Cómo evitar incendios y explosiones de baterías de litio

Hay precauciones a tomar en cuenta para preservar los dispositivos y evitar accidentes.

Existen diferentes tipos de dispositivos con baterías de litio. Los más comunes son smartphones, tablets, monopatines eléctricos, cámaras fotográficas y noteeboks, entre otros. En muchos de ellos, este tipo de batería se ha incorporado porque provee mayor durabilidad y menor tiempo de carga, entre otros beneficios.

No obstante, aunque no sea algo común, existen posibilidades de que los artefactos tengan errores de fábrica. También es posible que el mal uso provoque imperfecciones en el funcionamiento de los componentes de las baterías de litio, lo cual puede aumentar las bajas probablidades de accidentes como incendios u explosiones.

Las estimaciones de los especialistas indican que hay una posibilidad en diez millones de que una batería de este tipo explote. Y como se trata de un material altamente inflamable, en el caso de que esto suceda hay riesgo de accidentes graves. Por esta razón, hay algunos factores que conviene tener en cuenta para evitar riesgos en el hogar.

Sobrecalentamiento en la fase de carga

La mayoría de los dispositivos con baterías de litio tienen incorporados mecanismos para suspender la carga una vez que ya se obtuvo suficiente energía. Sin embargo, estos mecanismos pueden fallar tanto si se trata de unidades defectuosas como por prácticas no recomendadas.

Una medida de precaución ante posibles fallas, que no son comunes, es evitar que el artefacto se descargue por completo y, por otro lado, cargarlo al máximo. Lo ideal es mantenerlo entre el 20% y 80% de carga.

"Si notás que tu celular o la batería está hinchada, eso indica que hay un problema. Hay algo que arreglar o cambiar, y conviene no seguir utilizándola", recomendó la periodista Flor Barbeira en IP Noticias.

Otra forma de preservar la batería de litio es evitar cargarla con una fuente de mayor o menor potencia que la original. A veces, los usuarios buscan cargar más rápido los dispositivos de lo que las especificaciones permiten. Por ello es importante que leer y respetar las especificaciones del fabricante.

Golpes y cortocircuitos internos

Un defecto de fábrica, la presencia de partículas de polvo o daños por calor o golpes pueden provocar daños mecánicos o térmicos al interior del dispositivo. Por lo general, el polo positivo y el negativo de la batería están separados el uno del otro por una fina película de plástico. Si aparecen grietas en el separador, puede producirse un cortocircuito y la consiguiente generación de calor.

Es posible que la batería se dañe por haber recibido un golpe. Esto es común cuando se producen descuidos o accidentes, dependiendo de qué dispositivo se trate. Los daños por golpes, caídas o impactos fuertes pueden repercutir en el estado de la batería y que, al ser recargada, se produzca una explosión.

Sin embargo, esto no suele ser inmediato; en general, los daños en la batería por golpes suelen ser menores, pero se van agrandando con el tiempo, por lo que un accidente podría aparecer horas después del accidente.

Podés ver IP Noticias Segunda Edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias

Ver más
Ver más
Placeholder del video