Placeholder del video

"El lago de los cisnes" bajo la lupa de la cuestión de género

El Director de Ballet Jorge Amarante propone que es tiempo de sacarle el polvo a "El Lago de los Cisnes", una de las obras más conocidas de la disciplina. "El público quiere también cosas nuevas", dijo en IP Cultural y contó cómo reversionó este clásico en una fusión con danza contemporánea que desmitifica el romanticismo y pone sobre relieve los conflictos de género.

La historia de "El lago de los Cisnes" supone una tragedia romántica, donde el personaje del Príncipe Sigfrido se enamora perdidamente de Odette, una joven que sufre de una maldición que la convierte en cisne todas las mañanas. Cuando le llega la hora de elegir una esposa, el protagonista se niega a seleccionar a otra que no sea su enamorada, lo cual es aprovechado por el villano Rothbarth quien captura a Odette e intenta ofrecer convertir a su hija para engañar al joven príncipe. Es sobre este eje de la trama que Amarante invitó a la reflexión: "Dentro de mi visión doy la razón del porqué de estas capturas dentro de un ambiente contemporáneo. En nuestra versión, en realidad es el ámbito de Rothbarth (donde se ofrecen candidatas al "príncipe"), que es un personaje muy oscuro. Todos están con máscaras y todos están siendo justamente cómplices de robar", explicó el director.

Esta perspectiva invita a reflexionar sobre la identidad y la propiedad de los cuerpos, además de desmitificar lo que un cuento de hadas muestra como un escenario común dentro de una dinámica de la fantasía: las jóvenes que le son ofrecidas al príncipe no son solo personas que se presentan por su voluntad, sino que son seleccionadas dentro de un circuito de trata. Así, Amarante cuestiona, en forma de ballet, la normalización de las narrativas clásicas en tanto los roles de género.

"Seguir con lo clásico no es correrlo. Es buscarle otra mirada y esos pequeños por qués", concluyó.

Podés ver IP Cultural, conducido por Valeria Delgado, todos los sábados a las 16 por la pantalla de IP

"El lago de los cisnes" bajo la lupa de la cuestión de género

El Director de Ballet Jorge Amarante propone que es tiempo de sacarle el polvo a "El Lago de los Cisnes", una de las obras más conocidas de la disciplina. "El público quiere también cosas nuevas", dijo en IP Cultural y contó cómo reversionó este clásico en una fusión con danza contemporánea que desmitifica el romanticismo y pone sobre relieve los conflictos de género.

La historia de "El lago de los Cisnes" supone una tragedia romántica, donde el personaje del Príncipe Sigfrido se enamora perdidamente de Odette, una joven que sufre de una maldición que la convierte en cisne todas las mañanas. Cuando le llega la hora de elegir una esposa, el protagonista se niega a seleccionar a otra que no sea su enamorada, lo cual es aprovechado por el villano Rothbarth quien captura a Odette e intenta ofrecer convertir a su hija para engañar al joven príncipe. Es sobre este eje de la trama que Amarante invitó a la reflexión: "Dentro de mi visión doy la razón del porqué de estas capturas dentro de un ambiente contemporáneo. En nuestra versión, en realidad es el ámbito de Rothbarth (donde se ofrecen candidatas al "príncipe"), que es un personaje muy oscuro. Todos están con máscaras y todos están siendo justamente cómplices de robar", explicó el director.

Esta perspectiva invita a reflexionar sobre la identidad y la propiedad de los cuerpos, además de desmitificar lo que un cuento de hadas muestra como un escenario común dentro de una dinámica de la fantasía: las jóvenes que le son ofrecidas al príncipe no son solo personas que se presentan por su voluntad, sino que son seleccionadas dentro de un circuito de trata. Así, Amarante cuestiona, en forma de ballet, la normalización de las narrativas clásicas en tanto los roles de género.

"Seguir con lo clásico no es correrlo. Es buscarle otra mirada y esos pequeños por qués", concluyó.

Podés ver IP Cultural, conducido por Valeria Delgado, todos los sábados a las 16 por la pantalla de IP

El Director de Ballet Jorge Amarante propone que es tiempo de sacarle el polvo a "El Lago de los Cisnes", una de las obras más conocidas de la disciplina. "El público quiere también cosas nuevas", dijo en IP Cultural y contó cómo reversionó este clásico en una fusión con danza contemporánea que desmitifica el romanticismo y pone sobre relieve los conflictos de género.

La historia de "El lago de los Cisnes" supone una tragedia romántica, donde el personaje del Príncipe Sigfrido se enamora perdidamente de Odette, una joven que sufre de una maldición que la convierte en cisne todas las mañanas. Cuando le llega la hora de elegir una esposa, el protagonista se niega a seleccionar a otra que no sea su enamorada, lo cual es aprovechado por el villano Rothbarth quien captura a Odette e intenta ofrecer convertir a su hija para engañar al joven príncipe. Es sobre este eje de la trama que Amarante invitó a la reflexión: "Dentro de mi visión doy la razón del porqué de estas capturas dentro de un ambiente contemporáneo. En nuestra versión, en realidad es el ámbito de Rothbarth (donde se ofrecen candidatas al "príncipe"), que es un personaje muy oscuro. Todos están con máscaras y todos están siendo justamente cómplices de robar", explicó el director.

Esta perspectiva invita a reflexionar sobre la identidad y la propiedad de los cuerpos, además de desmitificar lo que un cuento de hadas muestra como un escenario común dentro de una dinámica de la fantasía: las jóvenes que le son ofrecidas al príncipe no son solo personas que se presentan por su voluntad, sino que son seleccionadas dentro de un circuito de trata. Así, Amarante cuestiona, en forma de ballet, la normalización de las narrativas clásicas en tanto los roles de género.

"Seguir con lo clásico no es correrlo. Es buscarle otra mirada y esos pequeños por qués", concluyó.

Podés ver IP Cultural, conducido por Valeria Delgado, todos los sábados a las 16 por la pantalla de IP

Ver más
Ver más