El bebé del disco de Nirvana demanda a la banda por "explotación sexual"

El bebé de la famosa portada de Nevermind, el disco de Nirvana de 1991, demandó oficialmente al grupo por la utilización de su imagen. Spencer Elden, el nombre de quien entonces era un infante, declaró que sus padres jamás dieron el permiso para la utilización de su fotografía y que, como aparecía desnudo, lo considera pornografía infantil.

No es la primera vez que Elden habla sobre su experiencia en el disco, aunque en la mayoría de los reportajes siempre lo hizo de manera positiva. Los abogados que ahora lo representan argumentaron que la imagen, compuesta del niño y un dólar (que fue agregado de manera digital), muestra a su cliente "como si fuera un trabajador sexual".

"Últimamente estuve pensando...'¿Qué pasa si yo no estuviese de acuerdo con que mi pene esté expuesto a todo el mundo?' Realmente no tuve decisión sobre eso", declaró Elden en una entrevista reciente.

Elden también reportó que no recibió ningún tipo de compensación por su aparición en la portada de Nevermind y que siente que "sus derechos humanos han sido revocados" por la utilización de su imagen.

El disco de Nirvana vendió alrededor de 30 millones de copias alrededor del mundo y se convirtió en uno de los himnos de la cultura grunge de los '90. Spencer comentó que el fotógrafo, encargado de la portada de la banda, simplemente les dijo a sus padres que podían participar de la sesión fotográfica por 200 dólares.

"Las imágenes exponen el cuerpo íntimo de Spencer y muestran de manera lasciva sus genitales desde cuando era menor hasta el día de hoy", dice la demanda presentada en la Corte del estado de California, Estados Unidos. Elden pide 150 mil dólares de los 17 demandados, entre ellos los excompañeros de banda de Kurt Cobain, Courtney Love (viuda del cantante), el fotógrafo responsable de la imagen, el director de arte Robert Fisher y numerosas compañías discográficas que han reeditado el disco.

¿Qué dicen las leyes?​

Los abogados de Elden no proponen que exista algún problema con la utilización de la imagen de Elden sino que la composición con el billete de un dólar transforma la obra en una representación de explotación sexual infantil. Otra de las aristas en las que están trabajando es en la falta de "consentimiento paternal verificable", es decir, cualquier esfuerzo o autorización para utilización futura que debe ser descripta explícitamente antes de tomar una fotografía cómo, con qué fin y bajo qué términos será utilizado cualquier tipo de información o representación personal de un menor de edad.

Uno de los problemas posibles con los que podría encontrarse la causa es que la tapa del disco es reconocida como una obra de arte, cuyos derechos pertenecen enteramente a quién haya fotografiado la escena, independientemente de quién esté siendo retratado. Según las leyes californianas, cualquiera que este sacando una foto está creando trabajo original y tiene derecho sobre este. Aún así, el autor no podría utilizarla con fines comerciales sin permiso expreso de los retratados.

En tanto las leyes federales de Estados Unidos, consideran que una obra artística con menores solo puede considerarse obscena si un jurado decide que la representación tiene la intención de realizar acciones eróticas para la comunidad adulta, algún tipo de simulación de escena sexual o si ningún miembro del jurado puede encontrar valor literario, político, científico o artístico.

El bebé del disco de Nirvana demanda a la banda por "explotación sexual"

El bebé de la famosa portada de Nevermind, el disco de Nirvana de 1991, demandó oficialmente al grupo por la utilización de su imagen. Spencer Elden, el nombre de quien entonces era un infante, declaró que sus padres jamás dieron el permiso para la utilización de su fotografía y que, como aparecía desnudo, lo considera pornografía infantil.

No es la primera vez que Elden habla sobre su experiencia en el disco, aunque en la mayoría de los reportajes siempre lo hizo de manera positiva. Los abogados que ahora lo representan argumentaron que la imagen, compuesta del niño y un dólar (que fue agregado de manera digital), muestra a su cliente "como si fuera un trabajador sexual".

"Últimamente estuve pensando...'¿Qué pasa si yo no estuviese de acuerdo con que mi pene esté expuesto a todo el mundo?' Realmente no tuve decisión sobre eso", declaró Elden en una entrevista reciente.

Elden también reportó que no recibió ningún tipo de compensación por su aparición en la portada de Nevermind y que siente que "sus derechos humanos han sido revocados" por la utilización de su imagen.

El disco de Nirvana vendió alrededor de 30 millones de copias alrededor del mundo y se convirtió en uno de los himnos de la cultura grunge de los '90. Spencer comentó que el fotógrafo, encargado de la portada de la banda, simplemente les dijo a sus padres que podían participar de la sesión fotográfica por 200 dólares.

