Estados Unidos: Biden decretó la obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19 en empresas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva que obliga a las empresas con más de 100 empleados a solicitarle a los mismos la vacunación contra el COVID-19 o, en el caso de no realizarlo, a realizar testeos semanales. Estas medidas se dan en el marco de un aumento de contagios debido a la variante Delta.

El mandatario demócrata realizó una conferencia de prensa tras reunirse con ciudadanos vacunados que se encuentran "frustrados" ante la imposibilidad de volver a la normalidad. La mayoría de los casos y las muertes en este contexto se dan en estadounidenses que no se han inmunizado contra el virus.

Asimismo, Biden anunció la vacunación obligatoria de todos los empleados del Gobierno federal, un total de 2,1 millones de personas, y delineará su estrategia de administrar una tercera dosis de la vacuna para reforzar la inmunidad entre la población. A finales de agosto, el Departamento de Defensa ordenó la vacunación de todos sus soldados, tanto activos como reservas, como parte del impulso por aumentar la inoculación entre la población estadounidense.

El 53,3% de los estadounidenses recibió la pauta completa de las vacunas contra el coronavirus, incluidos el 62,4% de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

No obstante, la distribución regional es sumamente desigual con especial preocupación en el sur de EE.UU., en estados como Alabama, Luisiana y Misisipi, donde los niveles de vacunación son mucho menores. La expansión de la variante Delta brinda actualmente un panorama desalentador en Estados Unidos, el país con más muertes por COVID-19 del mundo, cuya media diaria de casos volvió a superar los 150 mil la semana pasada por primera vez desde enero, saturando hospitales y generando mil muertes por día.

Estados Unidos: Biden decretó la obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19 en empresas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva que obliga a las empresas con más de 100 empleados a solicitarle a los mismos la vacunación contra el COVID-19 o, en el caso de no realizarlo, a realizar testeos semanales. Estas medidas se dan en el marco de un aumento de contagios debido a la variante Delta.

El mandatario demócrata realizó una conferencia de prensa tras reunirse con ciudadanos vacunados que se encuentran "frustrados" ante la imposibilidad de volver a la normalidad. La mayoría de los casos y las muertes en este contexto se dan en estadounidenses que no se han inmunizado contra el virus.

Asimismo, Biden anunció la vacunación obligatoria de todos los empleados del Gobierno federal, un total de 2,1 millones de personas, y delineará su estrategia de administrar una tercera dosis de la vacuna para reforzar la inmunidad entre la población. A finales de agosto, el Departamento de Defensa ordenó la vacunación de todos sus soldados, tanto activos como reservas, como parte del impulso por aumentar la inoculación entre la población estadounidense.

El 53,3% de los estadounidenses recibió la pauta completa de las vacunas contra el coronavirus, incluidos el 62,4% de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

No obstante, la distribución regional es sumamente desigual con especial preocupación en el sur de EE.UU., en estados como Alabama, Luisiana y Misisipi, donde los niveles de vacunación son mucho menores. La expansión de la variante Delta brinda actualmente un panorama desalentador en Estados Unidos, el país con más muertes por COVID-19 del mundo, cuya media diaria de casos volvió a superar los 150 mil la semana pasada por primera vez desde enero, saturando hospitales y generando mil muertes por día.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva que obliga a las empresas con más de 100 empleados a solicitarle a los mismos la vacunación contra el COVID-19 o, en el caso de no realizarlo, a realizar testeos semanales. Estas medidas se dan en el marco de un aumento de contagios debido a la variante Delta.

El mandatario demócrata realizó una conferencia de prensa tras reunirse con ciudadanos vacunados que se encuentran "frustrados" ante la imposibilidad de volver a la normalidad. La mayoría de los casos y las muertes en este contexto se dan en estadounidenses que no se han inmunizado contra el virus.

Asimismo, Biden anunció la vacunación obligatoria de todos los empleados del Gobierno federal, un total de 2,1 millones de personas, y delineará su estrategia de administrar una tercera dosis de la vacuna para reforzar la inmunidad entre la población. A finales de agosto, el Departamento de Defensa ordenó la vacunación de todos sus soldados, tanto activos como reservas, como parte del impulso por aumentar la inoculación entre la población estadounidense.

El 53,3% de los estadounidenses recibió la pauta completa de las vacunas contra el coronavirus, incluidos el 62,4% de los mayores de 12 años, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

No obstante, la distribución regional es sumamente desigual con especial preocupación en el sur de EE.UU., en estados como Alabama, Luisiana y Misisipi, donde los niveles de vacunación son mucho menores. La expansión de la variante Delta brinda actualmente un panorama desalentador en Estados Unidos, el país con más muertes por COVID-19 del mundo, cuya media diaria de casos volvió a superar los 150 mil la semana pasada por primera vez desde enero, saturando hospitales y generando mil muertes por día.

Leer más