Placeholder del video

Efectos de la pospandemia: estudiar y trabajar después de los 50 años

En los últimos años, en la Argentina aumentaron los trabajadores en relación de dependencia en el mundo privado de más de 50 y 60 años. En un nuevo informe de Puntos de vista, Sebastián Davidovsky habla con algunos de ellos.

Un estudio de la consultora Wall Chase detalló que los mayores de 40 años tuvieron una reinserción mayor en el mercado laboral luego de la pandemia.

El informe también agregó que el 87% de los mayores lograron esta reconversión a otros trabajos o cuentapropismos en un plazo de 6 meses, con mayor eficacia y mejores índices de capacitación y proactivación que los trabajadores más jóvenes. 

Ya no es sorprendente escuchar casos de personas a esa edad que terminan sus estudios básicos u obtienen un título universitario, que emprenden o que vuelven a empezar. La edad productiva en el mundo se corre. ¿Cómo se aplica en Argentina? ¿Es por deseo o por necesidad? 

Un mundo de adultos mayores

Además, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) describieron una tendencia mundial al envejecimiento poblacional. Datos de las Naciones Unidas arrojaron que la franja mayor de 65 años continúa un crecimiento mayor que los demás segmentos de la población. Este documento prevé que una de cada seis personas tendrá más de 65 años para 2050.

Por su parte, países como Francia o Japón, tienen millones de trabajadores mayores de 50 años que continúan trabajando o eligen estudiar nuevas carreras universitarias.

Roque Azzolina es un jubilado de 69 años que trabaja de comerciante, en el Mercado de Pulgas de CABA. "Acá se labura 7 u 8 horas por día y después se sigue trabajando en la calle. Hay una combinación de tener la fuerza y la mentalidad a esta edad de poder seguir haciendo estas cosas", explicó Roque. 

Los +50 en Argentina

En Argentina, los mayores de 50 representan un 25% de la población total y son quienes generan un 40% del consumo total en la economía. Los datos en este cambio de paradigma incluyen la inserción de los adultos mayores en las redes sociales, así como su buen desempeño en trabajos realizados por home office y estudios virtuales.

El Departamento de Estudios Estadísticos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) realizó un primer estudio oficial en 2018, que indicó que el 39% de la población mayor de 55 años tiene o busca trabajo. Esta franja forma parte de la Población Económicamente Activa de nuestro país. 

Otro caso es el de la abogada y martillera pública María Ester Rubio López, que continúa ejerciendo su profesión con 74 años. "Realmente me pregunto cuándo y para qué es tarde. En mi caso me recibí de martillera hace tres años, en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Creo que el miedo a la vejez se da a partir de lo que podés perder, como capacidades y actividad. Yo trato de enfocarlo desde el otro lado, de todo lo que podés ganar", reflexionó. 

Efectos de la pospandemia: estudiar y trabajar después de los 50 años

En los últimos años, en la Argentina aumentaron los trabajadores en relación de dependencia en el mundo privado de más de 50 y 60 años. En un nuevo informe de Puntos de vista, Sebastián Davidovsky habla con algunos de ellos.

Un estudio de la consultora Wall Chase detalló que los mayores de 40 años tuvieron una reinserción mayor en el mercado laboral luego de la pandemia.

El informe también agregó que el 87% de los mayores lograron esta reconversión a otros trabajos o cuentapropismos en un plazo de 6 meses, con mayor eficacia y mejores índices de capacitación y proactivación que los trabajadores más jóvenes. 

Ya no es sorprendente escuchar casos de personas a esa edad que terminan sus estudios básicos u obtienen un título universitario, que emprenden o que vuelven a empezar. La edad productiva en el mundo se corre. ¿Cómo se aplica en Argentina? ¿Es por deseo o por necesidad? 

Un mundo de adultos mayores

Además, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) describieron una tendencia mundial al envejecimiento poblacional. Datos de las Naciones Unidas arrojaron que la franja mayor de 65 años continúa un crecimiento mayor que los demás segmentos de la población. Este documento prevé que una de cada seis personas tendrá más de 65 años para 2050.

