Placeholder de la imagen

Día del Escritor y la Escritora: la literatura como oficio

El novelista, cuentista y ensayista Leopoldo Lugones nació en la provincia de Córdoba el 13 de junio de 1874. A lo largo de su carrera y hasta su fallecimiento en 1938 se dedicó a diversos rubros dentro de la literatura, el periodismo y la política, llegando a fundar la Sociedad Argentina de Escritores.

El Día del Escritor y la Escritora se celebra cada año en conmemoración al nacimiento de este pionero del modernismo en Argentina, autor de importantes publicaciones entre ensayos, novelas y relatos.

El legado de Lugones se expandió en el trabajo de enormes figuras de la literatura hispanoablante a lo largo del último siglo. En la actualidad, Argentina continúa siendo el origen de grandes autoras y autores que se distinguen en el oficio no sólo dentro del país, sino en Latinoamérica y el mundo.

Los siguientes escritores y escritoras pasaron por Biblioteca IP y aportaron sus visiones sobre el arte y el trabajo de escribir.

Mariana Enríquez

La periodista y escritora Mariana Enríquez publicó su primera novela a los 19 años y hacia la segunda década de los 2000 se convirtió en una de las autoras fundamentales de las letras latinoamericanas. Títulos como Bajar es lo peorLos peligros de fumar en la cama Nuestra parte de noche la consagraron como referente contemporánea del relato de terror, llegando a lectores de más de una decena de idiomas.

En exclusiva para IP, la artista reflexionó sobre el hecho de escribir en pandemia: 

"A nivel personal, hay como dos partes. Una es la dificultad de escribir ficción en crisis. Y no hablo solo de crisis sanitaria: me pasó en crisis sociales y de todo. Hay gente que está dentro de un tanque en una guerra y escribe una novela. A mí eso no me pasa. Yo necesito cierta tranquilidad, un poco de algo predecible y sobre todo algo que no sea amenazante. Después está el tema de cómo manejás la falta de la sociabilidad, el miedo a la enfermedad, tenés diferentes momentos".

Gabriela Cabezón Cámara

Con la publicación de su novela Las aventuras de la China Iron, Gabriela Cabezón Cámara se posicionó como una de las figuras más relevantes en la literatura argentina actual. La periodista, docente y autora de otros títulos internacionales como La Virgen Cabeza también se destaca en el ámbito intelectual y político dada su activa militancia feminista, la cual también forma parte del clima y los temas que atraviesan sus obras.

Parte de ese rasgo autoral se deja ver en esa última publicación, en la que reescribe la historia de la China Iron, compañera del famoso gaucho Martin Fierro:

"Puedo decir que la reescritura de la historia es una actividad humana constante. Este libro fue la escritura mas alegre que he tenido. La escritura te mete en el reino de la libertad, un reino que incluye el cuerpo de un modo muy diferente del que yo imaginaba. Algo copado de la literatura es que no sabemos lo que debe ser", expresó, en diálogo con IP. 

Martín Kohan

El escritor y docente porteño Martín Kohan empezó a publicar sus textos hace casi 30 años, y con el tiempo sus novelas, ensayos y cuentos se convirtieron en parte importante de la literatura argentina actual.

Al respecto de la multiplicidad de consumos culturales que caracterizan a las audiencias de la actualidad, Kohan reflexionó:

"Es parte de un estado de cosas. La literatura circula de maneras cada vez más restringidas y cada vez más subrepticias. El asunto es de qué manera esa reformulación del estado de cosas habilitó nuevas formas de pensar lo nuevo. En lugar de ese imaginario de vanguardia, de quien se adelanta a la conquista, pensar que en el repliegue, en lo subrepticio y en el sigilo pueda haber una estrategia también".

Camila Sosa Villada

"La escritura es algo inevitable para mí. Yo leo los gestos, las pasiones, las ciudades y las emociones en términos de escritura, no necesariamente la que se hace al escribir, sino sobre el mundo mismo, poéticamente digamos la piel del mundo", aseguró la escritora cordobesa Camila Sosa Villada al comentar sobre Soy una tonta por quererte, su último libro de cuentos.

