Placeholder del video

Cómo se definirá y qué pasará con el clásico suspendido Brasil-Argentina

La Confederación Sudamericana de Fútbol confirmó a través de un comunicado la suspensión del partido entre Brasil y Argentina, interrumpido por un grupo de agentes sanitarios brasileños que ingresó al campo de juego para ir en busca de cuatro futbolistas argentinos, a los cuales acusan de violar las reglas migratorias del país.

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido", comienza el comunicado. "El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes", agrega el texto. "Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución", concluye la nota de Conmebol, que deja en manos de la FIFA la resolución correspondiente.

En declaraciones a la prensa, Scaloni aseguró que nunca fueron notificados sobre una posible prohibición sobre los cuatro jugadores señalados: Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía. "En ningún momento se nos avisó que los jugadores no podían jugar el partido. Nosotros queríamos jugar el partido y los jugadores brasileños también", señaló el entrenador.

"Yo, como entrenador, al ver que ingresaba gente al campo de juego tenía la obligación de meterme y defender a mis jugadores", comentó y luego agregó: "A mí me pone muy triste. No busco ningún culpable. Si pasó o no pasó algo, no era el momento para hacer esa intervención", manifestó el director técnico.

Otro de los que habló ante la prensa fue Claudio Tapia, presidente de AFA, quien remarcó: "Cuatro personas, sin barbijo, interrumpieron el partido para notificar algo que no sabemos qué es. Nosotros ya nos preparamos para regresar a Argentina".

Por qué se suspendió Brasil-Argentina

Martínez, Romero, Lo Celso y Buendía fueron denunciados por el incumplimiento de la norma para el ingreso a suelo brasileño, prevista en la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días no pueden entrar a Brasil.

Anvisa comunicó que los cuatro involucrados debían ponerse en cuarentena y pidió su salida inmediata del país, lo que implicaba que ninguno de ellos pudiera jugar el partido de esta tarde. Sin embargo, los jugadores abandonaron la concentración en el Airport Marriott Hotel de San Pablo y abordaron el micro rumbo al Arena Corinthians, en una contradicción a lo decidido por los funcionarios nacionales.

Las intervención de la FIFA y de la Conmebol fue decisiva para destrabar el problema con los jugadores que militan en la Premier League inglesa, quienes fueron acusados de proporcionar información falsa al ingresar a Brasil. Los jugadores argentinos declararon que no pasaron por ninguno de esos cuatro países en las últimas dos semanas, lo que fue desmentido por los funcionarios brasileños luego de consultar sus respectivos pasaportes.

Martínez, Lo Celso, Romero y Buendía ingresaron a Brasil el viernes pasado con la delegación argentina procedentes de Venezuela, a donde habían arribado días antes desde Reino Unido, su lugar de residencia actual. En un comunicado oficial, la agencia sanitaria aseguró que los futbolistas del Aston Villa y Tottenham Hotspur incurrieron en "un notorio incumplimiento de la Ordenanza Interministerial y las normas brasileñas de control de la inmigración".

Cómo se definirá y qué pasará con el clásico suspendido Brasil-Argentina

La Confederación Sudamericana de Fútbol confirmó a través de un comunicado la suspensión del partido entre Brasil y Argentina, interrumpido por un grupo de agentes sanitarios brasileños que ingresó al campo de juego para ir en busca de cuatro futbolistas argentinos, a los cuales acusan de violar las reglas migratorias del país.

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido", comienza el comunicado. "El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes", agrega el texto. "Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución", concluye la nota de Conmebol, que deja en manos de la FIFA la resolución correspondiente.

En declaraciones a la prensa, Scaloni aseguró que nunca fueron notificados sobre una posible prohibición sobre los cuatro jugadores señalados: Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía. "En ningún momento se nos avisó que los jugadores no podían jugar el partido. Nosotros queríamos jugar el partido y los jugadores brasileños también", señaló el entrenador.

"Yo, como entrenador, al ver que ingresaba gente al campo de juego tenía la obligación de meterme y defender a mis jugadores", comentó y luego agregó: "A mí me pone muy triste. No busco ningún culpable. Si pasó o no pasó algo, no era el momento para hacer esa intervención", manifestó el director técnico.

Otro de los que habló ante la prensa fue Claudio Tapia, presidente de AFA, quien remarcó: "Cuatro personas, sin barbijo, interrumpieron el partido para notificar algo que no sabemos qué es. Nosotros ya nos preparamos para regresar a Argentina".

