Inflación: se profundiza la brecha salarial por motivos de género

El INDEC publicó un nuevo informe de Índice de precios al consumidor. ¿Estos números nos afectan a todos y todas por igual?

Placeholder del video

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Según el informe, el país registró en septiembre una variación de 3,5% con relación al mes anterior. Esto hace escalar la inflación acumulada al 52,5% en el último año y al 37% desde enero. ¿Estos números nos afectan a todos y todas por igual?

La brecha salarial por motivos de género continúa existiendo y en niveles preocupantes: las mujeres ganan menos dinero por igual trabajo, dedican más horas a trabajos domésticos en relación con sus pares varones y tienen más presencia en trabajos no registrados y con peores condiciones laborales. Además de menores sueldos, las mujeres tienen más gastos: los elementos de higiene menstrual representan productos imprescindibles y rara vez son tenidos en cuenta como desventaja económica para personas menstruantes.

Según informes elaborados por del sitio de divulgación económica feminista Ecofeminita, los últimos números de la desigualdad son los siguientes (datos recolectados a marzo de este año): 

  • La brecha de ingresos totales entre varones y mujeres es del 25,6%. Este dato corresponde a la totalidad de ocupadas/os, cualquiera sea su categoría ocupacional, calificación o jerarquía. A iguales niveles de calificación del puesto de trabajo se mantiene la brecha. Los varones que trabajan en ocupaciones profesionales tienen un ingreso medio de $82.500 frente a los $63.800 de las mujeres ocupadas en ese mismo segmento (22.6% menos). En los puestos no calificados, los varones ganan $22.200 en promedio y las mujeres ganan alrededor de $16.100. Esta brecha es del 27.4%.
  • 72% de las tareas domésticas son realizadas por mujeres. La feminización de los trabajos de cuidado y mantenimiento del hogar perjudica fuertemente al bolsillo de las mujeres y a sus posibilidades en el ámbito laboral. A modo ilustrativo, se señala que: del total de personas que realizan tareas domésticas, un 72% son mujeres y un 28% son varones. Esta diferencia se agrava si se tiene en cuenta el rubro de los servicios domésticos, que cuenta con un alto índice de irregularidad laboral y bajos sueldos o nulos.
  • Se estima que el 70% de las trabajadoras en el sector de servicio doméstico lo hacen en la informalidad. Las trabajadoras del sector perciben ingresos que, en promedio, rondan los $11.300 pesos mensuales por su ocupación principal. Al mismo tiempo, un 50% de ellas cobra menos de $10.000 por mes por dicho trabajo. Esto equivale a que en promedio cobran unos $171 por hora, y el 50% cobra menos de $145 por hora.
  • El costo anual de menstruar usando toallitas es de $3.233 y $4172 usando tampones. Teniendo en cuenta 13 ciclos menstruales por año y un promedio de 22 productos utilizados por cada uno. Según datos del INDEC, la variación de precios de estos productos en comparación con el IPC da como resultado un incremento del 10% hasta el período estudiado (hasta marzo 2021).

Inflación: se profundiza la brecha salarial por motivos de género

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Según el informe, el país registró en septiembre una variación de 3,5% con relación al mes anterior. Esto hace escalar la inflación acumulada al 52,5% en el último año y al 37% desde enero. ¿Estos números nos afectan a todos y todas por igual?

La brecha salarial por motivos de género continúa existiendo y en niveles preocupantes: las mujeres ganan menos dinero por igual trabajo, dedican más horas a trabajos domésticos en relación con sus pares varones y tienen más presencia en trabajos no registrados y con peores condiciones laborales. Además de menores sueldos, las mujeres tienen más gastos: los elementos de higiene menstrual representan productos imprescindibles y rara vez son tenidos en cuenta como desventaja económica para personas menstruantes.