La artista ya había irrumpido en la escena literaria argentina con el éxito que obtuvo al publicar la novela Las malas, donde narra la la vida de una comunidad de travestis en su ciudad natal.

A partir de entonces, mediante un estilo que combina la crónica y la ficción autobiográfica, Sosa Villada se convirtió en una de las voces más disruptivas de la narrativa actual.

Ariana Harwicz

Las novelas La débil mental Matate amor le dieron a la escritora porteña Ariana Harwicz un lugar entre lectores de otros países y el reconocimiento en premios a obras literarias internacionales. Ambas obras fueron llevadas al teatro, y la temática que atraviesa a ambas es la maternidad y la relación entre madres e hijos.

Sobre esta cuestión que se hace presente en sus textos la autora manifestó, en diálogo con IP, que ser madre es algo que se ejerce "fatalmente":

"Elegí la maternidad porque es algo muy teatral. Una madre y un hijo, es un lazo teñido de teatralidad, no porque la maternidad sea impostura, sino porque hay que actuar la maternidad; hay poses, hay que armar infancias, es como un discurso, un gran teatro".

Marcelo Figueras

Con inicios en la escritura en el oficio de periodista, Marcelo Figueras fue incursionando de a poco en el mundo de la narrativa de ficción. En su última novela Todos los demonios están aquí el escritor plantea un escenario terrorífico en un contexto de lugares y personajes argentinos.

Al respecto de esta incursión en ese género, que, según relató a IP, disfruta gracias a autores como Stephen King, Mariana Enríquez y Samanta Schweblin, contó:

"Siempre me gusta probar una cosa distinta para encarar una novela. Hay autores, que a veces les tengo envidia y a veces no, que escriben todo de un mismo estilo o mismo género y no es mi caso. Yo necesito divertirme cuando escribo, entonces surgió un poco por eso. A medida que iba escribiendo, empecé a darme cuenta de por qué me resultaba tan natural vincular el género de terror con el año 2001. Creo que podríamos concluir que nuestra experiencia histórica ha estado atravesada por momentos terroríficos".

Selva Almada

La trilogía compuesta por El viento que arrasa, Ladrilleros y No es un río muestra el interés y la habilidad de la entrerriana Selva Almada para narrar sobre masculinidades. Además de sus trabajos en narrativa, periodismo y ensayos, la escritora también se dedica a la poesía y a dictar talleres literarios.

Al respecto de su proceso de escritura y la ficcionalización de las experiencias de varones, la artista comentó a IP:

"En general escribo a partir de las cosas que me dan curiosidad. El universo de los varones y cómo funciona siempre me dio mucha curiosidad. Toda mi infancia estuvo más ligada a ellos, y así y todo, había un montón de cosas que no termino de entender al día de hoy. De estas novelas podemos decir que son universos masculinos, pero no pretenden ser un ensayo, ni siquiera una indagación".

Fabián Casas

El autor de Los titanes del coco, Últimos poemas en prozac, y Ocio reconoce que le gusta más leer que escribir. Así, Fabián Casas se definió, en diálogo con IP, como alguien a quien la literatura le apasiona, pero que no es "lo único en su vida". Al respecto de su oficio como escritor de ficción y dramaturgo, que le ha valido un lugar de renombre en las letras argentinas contemporáneas, reflexionó:

"No suelo sobrepensar mucho lo que escribo Pero la idea de empezar a escribir con un formato que es el teatro tiene esa especie de recurso que es salir de los lugares de confort. Cuando trabajás bastante un género, tratás de salir de los lugares de confort, sentir vergüenza ajena, no saber lo que estás escribiendo. Puede ser una catástrofe y eso me gusta, siento que estoy trabajando algo que me atrae a pesar de que no tengo una relación armónica con lo que estoy haciendo".

Samanta Schweblin

Traducida a más de 25 lenguas y premiada en varias ocasiones tanto en el ámbito nacional como internacional, la escritora nacida en Buenos Aires es considerada hoy una de las más importantes de habla hispana.

Una de las obras más exitosas de Samanta Schweblin, Distancia de rescatefue adaptada para Netflix con guion escrito por ella y Claudia Llosa, quienes además participaron del casting y la selección de locaciones.

