Juegos Olímpicos: Luis Scola se retiró de la selección argentina y emocionó a todos con sus lágrimas

Cuando faltaban 51 segundos para el final del partido por los cuartos de final entre Argentina y Australia, que ganó cómodamente el equipo oceánico por 97 a 59, el tiempo se detuvo. El capitán de la Selección argentina de básquet Luis Scola jugó su último partido en un juego olímpico. A los 41 años, luego de haber ganado la medalla de oro en Atenas 2004 y la de bronce en Beijing 2008, el gran jugador que fue abanderado de la delegación argentina en Londres 2012, salió de la cancha y el partido dejó de jugarse: su equipo, los pocos asistentes -deportistas, prensa y autoridades del comité olímpico presentes- y la totalidad del equipo australiano aplaudieron de pie el último acto de uno de los grandes deportistas argentinos de todos los tiempos.

Casi siempre inconmovible y distante -en estos juegos protagonizó un episodio de cierto destrato con una periodista argentina, del cual luego se disculpó-, Scola sintió el peso específico del momento y se dejó llevar por la emoción. Fue un pequeño instante que quedó eternizado: se retiraba una de las leyendas del olimpismo contemporáneo. Para el deporte argentino, es un ejemplo de compromiso y pasión cuyo ejemplo permanecerá por siempre. "Me agarró con la guardia baja, no me lo esperaba porque pensé que iba a terminar el partido jugando. Cuando levanté la cabeza y vi a toda la gente, a los rivales, me emocioné. Lo agradezco mucho de corazón", dijo Scola al finalizar el encuentro. 

Australia vapuleó a Argentina y pasó a semifinales

Australia ganó 97 a 59 y la diferencia de 38 puntos exime de mayores comentarios. Solo en el primer cuarto, la selección nacional en base a una buena defensa y su aciertos con tiros de 2 y 3 puntos pudo imponerse por 22-18. A partir de ahí, fue neta la superioridad del equipo australiano y no hubo paridad. Ahora Australia enfrentará a Estados Unidos -que le ganó a España 95-81. La otra semifinal será entre Eslovenia (venció cómodamente a Alemania 94 a 70) y Francia (le ganó a Italia 84 a 75).  

 

 

 

Juegos Olímpicos: Luis Scola se retiró de la selección argentina y emocionó a todos con sus lágrimas

Cuando faltaban 51 segundos para el final del partido por los cuartos de final entre Argentina y Australia, que ganó cómodamente el equipo oceánico por 97 a 59, el tiempo se detuvo. El capitán de la Selección argentina de básquet Luis Scola jugó su último partido en un juego olímpico. A los 41 años, luego de haber ganado la medalla de oro en Atenas 2004 y la de bronce en Beijing 2008, el gran jugador que fue abanderado de la delegación argentina en Londres 2012, salió de la cancha y el partido dejó de jugarse: su equipo, los pocos asistentes -deportistas, prensa y autoridades del comité olímpico presentes- y la totalidad del equipo australiano aplaudieron de pie el último acto de uno de los grandes deportistas argentinos de todos los tiempos.

Casi siempre inconmovible y distante -en estos juegos protagonizó un episodio de cierto destrato con una periodista argentina, del cual luego se disculpó-, Scola sintió el peso específico del momento y se dejó llevar por la emoción. Fue un pequeño instante que quedó eternizado: se retiraba una de las leyendas del olimpismo contemporáneo. Para el deporte argentino, es un ejemplo de compromiso y pasión cuyo ejemplo permanecerá por siempre. "Me agarró con la guardia baja, no me lo esperaba porque pensé que iba a terminar el partido jugando. Cuando levanté la cabeza y vi a toda la gente, a los rivales, me emocioné. Lo agradezco mucho de corazón", dijo Scola al finalizar el encuentro. 

Australia vapuleó a Argentina y pasó a semifinales

Australia ganó 97 a 59 y la diferencia de 38 puntos exime de mayores comentarios. Solo en el primer cuarto, la selección nacional en base a una buena defensa y su aciertos con tiros de 2 y 3 puntos pudo imponerse por 22-18. A partir de ahí, fue neta la superioridad del equipo australiano y no hubo paridad. Ahora Australia enfrentará a Estados Unidos -que le ganó a España 95-81. La otra semifinal será entre Eslovenia (venció cómodamente a Alemania 94 a 70) y Francia (le ganó a Italia 84 a 75).  

 

 

 

Cuando faltaban 51 segundos para el final del partido por los cuartos de final entre Argentina y Australia, que ganó cómodamente el equipo oceánico por 97 a 59, el tiempo se detuvo. El capitán de la Selección argentina de básquet Luis Scola jugó su último partido en un juego olímpico. A los 41 años, luego de haber ganado la medalla de oro en Atenas 2004 y la de bronce en Beijing 2008, el gran jugador que fue abanderado de la delegación argentina en Londres 2012, salió de la cancha y el partido dejó de jugarse: su equipo, los pocos asistentes -deportistas, prensa y autoridades del comité olímpico presentes- y la totalidad del equipo australiano aplaudieron de pie el último acto de uno de los grandes deportistas argentinos de todos los tiempos.

Casi siempre inconmovible y distante -en estos juegos protagonizó un episodio de cierto destrato con una periodista argentina, del cual luego se disculpó-, Scola sintió el peso específico del momento y se dejó llevar por la emoción. Fue un pequeño instante que quedó eternizado: se retiraba una de las leyendas del olimpismo contemporáneo. Para el deporte argentino, es un ejemplo de compromiso y pasión cuyo ejemplo permanecerá por siempre. "Me agarró con la guardia baja, no me lo esperaba porque pensé que iba a terminar el partido jugando. Cuando levanté la cabeza y vi a toda la gente, a los rivales, me emocioné. Lo agradezco mucho de corazón", dijo Scola al finalizar el encuentro. 

Australia vapuleó a Argentina y pasó a semifinales

Australia ganó 97 a 59 y la diferencia de 38 puntos exime de mayores comentarios. Solo en el primer cuarto, la selección nacional en base a una buena defensa y su aciertos con tiros de 2 y 3 puntos pudo imponerse por 22-18. A partir de ahí, fue neta la superioridad del equipo australiano y no hubo paridad. Ahora Australia enfrentará a Estados Unidos -que le ganó a España 95-81. La otra semifinal será entre Eslovenia (venció cómodamente a Alemania 94 a 70) y Francia (le ganó a Italia 84 a 75).  

 

 

 

Leer más