"Las imágenes exponen el cuerpo íntimo de Spencer y muestran de manera lasciva sus genitales desde cuando era menor hasta el día de hoy", dice la demanda presentada en la Corte del estado de California, Estados Unidos. Elden pide 150 mil dólares de los 17 demandados, entre ellos los excompañeros de banda de Kurt Cobain, Courtney Love (viuda del cantante), el fotógrafo responsable de la imagen, el director de arte Robert Fisher y numerosas compañías discográficas que han reeditado el disco.

¿Qué dicen las leyes?​

Los abogados de Elden no proponen que exista algún problema con la utilización de la imagen de Elden sino que la composición con el billete de un dólar transforma la obra en una representación de explotación sexual infantil. Otra de las aristas en las que están trabajando es en la falta de "consentimiento paternal verificable", es decir, cualquier esfuerzo o autorización para utilización futura que debe ser descripta explícitamente antes de tomar una fotografía cómo, con qué fin y bajo qué términos será utilizado cualquier tipo de información o representación personal de un menor de edad.

Uno de los problemas posibles con los que podría encontrarse la causa es que la tapa del disco es reconocida como una obra de arte, cuyos derechos pertenecen enteramente a quién haya fotografiado la escena, independientemente de quién esté siendo retratado. Según las leyes californianas, cualquiera que este sacando una foto está creando trabajo original y tiene derecho sobre este. Aún así, el autor no podría utilizarla con fines comerciales sin permiso expreso de los retratados.

En tanto las leyes federales de Estados Unidos, consideran que una obra artística con menores solo puede considerarse obscena si un jurado decide que la representación tiene la intención de realizar acciones eróticas para la comunidad adulta, algún tipo de simulación de escena sexual o si ningún miembro del jurado puede encontrar valor literario, político, científico o artístico.

El bebé de la famosa portada de Nevermind, el disco de Nirvana de 1991, demandó oficialmente al grupo por la utilización de su imagen. Spencer Elden, el nombre de quien entonces era un infante, declaró que sus padres jamás dieron el permiso para la utilización de su fotografía y que, como aparecía desnudo, lo considera pornografía infantil.

No es la primera vez que Elden habla sobre su experiencia en el disco, aunque en la mayoría de los reportajes siempre lo hizo de manera positiva. Los abogados que ahora lo representan argumentaron que la imagen, compuesta del niño y un dólar (que fue agregado de manera digital), muestra a su cliente "como si fuera un trabajador sexual".

"Últimamente estuve pensando...'¿Qué pasa si yo no estuviese de acuerdo con que mi pene esté expuesto a todo el mundo?' Realmente no tuve decisión sobre eso", declaró Elden en una entrevista reciente.

Elden también reportó que no recibió ningún tipo de compensación por su aparición en la portada de Nevermind y que siente que "sus derechos humanos han sido revocados" por la utilización de su imagen.

El disco de Nirvana vendió alrededor de 30 millones de copias alrededor del mundo y se convirtió en uno de los himnos de la cultura grunge de los '90. Spencer comentó que el fotógrafo, encargado de la portada de la banda, simplemente les dijo a sus padres que podían participar de la sesión fotográfica por 200 dólares.

"Las imágenes exponen el cuerpo íntimo de Spencer y muestran de manera lasciva sus genitales desde cuando era menor hasta el día de hoy", dice la demanda presentada en la Corte del estado de California, Estados Unidos. Elden pide 150 mil dólares de los 17 demandados, entre ellos los excompañeros de banda de Kurt Cobain, Courtney Love (viuda del cantante), el fotógrafo responsable de la imagen, el director de arte Robert Fisher y numerosas compañías discográficas que han reeditado el disco.

¿Qué dicen las leyes?​

Los abogados de Elden no proponen que exista algún problema con la utilización de la imagen de Elden sino que la composición con el billete de un dólar transforma la obra en una representación de explotación sexual infantil. Otra de las aristas en las que están trabajando es en la falta de "consentimiento paternal verificable", es decir, cualquier esfuerzo o autorización para utilización futura que debe ser descripta explícitamente antes de tomar una fotografía cómo, con qué fin y bajo qué términos será utilizado cualquier tipo de información o representación personal de un menor de edad.

Uno de los problemas posibles con los que podría encontrarse la causa es que la tapa del disco es reconocida como una obra de arte, cuyos derechos pertenecen enteramente a quién haya fotografiado la escena, independientemente de quién esté siendo retratado. Según las leyes californianas, cualquiera que este sacando una foto está creando trabajo original y tiene derecho sobre este. Aún así, el autor no podría utilizarla con fines comerciales sin permiso expreso de los retratados.

En tanto las leyes federales de Estados Unidos, consideran que una obra artística con menores solo puede considerarse obscena si un jurado decide que la representación tiene la intención de realizar acciones eróticas para la comunidad adulta, algún tipo de simulación de escena sexual o si ningún miembro del jurado puede encontrar valor literario, político, científico o artístico.

Ver más
Ver más