Fernando Báez Sosa, a 2 años del asesinato: ¿Cómo está la causa?

Hace dos años un grupo de rugbiers mató a golpes a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Los ocho acusados continúan detenidos, a la espera de que comience el juicio el próximo 2 de enero de 2023.

Placeholder del video

El 18 de enero se cumplen dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa, el joven de Buenos Aires que quería estudiar abogacía y que un grupo de rugbiers mató a golpes a la salida de un boliche en Villa Gesell. Desde entonces, su familia reclama justicia.

En enero de 2020 Báez Sosa viajó de vacaciones a aquella localidad balnearia con sus amigos y su novia, Julieta Torres. La noche del 18 fueron todos juntos a bailar a “Le Brique” y dentro del local se produjo un roce entre un grupo de 10 rugbiers y los amigos de Fernando: ambos bandos fueron expulsados por la seguridad del lugar.

Mientras Fernando y sus amigos olvidaron lo sucedido y fueron a tomar un helado, los rugbiers, oriundos de Zárate, atacaron a Fernando y le impidieron a sus amigos defenderlo: lo golpearon tanto que lo dejaron inconsciente y minutos después murió.

El caso

Las cámaras de seguridad de la calle y algunos testigos captaron el momento del brutal ataque al joven de 18 años. En las imágenes se ve cómo el grupo de rugbiers le da golpes de puño y patadas, aún tirado en el piso e inconsciente. Los registros también mostraron a los asesinos comiendo una hamburguesa poco minutos después de la pelea.

Horas más tarde, fueron capturados por la policía y actualmente ocho de ellos continúan detenidos en la Alcaldía de Melchor Romero a la espera del juicio, que comenzará el próximo 2 de enero de 2023 y contará con el testimonio de unos 130 testigos.

Luciano, Ciro y Lucas Pertossi; Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli; Ayrton Violla y Blas Cinalli serán juzgados por homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, delito que prevé la pena de prisión perpetua. En el mismo proceso, se determinará la responsabilidad penal que cada acusado deberá afrontar por lesionar a los cinco amigos de Fernando mientras intentaban defenderlo.

La causa está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari. Los rugbiers podrían enfrentar una pena a prisión perpetua.

¿Quién era Fernando?

Fernando Báez Sosa nació en Buenos Aires el 2 de marzo de 2001. Era hijo único de dos inmigrantes paraguayos; Silvino Báez, portero de edificio, y Graciela Sosa, cuidadora de ancianos. Ambos trabajaron muy duro para darle educación y consiguieron una beca para que estudie en el colegio Marianistas de Caballito.

Al momento de su asesinato, el joven cursaba el CBC en la Universidad de Buenos Aires, para ingresar a la carrera de Derecho. Tenía una novia, Julieta Rossi, que había conocido en la facultad y con quien estaba a punto de cumplir 10 meses de relación.

Hace un año, sus padres encontraron una carta escrita de puño y letra por Fernando.Creo que dentro de 10 años voy a estar haciendo lo que me gusta y disfrutando de mi vida. Poder cumplir los sueños, objetivos y expectativas que tengo, darles regalos a mis padres, tratando de darles lo que me dieron”, dice el primer párrafo.

¿Cómo está la causa?

A dos años del brutal asesinato, ocho acusados permanecen detenidos a la espera del juicio. Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Blas Cinalli, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz, serán juzgados por homicidio agravado. 

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, fijó la fecha del juicio para el 2 de enero de 2023. El mismo constará de 22 jornadas y la participación de unos 130 testigos. 

Los familiares de Fernando protestaron por la dilación del juicio que recién ocurrirá el año que viene. Por otra parte, el Tribunal 1 de Dolores se excusó por la demora debido a “falta de disponibilidad en su agenda”.

La Justicia estableció 120 días de instrucción suplementaria para incorporar algunas medidas de prueba pendientes. El Tribunal ya rechazó el pedido de la defensa de los acusados, de citarlos en calidad de testigos. Por otra parte, también desestimaron el pedido de la querella de analizar las llamadas entrantes y salientes de los rugbiers detenidos.

La causa también tiene dos sobreseídos por falta de mérito: Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino. La fiscal a cargo de la investigación, Verónica Zamboni, remarcó en la causa que los jóvenes detenidos “acordaron darle muerte” a Fernando y “distribuyeron funcionalmente sus roles”, para su concreción.

