Placeholder del video

Reynaldo Sietecase: "En Argentina, la realidad supera a la ficción"

En su carrera como periodista y escritor, Reynaldo Sietecase usa recursos de ambos oficios para contar y atraer con historias. Su novela, Un crimen argentino (2002), narra un hecho criminal que atormenta a Rosario desde 1980. La obra fue adaptada al cine y estrenada bajo el mismo título en carteleras nacionales a fines de agosto.

En diálogo con Maximiliano Legnani para Biblioteca IP, el novelista y poeta contó sus impresiones acerca del filme y reflexionó sobre la literatura de no ficción. Según comentó, empezó a investigar los hechos sin saber que publicaría una obra literaria y no una investigación periodística.

"Cuando era cronista en 1998 o 1999 fui a cubrir un motín y recordé que ahí estaba el asesino condenado por este crimen tan impactante. Pregunté por él, fui a verlo, y a partir de ahí me quedé enganchado con esa historia. Años después, Tomás Eloy Martínez me sugirió escribir una novela, y escribí la primera. Ahora estoy escribiendo la cuarta", dijo.

En ese sentido, aseguró que el "tema central" del libro -y de la película- no es el crimen en sí mismo. "Es el conflicto entre los representantes del Poder Judicial que quieren hacer las cosas bien en el marco de la dictadura, donde todo se hacia con un nivel de arbitrariedad y brutalidad tremendo", rescató.

El oficio periodístico

En otro tramo de la entrevista, Sietecase destacó la labor periodística y apuntó al ejercicio que se produce en contextos de la polarización:

"Estamos muy atentos a la mala praxis periodística, que es mucha y al calor de la grieta se ha extendido, pero nos olvidamos de que hay mucha gente que hace las cosas bien; que se levanta a la mañana y hace su trabajo, un trabajo esencial para el funcionamiento democrático", sostuvo.

En esa línea, puso en valor la actitud de presentar dudas en marcos de debate: "Entrar en una discusión sin tener razón te permite escuchar. Uno de los problemas que tiene el periodismo en Argentina es que no escucha".

Y agregó: "En general, la sociedad está en un momento de no escucha. En la política tampoco: por eso hay incapacidad para generar políticas de consenso a largo plazo".

Escribir no ficción en Argentina

Consultado sobre los procesos de creación de literatura a partir de hechos reales, consideró que "la realidad Argentina es tan delirante que supera cualquier ficción". A continuación, aseguró que el trabajo del escritor consiste en "tomarse las licencias del caso para que la historia fluya, para que sea atractiva".

"Lo dijo García Márquez cuando recibió el Premio Nobel: 'En América Latina, hay que limitarse a copiar'. Desde el comienzo de nuestra historia que pasan cosas muy locas", apuntó.

Por último, señaló que fue difícil "unir la literatura y el periodismo", y propuso que ambos mundos tienen en común la complejidad de las personas y sus relaciones:

"La literatura me protegió un poco. Me ubicó y enseñó a no leer en blanco y negro. Una novela que tiene buenos muy buenos y malos muy malos, es mala. La buena literatura tiene personajes oscuros, complejos. Y en la realidad pasa lo mismo; lo que pasa es que muchos colegas y medios insisten en que los buenos somos nosotros y los malos son los otros", concluyó.

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17:00 a 18:00 con la conducción de Maximiliano Legnani.

Reynaldo Sietecase: "En Argentina, la realidad supera a la ficción"

En su carrera como periodista y escritor, Reynaldo Sietecase usa recursos de ambos oficios para contar y atraer con historias. Su novela, Un crimen argentino (2002), narra un hecho criminal que atormenta a Rosario desde 1980. La obra fue adaptada al cine y estrenada bajo el mismo título en carteleras nacionales a fines de agosto.

En diálogo con Maximiliano Legnani para Biblioteca IP, el novelista y poeta contó sus impresiones acerca del filme y reflexionó sobre la literatura de no ficción. Según comentó, empezó a investigar los hechos sin saber que publicaría una obra literaria y no una investigación periodística.

"Cuando era cronista en 1998 o 1999 fui a cubrir un motín y recordé que ahí estaba el asesino condenado por este crimen tan impactante. Pregunté por él, fui a verlo, y a partir de ahí me quedé enganchado con esa historia. Años después, Tomás Eloy Martínez me sugirió escribir una novela, y escribí la primera. Ahora estoy escribiendo la cuarta", dijo.

En ese sentido, aseguró que el "tema central" del libro -y de la película- no es el crimen en sí mismo. "Es el conflicto entre los representantes del Poder Judicial que quieren hacer las cosas bien en el marco de la dictadura, donde todo se hacia con un nivel de arbitrariedad y brutalidad tremendo", rescató.

El oficio periodístico

En otro tramo de la entrevista, Sietecase destacó la labor periodística y apuntó al ejercicio que se produce en contextos de la polarización:

"Estamos muy atentos a la mala praxis periodística, que es mucha y al calor de la grieta se ha extendido, pero nos olvidamos de que hay mucha gente que hace las cosas bien; que se levanta a la mañana y hace su trabajo, un trabajo esencial para el funcionamiento democrático", sostuvo.

