Placeholder del video

Monkey Island: la aventura que marcó una generación

El clásico Monkey Island tuvo su lugar en Malditos Nerds. Rippy Rizza y Guillo Leoz repasaron el origen, la historia y las anécdotas que orbitan alrededor de este videojuego que el año pasado cumplió 30 años. 

Los inicios de la idea tienen como marco a Ron Gilbert trabajando en Lucasfilm Games en 1988. El desarrollador era muy fanático de Piratas del Caribe y también estaba leyendo un libro que se llama On Stranger Tides (Tim Powers), una aventura de piratas sobrenatural. A la vuelta de ese período, comenzó a escribir un guion. Cuentan que quería hacer un videojuego en formato episódico y al estudio la idea le encantó. Pero se negó a que lo haga inmediatamente, ya que necesitaban que trabaje en la próxima aventura de Indiana Jones. Ron terminó de desarrollarla en 1989 y se puso a trabajar en su proyecto: Mutiny on Monkey Island.

La motivación de Gilbert tenía que ver con quitar dos espinas que tenía muy clavadas: estaba cansado de que, en todas las aventuras gráficas de la época, fuera muy fácil que no resolver un rompecabezas o cualquier rincón extraño te  llevara a la muerte. Por lo tanto quería que fueran mucho más accesibles. La segunda espina estaba vinculada a las cosas que le habían quedado mal en el Maniac Mansion. Es por esto que comenzó a trabajar en el motor SCUMM para combinar herramientas. En resumen: lo simplificó.

Por otro lado, también quería que fuera un juego muy cómico y para eso llamó a Dave Grossman y Tim Schafer. Sin embargo, se dio cuenta de que quienes estaban encargados del guion tenían dos tipos de humor muy distintos: Schafer se inclinaba por lo payasesco mientras que Grossman era más ácido, oscuro e irónico. Gilbert decidió separarlos y darles distintos personajes del juego, lo que hizo que cada uno tuviera características muy marcadas. De esa manera, balanceó el humor y el juego tiene matices a medida que el usuario lo recorre. 

El juego gozó de un éxito descomunal para la época y tuvo varias versiones. Lo que nunca llegó a contar Ron es el secreto de Monkey Island. Luego de muchos años, dijo que lo quería revelar luego del desarrollo en tres juegos, pero después del segundo se fue del estudio. La esperanza es que exista una versión que sí lo haga, ya que según él, habló con Disney y aún no obtuvo respuesta. 

Las anécdotas alrededor del juego 

  • George Lucas dijo que inventó al protagonista porque el que tenían le parecía muy blando y zozo y él lo modificó. 
  • Guybrush Threepwood tiene ese nombre porque el programa que usaban para diseñar grababa con la extensión .brush y le habían puesto “guy” (chico en inglés) al archivo. El apellido salió por un concurso dentro del estudio. 
  • Ron Gilbert tenía la intención de que se pudiera elegir entre ser un personaje masculino o femenino. El estudio no le dijo que no, pero iban a necesitar muchísimos más discos para poder tener el doble de animaciones. Finalmente no se concretó.
  • El juego tiene un chiste: un tocón decía que era un pasadizo secreto a otra parte del juego y para poder acceder pedía que el jugador introduzca números de discos que no existían. La gente llamaba al estudio y decía que no le había venido el disco que esa sección requería. 
  • Las peleas de insultos, un clásico en los monkey islands, fue una idea que extrajeron de películas viejas de piratas en las que no observaban tantos combates cuerpo a cuerpo por la dificultad técnica. Los actores se insultaban más de lo que realmente peleaban y los desarrolladores decidieron llevar esto al juego.

Malditos Nerds se emite por la pantalla de IP de lunes a viernes de 23.30 a 00.00, con la conducción de 

Monkey Island: la aventura que marcó una generación

El clásico Monkey Island tuvo su lugar en Malditos Nerds. Rippy Rizza y Guillo Leoz repasaron el origen, la historia y las anécdotas que orbitan alrededor de este videojuego que el año pasado cumplió 30 años. 

Los inicios de la idea tienen como marco a Ron Gilbert trabajando en Lucasfilm Games en 1988. El desarrollador era muy fanático de Piratas del Caribe y también estaba leyendo un libro que se llama On Stranger Tides (Tim Powers), una aventura de piratas sobrenatural. A la vuelta de ese período, comenzó a escribir un guion. Cuentan que quería hacer un videojuego en formato episódico y al estudio la idea le encantó. Pero se negó a que lo haga inmediatamente, ya que necesitaban que trabaje en la próxima aventura de Indiana Jones. Ron terminó de desarrollarla en 1989 y se puso a trabajar en su proyecto: Mutiny on Monkey Island.

La motivación de Gilbert tenía que ver con quitar dos espinas que tenía muy clavadas: estaba cansado de que, en todas las aventuras gráficas de la época, fuera muy fácil que no resolver un rompecabezas o cualquier rincón extraño te  llevara a la muerte. Por lo tanto quería que fueran mucho más accesibles. La segunda espina estaba vinculada a las cosas que le habían quedado mal en el Maniac Mansion. Es por esto que comenzó a trabajar en el motor SCUMM para combinar herramientas. En resumen: lo simplificó.

Por otro lado, también quería que fuera un juego muy cómico y para eso llamó a Dave Grossman y Tim Schafer. Sin embargo, se dio cuenta de que quienes estaban encargados del guion tenían dos tipos de humor muy distintos: Schafer se inclinaba por lo payasesco mientras que Grossman era más ácido, oscuro e irónico. Gilbert decidió separarlos y darles distintos personajes del juego, lo que hizo que cada uno tuviera características muy marcadas. De esa manera, balanceó el humor y el juego tiene matices a medida que el usuario lo recorre. 