Para lograr una acusación formal con relevo de pruebas, fueron claves las cámaras de seguridad del lugar, los celulares secuestrados a los rugbiers y los testigos oculares del hecho. Mientras tanto, familiares y amigos de Fernando continúan el reclamo de justicia.

 

Fernando Báez Sosa, a 2 años del asesinato: ¿Cómo está la causa?

El 18 de enero se cumplen dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa, el joven de Buenos Aires que quería estudiar abogacía y que un grupo de rugbiers mató a golpes a la salida de un boliche en Villa Gesell. Desde entonces, su familia reclama justicia.

En enero de 2020 Báez Sosa viajó de vacaciones a aquella localidad balnearia con sus amigos y su novia, Julieta Torres. La noche del 18 fueron todos juntos a bailar a “Le Brique” y dentro del local se produjo un roce entre un grupo de 10 rugbiers y los amigos de Fernando: ambos bandos fueron expulsados por la seguridad del lugar.

Mientras Fernando y sus amigos olvidaron lo sucedido y fueron a tomar un helado, los rugbiers, oriundos de Zárate, atacaron a Fernando y le impidieron a sus amigos defenderlo: lo golpearon tanto que lo dejaron inconsciente y minutos después murió.

El caso

Las cámaras de seguridad de la calle y algunos testigos captaron el momento del brutal ataque al joven de 18 años. En las imágenes se ve cómo el grupo de rugbiers le da golpes de puño y patadas, aún tirado en el piso e inconsciente. Los registros también mostraron a los asesinos comiendo una hamburguesa poco minutos después de la pelea.

Horas más tarde, fueron capturados por la policía y actualmente ocho de ellos continúan detenidos en la Alcaldía de Melchor Romero a la espera del juicio, que comenzará el próximo 2 de enero de 2023 y contará con el testimonio de unos 130 testigos.

Luciano, Ciro y Lucas Pertossi; Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli; Ayrton Violla y Blas Cinalli serán juzgados por homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, delito que prevé la pena de prisión perpetua. En el mismo proceso, se determinará la responsabilidad penal que cada acusado deberá afrontar por lesionar a los cinco amigos de Fernando mientras intentaban defenderlo.

La causa está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari. Los rugbiers podrían enfrentar una pena a prisión perpetua.

¿Quién era Fernando?

Fernando Báez Sosa nació en Buenos Aires el 2 de marzo de 2001. Era hijo único de dos inmigrantes paraguayos; Silvino Báez, portero de edificio, y Graciela Sosa, cuidadora de ancianos. Ambos trabajaron muy duro para darle educación y consiguieron una beca para que estudie en el colegio Marianistas de Caballito.

Al momento de su asesinato, el joven cursaba el CBC en la Universidad de Buenos Aires, para ingresar a la carrera de Derecho. Tenía una novia, Julieta Rossi, que había conocido en la facultad y con quien estaba a punto de cumplir 10 meses de relación.

Hace un año, sus padres encontraron una carta escrita de puño y letra por Fernando.Creo que dentro de 10 años voy a estar haciendo lo que me gusta y disfrutando de mi vida. Poder cumplir los sueños, objetivos y expectativas que tengo, darles regalos a mis padres, tratando de darles lo que me dieron”, dice el primer párrafo.

¿Cómo está la causa?

A dos años del brutal asesinato, ocho acusados permanecen detenidos a la espera del juicio. Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Blas Cinalli, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz, serán juzgados por homicidio agravado. 

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, fijó la fecha del juicio para el 2 de enero de 2023. El mismo constará de 22 jornadas y la participación de unos 130 testigos. 

Los familiares de Fernando protestaron por la dilación del juicio que recién ocurrirá el año que viene. Por otra parte, el Tribunal 1 de Dolores se excusó por la demora debido a “falta de disponibilidad en su agenda”.

La Justicia estableció 120 días de instrucción suplementaria para incorporar algunas medidas de prueba pendientes. El Tribunal ya rechazó el pedido de la defensa de los acusados, de citarlos en calidad de testigos. Por otra parte, también desestimaron el pedido de la querella de analizar las llamadas entrantes y salientes de los rugbiers detenidos.

La causa también tiene dos sobreseídos por falta de mérito: Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino. La fiscal a cargo de la investigación, Verónica Zamboni, remarcó en la causa que los jóvenes detenidos “acordaron darle muerte” a Fernando y “distribuyeron funcionalmente sus roles”, para su concreción.

Para lograr una acusación formal con relevo de pruebas, fueron claves las cámaras de seguridad del lugar, los celulares secuestrados a los rugbiers y los testigos oculares del hecho. Mientras tanto, familiares y amigos de Fernando continúan el reclamo de justicia.

