Salud mental en los Juegos Olímpicos: ¿Por qué se oculta la psicología deportiva?

Placeholder del video

Luego de la renuncia de la gimnasta estadounidense Simon Biles a los Juegos Olímpicos, se volvió a poner el foco de la salud mental de los deportistas de alto rendimiento. En el fútbol, existieron varias declaraciones de allegados de Messi, quienes atestiguaron sobre sus problemas de ansiedad antes de cada partido en la Selección. Si los ataques de pánico y ansiedad son los cuadros más comunes que sufren los deportistas de elite, ¿por qué no está visibilizado el problema?

"Hay cierto temor y cierto desconocimiento en relación a la psicología en el rendimiento deportivo. Si uno tiene un desgarro, claramente se puede ver el desgarro que te impide la práctica deportiva. En cambio, si tenés alguna situación patológica que tiene que ver con la práctica del deporte y está en el orden de la salud mental, es difícil de visibilizar, se esconde", explicó el doctor Diego Quindimil, psicólogo especialista en clínica y psicología del trabajo.

El médico apuntó que el nivel de exposición al que los atletas están acostumbrados hace que sus disciplinas se conviertan en un trabajo insalubre. Estas personas no solamente practican constantemente para mejorar sus resultados, sino que mantienen una disciplina de vida que los mantiene a un ritmo extremo hasta su retiro. El especialista destacó que este también es un momento clave de acompañamiento psicológico, porque el quiebre de una vida de entrenamiento significa un divorcio con la identidad que se construye a partir del deporte. 

"El caso de Simon Biles empezó a los seis años. Hoy tiene 25, se va a retirar y ella dice que se siente vieja. La realidad es que es una disciplina que tiene una limitación de edad muy corta. En el caso de los deportistas futbolistas también: un deportista podría trabajar de eso hasta los 35 años. En ese momento se es muy joven, todavía se tiene mucho tiempo por delante productivo. Uno de los puntos centrales es cómo hacemos el acompañamiento de los deportistas que dejan de ser deportistas de elite", comentó el Quindimil.

¿Por qué está oculta la psicología del deporte?

El especialista explicó que una de las dificultades que se enfrenta la psicología es que, al existir el privilegio entre paciente y médico, generalmente la atención psicológica queda oculta como una necesidad primaria. 

"No está muy permitido tampoco decirle al entrenador o entrenadora 'tengo miedo' o 'estoy preocupado'. Estas cosas se esconden. Si uno va a patear un penal, en términos de fútbol, y dice 'tengo miedo' en seguida es acusado con el dedo de no ser lo suficientemente valiente o corajudo", concluyó.

Salud mental en los Juegos Olímpicos: ¿Por qué se oculta la psicología deportiva?

Luego de la renuncia de la gimnasta estadounidense Simon Biles a los Juegos Olímpicos, se volvió a poner el foco de la salud mental de los deportistas de alto rendimiento. En el fútbol, existieron varias declaraciones de allegados de Messi, quienes atestiguaron sobre sus problemas de ansiedad antes de cada partido en la Selección. Si los ataques de pánico y ansiedad son los cuadros más comunes que sufren los deportistas de elite, ¿por qué no está visibilizado el problema?

"Hay cierto temor y cierto desconocimiento en relación a la psicología en el rendimiento deportivo. Si uno tiene un desgarro, claramente se puede ver el desgarro que te impide la práctica deportiva. En cambio, si tenés alguna situación patológica que tiene que ver con la práctica del deporte y está en el orden de la salud mental, es difícil de visibilizar, se esconde", explicó el doctor Diego Quindimil, psicólogo especialista en clínica y psicología del trabajo.

El médico apuntó que el nivel de exposición al que los atletas están acostumbrados hace que sus disciplinas se conviertan en un trabajo insalubre. Estas personas no solamente practican constantemente para mejorar sus resultados, sino que mantienen una disciplina de vida que los mantiene a un ritmo extremo hasta su retiro. El especialista destacó que este también es un momento clave de acompañamiento psicológico, porque el quiebre de una vida de entrenamiento significa un divorcio con la identidad que se construye a partir del deporte. 

"El caso de Simon Biles empezó a los seis años. Hoy tiene 25, se va a retirar y ella dice que se siente vieja. La realidad es que es una disciplina que tiene una limitación de edad muy corta. En el caso de los deportistas futbolistas también: un deportista podría trabajar de eso hasta los 35 años. En ese momento se es muy joven, todavía se tiene mucho tiempo por delante productivo. Uno de los puntos centrales es cómo hacemos el acompañamiento de los deportistas que dejan de ser deportistas de elite", comentó el Quindimil.

¿Por qué está oculta la psicología del deporte?

El especialista explicó que una de las dificultades que se enfrenta la psicología es que, al existir el privilegio entre paciente y médico, generalmente la atención psicológica queda oculta como una necesidad primaria. 

"No está muy permitido tampoco decirle al entrenador o entrenadora 'tengo miedo' o 'estoy preocupado'. Estas cosas se esconden. Si uno va a patear un penal, en términos de fútbol, y dice 'tengo miedo' en seguida es acusado con el dedo de no ser lo suficientemente valiente o corajudo", concluyó.

Luego de la renuncia de la gimnasta estadounidense Simon Biles a los Juegos Olímpicos, se volvió a poner el foco de la salud mental de los deportistas de alto rendimiento. En el fútbol, existieron varias declaraciones de allegados de Messi, quienes atestiguaron sobre sus problemas de ansiedad antes de cada partido en la Selección. Si los ataques de pánico y ansiedad son los cuadros más comunes que sufren los deportistas de elite, ¿por qué no está visibilizado el problema?

"Hay cierto temor y cierto desconocimiento en relación a la psicología en el rendimiento deportivo. Si uno tiene un desgarro, claramente se puede ver el desgarro que te impide la práctica deportiva. En cambio, si tenés alguna situación patológica que tiene que ver con la práctica del deporte y está en el orden de la salud mental, es difícil de visibilizar, se esconde", explicó el doctor Diego Quindimil, psicólogo especialista en clínica y psicología del trabajo.

El médico apuntó que el nivel de exposición al que los atletas están acostumbrados hace que sus disciplinas se conviertan en un trabajo insalubre. Estas personas no solamente practican constantemente para mejorar sus resultados, sino que mantienen una disciplina de vida que los mantiene a un ritmo extremo hasta su retiro. El especialista destacó que este también es un momento clave de acompañamiento psicológico, porque el quiebre de una vida de entrenamiento significa un divorcio con la identidad que se construye a partir del deporte. 

"El caso de Simon Biles empezó a los seis años. Hoy tiene 25, se va a retirar y ella dice que se siente vieja. La realidad es que es una disciplina que tiene una limitación de edad muy corta. En el caso de los deportistas futbolistas también: un deportista podría trabajar de eso hasta los 35 años. En ese momento se es muy joven, todavía se tiene mucho tiempo por delante productivo. Uno de los puntos centrales es cómo hacemos el acompañamiento de los deportistas que dejan de ser deportistas de elite", comentó el Quindimil.

¿Por qué está oculta la psicología del deporte?

El especialista explicó que una de las dificultades que se enfrenta la psicología es que, al existir el privilegio entre paciente y médico, generalmente la atención psicológica queda oculta como una necesidad primaria. 

"No está muy permitido tampoco decirle al entrenador o entrenadora 'tengo miedo' o 'estoy preocupado'. Estas cosas se esconden. Si uno va a patear un penal, en términos de fútbol, y dice 'tengo miedo' en seguida es acusado con el dedo de no ser lo suficientemente valiente o corajudo", concluyó.

Leer más