Placeholder del video

Carlos Menem: el legado económico que marcó una década

El fallecimiento del ex presidente Carlos Menem, máxima figura política de Argentina entre 1989 y 1999, empuja, a más de 20 años del final de su mandato, a realizar una análisis de sus legados. Con más sombras que luces, uno de los puntos más críticos de la gestión del riojano fue el tratamiento que le dio a la economía.

Tras lo que fue la presidencia de Raúl Alfonsín, signada por turbulentos problemas políticos, el desafío de la recuperación democrática y una inflación incontrolable, una de las promesas de campaña que llevó a Menem a la Casa Rosada fue la de "Salariazo y Revolución Productiva".

El rumbo económico que tomó el país, de la mano de Domingo Cavallo desde el ministerio de Economía de la Nación, fue el de la convertibilidad (un peso, un dólar) y el de las privatizaciones de los servicios públicos y los sectores claves de la economía. 

Parte del legado económico del gobierno fue la destrucción del empleo por la apertura de importaciones y un daño irreparable para una industria que no podría levantar cabeza. Los cimientos de lo que luego fue la crisis social, política y económica de diciembre de 2001.

Carlos Menem: el legado económico que marcó una década

El fallecimiento del ex presidente Carlos Menem, máxima figura política de Argentina entre 1989 y 1999, empuja, a más de 20 años del final de su mandato, a realizar una análisis de sus legados. Con más sombras que luces, uno de los puntos más críticos de la gestión del riojano fue el tratamiento que le dio a la economía.

Tras lo que fue la presidencia de Raúl Alfonsín, signada por turbulentos problemas políticos, el desafío de la recuperación democrática y una inflación incontrolable, una de las promesas de campaña que llevó a Menem a la Casa Rosada fue la de "Salariazo y Revolución Productiva".

El rumbo económico que tomó el país, de la mano de Domingo Cavallo desde el ministerio de Economía de la Nación, fue el de la convertibilidad (un peso, un dólar) y el de las privatizaciones de los servicios públicos y los sectores claves de la economía. 

Parte del legado económico del gobierno fue la destrucción del empleo por la apertura de importaciones y un daño irreparable para una industria que no podría levantar cabeza. Los cimientos de lo que luego fue la crisis social, política y económica de diciembre de 2001.

El fallecimiento del ex presidente Carlos Menem, máxima figura política de Argentina entre 1989 y 1999, empuja, a más de 20 años del final de su mandato, a realizar una análisis de sus legados. Con más sombras que luces, uno de los puntos más críticos de la gestión del riojano fue el tratamiento que le dio a la economía.

Tras lo que fue la presidencia de Raúl Alfonsín, signada por turbulentos problemas políticos, el desafío de la recuperación democrática y una inflación incontrolable, una de las promesas de campaña que llevó a Menem a la Casa Rosada fue la de "Salariazo y Revolución Productiva".

El rumbo económico que tomó el país, de la mano de Domingo Cavallo desde el ministerio de Economía de la Nación, fue el de la convertibilidad (un peso, un dólar) y el de las privatizaciones de los servicios públicos y los sectores claves de la economía. 

Parte del legado económico del gobierno fue la destrucción del empleo por la apertura de importaciones y un daño irreparable para una industria que no podría levantar cabeza. Los cimientos de lo que luego fue la crisis social, política y económica de diciembre de 2001.

Leer más