 

El 18 de enero se cumplen dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa, el joven de Buenos Aires que quería estudiar abogacía y que un grupo de rugbiers mató a golpes a la salida de un boliche en Villa Gesell. Desde entonces, su familia reclama justicia.

En enero de 2020 Báez Sosa viajó de vacaciones a aquella localidad balnearia con sus amigos y su novia, Julieta Torres. La noche del 18 fueron todos juntos a bailar a “Le Brique” y dentro del local se produjo un roce entre un grupo de 10 rugbiers y los amigos de Fernando: ambos bandos fueron expulsados por la seguridad del lugar.

Mientras Fernando y sus amigos olvidaron lo sucedido y fueron a tomar un helado, los rugbiers, oriundos de Zárate, atacaron a Fernando y le impidieron a sus amigos defenderlo: lo golpearon tanto que lo dejaron inconsciente y minutos después murió.

El caso

Las cámaras de seguridad de la calle y algunos testigos captaron el momento del brutal ataque al joven de 18 años. En las imágenes se ve cómo el grupo de rugbiers le da golpes de puño y patadas, aún tirado en el piso e inconsciente. Los registros también mostraron a los asesinos comiendo una hamburguesa poco minutos después de la pelea.

Horas más tarde, fueron capturados por la policía y actualmente ocho de ellos continúan detenidos en la Alcaldía de Melchor Romero a la espera del juicio, que comenzará el próximo 2 de enero de 2023 y contará con el testimonio de unos 130 testigos.

Luciano, Ciro y Lucas Pertossi; Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli; Ayrton Violla y Blas Cinalli serán juzgados por homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas, delito que prevé la pena de prisión perpetua. En el mismo proceso, se determinará la responsabilidad penal que cada acusado deberá afrontar por lesionar a los cinco amigos de Fernando mientras intentaban defenderlo.

La causa está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari. Los rugbiers podrían enfrentar una pena a prisión perpetua.

¿Quién era Fernando?

Fernando Báez Sosa nació en Buenos Aires el 2 de marzo de 2001. Era hijo único de dos inmigrantes paraguayos; Silvino Báez, portero de edificio, y Graciela Sosa, cuidadora de ancianos. Ambos trabajaron muy duro para darle educación y consiguieron una beca para que estudie en el colegio Marianistas de Caballito.

Al momento de su asesinato, el joven cursaba el CBC en la Universidad de Buenos Aires, para ingresar a la carrera de Derecho. Tenía una novia, Julieta Rossi, que había conocido en la facultad y con quien estaba a punto de cumplir 10 meses de relación.

Hace un año, sus padres encontraron una carta escrita de puño y letra por Fernando.Creo que dentro de 10 años voy a estar haciendo lo que me gusta y disfrutando de mi vida. Poder cumplir los sueños, objetivos y expectativas que tengo, darles regalos a mis padres, tratando de darles lo que me dieron”, dice el primer párrafo.

¿Cómo está la causa?

A dos años del brutal asesinato, ocho acusados permanecen detenidos a la espera del juicio. Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Blas Cinalli, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz, serán juzgados por homicidio agravado. 

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, fijó la fecha del juicio para el 2 de enero de 2023. El mismo constará de 22 jornadas y la participación de unos 130 testigos. 

Los familiares de Fernando protestaron por la dilación del juicio que recién ocurrirá el año que viene. Por otra parte, el Tribunal 1 de Dolores se excusó por la demora debido a “falta de disponibilidad en su agenda”.

La Justicia estableció 120 días de instrucción suplementaria para incorporar algunas medidas de prueba pendientes. El Tribunal ya rechazó el pedido de la defensa de los acusados, de citarlos en calidad de testigos. Por otra parte, también desestimaron el pedido de la querella de analizar las llamadas entrantes y salientes de los rugbiers detenidos.

La causa también tiene dos sobreseídos por falta de mérito: Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino. La fiscal a cargo de la investigación, Verónica Zamboni, remarcó en la causa que los jóvenes detenidos “acordaron darle muerte” a Fernando y “distribuyeron funcionalmente sus roles”, para su concreción.

Para lograr una acusación formal con relevo de pruebas, fueron claves las cámaras de seguridad del lugar, los celulares secuestrados a los rugbiers y los testigos oculares del hecho. Mientras tanto, familiares y amigos de Fernando continúan el reclamo de justicia.

 

Ver más
Ver más