En esa línea, puso en valor la actitud de presentar dudas en marcos de debate: "Entrar en una discusión sin tener razón te permite escuchar. Uno de los problemas que tiene el periodismo en Argentina es que no escucha".

Y agregó: "En general, la sociedad está en un momento de no escucha. En la política tampoco: por eso hay incapacidad para generar políticas de consenso a largo plazo".

Escribir no ficción en Argentina

Consultado sobre los procesos de creación de literatura a partir de hechos reales, consideró que "la realidad Argentina es tan delirante que supera cualquier ficción". A continuación, aseguró que el trabajo del escritor consiste en "tomarse las licencias del caso para que la historia fluya, para que sea atractiva".

"Lo dijo García Márquez cuando recibió el Premio Nobel: 'En América Latina, hay que limitarse a copiar'. Desde el comienzo de nuestra historia que pasan cosas muy locas", apuntó.

Por último, señaló que fue difícil "unir la literatura y el periodismo", y propuso que ambos mundos tienen en común la complejidad de las personas y sus relaciones:

"La literatura me protegió un poco. Me ubicó y enseñó a no leer en blanco y negro. Una novela que tiene buenos muy buenos y malos muy malos, es mala. La buena literatura tiene personajes oscuros, complejos. Y en la realidad pasa lo mismo; lo que pasa es que muchos colegas y medios insisten en que los buenos somos nosotros y los malos son los otros", concluyó.

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17:00 a 18:00 con la conducción de Maximiliano Legnani.

En su carrera como periodista y escritor, Reynaldo Sietecase usa recursos de ambos oficios para contar y atraer con historias. Su novela, Un crimen argentino (2002), narra un hecho criminal que atormenta a Rosario desde 1980. La obra fue adaptada al cine y estrenada bajo el mismo título en carteleras nacionales a fines de agosto.

En diálogo con Maximiliano Legnani para Biblioteca IP, el novelista y poeta contó sus impresiones acerca del filme y reflexionó sobre la literatura de no ficción. Según comentó, empezó a investigar los hechos sin saber que publicaría una obra literaria y no una investigación periodística.

"Cuando era cronista en 1998 o 1999 fui a cubrir un motín y recordé que ahí estaba el asesino condenado por este crimen tan impactante. Pregunté por él, fui a verlo, y a partir de ahí me quedé enganchado con esa historia. Años después, Tomás Eloy Martínez me sugirió escribir una novela, y escribí la primera. Ahora estoy escribiendo la cuarta", dijo.

En ese sentido, aseguró que el "tema central" del libro -y de la película- no es el crimen en sí mismo. "Es el conflicto entre los representantes del Poder Judicial que quieren hacer las cosas bien en el marco de la dictadura, donde todo se hacia con un nivel de arbitrariedad y brutalidad tremendo", rescató.

El oficio periodístico

En otro tramo de la entrevista, Sietecase destacó la labor periodística y apuntó al ejercicio que se produce en contextos de la polarización:

"Estamos muy atentos a la mala praxis periodística, que es mucha y al calor de la grieta se ha extendido, pero nos olvidamos de que hay mucha gente que hace las cosas bien; que se levanta a la mañana y hace su trabajo, un trabajo esencial para el funcionamiento democrático", sostuvo.

En esa línea, puso en valor la actitud de presentar dudas en marcos de debate: "Entrar en una discusión sin tener razón te permite escuchar. Uno de los problemas que tiene el periodismo en Argentina es que no escucha".

Y agregó: "En general, la sociedad está en un momento de no escucha. En la política tampoco: por eso hay incapacidad para generar políticas de consenso a largo plazo".

Escribir no ficción en Argentina

Consultado sobre los procesos de creación de literatura a partir de hechos reales, consideró que "la realidad Argentina es tan delirante que supera cualquier ficción". A continuación, aseguró que el trabajo del escritor consiste en "tomarse las licencias del caso para que la historia fluya, para que sea atractiva".

"Lo dijo García Márquez cuando recibió el Premio Nobel: 'En América Latina, hay que limitarse a copiar'. Desde el comienzo de nuestra historia que pasan cosas muy locas", apuntó.

Por último, señaló que fue difícil "unir la literatura y el periodismo", y propuso que ambos mundos tienen en común la complejidad de las personas y sus relaciones:

"La literatura me protegió un poco. Me ubicó y enseñó a no leer en blanco y negro. Una novela que tiene buenos muy buenos y malos muy malos, es mala. La buena literatura tiene personajes oscuros, complejos. Y en la realidad pasa lo mismo; lo que pasa es que muchos colegas y medios insisten en que los buenos somos nosotros y los malos son los otros", concluyó.

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17:00 a 18:00 con la conducción de Maximiliano Legnani.

Ver más
Ver más