Placeholder del video

El #8M se vivió con intensidad en todo el mundo

Atravesado por la pandemia del coronavirus, fue un Día Internacional de la Mujer Trabajadora muy particular en todo el mundo. Hubo grandes movilizaciones en Europa, Asía, Oceanía y América latina. Millones de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries se movilizaron para exigir políticas de Estado, repudio a la violencia de género, y una sociedad más justa y más igualitaria. 

En América Latina, miles de mujeres marcharon por el centro de Ciudad de México, y terminó en el Zócalo, la plaza frente a la sede de Gobierno, donde grupos feministas intervinieron la valla de seguridad con pintadas en blanco con el nombre de cientos de víctimas de feminicidio. En Chile la marcha fue reprimida con granadas de gas lacrimógeno y carros hidrantes, además de haberse registrado la detención de un centenar de manifestantes.

 

El #8M se vivió con intensidad en todo el mundo

Atravesado por la pandemia del coronavirus, fue un Día Internacional de la Mujer Trabajadora muy particular en todo el mundo. Hubo grandes movilizaciones en Europa, Asía, Oceanía y América latina. Millones de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries se movilizaron para exigir políticas de Estado, repudio a la violencia de género, y una sociedad más justa y más igualitaria. 

En América Latina, miles de mujeres marcharon por el centro de Ciudad de México, y terminó en el Zócalo, la plaza frente a la sede de Gobierno, donde grupos feministas intervinieron la valla de seguridad con pintadas en blanco con el nombre de cientos de víctimas de feminicidio. En Chile la marcha fue reprimida con granadas de gas lacrimógeno y carros hidrantes, además de haberse registrado la detención de un centenar de manifestantes.

 

Atravesado por la pandemia del coronavirus, fue un Día Internacional de la Mujer Trabajadora muy particular en todo el mundo. Hubo grandes movilizaciones en Europa, Asía, Oceanía y América latina. Millones de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries se movilizaron para exigir políticas de Estado, repudio a la violencia de género, y una sociedad más justa y más igualitaria. 

En América Latina, miles de mujeres marcharon por el centro de Ciudad de México, y terminó en el Zócalo, la plaza frente a la sede de Gobierno, donde grupos feministas intervinieron la valla de seguridad con pintadas en blanco con el nombre de cientos de víctimas de feminicidio. En Chile la marcha fue reprimida con granadas de gas lacrimógeno y carros hidrantes, además de haberse registrado la detención de un centenar de manifestantes.

 

Leer más