Por qué se suspendió Brasil-Argentina

Martínez, Romero, Lo Celso y Buendía fueron denunciados por el incumplimiento de la norma para el ingreso a suelo brasileño, prevista en la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días no pueden entrar a Brasil.

Anvisa comunicó que los cuatro involucrados debían ponerse en cuarentena y pidió su salida inmediata del país, lo que implicaba que ninguno de ellos pudiera jugar el partido de esta tarde. Sin embargo, los jugadores abandonaron la concentración en el Airport Marriott Hotel de San Pablo y abordaron el micro rumbo al Arena Corinthians, en una contradicción a lo decidido por los funcionarios nacionales.

Las intervención de la FIFA y de la Conmebol fue decisiva para destrabar el problema con los jugadores que militan en la Premier League inglesa, quienes fueron acusados de proporcionar información falsa al ingresar a Brasil. Los jugadores argentinos declararon que no pasaron por ninguno de esos cuatro países en las últimas dos semanas, lo que fue desmentido por los funcionarios brasileños luego de consultar sus respectivos pasaportes.

Martínez, Lo Celso, Romero y Buendía ingresaron a Brasil el viernes pasado con la delegación argentina procedentes de Venezuela, a donde habían arribado días antes desde Reino Unido, su lugar de residencia actual. En un comunicado oficial, la agencia sanitaria aseguró que los futbolistas del Aston Villa y Tottenham Hotspur incurrieron en "un notorio incumplimiento de la Ordenanza Interministerial y las normas brasileñas de control de la inmigración".

La Confederación Sudamericana de Fútbol confirmó a través de un comunicado la suspensión del partido entre Brasil y Argentina, interrumpido por un grupo de agentes sanitarios brasileños que ingresó al campo de juego para ir en busca de cuatro futbolistas argentinos, a los cuales acusan de violar las reglas migratorias del país.

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido", comienza el comunicado. "El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes", agrega el texto. "Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución", concluye la nota de Conmebol, que deja en manos de la FIFA la resolución correspondiente.

En declaraciones a la prensa, Scaloni aseguró que nunca fueron notificados sobre una posible prohibición sobre los cuatro jugadores señalados: Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía. "En ningún momento se nos avisó que los jugadores no podían jugar el partido. Nosotros queríamos jugar el partido y los jugadores brasileños también", señaló el entrenador.

"Yo, como entrenador, al ver que ingresaba gente al campo de juego tenía la obligación de meterme y defender a mis jugadores", comentó y luego agregó: "A mí me pone muy triste. No busco ningún culpable. Si pasó o no pasó algo, no era el momento para hacer esa intervención", manifestó el director técnico.

Otro de los que habló ante la prensa fue Claudio Tapia, presidente de AFA, quien remarcó: "Cuatro personas, sin barbijo, interrumpieron el partido para notificar algo que no sabemos qué es. Nosotros ya nos preparamos para regresar a Argentina".

Por qué se suspendió Brasil-Argentina

Martínez, Romero, Lo Celso y Buendía fueron denunciados por el incumplimiento de la norma para el ingreso a suelo brasileño, prevista en la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días no pueden entrar a Brasil.

Anvisa comunicó que los cuatro involucrados debían ponerse en cuarentena y pidió su salida inmediata del país, lo que implicaba que ninguno de ellos pudiera jugar el partido de esta tarde. Sin embargo, los jugadores abandonaron la concentración en el Airport Marriott Hotel de San Pablo y abordaron el micro rumbo al Arena Corinthians, en una contradicción a lo decidido por los funcionarios nacionales.

Las intervención de la FIFA y de la Conmebol fue decisiva para destrabar el problema con los jugadores que militan en la Premier League inglesa, quienes fueron acusados de proporcionar información falsa al ingresar a Brasil. Los jugadores argentinos declararon que no pasaron por ninguno de esos cuatro países en las últimas dos semanas, lo que fue desmentido por los funcionarios brasileños luego de consultar sus respectivos pasaportes.

Martínez, Lo Celso, Romero y Buendía ingresaron a Brasil el viernes pasado con la delegación argentina procedentes de Venezuela, a donde habían arribado días antes desde Reino Unido, su lugar de residencia actual. En un comunicado oficial, la agencia sanitaria aseguró que los futbolistas del Aston Villa y Tottenham Hotspur incurrieron en "un notorio incumplimiento de la Ordenanza Interministerial y las normas brasileñas de control de la inmigración".

Leer más