Placeholder del video

José Luis Cabezas: símbolo de la prensa argentina

La madrugada del 25 de enero de 1997, el reportero gráfico de la Revista Noticias José Luis Cabezas salió de la fiesta de cumpleaños del empresario Oscar Andreani, uno de los encuentros más importantes de la temporada de verano en Pinamar.

Antes de llegar a su casa, un grupo de personas lo interceptó, lo secuestró y lo asesinó en la localidad de General Madariaga, en lo que pasaría a ser el crimen más importante contra un periodista desde la recuperación de la democracia.

Gabriel Michi, periodista, amigo y compañero ese y otros tantos veranos del fotógrafo en la revista, no olvida más ese día. Fue la primera persona que identificó el cuerpo y uno de los encargados de dar la noticia a la familia.

A 24 años, Michi asegura que la foto que le sacó Cabezas al empresario Alfredo Yabrán fue determinante: "Aquella foto le puso rostro al personaje más poderoso de aquellos años 90. Él se jactaba que ni los servicios de inteligencia tenían fotos. Creo que fue un compendio de cosas: fue eso, fueron nuestras investigaciones sobre Yabrán, sus negocios".

"El crimen de José Luis Cabezas fue un antes y un después en la historia del periodismo argentino y de la defensa de la libertad de expresión. Fue el primer y único crimen cometido contra un periodista desde el retorno de la democracia", agregó, en diálogo con IP Digital.

José Luis Cabezas: símbolo de la prensa argentina

La madrugada del 25 de enero de 1997, el reportero gráfico de la Revista Noticias José Luis Cabezas salió de la fiesta de cumpleaños del empresario Oscar Andreani, uno de los encuentros más importantes de la temporada de verano en Pinamar.

Antes de llegar a su casa, un grupo de personas lo interceptó, lo secuestró y lo asesinó en la localidad de General Madariaga, en lo que pasaría a ser el crimen más importante contra un periodista desde la recuperación de la democracia.

Gabriel Michi, periodista, amigo y compañero ese y otros tantos veranos del fotógrafo en la revista, no olvida más ese día. Fue la primera persona que identificó el cuerpo y uno de los encargados de dar la noticia a la familia.

A 24 años, Michi asegura que la foto que le sacó Cabezas al empresario Alfredo Yabrán fue determinante: "Aquella foto le puso rostro al personaje más poderoso de aquellos años 90. Él se jactaba que ni los servicios de inteligencia tenían fotos. Creo que fue un compendio de cosas: fue eso, fueron nuestras investigaciones sobre Yabrán, sus negocios".

"El crimen de José Luis Cabezas fue un antes y un después en la historia del periodismo argentino y de la defensa de la libertad de expresión. Fue el primer y único crimen cometido contra un periodista desde el retorno de la democracia", agregó, en diálogo con IP Digital.

La madrugada del 25 de enero de 1997, el reportero gráfico de la Revista Noticias José Luis Cabezas salió de la fiesta de cumpleaños del empresario Oscar Andreani, uno de los encuentros más importantes de la temporada de verano en Pinamar.

Antes de llegar a su casa, un grupo de personas lo interceptó, lo secuestró y lo asesinó en la localidad de General Madariaga, en lo que pasaría a ser el crimen más importante contra un periodista desde la recuperación de la democracia.

Gabriel Michi, periodista, amigo y compañero ese y otros tantos veranos del fotógrafo en la revista, no olvida más ese día. Fue la primera persona que identificó el cuerpo y uno de los encargados de dar la noticia a la familia.

A 24 años, Michi asegura que la foto que le sacó Cabezas al empresario Alfredo Yabrán fue determinante: "Aquella foto le puso rostro al personaje más poderoso de aquellos años 90. Él se jactaba que ni los servicios de inteligencia tenían fotos. Creo que fue un compendio de cosas: fue eso, fueron nuestras investigaciones sobre Yabrán, sus negocios".

"El crimen de José Luis Cabezas fue un antes y un después en la historia del periodismo argentino y de la defensa de la libertad de expresión. Fue el primer y único crimen cometido contra un periodista desde el retorno de la democracia", agregó, en diálogo con IP Digital.

Leer más