Al respecto de esta incursión con su obra en el mundo audiovisual, la autora argentina consideró:

"Lo que funciona para el cine no siempre funciona para la literatura y viceversa. Hubo cosas que se perdieron y hubo cosas que se ganaron, pero a nivel emocionalidad del lector, comparada con el tipo de recorrido que hace el espectador a lo largo de la historia, lo siento súper cercano".

Pedro Mairal

El poeta, músico y narrador Pedro Mairal lleva 25 años publicando textos en distintos formatos. Ha trabajado también en medios de comunicación como columnista y conductor televisivo y actualmente continúa presentando El gran surubí, una apuesta narrativa que escribió en soneto.

En diálogo con IP, Mairal contó que su manera de narrar es "muy audiovisual", dadas las influencias propias de su generación.

Al respecto del oficio de escribir, consideró:

"Siempre que escribo hay una parte que planeo y una parte que no. Controlo un poco pero otro poco no. Hay que dejar que lo que no se puede controlar también esté porque eso es lo que hace que el texto esté vivo. Vos podés tener una idea previa y un plan de escritura pero a medida que vas avanzando van pasando cosas. Hay que bancarse esa situación: escribir es una mezcla de control y descontrol".

 

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17 a 18 con la conducción de Maximiliano Legnani.

Día del Escritor y la Escritora: la literatura como oficio

El novelista, cuentista y ensayista Leopoldo Lugones nació en la provincia de Córdoba el 13 de junio de 1874. A lo largo de su carrera y hasta su fallecimiento en 1938 se dedicó a diversos rubros dentro de la literatura, el periodismo y la política, llegando a fundar la Sociedad Argentina de Escritores.

El Día del Escritor y la Escritora se celebra cada año en conmemoración al nacimiento de este pionero del modernismo en Argentina, autor de importantes publicaciones entre ensayos, novelas y relatos.

El legado de Lugones se expandió en el trabajo de enormes figuras de la literatura hispanoablante a lo largo del último siglo. En la actualidad, Argentina continúa siendo el origen de grandes autoras y autores que se distinguen en el oficio no sólo dentro del país, sino en Latinoamérica y el mundo.

Los siguientes escritores y escritoras pasaron por Biblioteca IP y aportaron sus visiones sobre el arte y el trabajo de escribir.

Mariana Enríquez

La periodista y escritora Mariana Enríquez publicó su primera novela a los 19 años y hacia la segunda década de los 2000 se convirtió en una de las autoras fundamentales de las letras latinoamericanas. Títulos como Bajar es lo peorLos peligros de fumar en la cama Nuestra parte de noche la consagraron como referente contemporánea del relato de terror, llegando a lectores de más de una decena de idiomas.

En exclusiva para IP, la artista reflexionó sobre el hecho de escribir en pandemia: 

"A nivel personal, hay como dos partes. Una es la dificultad de escribir ficción en crisis. Y no hablo solo de crisis sanitaria: me pasó en crisis sociales y de todo. Hay gente que está dentro de un tanque en una guerra y escribe una novela. A mí eso no me pasa. Yo necesito cierta tranquilidad, un poco de algo predecible y sobre todo algo que no sea amenazante. Después está el tema de cómo manejás la falta de la sociabilidad, el miedo a la enfermedad, tenés diferentes momentos".

Gabriela Cabezón Cámara

Con la publicación de su novela Las aventuras de la China Iron, Gabriela Cabezón Cámara se posicionó como una de las figuras más relevantes en la literatura argentina actual. La periodista, docente y autora de otros títulos internacionales como La Virgen Cabeza también se destaca en el ámbito intelectual y político dada su activa militancia feminista, la cual también forma parte del clima y los temas que atraviesan sus obras.

Parte de ese rasgo autoral se deja ver en esa última publicación, en la que reescribe la historia de la China Iron, compañera del famoso gaucho Martin Fierro:

"Puedo decir que la reescritura de la historia es una actividad humana constante. Este libro fue la escritura mas alegre que he tenido. La escritura te mete en el reino de la libertad, un reino que incluye el cuerpo de un modo muy diferente del que yo imaginaba. Algo copado de la literatura es que no sabemos lo que debe ser", expresó, en diálogo con IP. 