Por su parte, países como Francia o Japón, tienen millones de trabajadores mayores de 50 años que continúan trabajando o eligen estudiar nuevas carreras universitarias.

Roque Azzolina es un jubilado de 69 años que trabaja de comerciante, en el Mercado de Pulgas de CABA. "Acá se labura 7 u 8 horas por día y después se sigue trabajando en la calle. Hay una combinación de tener la fuerza y la mentalidad a esta edad de poder seguir haciendo estas cosas", explicó Roque. 

Los +50 en Argentina

En Argentina, los mayores de 50 representan un 25% de la población total y son quienes generan un 40% del consumo total en la economía. Los datos en este cambio de paradigma incluyen la inserción de los adultos mayores en las redes sociales, así como su buen desempeño en trabajos realizados por home office y estudios virtuales.

El Departamento de Estudios Estadísticos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) realizó un primer estudio oficial en 2018, que indicó que el 39% de la población mayor de 55 años tiene o busca trabajo. Esta franja forma parte de la Población Económicamente Activa de nuestro país. 

Otro caso es el de la abogada y martillera pública María Ester Rubio López, que continúa ejerciendo su profesión con 74 años. "Realmente me pregunto cuándo y para qué es tarde. En mi caso me recibí de martillera hace tres años, en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Creo que el miedo a la vejez se da a partir de lo que podés perder, como capacidades y actividad. Yo trato de enfocarlo desde el otro lado, de todo lo que podés ganar", reflexionó. 

En los últimos años, en la Argentina aumentaron los trabajadores en relación de dependencia en el mundo privado de más de 50 y 60 años. En un nuevo informe de Puntos de vista, Sebastián Davidovsky habla con algunos de ellos.

Un estudio de la consultora Wall Chase detalló que los mayores de 40 años tuvieron una reinserción mayor en el mercado laboral luego de la pandemia.

El informe también agregó que el 87% de los mayores lograron esta reconversión a otros trabajos o cuentapropismos en un plazo de 6 meses, con mayor eficacia y mejores índices de capacitación y proactivación que los trabajadores más jóvenes. 

Ya no es sorprendente escuchar casos de personas a esa edad que terminan sus estudios básicos u obtienen un título universitario, que emprenden o que vuelven a empezar. La edad productiva en el mundo se corre. ¿Cómo se aplica en Argentina? ¿Es por deseo o por necesidad? 

Un mundo de adultos mayores

Además, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) describieron una tendencia mundial al envejecimiento poblacional. Datos de las Naciones Unidas arrojaron que la franja mayor de 65 años continúa un crecimiento mayor que los demás segmentos de la población. Este documento prevé que una de cada seis personas tendrá más de 65 años para 2050.

Por su parte, países como Francia o Japón, tienen millones de trabajadores mayores de 50 años que continúan trabajando o eligen estudiar nuevas carreras universitarias.

Roque Azzolina es un jubilado de 69 años que trabaja de comerciante, en el Mercado de Pulgas de CABA. "Acá se labura 7 u 8 horas por día y después se sigue trabajando en la calle. Hay una combinación de tener la fuerza y la mentalidad a esta edad de poder seguir haciendo estas cosas", explicó Roque. 

Los +50 en Argentina

En Argentina, los mayores de 50 representan un 25% de la población total y son quienes generan un 40% del consumo total en la economía. Los datos en este cambio de paradigma incluyen la inserción de los adultos mayores en las redes sociales, así como su buen desempeño en trabajos realizados por home office y estudios virtuales.

El Departamento de Estudios Estadísticos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) realizó un primer estudio oficial en 2018, que indicó que el 39% de la población mayor de 55 años tiene o busca trabajo. Esta franja forma parte de la Población Económicamente Activa de nuestro país. 

Otro caso es el de la abogada y martillera pública María Ester Rubio López, que continúa ejerciendo su profesión con 74 años. "Realmente me pregunto cuándo y para qué es tarde. En mi caso me recibí de martillera hace tres años, en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Creo que el miedo a la vejez se da a partir de lo que podés perder, como capacidades y actividad. Yo trato de enfocarlo desde el otro lado, de todo lo que podés ganar", reflexionó. 

Ver más
Ver más