Placeholder del video

Después del Coronavirus: ¿llega el síndrome Kessler?

Parece que la pandemia por coronavirus no es suficiente. El planeta Tierra enfrenta potencialmente una nueva amenaza, aunque esta vez, desde el espacio exterior: el Síndrome Kessler.

El nombre de este peligro proviene del científico estadounidense de la NASA, Donald Kessler, que lo nombró en 1991. El síndrome consiste en una posible reacción en cadena producida por la colisión de pedazos de basura que están sueltos en el espacio.

Basura espacial: un problema en crecimiento

Por fuera de la atmósfera terrestre, según informa la Agencia Espacial Europea (ESA), hay unos 129 millones de fragmentos de residuos girando alrededor del planeta, unas 7.200 toneladas de basura espacial.

El problema es que si todos estos "pedacitos" de basura colisionan, podría significar la destrucción de todos los satélites artificiales que orbitan a la Tierra, lo que impediría la salida al espacio de nuevas naves.

Aun así, la NASA está trabajando en un aparato sofisticado para recoger y retirar de la órbita los residuos esparcidos.

La NASA, por ejemplo, está desarrollando un sofisticado aparato, diseñado especialmente para recoger y retirar de orbita los residuos diseminados en el espacio.

Después del Coronavirus: ¿llega el síndrome Kessler?

Parece que la pandemia por coronavirus no es suficiente. El planeta Tierra enfrenta potencialmente una nueva amenaza, aunque esta vez, desde el espacio exterior: el Síndrome Kessler.

El nombre de este peligro proviene del científico estadounidense de la NASA, Donald Kessler, que lo nombró en 1991. El síndrome consiste en una posible reacción en cadena producida por la colisión de pedazos de basura que están sueltos en el espacio.

Basura espacial: un problema en crecimiento

Por fuera de la atmósfera terrestre, según informa la Agencia Espacial Europea (ESA), hay unos 129 millones de fragmentos de residuos girando alrededor del planeta, unas 7.200 toneladas de basura espacial.

El problema es que si todos estos "pedacitos" de basura colisionan, podría significar la destrucción de todos los satélites artificiales que orbitan a la Tierra, lo que impediría la salida al espacio de nuevas naves.

Aun así, la NASA está trabajando en un aparato sofisticado para recoger y retirar de la órbita los residuos esparcidos.

La NASA, por ejemplo, está desarrollando un sofisticado aparato, diseñado especialmente para recoger y retirar de orbita los residuos diseminados en el espacio.

Parece que la pandemia por coronavirus no es suficiente. El planeta Tierra enfrenta potencialmente una nueva amenaza, aunque esta vez, desde el espacio exterior: el Síndrome Kessler.

El nombre de este peligro proviene del científico estadounidense de la NASA, Donald Kessler, que lo nombró en 1991. El síndrome consiste en una posible reacción en cadena producida por la colisión de pedazos de basura que están sueltos en el espacio.

Basura espacial: un problema en crecimiento

Por fuera de la atmósfera terrestre, según informa la Agencia Espacial Europea (ESA), hay unos 129 millones de fragmentos de residuos girando alrededor del planeta, unas 7.200 toneladas de basura espacial.

El problema es que si todos estos "pedacitos" de basura colisionan, podría significar la destrucción de todos los satélites artificiales que orbitan a la Tierra, lo que impediría la salida al espacio de nuevas naves.

Aun así, la NASA está trabajando en un aparato sofisticado para recoger y retirar de la órbita los residuos esparcidos.

La NASA, por ejemplo, está desarrollando un sofisticado aparato, diseñado especialmente para recoger y retirar de orbita los residuos diseminados en el espacio.

Leer más