Martín Kohan

El escritor y docente porteño Martín Kohan empezó a publicar sus textos hace casi 30 años, y con el tiempo sus novelas, ensayos y cuentos se convirtieron en parte importante de la literatura argentina actual.

Al respecto de la multiplicidad de consumos culturales que caracterizan a las audiencias de la actualidad, Kohan reflexionó:

"Es parte de un estado de cosas. La literatura circula de maneras cada vez más restringidas y cada vez más subrepticias. El asunto es de qué manera esa reformulación del estado de cosas habilitó nuevas formas de pensar lo nuevo. En lugar de ese imaginario de vanguardia, de quien se adelanta a la conquista, pensar que en el repliegue, en lo subrepticio y en el sigilo pueda haber una estrategia también".

Camila Sosa Villada

"La escritura es algo inevitable para mí. Yo leo los gestos, las pasiones, las ciudades y las emociones en términos de escritura, no necesariamente la que se hace al escribir, sino sobre el mundo mismo, poéticamente digamos la piel del mundo", aseguró la escritora cordobesa Camila Sosa Villada al comentar sobre Soy una tonta por quererte, su último libro de cuentos.

La artista ya había irrumpido en la escena literaria argentina con el éxito que obtuvo al publicar la novela Las malas, donde narra la la vida de una comunidad de travestis en su ciudad natal.

A partir de entonces, mediante un estilo que combina la crónica y la ficción autobiográfica, Sosa Villada se convirtió en una de las voces más disruptivas de la narrativa actual.

Ariana Harwicz

Las novelas La débil mental Matate amor le dieron a la escritora porteña Ariana Harwicz un lugar entre lectores de otros países y el reconocimiento en premios a obras literarias internacionales. Ambas obras fueron llevadas al teatro, y la temática que atraviesa a ambas es la maternidad y la relación entre madres e hijos.

Sobre esta cuestión que se hace presente en sus textos la autora manifestó, en diálogo con IP, que ser madre es algo que se ejerce "fatalmente":

"Elegí la maternidad porque es algo muy teatral. Una madre y un hijo, es un lazo teñido de teatralidad, no porque la maternidad sea impostura, sino porque hay que actuar la maternidad; hay poses, hay que armar infancias, es como un discurso, un gran teatro".

Marcelo Figueras

Con inicios en la escritura en el oficio de periodista, Marcelo Figueras fue incursionando de a poco en el mundo de la narrativa de ficción. En su última novela Todos los demonios están aquí el escritor plantea un escenario terrorífico en un contexto de lugares y personajes argentinos.

Al respecto de esta incursión en ese género, que, según relató a IP, disfruta gracias a autores como Stephen King, Mariana Enríquez y Samanta Schweblin, contó:

"Siempre me gusta probar una cosa distinta para encarar una novela. Hay autores, que a veces les tengo envidia y a veces no, que escriben todo de un mismo estilo o mismo género y no es mi caso. Yo necesito divertirme cuando escribo, entonces surgió un poco por eso. A medida que iba escribiendo, empecé a darme cuenta de por qué me resultaba tan natural vincular el género de terror con el año 2001. Creo que podríamos concluir que nuestra experiencia histórica ha estado atravesada por momentos terroríficos".

Selva Almada

La trilogía compuesta por El viento que arrasa, Ladrilleros y No es un río muestra el interés y la habilidad de la entrerriana Selva Almada para narrar sobre masculinidades. Además de sus trabajos en narrativa, periodismo y ensayos, la escritora también se dedica a la poesía y a dictar talleres literarios.

Al respecto de su proceso de escritura y la ficcionalización de las experiencias de varones, la artista comentó a IP:

"En general escribo a partir de las cosas que me dan curiosidad. El universo de los varones y cómo funciona siempre me dio mucha curiosidad. Toda mi infancia estuvo más ligada a ellos, y así y todo, había un montón de cosas que no termino de entender al día de hoy. De estas novelas podemos decir que son universos masculinos, pero no pretenden ser un ensayo, ni siquiera una indagación".