Según informes elaborados por del sitio de divulgación económica feminista Ecofeminita, los últimos números de la desigualdad son los siguientes (datos recolectados a marzo de este año): 

  • La brecha de ingresos totales entre varones y mujeres es del 25,6%. Este dato corresponde a la totalidad de ocupadas/os, cualquiera sea su categoría ocupacional, calificación o jerarquía. A iguales niveles de calificación del puesto de trabajo se mantiene la brecha. Los varones que trabajan en ocupaciones profesionales tienen un ingreso medio de $82.500 frente a los $63.800 de las mujeres ocupadas en ese mismo segmento (22.6% menos). En los puestos no calificados, los varones ganan $22.200 en promedio y las mujeres ganan alrededor de $16.100. Esta brecha es del 27.4%.
  • 72% de las tareas domésticas son realizadas por mujeres. La feminización de los trabajos de cuidado y mantenimiento del hogar perjudica fuertemente al bolsillo de las mujeres y a sus posibilidades en el ámbito laboral. A modo ilustrativo, se señala que: del total de personas que realizan tareas domésticas, un 72% son mujeres y un 28% son varones. Esta diferencia se agrava si se tiene en cuenta el rubro de los servicios domésticos, que cuenta con un alto índice de irregularidad laboral y bajos sueldos o nulos.
  • Se estima que el 70% de las trabajadoras en el sector de servicio doméstico lo hacen en la informalidad. Las trabajadoras del sector perciben ingresos que, en promedio, rondan los $11.300 pesos mensuales por su ocupación principal. Al mismo tiempo, un 50% de ellas cobra menos de $10.000 por mes por dicho trabajo. Esto equivale a que en promedio cobran unos $171 por hora, y el 50% cobra menos de $145 por hora.
  • El costo anual de menstruar usando toallitas es de $3.233 y $4172 usando tampones. Teniendo en cuenta 13 ciclos menstruales por año y un promedio de 22 productos utilizados por cada uno. Según datos del INDEC, la variación de precios de estos productos en comparación con el IPC da como resultado un incremento del 10% hasta el período estudiado (hasta marzo 2021).

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Según el informe, el país registró en septiembre una variación de 3,5% con relación al mes anterior. Esto hace escalar la inflación acumulada al 52,5% en el último año y al 37% desde enero. ¿Estos números nos afectan a todos y todas por igual?

La brecha salarial por motivos de género continúa existiendo y en niveles preocupantes: las mujeres ganan menos dinero por igual trabajo, dedican más horas a trabajos domésticos en relación con sus pares varones y tienen más presencia en trabajos no registrados y con peores condiciones laborales. Además de menores sueldos, las mujeres tienen más gastos: los elementos de higiene menstrual representan productos imprescindibles y rara vez son tenidos en cuenta como desventaja económica para personas menstruantes.

Según informes elaborados por del sitio de divulgación económica feminista Ecofeminita, los últimos números de la desigualdad son los siguientes (datos recolectados a marzo de este año): 

  • La brecha de ingresos totales entre varones y mujeres es del 25,6%. Este dato corresponde a la totalidad de ocupadas/os, cualquiera sea su categoría ocupacional, calificación o jerarquía. A iguales niveles de calificación del puesto de trabajo se mantiene la brecha. Los varones que trabajan en ocupaciones profesionales tienen un ingreso medio de $82.500 frente a los $63.800 de las mujeres ocupadas en ese mismo segmento (22.6% menos). En los puestos no calificados, los varones ganan $22.200 en promedio y las mujeres ganan alrededor de $16.100. Esta brecha es del 27.4%.
  • 72% de las tareas domésticas son realizadas por mujeres. La feminización de los trabajos de cuidado y mantenimiento del hogar perjudica fuertemente al bolsillo de las mujeres y a sus posibilidades en el ámbito laboral. A modo ilustrativo, se señala que: del total de personas que realizan tareas domésticas, un 72% son mujeres y un 28% son varones. Esta diferencia se agrava si se tiene en cuenta el rubro de los servicios domésticos, que cuenta con un alto índice de irregularidad laboral y bajos sueldos o nulos.
  • Se estima que el 70% de las trabajadoras en el sector de servicio doméstico lo hacen en la informalidad. Las trabajadoras del sector perciben ingresos que, en promedio, rondan los $11.300 pesos mensuales por su ocupación principal. Al mismo tiempo, un 50% de ellas cobra menos de $10.000 por mes por dicho trabajo. Esto equivale a que en promedio cobran unos $171 por hora, y el 50% cobra menos de $145 por hora.
  • El costo anual de menstruar usando toallitas es de $3.233 y $4172 usando tampones. Teniendo en cuenta 13 ciclos menstruales por año y un promedio de 22 productos utilizados por cada uno. Según datos del INDEC, la variación de precios de estos productos en comparación con el IPC da como resultado un incremento del 10% hasta el período estudiado (hasta marzo 2021).
Leer más