T.S. Eliot: el poeta que lideró el movimiento modernista en el siglo XX

T.S. Eliot , en su totalidad Thomas Stearns Eliot (26 de septiembre de 1888 - 4 de enero de 1965), dispuso otra forma de entender la escritura y marcó un antes y un después en la poesía del siglo XX.

Poeta, dramaturgo, crítico literario y editor, lideró el movimiento modernista en la poesía a partir de obras canónicas como La tierra baldía (1922) y Cuatro cuartetos (1943). Su notable influencia en la cultura angloamericana resulta palpable desde la década de los años 20 en adelante y sus experimentos en dicción, estilo y versificación revitalizaron la escritura occidental: ensanchó los márgenes de la palabra con un espíritu de aventura inédito hasta ese momento. Sus versos eran pura libertad y la poesía, un mundo siempre por hacer. Con justicia es considerado uno de los cinco poetas occidentales más importantes del siglo XX, una exclusiva y por qué no, caprichosa lista reservada para aquellos creadores de una galaxia propia. Como tal, Eliot es el siglo XX por su precisa visión poética de un mundo que andaba entre la velocidad y la desesperanza.

"Abril es el mes más cruel: engendra lilas de la tierra muerta, mezcla recuerdos y anhelos, despierta inertes raíces con lluvias primaverales". Así comienza, de manera inolvidable, La Tierra baldía (The Waste Land en su idioma original). Según el consenso crítico del canon literario, es su obra cumbre. En septiembre de 1923, se imprimió la primera edición de Reino Unido -con apenas 450 ejemplares de tirada- editado por Leonard y Virginia Woolf, en su sello de bibliófilos Hogarth Press. Esta obra dio cuenta de la intensidad de un momento de la historia tan fascinante como contradictorio, en un mundo que vivía entre guerras. Es confesión y destrucción.

Pero eso no fue todo, porque llegó Cuatro Cuartetos (Four Quartets, el título original) a partir de cuatro poemas que habían sido publicados por separado de 1936 a 1942, hasta ser reunidos en una única edición de 1943. Allí cobró sentido como un largo poema o ensamble de poemas que habrían de convertirse en un destino primordial en la trayectoria literaria y vital de Eliot. El vínculo geográfico de los cuadrantes de “Burnt Norton”, “East Coker”, “The Dry Salvages” y “Little Gidding” sugiere la tragedia existencial del poeta. Como un corpus literario expuesto en versos descarnados, Cuatro cuartetos es un conjunto de reflexión sobre la serena desesperación. Y ofrece una perspectiva más completa de su ideario: redoblar la perpetua posibilidad de la poesía.

Un fragmento de Burnt Norton *

El tiempo presente y el tiempo pasado
Acaso estén presentes en el tiempo futuro
Y tal vez al futuro lo contenga el pasado.
Si todo tiempo es un presente eterno
Todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Que sigue siendo perpetua posibilidad
Sólo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Tienden a un solo fin, presente siempre.

* Fragmento del primer poema de Cuatro cuartetos.

T.S. Eliot: el poeta que lideró el movimiento modernista en el siglo XX

T.S. Eliot , en su totalidad Thomas Stearns Eliot (26 de septiembre de 1888 - 4 de enero de 1965), dispuso otra forma de entender la escritura y marcó un antes y un después en la poesía del siglo XX.

Poeta, dramaturgo, crítico literario y editor, lideró el movimiento modernista en la poesía a partir de obras canónicas como La tierra baldía (1922) y Cuatro cuartetos (1943). Su notable influencia en la cultura angloamericana resulta palpable desde la década de los años 20 en adelante y sus experimentos en dicción, estilo y versificación revitalizaron la escritura occidental: ensanchó los márgenes de la palabra con un espíritu de aventura inédito hasta ese momento. Sus versos eran pura libertad y la poesía, un mundo siempre por hacer. Con justicia es considerado uno de los cinco poetas occidentales más importantes del siglo XX, una exclusiva y por qué no, caprichosa lista reservada para aquellos creadores de una galaxia propia. Como tal, Eliot es el siglo XX por su precisa visión poética de un mundo que andaba entre la velocidad y la desesperanza.

