Se cumplen 10 años de la última condena al represor Jorge Rafael Videla

El 5 de julio de 2012 la Justicia Federal condenó a Jorge Rafael Videla a 50 años de prisión por haber cometido delitos de lesa humanidad.

Placeholder del video

Este 5 de julio se cumplen 10 años de la última condena que recibió el represor Jorge Rafael Videla. Esa fecha de 2012, el Tribunal Oral Federal Nº6 de la ciudad de Buenos Aires dictaba que, a sus 87 años, el impulsor de la última dictadura militar cumpliría la pena de 50 años de cárcel por haber cometido delitos de lesa humanidad.

El veredicto judicial condenó a Videla por los secuestros y ocultamientos de al menos 20 niños menores de 10 años, a quienes robó su identidad. En algunos casos también ordenó desaparecer y asesinar a sus madres.

El fallo dictado por el tribunal que integraban María del Carmen Roqueta, Julio Luis Panelo y Domingo Luis Altieri constató la existencia de un plan sistemático implementado por el gobierno de facto.

La misma resolución judicial dispuso 30 años de prisión para el genocida Jorge "El Tigre" Acosta y 15 años de condena para Reynaldo Benito Bignone, entre otras penas de entre 5 a 40 años de cárcel para otros partícipes del plan de exterminio que se llevó adelante en Argentina entre 1976 y 1983 sobre una parte de la población con la excusa de combatir la subversión.

El reclamo por cárcel común

Durante el juicio por el robo de bebés, Videla nunca se mostró arrepentido por los delitos que cometió. En reiteradas oportunidades reivindicó su accionar y el de las fuerzas represivas y nunca develó datos que ayuden a los organismos de derechos humanos a encontrar a sus familiares. Incluso, en sus palabras finales aseguró que las mujeres secuestradas "eran terroristas".

El militar moriría unos meses más tarde de aquella condena, el 17 de mayo de 2013, en una cárcel común en Marcos Paz. Sus guardia cárceles relataron que días antes de su fallecimiento había manifestado diversos dolores de espalda y estomacales. La autopsia oficial indicó que el genocida "murió por pequeñas fracturas internas que derivaron en hemorragias, una embolia pulmonar y luego un paro cardíaco".

A una década de la sentencia histórica, Abuelas de Plaza de Mayo publicó un comunicado en sus redes sociales.

"Un día como hoy, hace 10 años, llegaba a su fin la causa Plan Sistemático de Apropiación de Menores, emblema de la lucha de Abuelas. Hoy seguimos reclamando Memoria, Verdad y Justicia. Y buscando a lxs nietxs que faltan",

130 nietos recuperados

Desde los últimos años del gobierno de facto hasta la actualidad 130 nietos y nietas recuperaron su verdadera identidad gracias al trabajo de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Hace poco más de 3 años, el 16 de junio de 2019, Abuelas anunció la restitución de la identidad del nieto 130, Javier Matías Darroux Mijalchuk, secuestrado a pocas cuadras de la ESMA por el aparato represor del Estado cuando era un bebé de cinco meses. Desde ese momento, su identidad fue sustituida y dado en adopción a una familia de Buenos Aires que en 1999 se mudó a Córdoba.

Quienes nacieron entre 1975 y 1983 y tienen dudas sobre su identidad pueden comunicarse con Abuelas de Plaza de Mayo o la CONADI para cotejar las pruebas con los disponibles en el banco de datos genéticos.

Se cumplen 10 años de la última condena al represor Jorge Rafael Videla

Este 5 de julio se cumplen 10 años de la última condena que recibió el represor Jorge Rafael Videla. Esa fecha de 2012, el Tribunal Oral Federal Nº6 de la ciudad de Buenos Aires dictaba que, a sus 87 años, el impulsor de la última dictadura militar cumpliría la pena de 50 años de cárcel por haber cometido delitos de lesa humanidad.

El veredicto judicial condenó a Videla por los secuestros y ocultamientos de al menos 20 niños menores de 10 años, a quienes robó su identidad. En algunos casos también ordenó desaparecer y asesinar a sus madres.

El fallo dictado por el tribunal que integraban María del Carmen Roqueta, Julio Luis Panelo y Domingo Luis Altieri constató la existencia de un plan sistemático implementado por el gobierno de facto.

La misma resolución judicial dispuso 30 años de prisión para el genocida Jorge "El Tigre" Acosta y 15 años de condena para Reynaldo Benito Bignone, entre otras penas de entre 5 a 40 años de cárcel para otros partícipes del plan de exterminio que se llevó adelante en Argentina entre 1976 y 1983 sobre una parte de la población con la excusa de combatir la subversión.

El reclamo por cárcel común

Durante el juicio por el robo de bebés, Videla nunca se mostró arrepentido por los delitos que cometió. En reiteradas oportunidades reivindicó su accionar y el de las fuerzas represivas y nunca develó datos que ayuden a los organismos de derechos humanos a encontrar a sus familiares. Incluso, en sus palabras finales aseguró que las mujeres secuestradas "eran terroristas".

