Placeholder del video

Luis Machín: "La actuación siempre me produjo una curiosidad que no se me va"

Luis Machín sabía que quería ser actor desde los 16 años y nunca renunció a su vocación. Hoy lleva más de 30 años de trayectoria y transitó por las obras más importantes televisivas del país, como Sandro de América, Padre Coraje, Mujeres Asesinas y Para vestir santos entre otros grandes títulos.

El actor no se desentiende de ninguna disciplina en la que puede participar y admite que aunque la pandemia fue una época compleja para el rubro, intentó tomarlo como un desafío para explorar nuevas modalidades. 

“Lo audiovisual cobró como una importancia más relevante; la gente se fue mucho a las plataformas. Yo hice unas charlas en vivo de Instagram que me asesoró fue Lorenzo (su hijo), que en ese momento tenía 12 años”, contó Machín.

Pero en el 2021 arrancó con otro ánimo: tuvo la oportunidad de volver al cine y participar de tres series, entre ellas un relato episódico de los hechos que llevaron al “Argentinazo” en diciembre de 2001.

“Tenía 33 años, me acuerdo de todo y lo padecí. No porque me haya quedado, no tenía restos en el banco, pero padecí lo que todos: las muertes en Plaza de Mayo, las manifestaciones y allí estaba yo con colegas que íbamos casi todas las noches a la Plaza. Revisitarlo en un programa de estas características donde está todo muy expuesto…es una serie que va a dar qué hablar”, adelantó.

En esta serie, Machín encarna a Domingo Cavallo, el infame ministro de Economía que instauró el corralito bancario durante el 2001. El artista contó cómo vivió esa transformación social y el impacto que le produjo la noticia de estas maniobras económicas: “Estábamos en un avión, viajábamos con un compañero con el que habíamos hecho una publicidad. No entendíamos bien de qué se trataba, pero nos dábamos cuenta de que ahí venía algo que iba a ser duro”, relató.

Entre recuerdos de períodos turbulentos y su misma supervivencia como artista, Machín admite que la actuación fue lo que le salvó la vida. Bajo esta perspectiva, también planteó que el desafío de renovarse es permanente y el mayor error que puede cometer un actor es acomodarse en los estereotipos.

“Me gusta transitar los personajes y los géneros, y ni hablar de teatro y televisión. Son lugares que a mi me resultan todavía muy curiosos; son distintos, cada uno impone sus reglas, tiene sus tiempos y formas. A mi la actuación siempre me produjo una enorme curiosidad que no se me va”, confesó.

El Planeta Urbano se emite por IP todos los sábados a las 23 con la conducción de Pía Slapka.

Luis Machín: "La actuación siempre me produjo una curiosidad que no se me va"

Luis Machín sabía que quería ser actor desde los 16 años y nunca renunció a su vocación. Hoy lleva más de 30 años de trayectoria y transitó por las obras más importantes televisivas del país, como Sandro de América, Padre Coraje, Mujeres Asesinas y Para vestir santos entre otros grandes títulos.

El actor no se desentiende de ninguna disciplina en la que puede participar y admite que aunque la pandemia fue una época compleja para el rubro, intentó tomarlo como un desafío para explorar nuevas modalidades. 

“Lo audiovisual cobró como una importancia más relevante; la gente se fue mucho a las plataformas. Yo hice unas charlas en vivo de Instagram que me asesoró fue Lorenzo (su hijo), que en ese momento tenía 12 años”, contó Machín.

Pero en el 2021 arrancó con otro ánimo: tuvo la oportunidad de volver al cine y participar de tres series, entre ellas un relato episódico de los hechos que llevaron al “Argentinazo” en diciembre de 2001.

“Tenía 33 años, me acuerdo de todo y lo padecí. No porque me haya quedado, no tenía restos en el banco, pero padecí lo que todos: las muertes en Plaza de Mayo, las manifestaciones y allí estaba yo con colegas que íbamos casi todas las noches a la Plaza. Revisitarlo en un programa de estas características donde está todo muy expuesto…es una serie que va a dar qué hablar”, adelantó.

