La Justicia comprobó que hubo un intento anterior de asesinar a Cristina Kirchner

Una serie de mensajes que Uliarte intercambio con Sabag Montiel, comprobaron que hubo un intento anterior de asesinar a Cristina Kirchner.

Placeholder del video

A partir del peritaje realizado sobre el teléfono celular de Brenda Uliarte, imputada por el intento de magnicidio de la vicepresidenta Cristina Fernádez de Kirchner, la Justicia comprobó que hubo un intento anterior de asesinar a la expresidenta. 

Una serie de mensajes que Uliarte intercambio con Fernando Sabag Montiel confirmó que el pasado 27 de agosto hubo un intento de asesinato, durante la noche en la que la Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la presidenta del Senado. 

Los mensajes que comprueban otro intento de asesinato

"No, no es que se dé cuenta, el tema es que hay una cámara de C5N, y hay poca gente, y la gente se está yendo, y el momento es ese. Ahora ya es tarde, o sea son las 12 y ella salió a esa hora, y era a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido", dice uno de los mensajes que recibió Uliarte de parte de Sabag Montiel.

"¿Entendés? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió, la siguieron y ahí tendría que haber sido", sostiene otro mensaje detectado por la justicia.

En uno de los mensajes, Sabag Montiel le dice a Uliarte: "No, ya se me metió adentro y el escenario, el anfiteatro lo sacaron. Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Etios, eh, y se fue, un quilombo. Ella está arriba pero no creo que salga, así que ya fue, dejá, voy para allá, quédate ahí. No traigas nada".

La información coincide con la de un video publicado la semana pasada por el canal de noticias C5N, donde se ve que el 27 de agosto Sabag Montiel estaba camuflado entre los manifestantes como un vendedor de copos de nieve azucarada y logró acercarse a metros del gobernador de la provincia de Buenos Aires.

A partir de la nueva documentación incorporada al expediente, la jueza federal María Eugenia Capuchetti volvió a imponer el secreto de sumario en la causa.

Alberto Fernández: "El próximo era yo"

El presidente Alberto Fernández reveló a un canal de noticias de España que los detenidos tras el intento de magnicidio contra la vicepresidenta también querían atentar contra él.

"Se conocieron las conversaciones de los inculpados y hablaban del fallido atentado contra Cristina y hablaban de que el próximo era yo", expresó el jefe de Estado en un adelanto de una entrevista brindada al canal Telecinco de España.

Asimismo, admitió fallas en el sistema de seguridad: "Todo el sistema de seguridad en esas circunstancias fallan. Esa persona sabía que estaba en medio de una multitud que iba a vitorear y a acompañar a Cristina y sabía que cualquiera sea el resultado iba a ser apresado por la gente que lo rodeaba. Cuando uno está dispuesto a poner en riesgo su vida o su libertad para cumplir con el objetivo es muy difícil predecirlo". 

"Algo no estamos haciendo bien como para que en la cabeza de una persona penetre una idea tan horrible como la de matar a otro por lo que representa o piensa. No es un marciano el que vino a disparar contra Cristina. No es inimputable, no tiene ninguna alteración en sus facultades mentales, y tiene plena compresión de la criminalidad de su acto. Se ha movido libremente dirigiendo sus acciones, no es un loco. Puede ser una persona enojada con la democracia, una persona así no puede reaccionar de este modo", remarcó.

La Justicia comprobó que hubo un intento anterior de asesinar a Cristina Kirchner

A partir del peritaje realizado sobre el teléfono celular de Brenda Uliarte, imputada por el intento de magnicidio de la vicepresidenta Cristina Fernádez de Kirchner, la Justicia comprobó que hubo un intento anterior de asesinar a la expresidenta. 

Una serie de mensajes que Uliarte intercambio con Fernando Sabag Montiel confirmó que el pasado 27 de agosto hubo un intento de asesinato, durante la noche en la que la Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la presidenta del Senado. 

Los mensajes que comprueban otro intento de asesinato

"No, no es que se dé cuenta, el tema es que hay una cámara de C5N, y hay poca gente, y la gente se está yendo, y el momento es ese. Ahora ya es tarde, o sea son las 12 y ella salió a esa hora, y era a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido", dice uno de los mensajes que recibió Uliarte de parte de Sabag Montiel.

"¿Entendés? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió, la siguieron y ahí tendría que haber sido", sostiene otro mensaje detectado por la justicia.

En uno de los mensajes, Sabag Montiel le dice a Uliarte: "No, ya se me metió adentro y el escenario, el anfiteatro lo sacaron. Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Etios, eh, y se fue, un quilombo. Ella está arriba pero no creo que salga, así que ya fue, dejá, voy para allá, quédate ahí. No traigas nada".

