Placeholder del video

Vivir en la calle: las consecuencias de la pobreza estructural

No se sabe a ciencia cierta cuántas personas están en situación de calle en Argentina, ya que las cifras varían según organismos oficiales y no oficiales. Lo que sí se sabe es que el número crece con el correr de los años, debido a la crisis económica y social.

Según Fernánda Capuano, de la ONG Caminos Solidarios, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires habría “unas 3.500 personas en situación de calle” aunque “no se sabe si en ese número están los que duermen en paradores o los que trabajan al menos una vez por semana”. La falta datos oficiales de parte de instituciones estatales sobre personas en situación de calle representa un problema a la hora de gestionar políticas públicas para eliminar las desigualdades que genera la pobreza estructural.

“Cada vez hay más personas en esta situación porque con las changas y trabajos por día que realizan no llegan a poder pagar un hotel. En su mayoría, estas no tienen planes sociales porque no suelen tener DNI para poder tramitarlos. Es muy difícil de salir de esta condición, muy pocos lo logran”, afirmó.

Vivir en la calle, en primera persona

Abel hace 32 años que vive en las calles de CABA. "Me comí fríos, rocíos, lluvias, robos, faltas de respeto y peleas. Quedar en la calle, después de perder a mi señora, un terreno y una casa, fue un golpe muy fuerte. Empecé a comer las viandas que entregan en la estación Lacroze porque estaba muy mal animicamente", contó a IP Noticias. 

"Me gustaría poder encontrar un trabajo y poder alquilar una pieza, para así ayudar a la gente que vive en la calle. Quiero ser una persona libre, pero no puedo encontrar esa libertad", expresó.

Por su parte, Fabián está en situación de calle desde hace 7 años: "Antes de dormir en la interperie, trabajaba de albañil y soldador. Ahora, con esta situación no puedo ir a ningún lado. Llegué a dormir en una YPF y hasta en las estaciones de trenes". 

Cristian, relató que vive en la calle desde hace un año y expresó sus deseos de poder salir adelante: "Volví a escuela porque quiero estudiar para así poder progresar. Me gustaría ser colectivero". 

La Línea 108, de Atención Social Inmediata, recibe durante las 24 horas consultas y solicitudes de la comunidad sobre asistencia a personas y a familias en situación de calle o vulnerabilidad social. 

Vivir en la calle: las consecuencias de la pobreza estructural

No se sabe a ciencia cierta cuántas personas están en situación de calle en Argentina, ya que las cifras varían según organismos oficiales y no oficiales. Lo que sí se sabe es que el número crece con el correr de los años, debido a la crisis económica y social.

Según Fernánda Capuano, de la ONG Caminos Solidarios, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires habría “unas 3.500 personas en situación de calle” aunque “no se sabe si en ese número están los que duermen en paradores o los que trabajan al menos una vez por semana”. La falta datos oficiales de parte de instituciones estatales sobre personas en situación de calle representa un problema a la hora de gestionar políticas públicas para eliminar las desigualdades que genera la pobreza estructural.

“Cada vez hay más personas en esta situación porque con las changas y trabajos por día que realizan no llegan a poder pagar un hotel. En su mayoría, estas no tienen planes sociales porque no suelen tener DNI para poder tramitarlos. Es muy difícil de salir de esta condición, muy pocos lo logran”, afirmó.

Vivir en la calle, en primera persona

Abel hace 32 años que vive en las calles de CABA. "Me comí fríos, rocíos, lluvias, robos, faltas de respeto y peleas. Quedar en la calle, después de perder a mi señora, un terreno y una casa, fue un golpe muy fuerte. Empecé a comer las viandas que entregan en la estación Lacroze porque estaba muy mal animicamente", contó a IP Noticias. 

"Me gustaría poder encontrar un trabajo y poder alquilar una pieza, para así ayudar a la gente que vive en la calle. Quiero ser una persona libre, pero no puedo encontrar esa libertad", expresó.

Por su parte, Fabián está en situación de calle desde hace 7 años: "Antes de dormir en la interperie, trabajaba de albañil y soldador. Ahora, con esta situación no puedo ir a ningún lado. Llegué a dormir en una YPF y hasta en las estaciones de trenes". 

Cristian, relató que vive en la calle desde hace un año y expresó sus deseos de poder salir adelante: "Volví a escuela porque quiero estudiar para así poder progresar. Me gustaría ser colectivero". 

La Línea 108, de Atención Social Inmediata, recibe durante las 24 horas consultas y solicitudes de la comunidad sobre asistencia a personas y a familias en situación de calle o vulnerabilidad social. 

No se sabe a ciencia cierta cuántas personas están en situación de calle en Argentina, ya que las cifras varían según organismos oficiales y no oficiales. Lo que sí se sabe es que el número crece con el correr de los años, debido a la crisis económica y social.

Según Fernánda Capuano, de la ONG Caminos Solidarios, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires habría “unas 3.500 personas en situación de calle” aunque “no se sabe si en ese número están los que duermen en paradores o los que trabajan al menos una vez por semana”. La falta datos oficiales de parte de instituciones estatales sobre personas en situación de calle representa un problema a la hora de gestionar políticas públicas para eliminar las desigualdades que genera la pobreza estructural.

“Cada vez hay más personas en esta situación porque con las changas y trabajos por día que realizan no llegan a poder pagar un hotel. En su mayoría, estas no tienen planes sociales porque no suelen tener DNI para poder tramitarlos. Es muy difícil de salir de esta condición, muy pocos lo logran”, afirmó.

Vivir en la calle, en primera persona

Abel hace 32 años que vive en las calles de CABA. "Me comí fríos, rocíos, lluvias, robos, faltas de respeto y peleas. Quedar en la calle, después de perder a mi señora, un terreno y una casa, fue un golpe muy fuerte. Empecé a comer las viandas que entregan en la estación Lacroze porque estaba muy mal animicamente", contó a IP Noticias. 

"Me gustaría poder encontrar un trabajo y poder alquilar una pieza, para así ayudar a la gente que vive en la calle. Quiero ser una persona libre, pero no puedo encontrar esa libertad", expresó.

Por su parte, Fabián está en situación de calle desde hace 7 años: "Antes de dormir en la interperie, trabajaba de albañil y soldador. Ahora, con esta situación no puedo ir a ningún lado. Llegué a dormir en una YPF y hasta en las estaciones de trenes". 

Cristian, relató que vive en la calle desde hace un año y expresó sus deseos de poder salir adelante: "Volví a escuela porque quiero estudiar para así poder progresar. Me gustaría ser colectivero". 

La Línea 108, de Atención Social Inmediata, recibe durante las 24 horas consultas y solicitudes de la comunidad sobre asistencia a personas y a familias en situación de calle o vulnerabilidad social. 

Ver más
Ver más