Fabián Casas

El autor de Los titanes del coco, Últimos poemas en prozac, y Ocio reconoce que le gusta más leer que escribir. Así, Fabián Casas se definió, en diálogo con IP, como alguien a quien la literatura le apasiona, pero que no es "lo único en su vida". Al respecto de su oficio como escritor de ficción y dramaturgo, que le ha valido un lugar de renombre en las letras argentinas contemporáneas, reflexionó:

"No suelo sobrepensar mucho lo que escribo Pero la idea de empezar a escribir con un formato que es el teatro tiene esa especie de recurso que es salir de los lugares de confort. Cuando trabajás bastante un género, tratás de salir de los lugares de confort, sentir vergüenza ajena, no saber lo que estás escribiendo. Puede ser una catástrofe y eso me gusta, siento que estoy trabajando algo que me atrae a pesar de que no tengo una relación armónica con lo que estoy haciendo".

Samanta Schweblin

Traducida a más de 25 lenguas y premiada en varias ocasiones tanto en el ámbito nacional como internacional, la escritora nacida en Buenos Aires es considerada hoy una de las más importantes de habla hispana.

Una de las obras más exitosas de Samanta Schweblin, Distancia de rescatefue adaptada para Netflix con guion escrito por ella y Claudia Llosa, quienes además participaron del casting y la selección de locaciones.

Al respecto de esta incursión con su obra en el mundo audiovisual, la autora argentina consideró:

"Lo que funciona para el cine no siempre funciona para la literatura y viceversa. Hubo cosas que se perdieron y hubo cosas que se ganaron, pero a nivel emocionalidad del lector, comparada con el tipo de recorrido que hace el espectador a lo largo de la historia, lo siento súper cercano".

Pedro Mairal

El poeta, músico y narrador Pedro Mairal lleva 25 años publicando textos en distintos formatos. Ha trabajado también en medios de comunicación como columnista y conductor televisivo y actualmente continúa presentando El gran surubí, una apuesta narrativa que escribió en soneto.

En diálogo con IP, Mairal contó que su manera de narrar es "muy audiovisual", dadas las influencias propias de su generación.

Al respecto del oficio de escribir, consideró:

"Siempre que escribo hay una parte que planeo y una parte que no. Controlo un poco pero otro poco no. Hay que dejar que lo que no se puede controlar también esté porque eso es lo que hace que el texto esté vivo. Vos podés tener una idea previa y un plan de escritura pero a medida que vas avanzando van pasando cosas. Hay que bancarse esa situación: escribir es una mezcla de control y descontrol".

 

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17 a 18 con la conducción de Maximiliano Legnani.

El novelista, cuentista y ensayista Leopoldo Lugones nació en la provincia de Córdoba el 13 de junio de 1874. A lo largo de su carrera y hasta su fallecimiento en 1938 se dedicó a diversos rubros dentro de la literatura, el periodismo y la política, llegando a fundar la Sociedad Argentina de Escritores.

El Día del Escritor y la Escritora se celebra cada año en conmemoración al nacimiento de este pionero del modernismo en Argentina, autor de importantes publicaciones entre ensayos, novelas y relatos.

El legado de Lugones se expandió en el trabajo de enormes figuras de la literatura hispanoablante a lo largo del último siglo. En la actualidad, Argentina continúa siendo el origen de grandes autoras y autores que se distinguen en el oficio no sólo dentro del país, sino en Latinoamérica y el mundo.

Los siguientes escritores y escritoras pasaron por Biblioteca IP y aportaron sus visiones sobre el arte y el trabajo de escribir.

Mariana Enríquez

La periodista y escritora Mariana Enríquez publicó su primera novela a los 19 años y hacia la segunda década de los 2000 se convirtió en una de las autoras fundamentales de las letras latinoamericanas. Títulos como Bajar es lo peorLos peligros de fumar en la cama Nuestra parte de noche la consagraron como referente contemporánea del relato de terror, llegando a lectores de más de una decena de idiomas.