La información coincide con la de un video publicado la semana pasada por el canal de noticias C5N, donde se ve que el 27 de agosto Sabag Montiel estaba camuflado entre los manifestantes como un vendedor de copos de nieve azucarada y logró acercarse a metros del gobernador de la provincia de Buenos Aires.

A partir de la nueva documentación incorporada al expediente, la jueza federal María Eugenia Capuchetti volvió a imponer el secreto de sumario en la causa.

Alberto Fernández: "El próximo era yo"

El presidente Alberto Fernández reveló a un canal de noticias de España que los detenidos tras el intento de magnicidio contra la vicepresidenta también querían atentar contra él.

"Se conocieron las conversaciones de los inculpados y hablaban del fallido atentado contra Cristina y hablaban de que el próximo era yo", expresó el jefe de Estado en un adelanto de una entrevista brindada al canal Telecinco de España.

Asimismo, admitió fallas en el sistema de seguridad: "Todo el sistema de seguridad en esas circunstancias fallan. Esa persona sabía que estaba en medio de una multitud que iba a vitorear y a acompañar a Cristina y sabía que cualquiera sea el resultado iba a ser apresado por la gente que lo rodeaba. Cuando uno está dispuesto a poner en riesgo su vida o su libertad para cumplir con el objetivo es muy difícil predecirlo". 

"Algo no estamos haciendo bien como para que en la cabeza de una persona penetre una idea tan horrible como la de matar a otro por lo que representa o piensa. No es un marciano el que vino a disparar contra Cristina. No es inimputable, no tiene ninguna alteración en sus facultades mentales, y tiene plena compresión de la criminalidad de su acto. Se ha movido libremente dirigiendo sus acciones, no es un loco. Puede ser una persona enojada con la democracia, una persona así no puede reaccionar de este modo", remarcó.

A partir del peritaje realizado sobre el teléfono celular de Brenda Uliarte, imputada por el intento de magnicidio de la vicepresidenta Cristina Fernádez de Kirchner, la Justicia comprobó que hubo un intento anterior de asesinar a la expresidenta. 

Una serie de mensajes que Uliarte intercambio con Fernando Sabag Montiel confirmó que el pasado 27 de agosto hubo un intento de asesinato, durante la noche en la que la Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la presidenta del Senado. 

Los mensajes que comprueban otro intento de asesinato

"No, no es que se dé cuenta, el tema es que hay una cámara de C5N, y hay poca gente, y la gente se está yendo, y el momento es ese. Ahora ya es tarde, o sea son las 12 y ella salió a esa hora, y era a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido", dice uno de los mensajes que recibió Uliarte de parte de Sabag Montiel.

"¿Entendés? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió, la siguieron y ahí tendría que haber sido", sostiene otro mensaje detectado por la justicia.

En uno de los mensajes, Sabag Montiel le dice a Uliarte: "No, ya se me metió adentro y el escenario, el anfiteatro lo sacaron. Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Etios, eh, y se fue, un quilombo. Ella está arriba pero no creo que salga, así que ya fue, dejá, voy para allá, quédate ahí. No traigas nada".

La información coincide con la de un video publicado la semana pasada por el canal de noticias C5N, donde se ve que el 27 de agosto Sabag Montiel estaba camuflado entre los manifestantes como un vendedor de copos de nieve azucarada y logró acercarse a metros del gobernador de la provincia de Buenos Aires.

A partir de la nueva documentación incorporada al expediente, la jueza federal María Eugenia Capuchetti volvió a imponer el secreto de sumario en la causa.

Alberto Fernández: "El próximo era yo"

El presidente Alberto Fernández reveló a un canal de noticias de España que los detenidos tras el intento de magnicidio contra la vicepresidenta también querían atentar contra él.

"Se conocieron las conversaciones de los inculpados y hablaban del fallido atentado contra Cristina y hablaban de que el próximo era yo", expresó el jefe de Estado en un adelanto de una entrevista brindada al canal Telecinco de España.

Asimismo, admitió fallas en el sistema de seguridad: "Todo el sistema de seguridad en esas circunstancias fallan. Esa persona sabía que estaba en medio de una multitud que iba a vitorear y a acompañar a Cristina y sabía que cualquiera sea el resultado iba a ser apresado por la gente que lo rodeaba. Cuando uno está dispuesto a poner en riesgo su vida o su libertad para cumplir con el objetivo es muy difícil predecirlo". 

"Algo no estamos haciendo bien como para que en la cabeza de una persona penetre una idea tan horrible como la de matar a otro por lo que representa o piensa. No es un marciano el que vino a disparar contra Cristina. No es inimputable, no tiene ninguna alteración en sus facultades mentales, y tiene plena compresión de la criminalidad de su acto. Se ha movido libremente dirigiendo sus acciones, no es un loco. Puede ser una persona enojada con la democracia, una persona así no puede reaccionar de este modo", remarcó.

Ver más
Ver más