La historia detrás de la foto: una intervención artística icónica que condensa el horror de la dictadura

Placeholder del video

La célebre “1er. año, 6ª división, foto de clase, 1967” o simplemente “La clase” es la obra emblemática del artista fotográfico Marcelo Brodsky (Buenos Aires, 1954). Se trata de una fotografía de su división del Colegio Nacional de Buenos Aires, tomada en 1967, sobre la que él escribió una serie de textos manuscritos, referidos a la vida actual de cada uno de sus compañeros. Allí se destacan los textos y círculos sobre los retratos de Martín Bercovich y Claudio Titsminetsky, sus dos compañeros de secundario desaparecidos.

“Fue un gesto que duró dos horas tras veinte años de exilio y reflexión. No pretendía, en ese momento, ser arte. Eso vino después", explicó. Actualmente la obra forma parte del patrimonio de la Tate Modern de Londres y del Metropolitan Museum de Nueva York.

“A Claudio lo mataron en un enfrentamiento. Martín fue el primero que se llevaron. No llegó a conocer a su hijo Pablo. Erik se hartó; vive en Madrid. Patricia se sobrepuso pero le dolió. Leonor zafó y volvió a Buenos Aires hace poco. Etel se casó con el novio del cole y sus hijos ya son alumnos de nuevo”.

Con pocas palabras, Brodsky sintetizó el destino de sus 32 compañeros de clase. La tragedia de esas historias individuales condensa el horror de la dictadura. En la imagen hay desaparecidos, exiliados, militantes, sobrevivientes. Hombres y mujeres que lograron sobreponerse y seguir: un diseñador gráfico, una fisioterapeuta, un dentista, una psicóloga, pero otros fueron asesinados por el terrorismo de Estado, cuando apenas tenían poco más de 20 años.

La historia detrás de la foto: una intervención artística icónica que condensa el horror de la dictadura

La célebre “1er. año, 6ª división, foto de clase, 1967” o simplemente “La clase” es la obra emblemática del artista fotográfico Marcelo Brodsky (Buenos Aires, 1954). Se trata de una fotografía de su división del Colegio Nacional de Buenos Aires, tomada en 1967, sobre la que él escribió una serie de textos manuscritos, referidos a la vida actual de cada uno de sus compañeros. Allí se destacan los textos y círculos sobre los retratos de Martín Bercovich y Claudio Titsminetsky, sus dos compañeros de secundario desaparecidos.

“Fue un gesto que duró dos horas tras veinte años de exilio y reflexión. No pretendía, en ese momento, ser arte. Eso vino después", explicó. Actualmente la obra forma parte del patrimonio de la Tate Modern de Londres y del Metropolitan Museum de Nueva York.

“A Claudio lo mataron en un enfrentamiento. Martín fue el primero que se llevaron. No llegó a conocer a su hijo Pablo. Erik se hartó; vive en Madrid. Patricia se sobrepuso pero le dolió. Leonor zafó y volvió a Buenos Aires hace poco. Etel se casó con el novio del cole y sus hijos ya son alumnos de nuevo”.

Con pocas palabras, Brodsky sintetizó el destino de sus 32 compañeros de clase. La tragedia de esas historias individuales condensa el horror de la dictadura. En la imagen hay desaparecidos, exiliados, militantes, sobrevivientes. Hombres y mujeres que lograron sobreponerse y seguir: un diseñador gráfico, una fisioterapeuta, un dentista, una psicóloga, pero otros fueron asesinados por el terrorismo de Estado, cuando apenas tenían poco más de 20 años.

La célebre “1er. año, 6ª división, foto de clase, 1967” o simplemente “La clase” es la obra emblemática del artista fotográfico Marcelo Brodsky (Buenos Aires, 1954). Se trata de una fotografía de su división del Colegio Nacional de Buenos Aires, tomada en 1967, sobre la que él escribió una serie de textos manuscritos, referidos a la vida actual de cada uno de sus compañeros. Allí se destacan los textos y círculos sobre los retratos de Martín Bercovich y Claudio Titsminetsky, sus dos compañeros de secundario desaparecidos.

“Fue un gesto que duró dos horas tras veinte años de exilio y reflexión. No pretendía, en ese momento, ser arte. Eso vino después", explicó. Actualmente la obra forma parte del patrimonio de la Tate Modern de Londres y del Metropolitan Museum de Nueva York.

“A Claudio lo mataron en un enfrentamiento. Martín fue el primero que se llevaron. No llegó a conocer a su hijo Pablo. Erik se hartó; vive en Madrid. Patricia se sobrepuso pero le dolió. Leonor zafó y volvió a Buenos Aires hace poco. Etel se casó con el novio del cole y sus hijos ya son alumnos de nuevo”.

Con pocas palabras, Brodsky sintetizó el destino de sus 32 compañeros de clase. La tragedia de esas historias individuales condensa el horror de la dictadura. En la imagen hay desaparecidos, exiliados, militantes, sobrevivientes. Hombres y mujeres que lograron sobreponerse y seguir: un diseñador gráfico, una fisioterapeuta, un dentista, una psicóloga, pero otros fueron asesinados por el terrorismo de Estado, cuando apenas tenían poco más de 20 años.

Leer más