblioteca IP es un programa que se emite todos los fines de semana con Maxi Legnani en IP 

Sylvia Iparraguirre sobre "La vida invisible", Cortázar y su vínculo con Abelardo Castillo en Biblioteca IP

Un libro absolutamente fascinante. Así describe Maxi Legnani a "La vida invisible", una entrega de Sylvia Iparraguirre que expone aquello que permaneció oculto durante tantos años. La verdadera lectura se construye, sostiene en Biblioteca IP la escritora cuyas palabras transgreden los límites del papel: "Cuando sos chico y te dan un libro, es necesaria una red de contexto. 'El juguete rabioso', de Roberto Arlt, le llega a un joven con toda la fuerza del escritor pero puede quedar solo, flotando en el espacio, si no se le da un contexto". Es necesario establecer relaciones entre los libros, asegura Iparraguirre, y es justamente por esto que "este libro no es solo la historia de mi relación con la lectura, sino la red que yo pude con armar con el tiempo".

¿Qué se puede decir de Cortázar? Todo se puede. O al menos Sylvia Iparraguirre tiene mucho por escribir al respecto. Junto a Liliana Heker, novelista, cuentista y ensayista argentina, preparan un libro que no solo explora el mundo de Julio Cortázar, sino que también se aventura en aquel vínculo que sostenía con Abelardo Castillo. "Yo tomé la decisión de publicar las cartas de Cortázar a Abelardo", dice Sylvia. Pero esto se da en un libro y contexto oportuno, asegura Maxi Legnani, en relación a la red de lectura a la cual se refiere Sylvia a lo largo de toda la entrevista. "No solo es parte de la historia de la literatura, sino de la camaradería entre dos escritores que han marcado un tiempo para siempre", reflexiona el periodista y conductor de Biblioteca IP.

La fuerza de la literatura y la política en Latinoamérica en la década del 70

'El Ornitorrinco', una de las obras maestras de Abelardo Castillo, fue publicado con la firme idea de luchar contra la censura. Una editorial del escritor se refiere a la guerra con Chile y habla de "la lógica de los imbéciles". Fueron estas algunas de las ideas, algunos de los libros y palabras que llevaron a Europa, como a tantas partes del mundo, la voz de lo que ocurría en América Latina durante la década del '70. Pero en este momento es una otra la generación que digiere estas piezas: "para una nueva generación, que lo ve con tanta distancia, va a ser muy interesante ver a los actores hablando. Por eso le puse 'Cortázar a cuatro voces'". 

En una novela no cabe todo

En lo que a Sylvia respecta, quien aclara ser consciente del "privilegio de tener una biblioteca inmensa y una casa cómoda", la cuarentena fue una instancia de pura producción. "Es el estado natural del escritor. En esta circunstancia terminé una nueva novela: 'Antes de que desaparezca'", una obra que alude a la memoria y a dos mujeres que recuerdan su paso por un pensionado de monjas a fines de los '60, con un componente jocoso: vivir bajo la mirada cristiana y asistir, a la noche, a la Facultad de Filosofía y Letras.

Sobre la memoria, Iparraguirre tradujo lo que fue, o es, "el después" de Castillo. "Hay un diálogo permanente con Abelardo. Mental y físico. Voy a su escritorio como si fuera una biblioteca". Tras que falleciera en 2017, Sylvia pasó a tutelar toda su obra. Una relación que se construyó durante muchísimos años se transformó a partir de aquel momento: "Escribir es estar en contacto permanente con Abelardo".

Biblioteca IP es un programa que se emite todos los fines de semana con Maxi Legnani en IP 

Un libro absolutamente fascinante. Así describe Maxi Legnani a "La vida invisible", una entrega de Sylvia Iparraguirre que expone aquello que permaneció oculto durante tantos años. La verdadera lectura se construye, sostiene en Biblioteca IP la escritora cuyas palabras transgreden los límites del papel: "Cuando sos chico y te dan un libro, es necesaria una red de contexto. 'El juguete rabioso', de Roberto Arlt, le llega a un joven con toda la fuerza del escritor pero puede quedar solo, flotando en el espacio, si no se le da un contexto". Es necesario establecer relaciones entre los libros, asegura Iparraguirre, y es justamente por esto que "este libro no es solo la historia de mi relación con la lectura, sino la red que yo pude con armar con el tiempo".

¿Qué se puede decir de Cortázar? Todo se puede. O al menos Sylvia Iparraguirre tiene mucho por escribir al respecto. Junto a Liliana Heker, novelista, cuentista y ensayista argentina, preparan un libro que no solo explora el mundo de Julio Cortázar, sino que también se aventura en aquel vínculo que sostenía con Abelardo Castillo. "Yo tomé la decisión de publicar las cartas de Cortázar a Abelardo", dice Sylvia. Pero esto se da en un libro y contexto oportuno, asegura Maxi Legnani, en relación a la red de lectura a la cual se refiere Sylvia a lo largo de toda la entrevista. "No solo es parte de la historia de la literatura, sino de la camaradería entre dos escritores que han marcado un tiempo para siempre", reflexiona el periodista y conductor de Biblioteca IP.

La fuerza de la literatura y la política en Latinoamérica en la década del 70

'El Ornitorrinco', una de las obras maestras de Abelardo Castillo, fue publicado con la firme idea de luchar contra la censura. Una editorial del escritor se refiere a la guerra con Chile y habla de "la lógica de los imbéciles". Fueron estas algunas de las ideas, algunos de los libros y palabras que llevaron a Europa, como a tantas partes del mundo, la voz de lo que ocurría en América Latina durante la década del '70. Pero en este momento es una otra la generación que digiere estas piezas: "para una nueva generación, que lo ve con tanta distancia, va a ser muy interesante ver a los actores hablando. Por eso le puse 'Cortázar a cuatro voces'". 

En una novela no cabe todo

En lo que a Sylvia respecta, quien aclara ser consciente del "privilegio de tener una biblioteca inmensa y una casa cómoda", la cuarentena fue una instancia de pura producción. "Es el estado natural del escritor. En esta circunstancia terminé una nueva novela: 'Antes de que desaparezca'", una obra que alude a la memoria y a dos mujeres que recuerdan su paso por un pensionado de monjas a fines de los '60, con un componente jocoso: vivir bajo la mirada cristiana y asistir, a la noche, a la Facultad de Filosofía y Letras.

Sobre la memoria, Iparraguirre tradujo lo que fue, o es, "el después" de Castillo. "Hay un diálogo permanente con Abelardo. Mental y físico. Voy a su escritorio como si fuera una biblioteca". Tras que falleciera en 2017, Sylvia pasó a tutelar toda su obra. Una relación que se construyó durante muchísimos años se transformó a partir de aquel momento: "Escribir es estar en contacto permanente con Abelardo".

Biblioteca IP es un programa que se emite todos los fines de semana con Maxi Legnani en IP 

Leer más