El juego gozó de un éxito descomunal para la época y tuvo varias versiones. Lo que nunca llegó a contar Ron es el secreto de Monkey Island. Luego de muchos años, dijo que lo quería revelar luego del desarrollo en tres juegos, pero después del segundo se fue del estudio. La esperanza es que exista una versión que sí lo haga, ya que según él, habló con Disney y aún no obtuvo respuesta. 

Las anécdotas alrededor del juego 

  • George Lucas dijo que inventó al protagonista porque el que tenían le parecía muy blando y zozo y él lo modificó. 
  • Guybrush Threepwood tiene ese nombre porque el programa que usaban para diseñar grababa con la extensión .brush y le habían puesto “guy” (chico en inglés) al archivo. El apellido salió por un concurso dentro del estudio. 
  • Ron Gilbert tenía la intención de que se pudiera elegir entre ser un personaje masculino o femenino. El estudio no le dijo que no, pero iban a necesitar muchísimos más discos para poder tener el doble de animaciones. Finalmente no se concretó.
  • El juego tiene un chiste: un tocón decía que era un pasadizo secreto a otra parte del juego y para poder acceder pedía que el jugador introduzca números de discos que no existían. La gente llamaba al estudio y decía que no le había venido el disco que esa sección requería. 
  • Las peleas de insultos, un clásico en los monkey islands, fue una idea que extrajeron de películas viejas de piratas en las que no observaban tantos combates cuerpo a cuerpo por la dificultad técnica. Los actores se insultaban más de lo que realmente peleaban y los desarrolladores decidieron llevar esto al juego.

Malditos Nerds se emite por la pantalla de IP de lunes a viernes de 23.30 a 00.00, con la conducción de 

El clásico Monkey Island tuvo su lugar en Malditos Nerds. Rippy Rizza y Guillo Leoz repasaron el origen, la historia y las anécdotas que orbitan alrededor de este videojuego que el año pasado cumplió 30 años. 

Los inicios de la idea tienen como marco a Ron Gilbert trabajando en Lucasfilm Games en 1988. El desarrollador era muy fanático de Piratas del Caribe y también estaba leyendo un libro que se llama On Stranger Tides (Tim Powers), una aventura de piratas sobrenatural. A la vuelta de ese período, comenzó a escribir un guion. Cuentan que quería hacer un videojuego en formato episódico y al estudio la idea le encantó. Pero se negó a que lo haga inmediatamente, ya que necesitaban que trabaje en la próxima aventura de Indiana Jones. Ron terminó de desarrollarla en 1989 y se puso a trabajar en su proyecto: Mutiny on Monkey Island.

La motivación de Gilbert tenía que ver con quitar dos espinas que tenía muy clavadas: estaba cansado de que, en todas las aventuras gráficas de la época, fuera muy fácil que no resolver un rompecabezas o cualquier rincón extraño te  llevara a la muerte. Por lo tanto quería que fueran mucho más accesibles. La segunda espina estaba vinculada a las cosas que le habían quedado mal en el Maniac Mansion. Es por esto que comenzó a trabajar en el motor SCUMM para combinar herramientas. En resumen: lo simplificó.

Por otro lado, también quería que fuera un juego muy cómico y para eso llamó a Dave Grossman y Tim Schafer. Sin embargo, se dio cuenta de que quienes estaban encargados del guion tenían dos tipos de humor muy distintos: Schafer se inclinaba por lo payasesco mientras que Grossman era más ácido, oscuro e irónico. Gilbert decidió separarlos y darles distintos personajes del juego, lo que hizo que cada uno tuviera características muy marcadas. De esa manera, balanceó el humor y el juego tiene matices a medida que el usuario lo recorre. 

El juego gozó de un éxito descomunal para la época y tuvo varias versiones. Lo que nunca llegó a contar Ron es el secreto de Monkey Island. Luego de muchos años, dijo que lo quería revelar luego del desarrollo en tres juegos, pero después del segundo se fue del estudio. La esperanza es que exista una versión que sí lo haga, ya que según él, habló con Disney y aún no obtuvo respuesta. 

Las anécdotas alrededor del juego 

  • George Lucas dijo que inventó al protagonista porque el que tenían le parecía muy blando y zozo y él lo modificó. 
  • Guybrush Threepwood tiene ese nombre porque el programa que usaban para diseñar grababa con la extensión .brush y le habían puesto “guy” (chico en inglés) al archivo. El apellido salió por un concurso dentro del estudio. 
  • Ron Gilbert tenía la intención de que se pudiera elegir entre ser un personaje masculino o femenino. El estudio no le dijo que no, pero iban a necesitar muchísimos más discos para poder tener el doble de animaciones. Finalmente no se concretó.
  • El juego tiene un chiste: un tocón decía que era un pasadizo secreto a otra parte del juego y para poder acceder pedía que el jugador introduzca números de discos que no existían. La gente llamaba al estudio y decía que no le había venido el disco que esa sección requería. 
  • Las peleas de insultos, un clásico en los monkey islands, fue una idea que extrajeron de películas viejas de piratas en las que no observaban tantos combates cuerpo a cuerpo por la dificultad técnica. Los actores se insultaban más de lo que realmente peleaban y los desarrolladores decidieron llevar esto al juego.

Malditos Nerds se emite por la pantalla de IP de lunes a viernes de 23.30 a 00.00, con la conducción de 

Leer más