La CGT rechazó la propuesta de la Unión Industrial para no pagar salarios a quienes no se vacunen

La CGT rechaza las declaraciones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien planteó la posibilidad de que las empresas no les paguen a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus.

El secretario de Prensa y Comunicación de la central obrera, Jorge Sola, consideró que “castigar en un derecho laboral a quienes debería solicitarse un compromiso colectivo o social respecto del plan de vacunación no es el camino adecuado” contra el coronavirus. “Imponer sanciones desde el punto de vista de la relación laboral no sólo es ilegal, sino que no coincide con el camino de convencimiento que se tiene que seguir a los fines de lograr la mayor vacunación posible”, apuntó.

Sola, además secretario Gremial del Sindicato del Seguro, indicó que "a través del ejercicio abusivo de la relación del empleador con el trabajador no se logrará convencerlo, sino mediante el sentido común, el razonamiento y la opinión científica". Y agregó: "Es allí donde tenemos que poner nuestros mayores esfuerzos con los fines de llevar una vacunación masiva para todos y todas, trabajadores y trabajadoras”.

Funes De Rioja había planteado, a partir del avance de la inmunización, que las empresas podrán considerar la eliminación de la dispensa a los trabajadores que decidan no inocularse y, ante la imposibilidad de incorporarlos al ámbito laboral, de no pagarles. "Aquel que está con primera dosis ya puede ser convocado, pero se genera el problema con los que no quieren vacunarse. En ese caso nadie puede obligarlos, pero nadie puede obligar a insertarlos en un medio laboral con riesgo para otros trabajadores y sus familias. En esos casos, debe cesar la dispensa y la remuneración", afirmó el dirigente de la UIA.

Otro de los que también desestimó los dichos de Funes de Rioja fue el Secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, quien se refirió a la posibilidad de instrumentar una normativa para los empleados que no quieren inocularse contra el COVID-19. Sobre las declaraciones del titular de la UIA expresó que “los extremos no son buenos, la idea es avanzar hacia una norma para la vacunación de trabajadores, siempre bajo acuerdos. Seguramente nos vamos a poner de acuerdo”.

La CGT rechazó la propuesta de la Unión Industrial para no pagar salarios a quienes no se vacunen

La CGT rechaza las declaraciones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien planteó la posibilidad de que las empresas no les paguen a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus.

El secretario de Prensa y Comunicación de la central obrera, Jorge Sola, consideró que “castigar en un derecho laboral a quienes debería solicitarse un compromiso colectivo o social respecto del plan de vacunación no es el camino adecuado” contra el coronavirus. “Imponer sanciones desde el punto de vista de la relación laboral no sólo es ilegal, sino que no coincide con el camino de convencimiento que se tiene que seguir a los fines de lograr la mayor vacunación posible”, apuntó.

Sola, además secretario Gremial del Sindicato del Seguro, indicó que "a través del ejercicio abusivo de la relación del empleador con el trabajador no se logrará convencerlo, sino mediante el sentido común, el razonamiento y la opinión científica". Y agregó: "Es allí donde tenemos que poner nuestros mayores esfuerzos con los fines de llevar una vacunación masiva para todos y todas, trabajadores y trabajadoras”.

Funes De Rioja había planteado, a partir del avance de la inmunización, que las empresas podrán considerar la eliminación de la dispensa a los trabajadores que decidan no inocularse y, ante la imposibilidad de incorporarlos al ámbito laboral, de no pagarles. "Aquel que está con primera dosis ya puede ser convocado, pero se genera el problema con los que no quieren vacunarse. En ese caso nadie puede obligarlos, pero nadie puede obligar a insertarlos en un medio laboral con riesgo para otros trabajadores y sus familias. En esos casos, debe cesar la dispensa y la remuneración", afirmó el dirigente de la UIA.

Otro de los que también desestimó los dichos de Funes de Rioja fue el Secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, quien se refirió a la posibilidad de instrumentar una normativa para los empleados que no quieren inocularse contra el COVID-19. Sobre las declaraciones del titular de la UIA expresó que “los extremos no son buenos, la idea es avanzar hacia una norma para la vacunación de trabajadores, siempre bajo acuerdos. Seguramente nos vamos a poner de acuerdo”.

La CGT rechaza las declaraciones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien planteó la posibilidad de que las empresas no les paguen a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus.

El secretario de Prensa y Comunicación de la central obrera, Jorge Sola, consideró que “castigar en un derecho laboral a quienes debería solicitarse un compromiso colectivo o social respecto del plan de vacunación no es el camino adecuado” contra el coronavirus. “Imponer sanciones desde el punto de vista de la relación laboral no sólo es ilegal, sino que no coincide con el camino de convencimiento que se tiene que seguir a los fines de lograr la mayor vacunación posible”, apuntó.

Sola, además secretario Gremial del Sindicato del Seguro, indicó que "a través del ejercicio abusivo de la relación del empleador con el trabajador no se logrará convencerlo, sino mediante el sentido común, el razonamiento y la opinión científica". Y agregó: "Es allí donde tenemos que poner nuestros mayores esfuerzos con los fines de llevar una vacunación masiva para todos y todas, trabajadores y trabajadoras”.

Funes De Rioja había planteado, a partir del avance de la inmunización, que las empresas podrán considerar la eliminación de la dispensa a los trabajadores que decidan no inocularse y, ante la imposibilidad de incorporarlos al ámbito laboral, de no pagarles. "Aquel que está con primera dosis ya puede ser convocado, pero se genera el problema con los que no quieren vacunarse. En ese caso nadie puede obligarlos, pero nadie puede obligar a insertarlos en un medio laboral con riesgo para otros trabajadores y sus familias. En esos casos, debe cesar la dispensa y la remuneración", afirmó el dirigente de la UIA.

Otro de los que también desestimó los dichos de Funes de Rioja fue el Secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, quien se refirió a la posibilidad de instrumentar una normativa para los empleados que no quieren inocularse contra el COVID-19. Sobre las declaraciones del titular de la UIA expresó que “los extremos no son buenos, la idea es avanzar hacia una norma para la vacunación de trabajadores, siempre bajo acuerdos. Seguramente nos vamos a poner de acuerdo”.

Leer más