Placeholder del video

Ingrid Beck: "La discusión por la maternidad es política"

Ingrid Beck es periodista, guionista y escritora, y también una de las mujeres que impulsaron el movimiento feminista Ni Una MenosEse colectivo no sólo impulsó e impulsa importantes conquistas de derechos para las mujeres en Argentina, sino que se tomó como modelo de movilización popular a nivel internacional.

En diálogo con Agustina Kämpfer para Algo Que Contar, Ingrid habló sobre la idea estructural que existía en la génesis de la consigna: "Ni Una Menos es un movimiento y desde el principio fue pensado así, como un colectivo, y no como personas o nombres. Nosotras quedamos atrás y eso es parte de lo que quisimos construir", explicó.

Respecto de su experiencia personal como integrante, señaló que esa experiencia de lucha política impactó en muchos aspectos de su vida. Hoy, especificó, se dedica a "hacer más periodismo de género que otro tipo de periodismo".

Y agregó: "En ese momento ya era feminista, tenía algún tipo de participación activista y lo hacía desde los espacios de periodismo. Militaba a favor del aborto legal y otras demandas, pero Ni Una Menos hizo que fuera imposible dejarlo a un costado".

Ni Una Menos como vanguardia internacional

"Argentina es vanguardia en términos de movilización popular en general. Hay una larga tradición, y Ni Una Menos se enmarca en esa tradición", definió Beck al ser consultada por la expansión del movimiento hacia otros países de habla hispana.

"Hay un hilo además; podemos pensar en Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, o las grandes movilizaciones populares, solo que esta fue la primera gran movilización de mujeres en Argentina", desarrolló.

En esa línea, se refirió a la convivencia de Ni Una Menos con otras expresiones de lucha feminista:

"El feminismo no nació con Ni Una Menos. Pero sí se habla, a veces a nivel internacional, de que esta nueva ola de feminismo nació con el Me too. Y hay una gran diferencia entre la construcción colectiva que fue Ni Una Menos, de poner el cuerpo en la calle, y de una demanda que creció de abajo para arriba, con eso que es absolutamente valioso, pero que nació de las grandes estrellas de Hollywood y a través de las redes sociales", sostuvo.

Desigualdad por la maternidad y sus demandas

En otro tramo de la entrevista, la también escritora y fundadora de la revista humorística Barcelona dio su punto de vista sobre las demandas que pesan sobre la maternidad.

"Hay un problema con lo que la sociedad nos exige. Ahora tenemos que trabajar, llegar, estar bien, destacarnos en nuestra profesión, ser buenas feministas, y criar hijos e hijas deconstruidos", señaló.

A continuación, se refirió a la problemática visible en el mundo laboral:

"Si miramos los números de la brecha vemos lo que se llama 'escaleras rotas': el momento en donde las mujeres interrumpimos nuestra trayectoria profesional coincide con la maternidad. Entonces siempre estamos haciendo malos negocios. Quienes tienen que colaborar son las políticas públicas y las de las empresas", dijo.

Y planteó: "De alguna manera tiene que quedar claro que estamos en el escalón más bajo de todos y hay una gran diferencia de oportunidades y derechos con los varones".

Por último, ejemplificó con su caso personal: "Yo crié casi sin dificultad, y desde el privilegio a mis dos hijos porque estaba desocupada. Si me preguntás hoy, no sé si elijo esa situación. No la elegía en ese momento tampoco. Después me tuve que reinsertar en el trabajo y no me resultó fácil", aseguró.

Podés ver Algo que contar con Agustina Kämpfer de lunes a viernes a las 23.30 por la pantalla de IP.

Ingrid Beck: "La discusión por la maternidad es política"

Ingrid Beck es periodista, guionista y escritora, y también una de las mujeres que impulsaron el movimiento feminista Ni Una MenosEse colectivo no sólo impulsó e impulsa importantes conquistas de derechos para las mujeres en Argentina, sino que se tomó como modelo de movilización popular a nivel internacional.

En diálogo con Agustina Kämpfer para Algo Que Contar, Ingrid habló sobre la idea estructural que existía en la génesis de la consigna: "Ni Una Menos es un movimiento y desde el principio fue pensado así, como un colectivo, y no como personas o nombres. Nosotras quedamos atrás y eso es parte de lo que quisimos construir", explicó.

Respecto de su experiencia personal como integrante, señaló que esa experiencia de lucha política impactó en muchos aspectos de su vida. Hoy, especificó, se dedica a "hacer más periodismo de género que otro tipo de periodismo".

Y agregó: "En ese momento ya era feminista, tenía algún tipo de participación activista y lo hacía desde los espacios de periodismo. Militaba a favor del aborto legal y otras demandas, pero Ni Una Menos hizo que fuera imposible dejarlo a un costado".

Ni Una Menos como vanguardia internacional

"Argentina es vanguardia en términos de movilización popular en general. Hay una larga tradición, y Ni Una Menos se enmarca en esa tradición", definió Beck al ser consultada por la expansión del movimiento hacia otros países de habla hispana.

"Hay un hilo además; podemos pensar en Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, o las grandes movilizaciones populares, solo que esta fue la primera gran movilización de mujeres en Argentina", desarrolló.