"Abril es el mes más cruel: engendra lilas de la tierra muerta, mezcla recuerdos y anhelos, despierta inertes raíces con lluvias primaverales". Así comienza, de manera inolvidable, La Tierra baldía (The Waste Land en su idioma original). Según el consenso crítico del canon literario, es su obra cumbre. En septiembre de 1923, se imprimió la primera edición de Reino Unido -con apenas 450 ejemplares de tirada- editado por Leonard y Virginia Woolf, en su sello de bibliófilos Hogarth Press. Esta obra dio cuenta de la intensidad de un momento de la historia tan fascinante como contradictorio, en un mundo que vivía entre guerras. Es confesión y destrucción.

Pero eso no fue todo, porque llegó Cuatro Cuartetos (Four Quartets, el título original) a partir de cuatro poemas que habían sido publicados por separado de 1936 a 1942, hasta ser reunidos en una única edición de 1943. Allí cobró sentido como un largo poema o ensamble de poemas que habrían de convertirse en un destino primordial en la trayectoria literaria y vital de Eliot. El vínculo geográfico de los cuadrantes de “Burnt Norton”, “East Coker”, “The Dry Salvages” y “Little Gidding” sugiere la tragedia existencial del poeta. Como un corpus literario expuesto en versos descarnados, Cuatro cuartetos es un conjunto de reflexión sobre la serena desesperación. Y ofrece una perspectiva más completa de su ideario: redoblar la perpetua posibilidad de la poesía.

Un fragmento de Burnt Norton *

El tiempo presente y el tiempo pasado
Acaso estén presentes en el tiempo futuro
Y tal vez al futuro lo contenga el pasado.
Si todo tiempo es un presente eterno
Todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Que sigue siendo perpetua posibilidad
Sólo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Tienden a un solo fin, presente siempre.

* Fragmento del primer poema de Cuatro cuartetos.

T.S. Eliot , en su totalidad Thomas Stearns Eliot (26 de septiembre de 1888 - 4 de enero de 1965), dispuso otra forma de entender la escritura y marcó un antes y un después en la poesía del siglo XX.

Poeta, dramaturgo, crítico literario y editor, lideró el movimiento modernista en la poesía a partir de obras canónicas como La tierra baldía (1922) y Cuatro cuartetos (1943). Su notable influencia en la cultura angloamericana resulta palpable desde la década de los años 20 en adelante y sus experimentos en dicción, estilo y versificación revitalizaron la escritura occidental: ensanchó los márgenes de la palabra con un espíritu de aventura inédito hasta ese momento. Sus versos eran pura libertad y la poesía, un mundo siempre por hacer. Con justicia es considerado uno de los cinco poetas occidentales más importantes del siglo XX, una exclusiva y por qué no, caprichosa lista reservada para aquellos creadores de una galaxia propia. Como tal, Eliot es el siglo XX por su precisa visión poética de un mundo que andaba entre la velocidad y la desesperanza.

"Abril es el mes más cruel: engendra lilas de la tierra muerta, mezcla recuerdos y anhelos, despierta inertes raíces con lluvias primaverales". Así comienza, de manera inolvidable, La Tierra baldía (The Waste Land en su idioma original). Según el consenso crítico del canon literario, es su obra cumbre. En septiembre de 1923, se imprimió la primera edición de Reino Unido -con apenas 450 ejemplares de tirada- editado por Leonard y Virginia Woolf, en su sello de bibliófilos Hogarth Press. Esta obra dio cuenta de la intensidad de un momento de la historia tan fascinante como contradictorio, en un mundo que vivía entre guerras. Es confesión y destrucción.

Pero eso no fue todo, porque llegó Cuatro Cuartetos (Four Quartets, el título original) a partir de cuatro poemas que habían sido publicados por separado de 1936 a 1942, hasta ser reunidos en una única edición de 1943. Allí cobró sentido como un largo poema o ensamble de poemas que habrían de convertirse en un destino primordial en la trayectoria literaria y vital de Eliot. El vínculo geográfico de los cuadrantes de “Burnt Norton”, “East Coker”, “The Dry Salvages” y “Little Gidding” sugiere la tragedia existencial del poeta. Como un corpus literario expuesto en versos descarnados, Cuatro cuartetos es un conjunto de reflexión sobre la serena desesperación. Y ofrece una perspectiva más completa de su ideario: redoblar la perpetua posibilidad de la poesía.

Un fragmento de Burnt Norton *

El tiempo presente y el tiempo pasado
Acaso estén presentes en el tiempo futuro
Y tal vez al futuro lo contenga el pasado.
Si todo tiempo es un presente eterno
Todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Que sigue siendo perpetua posibilidad
Sólo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Tienden a un solo fin, presente siempre.

* Fragmento del primer poema de Cuatro cuartetos.

Leer más