El militar moriría unos meses más tarde de aquella condena, el 17 de mayo de 2013, en una cárcel común en Marcos Paz. Sus guardia cárceles relataron que días antes de su fallecimiento había manifestado diversos dolores de espalda y estomacales. La autopsia oficial indicó que el genocida "murió por pequeñas fracturas internas que derivaron en hemorragias, una embolia pulmonar y luego un paro cardíaco".

A una década de la sentencia histórica, Abuelas de Plaza de Mayo publicó un comunicado en sus redes sociales.

"Un día como hoy, hace 10 años, llegaba a su fin la causa Plan Sistemático de Apropiación de Menores, emblema de la lucha de Abuelas. Hoy seguimos reclamando Memoria, Verdad y Justicia. Y buscando a lxs nietxs que faltan",

130 nietos recuperados

Desde los últimos años del gobierno de facto hasta la actualidad 130 nietos y nietas recuperaron su verdadera identidad gracias al trabajo de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Hace poco más de 3 años, el 16 de junio de 2019, Abuelas anunció la restitución de la identidad del nieto 130, Javier Matías Darroux Mijalchuk, secuestrado a pocas cuadras de la ESMA por el aparato represor del Estado cuando era un bebé de cinco meses. Desde ese momento, su identidad fue sustituida y dado en adopción a una familia de Buenos Aires que en 1999 se mudó a Córdoba.

Quienes nacieron entre 1975 y 1983 y tienen dudas sobre su identidad pueden comunicarse con Abuelas de Plaza de Mayo o la CONADI para cotejar las pruebas con los disponibles en el banco de datos genéticos.

Este 5 de julio se cumplen 10 años de la última condena que recibió el represor Jorge Rafael Videla. Esa fecha de 2012, el Tribunal Oral Federal Nº6 de la ciudad de Buenos Aires dictaba que, a sus 87 años, el impulsor de la última dictadura militar cumpliría la pena de 50 años de cárcel por haber cometido delitos de lesa humanidad.

El veredicto judicial condenó a Videla por los secuestros y ocultamientos de al menos 20 niños menores de 10 años, a quienes robó su identidad. En algunos casos también ordenó desaparecer y asesinar a sus madres.

El fallo dictado por el tribunal que integraban María del Carmen Roqueta, Julio Luis Panelo y Domingo Luis Altieri constató la existencia de un plan sistemático implementado por el gobierno de facto.

La misma resolución judicial dispuso 30 años de prisión para el genocida Jorge "El Tigre" Acosta y 15 años de condena para Reynaldo Benito Bignone, entre otras penas de entre 5 a 40 años de cárcel para otros partícipes del plan de exterminio que se llevó adelante en Argentina entre 1976 y 1983 sobre una parte de la población con la excusa de combatir la subversión.

El reclamo por cárcel común

Durante el juicio por el robo de bebés, Videla nunca se mostró arrepentido por los delitos que cometió. En reiteradas oportunidades reivindicó su accionar y el de las fuerzas represivas y nunca develó datos que ayuden a los organismos de derechos humanos a encontrar a sus familiares. Incluso, en sus palabras finales aseguró que las mujeres secuestradas "eran terroristas".

El militar moriría unos meses más tarde de aquella condena, el 17 de mayo de 2013, en una cárcel común en Marcos Paz. Sus guardia cárceles relataron que días antes de su fallecimiento había manifestado diversos dolores de espalda y estomacales. La autopsia oficial indicó que el genocida "murió por pequeñas fracturas internas que derivaron en hemorragias, una embolia pulmonar y luego un paro cardíaco".

A una década de la sentencia histórica, Abuelas de Plaza de Mayo publicó un comunicado en sus redes sociales.

"Un día como hoy, hace 10 años, llegaba a su fin la causa Plan Sistemático de Apropiación de Menores, emblema de la lucha de Abuelas. Hoy seguimos reclamando Memoria, Verdad y Justicia. Y buscando a lxs nietxs que faltan",

130 nietos recuperados

Desde los últimos años del gobierno de facto hasta la actualidad 130 nietos y nietas recuperaron su verdadera identidad gracias al trabajo de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Hace poco más de 3 años, el 16 de junio de 2019, Abuelas anunció la restitución de la identidad del nieto 130, Javier Matías Darroux Mijalchuk, secuestrado a pocas cuadras de la ESMA por el aparato represor del Estado cuando era un bebé de cinco meses. Desde ese momento, su identidad fue sustituida y dado en adopción a una familia de Buenos Aires que en 1999 se mudó a Córdoba.

Quienes nacieron entre 1975 y 1983 y tienen dudas sobre su identidad pueden comunicarse con Abuelas de Plaza de Mayo o la CONADI para cotejar las pruebas con los disponibles en el banco de datos genéticos.

Ver más
Ver más