En esta serie, Machín encarna a Domingo Cavallo, el infame ministro de Economía que instauró el corralito bancario durante el 2001. El artista contó cómo vivió esa transformación social y el impacto que le produjo la noticia de estas maniobras económicas: “Estábamos en un avión, viajábamos con un compañero con el que habíamos hecho una publicidad. No entendíamos bien de qué se trataba, pero nos dábamos cuenta de que ahí venía algo que iba a ser duro”, relató.

Entre recuerdos de períodos turbulentos y su misma supervivencia como artista, Machín admite que la actuación fue lo que le salvó la vida. Bajo esta perspectiva, también planteó que el desafío de renovarse es permanente y el mayor error que puede cometer un actor es acomodarse en los estereotipos.

“Me gusta transitar los personajes y los géneros, y ni hablar de teatro y televisión. Son lugares que a mi me resultan todavía muy curiosos; son distintos, cada uno impone sus reglas, tiene sus tiempos y formas. A mi la actuación siempre me produjo una enorme curiosidad que no se me va”, confesó.

El Planeta Urbano se emite por IP todos los sábados a las 23 con la conducción de Pía Slapka.

Luis Machín sabía que quería ser actor desde los 16 años y nunca renunció a su vocación. Hoy lleva más de 30 años de trayectoria y transitó por las obras más importantes televisivas del país, como Sandro de América, Padre Coraje, Mujeres Asesinas y Para vestir santos entre otros grandes títulos.

El actor no se desentiende de ninguna disciplina en la que puede participar y admite que aunque la pandemia fue una época compleja para el rubro, intentó tomarlo como un desafío para explorar nuevas modalidades. 

“Lo audiovisual cobró como una importancia más relevante; la gente se fue mucho a las plataformas. Yo hice unas charlas en vivo de Instagram que me asesoró fue Lorenzo (su hijo), que en ese momento tenía 12 años”, contó Machín.

Pero en el 2021 arrancó con otro ánimo: tuvo la oportunidad de volver al cine y participar de tres series, entre ellas un relato episódico de los hechos que llevaron al “Argentinazo” en diciembre de 2001.

“Tenía 33 años, me acuerdo de todo y lo padecí. No porque me haya quedado, no tenía restos en el banco, pero padecí lo que todos: las muertes en Plaza de Mayo, las manifestaciones y allí estaba yo con colegas que íbamos casi todas las noches a la Plaza. Revisitarlo en un programa de estas características donde está todo muy expuesto…es una serie que va a dar qué hablar”, adelantó.

En esta serie, Machín encarna a Domingo Cavallo, el infame ministro de Economía que instauró el corralito bancario durante el 2001. El artista contó cómo vivió esa transformación social y el impacto que le produjo la noticia de estas maniobras económicas: “Estábamos en un avión, viajábamos con un compañero con el que habíamos hecho una publicidad. No entendíamos bien de qué se trataba, pero nos dábamos cuenta de que ahí venía algo que iba a ser duro”, relató.

Entre recuerdos de períodos turbulentos y su misma supervivencia como artista, Machín admite que la actuación fue lo que le salvó la vida. Bajo esta perspectiva, también planteó que el desafío de renovarse es permanente y el mayor error que puede cometer un actor es acomodarse en los estereotipos.

“Me gusta transitar los personajes y los géneros, y ni hablar de teatro y televisión. Son lugares que a mi me resultan todavía muy curiosos; son distintos, cada uno impone sus reglas, tiene sus tiempos y formas. A mi la actuación siempre me produjo una enorme curiosidad que no se me va”, confesó.

El Planeta Urbano se emite por IP todos los sábados a las 23 con la conducción de Pía Slapka.

Leer más