En exclusiva para IP, la artista reflexionó sobre el hecho de escribir en pandemia: 

"A nivel personal, hay como dos partes. Una es la dificultad de escribir ficción en crisis. Y no hablo solo de crisis sanitaria: me pasó en crisis sociales y de todo. Hay gente que está dentro de un tanque en una guerra y escribe una novela. A mí eso no me pasa. Yo necesito cierta tranquilidad, un poco de algo predecible y sobre todo algo que no sea amenazante. Después está el tema de cómo manejás la falta de la sociabilidad, el miedo a la enfermedad, tenés diferentes momentos".

Gabriela Cabezón Cámara

Con la publicación de su novela Las aventuras de la China Iron, Gabriela Cabezón Cámara se posicionó como una de las figuras más relevantes en la literatura argentina actual. La periodista, docente y autora de otros títulos internacionales como La Virgen Cabeza también se destaca en el ámbito intelectual y político dada su activa militancia feminista, la cual también forma parte del clima y los temas que atraviesan sus obras.

Parte de ese rasgo autoral se deja ver en esa última publicación, en la que reescribe la historia de la China Iron, compañera del famoso gaucho Martin Fierro:

"Puedo decir que la reescritura de la historia es una actividad humana constante. Este libro fue la escritura mas alegre que he tenido. La escritura te mete en el reino de la libertad, un reino que incluye el cuerpo de un modo muy diferente del que yo imaginaba. Algo copado de la literatura es que no sabemos lo que debe ser", expresó, en diálogo con IP. 

Martín Kohan

El escritor y docente porteño Martín Kohan empezó a publicar sus textos hace casi 30 años, y con el tiempo sus novelas, ensayos y cuentos se convirtieron en parte importante de la literatura argentina actual.

Al respecto de la multiplicidad de consumos culturales que caracterizan a las audiencias de la actualidad, Kohan reflexionó:

"Es parte de un estado de cosas. La literatura circula de maneras cada vez más restringidas y cada vez más subrepticias. El asunto es de qué manera esa reformulación del estado de cosas habilitó nuevas formas de pensar lo nuevo. En lugar de ese imaginario de vanguardia, de quien se adelanta a la conquista, pensar que en el repliegue, en lo subrepticio y en el sigilo pueda haber una estrategia también".

Camila Sosa Villada

"La escritura es algo inevitable para mí. Yo leo los gestos, las pasiones, las ciudades y las emociones en términos de escritura, no necesariamente la que se hace al escribir, sino sobre el mundo mismo, poéticamente digamos la piel del mundo", aseguró la escritora cordobesa Camila Sosa Villada al comentar sobre Soy una tonta por quererte, su último libro de cuentos.

La artista ya había irrumpido en la escena literaria argentina con el éxito que obtuvo al publicar la novela Las malas, donde narra la la vida de una comunidad de travestis en su ciudad natal.

A partir de entonces, mediante un estilo que combina la crónica y la ficción autobiográfica, Sosa Villada se convirtió en una de las voces más disruptivas de la narrativa actual.

Ariana Harwicz

Las novelas La débil mental Matate amor le dieron a la escritora porteña Ariana Harwicz un lugar entre lectores de otros países y el reconocimiento en premios a obras literarias internacionales. Ambas obras fueron llevadas al teatro, y la temática que atraviesa a ambas es la maternidad y la relación entre madres e hijos.

Sobre esta cuestión que se hace presente en sus textos la autora manifestó, en diálogo con IP, que ser madre es algo que se ejerce "fatalmente":

"Elegí la maternidad porque es algo muy teatral. Una madre y un hijo, es un lazo teñido de teatralidad, no porque la maternidad sea impostura, sino porque hay que actuar la maternidad; hay poses, hay que armar infancias, es como un discurso, un gran teatro".

Marcelo Figueras

Con inicios en la escritura en el oficio de periodista, Marcelo Figueras fue incursionando de a poco en el mundo de la narrativa de ficción. En su última novela Todos los demonios están aquí el escritor plantea un escenario terrorífico en un contexto de lugares y personajes argentinos.