En esa línea, se refirió a la convivencia de Ni Una Menos con otras expresiones de lucha feminista:

"El feminismo no nació con Ni Una Menos. Pero sí se habla, a veces a nivel internacional, de que esta nueva ola de feminismo nació con el Me too. Y hay una gran diferencia entre la construcción colectiva que fue Ni Una Menos, de poner el cuerpo en la calle, y de una demanda que creció de abajo para arriba, con eso que es absolutamente valioso, pero que nació de las grandes estrellas de Hollywood y a través de las redes sociales", sostuvo.

Desigualdad por la maternidad y sus demandas

En otro tramo de la entrevista, la también escritora y fundadora de la revista humorística Barcelona dio su punto de vista sobre las demandas que pesan sobre la maternidad.

"Hay un problema con lo que la sociedad nos exige. Ahora tenemos que trabajar, llegar, estar bien, destacarnos en nuestra profesión, ser buenas feministas, y criar hijos e hijas deconstruidos", señaló.

A continuación, se refirió a la problemática visible en el mundo laboral:

"Si miramos los números de la brecha vemos lo que se llama 'escaleras rotas': el momento en donde las mujeres interrumpimos nuestra trayectoria profesional coincide con la maternidad. Entonces siempre estamos haciendo malos negocios. Quienes tienen que colaborar son las políticas públicas y las de las empresas", dijo.

Y planteó: "De alguna manera tiene que quedar claro que estamos en el escalón más bajo de todos y hay una gran diferencia de oportunidades y derechos con los varones".

Por último, ejemplificó con su caso personal: "Yo crié casi sin dificultad, y desde el privilegio a mis dos hijos porque estaba desocupada. Si me preguntás hoy, no sé si elijo esa situación. No la elegía en ese momento tampoco. Después me tuve que reinsertar en el trabajo y no me resultó fácil", aseguró.

Podés ver Algo que contar con Agustina Kämpfer de lunes a viernes a las 23.30 por la pantalla de IP.

Ingrid Beck es periodista, guionista y escritora, y también una de las mujeres que impulsaron el movimiento feminista Ni Una MenosEse colectivo no sólo impulsó e impulsa importantes conquistas de derechos para las mujeres en Argentina, sino que se tomó como modelo de movilización popular a nivel internacional.

En diálogo con Agustina Kämpfer para Algo Que Contar, Ingrid habló sobre la idea estructural que existía en la génesis de la consigna: "Ni Una Menos es un movimiento y desde el principio fue pensado así, como un colectivo, y no como personas o nombres. Nosotras quedamos atrás y eso es parte de lo que quisimos construir", explicó.

Respecto de su experiencia personal como integrante, señaló que esa experiencia de lucha política impactó en muchos aspectos de su vida. Hoy, especificó, se dedica a "hacer más periodismo de género que otro tipo de periodismo".

Y agregó: "En ese momento ya era feminista, tenía algún tipo de participación activista y lo hacía desde los espacios de periodismo. Militaba a favor del aborto legal y otras demandas, pero Ni Una Menos hizo que fuera imposible dejarlo a un costado".

Ni Una Menos como vanguardia internacional

"Argentina es vanguardia en términos de movilización popular en general. Hay una larga tradición, y Ni Una Menos se enmarca en esa tradición", definió Beck al ser consultada por la expansión del movimiento hacia otros países de habla hispana.

"Hay un hilo además; podemos pensar en Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, o las grandes movilizaciones populares, solo que esta fue la primera gran movilización de mujeres en Argentina", desarrolló.

En esa línea, se refirió a la convivencia de Ni Una Menos con otras expresiones de lucha feminista:

"El feminismo no nació con Ni Una Menos. Pero sí se habla, a veces a nivel internacional, de que esta nueva ola de feminismo nació con el Me too. Y hay una gran diferencia entre la construcción colectiva que fue Ni Una Menos, de poner el cuerpo en la calle, y de una demanda que creció de abajo para arriba, con eso que es absolutamente valioso, pero que nació de las grandes estrellas de Hollywood y a través de las redes sociales", sostuvo.

Desigualdad por la maternidad y sus demandas

En otro tramo de la entrevista, la también escritora y fundadora de la revista humorística Barcelona dio su punto de vista sobre las demandas que pesan sobre la maternidad.

"Hay un problema con lo que la sociedad nos exige. Ahora tenemos que trabajar, llegar, estar bien, destacarnos en nuestra profesión, ser buenas feministas, y criar hijos e hijas deconstruidos", señaló.

A continuación, se refirió a la problemática visible en el mundo laboral:

"Si miramos los números de la brecha vemos lo que se llama 'escaleras rotas': el momento en donde las mujeres interrumpimos nuestra trayectoria profesional coincide con la maternidad. Entonces siempre estamos haciendo malos negocios. Quienes tienen que colaborar son las políticas públicas y las de las empresas", dijo.

Y planteó: "De alguna manera tiene que quedar claro que estamos en el escalón más bajo de todos y hay una gran diferencia de oportunidades y derechos con los varones".

Por último, ejemplificó con su caso personal: "Yo crié casi sin dificultad, y desde el privilegio a mis dos hijos porque estaba desocupada. Si me preguntás hoy, no sé si elijo esa situación. No la elegía en ese momento tampoco. Después me tuve que reinsertar en el trabajo y no me resultó fácil", aseguró.

Podés ver Algo que contar con Agustina Kämpfer de lunes a viernes a las 23.30 por la pantalla de IP.

Ver más
Ver más