Al respecto de esta incursión en ese género, que, según relató a IP, disfruta gracias a autores como Stephen King, Mariana Enríquez y Samanta Schweblin, contó:

"Siempre me gusta probar una cosa distinta para encarar una novela. Hay autores, que a veces les tengo envidia y a veces no, que escriben todo de un mismo estilo o mismo género y no es mi caso. Yo necesito divertirme cuando escribo, entonces surgió un poco por eso. A medida que iba escribiendo, empecé a darme cuenta de por qué me resultaba tan natural vincular el género de terror con el año 2001. Creo que podríamos concluir que nuestra experiencia histórica ha estado atravesada por momentos terroríficos".

Selva Almada

La trilogía compuesta por El viento que arrasa, Ladrilleros y No es un río muestra el interés y la habilidad de la entrerriana Selva Almada para narrar sobre masculinidades. Además de sus trabajos en narrativa, periodismo y ensayos, la escritora también se dedica a la poesía y a dictar talleres literarios.

Al respecto de su proceso de escritura y la ficcionalización de las experiencias de varones, la artista comentó a IP:

"En general escribo a partir de las cosas que me dan curiosidad. El universo de los varones y cómo funciona siempre me dio mucha curiosidad. Toda mi infancia estuvo más ligada a ellos, y así y todo, había un montón de cosas que no termino de entender al día de hoy. De estas novelas podemos decir que son universos masculinos, pero no pretenden ser un ensayo, ni siquiera una indagación".

Fabián Casas

El autor de Los titanes del coco, Últimos poemas en prozac, y Ocio reconoce que le gusta más leer que escribir. Así, Fabián Casas se definió, en diálogo con IP, como alguien a quien la literatura le apasiona, pero que no es "lo único en su vida". Al respecto de su oficio como escritor de ficción y dramaturgo, que le ha valido un lugar de renombre en las letras argentinas contemporáneas, reflexionó:

"No suelo sobrepensar mucho lo que escribo Pero la idea de empezar a escribir con un formato que es el teatro tiene esa especie de recurso que es salir de los lugares de confort. Cuando trabajás bastante un género, tratás de salir de los lugares de confort, sentir vergüenza ajena, no saber lo que estás escribiendo. Puede ser una catástrofe y eso me gusta, siento que estoy trabajando algo que me atrae a pesar de que no tengo una relación armónica con lo que estoy haciendo".

Samanta Schweblin

Traducida a más de 25 lenguas y premiada en varias ocasiones tanto en el ámbito nacional como internacional, la escritora nacida en Buenos Aires es considerada hoy una de las más importantes de habla hispana.

Una de las obras más exitosas de Samanta Schweblin, Distancia de rescatefue adaptada para Netflix con guion escrito por ella y Claudia Llosa, quienes además participaron del casting y la selección de locaciones.

Al respecto de esta incursión con su obra en el mundo audiovisual, la autora argentina consideró:

"Lo que funciona para el cine no siempre funciona para la literatura y viceversa. Hubo cosas que se perdieron y hubo cosas que se ganaron, pero a nivel emocionalidad del lector, comparada con el tipo de recorrido que hace el espectador a lo largo de la historia, lo siento súper cercano".

Pedro Mairal

El poeta, músico y narrador Pedro Mairal lleva 25 años publicando textos en distintos formatos. Ha trabajado también en medios de comunicación como columnista y conductor televisivo y actualmente continúa presentando El gran surubí, una apuesta narrativa que escribió en soneto.

En diálogo con IP, Mairal contó que su manera de narrar es "muy audiovisual", dadas las influencias propias de su generación.

Al respecto del oficio de escribir, consideró:

"Siempre que escribo hay una parte que planeo y una parte que no. Controlo un poco pero otro poco no. Hay que dejar que lo que no se puede controlar también esté porque eso es lo que hace que el texto esté vivo. Vos podés tener una idea previa y un plan de escritura pero a medida que vas avanzando van pasando cosas. Hay que bancarse esa situación: escribir es una mezcla de control y descontrol".

 

Biblioteca IP se emite por la pantalla de IP los domingos de 17 a 18 con la conducción de Maximiliano Legnani.

Ver más
Ver más